Los psicólogos de lo paranormal

Hay un activo grupo de psicólogos anglosajones especializado en lo paranormal. Son expertos que estudian la psicología de las creencias de las que se ocupa Magonia. Conozco en persona a cuatro y, con tres de ellos –James Alcock, Barry Beyerstein y Christopher French-, compartí hace un par de semanas un par de cenas y las consiguientes tertulias durante el duodécimo Congreso Escéptico Europeo. French acaba de adelantar en Londres los resultados de un estudio sobre la psicología de los abducidos, las personas que dicen haber sido secuestradas por extraterrestres, y nos contó a puerta cerrada en Bruselas los de otro trabajo centrado en las casas encantadas, del que espero poder hablar muy pronto. En ambos casos, las conclusiones resultan reveladoras de lo que en realidad se oculta detrás de esos dos aparentes misterios y de cómo la ciencia puede ayudarnos a comprender lo aparentemente inexplicable.

Supe del estudio de French sobre los abducidos hace meses a través de la revista Fortean Times, en cuyo número de agosto David Clarke se hacía eco de una conferencia dada por el psicólogo en la Universidad Hope de Liverpool. Clarke es un ufólogo crítico que publicó en 1990, con su colega Andy Roberts, un magnífico libro sobre el mito ovni titulado Phantoms of the Sky. Gracias a él, me enteré de que el trabajo de French había sido financiado por la Fundación Bial portuguesa y había exigido dieciocho meses de trabajo después de los cuales la conclusión era que los secuestros extraterrestres no ocurren ahí fuera, sino en los cerebros de los abducidos.

French deduce, después de haber trabajado con diecinueve supuestos abducidos y otros diecinueve sujetos elegidos al alzar, que los primeros tienen una mayor tendencia a alucinar y fantasear, a creer en lo paranormal, a sufrir parálisis del sueño, a experimentar episodios de falsas memorias… ¿Qué quiere decir esto? Que parece que los abducidos, aunque muchos sean personas normales, responden a un determinado perfil psicológico. Habrá que estar atentos a la publicación de este interesante trabajo en una revista científica para conocer la metodología utilizada y los interrogantes que aún quedan sin respuesta, que seguro que los hay. Por cierto, ¿cuándo se animará algún psicólogo español a adentrarse con seriedad en la experimentación vinculada a los fenómenos paranormales?

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.