¿Uri Geller? No, Juan Soler, el terror de las cuberterías

Juan Soler dobla una cuchara con el poder de la mente. Foto: L.A. Gámez.No es Uri Geller, a pesar de que las cucharas se doblan entre sus dedos como entre los del autoproclamado psíquico israelí. Ayer, en una restaurante de Bilbao, volvió a hacerlo y a asombrarnos a quienes compartíamos mesa con él. Juan Soler, maquinista de Renfe y uno de los veteranos del escepticismo científico español, sacó a los postres un estuche de cubiertos y se puso a doblarlos. No había crédulos entre los comensales. Allí estaban Fernando L. Frías, Mauricio-José Schwarz, Marta Menéndez, Lola Cárdenas y Pedro Gimeno, además de una nutrida representación de escépticos vascos.

Todo comenzó cuando Gabriel Naranjo, compadre de Soler y buen amigo de quien escribe estas líneas, rompió una cuchara después de los típicos pases mágicos. La cazoleta cayó ruidosamente sobre la mesa y empezó el espectáculo. Soler tomó el relevo y demostró, durante más de media hora, cómo con habilidad puede hacerse creer a la gente que existen los poderes paranormales. Hizo lo mismo por lo que es famoso Uri Geller desde que abandonó los cabarés de Israel en años 70 para embaucar a periodistas incautos de todo el mundo, aunque no al estadounidense Johnny Carson, ilusionista aficionado. Y es que los que desde el principio le fallaron a Geller fueron los magos, que en seguida se dieron cuenta de que estaban ante uno de los suyos que vendía como poderes mentales trucos de ilusionismo.

Soler tiene un repertorio de doblacucharas que amplía de representación en representación. Lo que vimos ayer en Bilbao miembros y simpatizantes del Círculo Escéptico, como cierre de la primera asamblea anual de la asociación, es un show mucho más completo y trabajado que el de hace años. Es un espectáculo que atrapa a quienes lo ven, como ocurrió con el jefe de sala del restaurante, para quien Soler tuvo que hacer una demostración en exclusiva antes de que abandonáramos el local. Si alguna vez tienen a un mago profesional o aficionado a tiro, no desperdicien la oportunidad: pídanle que duplique las habilidades de Uri Geller. La ilusión persistirá; pero no habrá poderes paranormales de por medio. Como no los hay en nada de lo que hacen el israelí y sus imitadores.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Una respuesta a «¿Uri Geller? No, Juan Soler, el terror de las cuberterías»

  1. Para Pedro Gimeno, y escepticos en general – el ultraenfermo de Javier Armentia, aunque ese, ese no creo que tenga curacion posible, ademas, a ese le pagan bien por mantener su locura -, si pasa por aqui:

    Que Pedrito, vas despertando, o lo tuyo es una enfermedad cronica y terminal???

    http://www.youtube.com/user/zdastrix

    http://www.youtube.com/watch?v=QC_zK15moNA

    http://www.youtube.com/watch?v=JpC_sgOixlI

    Vais despertando, o vuestra enfermedad mental es incurable y jamas reconocereis las evidencias???

    En breve, viene el momento clave… Como ya se ha dicho hace años… DEMOSTRABLE…

Los comentarios están cerrados.