El ‘TNT’ de Jordi González falsea la opinión de los críticos del fenómeno de las caras de Bélmez

Dice el refrán: “El que con niños se acuesta, meado se levanta”. Eso le ha pasado a Fernando L. Frías, presidente del Círculo Escéptico (CE), después de prestar su testimonio de buena fe ante las cámaras de TNT, el programa que dirige y presenta Jordi González en Telecinco. Tengo que reconocer que nunca había visto nada más que fragmentos de ese espacio, y siempre en pleno zapeo, hasta que el martes pasado lo grabé de madrugada para ver qué decían sobre el fenómeno de las caras de Bélmez. En el estudio, iban a estar dos amigos, el periodista Javier Cavanilles y el parapsicólogo Francisco Máñez, que han desmontado la historia de las caras de cemento del pueblo de Jaén en los últimos años; en una intervención grabada, otro amigo, Frías, iba a dar su crítica opinión. En el otro rincón, el pícaro Pedro Amorós y la alcaldesa de Bélmez, María Rodríguez, iban a decir lo de siempre, que por algo a los dos viene bien que este montaje de la España tardofranquista se mantenga en pie.

Sabía que Frías, compañero de andanzas en el CE -que ya ha mandado una carta de queja a la cadena-, aparecería en el programa desde varios días antes. Y estaba al corriente de que había grabado su intervención no sólo ante las cámaras de Telecinco, sino también ante una cámara propia, no fuera a ser que tras la emisión del programa se levantara meado; es decir, tergiversado. Así fue. “La Operación Tridente es una supuesta operación que se llevó a cabo durante el régimen de Franco para intentar silenciar el fenómeno”, decía Frías en TNT, con lo que parecía que apoyaba la idea de la conspiración franquista tan del gusto de los vendedores de misterios y que había dado por buena inmediatamente antes de su intervención una voz en off. Sin embargo, la frase completa del presidente del CE había sido: “La Operación Tridente es una supuesta operación que se llevó a cabo durante el régimen de Franco para intentar silenciar el fenómeno de las caras, y digo supuesta porque la verdad es que hay pocos elementos que permitan sostener en pie esa teoría, que por otra parte ha salido hace muy pocos años”. La explicación pone en duda la existencia de la conspiración y que haya sido cortada revela los auténticos intereses de los responsables de TNT: engordar el misterio.

La opinión que tiene Frías de la Operación Tridente pueden leerla en el último apunte de su bitácora, una nota en la que se extiende sobre lo que explicó durante diez minutos al equipo de TNT, que le grabó durante más de media hora. Si no se fían de lo que les digo sobre la manipulación del equipo del late night de Telecinco, pueden ver aquí el corte emitido en el programa de Jordi González y la intervención de Frías íntegra grabada por el CE. ¿Qué demuestran las grabaciones? Que los responsables del espacio han escogido la frase que venía bien para seguir vendiendo el engaño, aunque saben que no es lo que el entrevistado piensa. Eso es manipular una entrevista, tergiversarla, falsearla. Porque todos sabemos que en el periodismo siempre hay que cortar -en el escrito y en el audiovisual-; pero también que hay que hacerlo de tal modo que no se traicione el espíritu de lo dicho por la fuente.

Cuando Frías nos comentó a unos amigos que le habían llamado de TNT, yo le recomendé atender la petición del programa de grabar una intervención, a pesar de que el espacio no me merecía gran crédito. Como todos, tenía mis recelos. Ahora se han visto confirmados. Ahora sé que Jordi González y su equipo son partidarios del todo vale, que su programa no es sólo un espacio de más que dudoso gusto, sino también un programa en el que, cuando se la dan de informadores, no hay que creerse nada, ya que no dudan en falsear los testimonios para que sirvan a sus intereses, coincidentes -por lo que se ve- con los de los charlatanes a los que tan generosamente hacen hueco y dan tiempo en el plató.