Los fallos de los adivinos y un plagio a la gallega

Buscaba yo esta mañana información sobre las tonterías que han podido decir en los últimos meses los adivinos acerca del embarazo de la Princesa de Asturias y del nacimiento de la infanta Leonor, cuando me he encontrado con un sorprendente reportaje publicado por Carlos Fernández en La Voz de Galicia el 7 de enero. La historia se titula «¿Adivinos o cuentistas? Una vez más, no dieron una» y pasa revista a las predicciones de los videntes para 2004, sin dejar de lado otras anteriores en las que Octavio Aceves, Aramis Fuster y compañía demostraron sus escasa dotes proféticas.
Lo sorprendente es que yo no había leído el reportaje de Fernández hasta hoy ni conozco al periodista y, sin embargo, su trabajo me ha resultado muy familiar, sospechosamente familiar. Tanto que inmediatamente me he acordado del texto que el 31 de diciembre de 2004 publiqué en el diario El Correo y en esta web. He imprimido ambos reportajes y los he leído en paralelo. ¿Mi conclusión? Que lo del diario gallego huele a plagio. Por si acaso, he pedido a tres colegas que lean los dos textos y me den su opinión: su impresión es la misma.
Mauricio-José Schwarz, uno de los consultados y citado en los dos reportajes, me ha confirmado por teléfono, además, que no habló en su día con Carlos Fernández. Eso me lleva a pensar que las declaraciones de Schwarz reproducidas en La Voz de Galicia son un resumen de las que me hizo hace casi un año, con el error añadido de que el autor atribuye al periodista científico mexicano una sentencia -«El truco es hacer vaticinios vagos y después confiar en que la gente se olvide de los más concretos»- que, en realidad, fue una deducción mía a partir de lo que él me había contado.
¿Que soy muy mal pensado al hablar de plagio? Les animo a que lean «¿Adivinos o cuentistas? Una vez más, no dieron una» y comparen su contenido con el de «Los adivinos no dan una», aparecido en El Correo y otros diarios del grupo Vocento una semana antes que el reportaje de Fernández en La Voz de Galicia. Saquen sus propias conclusiones.