El homínido más antiguo, ‘El Escéptico Digital’ y la credibilidad de los medios

Hay gente que cree o deja de creer las cosas según quién se las cuente. Automáticamente; sin pensárselo dos veces. Hay medios de comunicación que tienen una mayor credibilidad que otros, y que se la han ganado a pulso. Pero ninguno es infalible y, por eso, siempre hemos de mantenernos vigilantes. Aún así, quiero suponer que los responsables de El Escéptico Digital no se han tragado la noticia, aparecida en el último número de esa publicación, de que restos fósiles de hace 4 millones de años encontrados en Etiopía recientemente corresponden al más antiguo de los homínidos. Prefiero pensar que han querido poner a prueba la capacidad crítica de sus lectores, demostrarles que no han de creerse algo sin más, aunque aparezca como una noticia científica en el boletín electrónico de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.
La información se titula: «Descubren en Etiopía el bípedo más antiguo del mundo». Fue elaborada por la agencia Efe a principios de marzo y publicada por el diario El Mundo en su edición digital, versión esta última que es la que se reproduce en El Escéptico Digital. En el texto, se afirma, entre otras cosas, que se han hallado fósiles de homínidos «que aparentemente son más antiguos que la famosa Lucy» y que datarían de hace entre 3,8 y 4 millones de años. «Éstos son los restos del bípedo más antiguo del mundo», llega a decir, según las fuentes citadas, Bruce Latimer, director del Museo de Historia Natural de Cleveland y codirector de la excavaciones. No dudo de la antigüedad de los restos ni de la valía del paleoantropólogo estadounidense, ni de la de la su colega etíope Yohannes Haile Selassie, quien destaca la importancia del hallazgo «para entender las primeras fases de la evolución humana antes de Lucy». Dudo de la competencia de los implicados en la autoría, edición y divulgación de una noticia tan espectacular como falsa, que indirectamente pone en su justa medida el artículo que publicó aquel mismo día la BBC.
La verdad es que un grupo de paleoantropólogos liderado por Latimer y Selassie ha descubierto en Etiopía restos de doce homínidos -lo que diferencia a los homínidos del resto de los primates es la bipedación- que vivieron en la frontera de hace 4 millones de años y, por consiguiente, son más viejos que Lucy, una Australopithecus afarensis que murió hace 3,2 millones de años. Hasta ahí, no hay problema. La edición española de la noticia, datada por Efe en Addis Abeba, coincide con la de la BBC. Los problemas llegan con la interpretación del hallazgo. La cadena pública británica titula: «Científicos desentierran un esqueleto primitivo»; apunta que «hay pruebas de que homínidos mucho más antiguos pudieron caminar erguidos» y en ningún momento atribuye a alguno de los paleontólogos una frase como la que Efe pone en boca de Latimer. El teletipo español vende, sin embargo, la historia como la del homínido más antiguo. ¿Quién tiene razón?
Toumaï, el homínido de Chad de hace más de 6 millones de años.La pregunta tiene fácil respuesta: la razón la tiene la BBC, porque el planteamiento de la noticia de la agencia española es falso de origen y la declaración de Latimer más que dudosa. No hace falta ser un experto en evolución humana para saber lo primero y sospechar lo segundo. Basta con estar medianamente al tanto de los descubrimientos de los últimos años en el campo de la paleoantropología humana. Hagamos un somero repaso de los homínidos anteriores a los presentados en la noticia de Efe como los más antiguos del mundo, especies casi todas que ya aparecen en libros como Los orígenes de la Humanidad (Espasa 2004), la magnífica obra colectiva dirigida por Yves Coppens y Pascal Piq.
La pobre Lucy fue destronada hace más de una década. Los restos de este Australopithecus afarensis fueron descubiertos por Donald Johanson en 1973. Diecinueve años después, el equipo del paleoantropólogo Tim White encontró en Etiopía huesos de un homínido muy primitivo, al que bautizó como Ardipithecus ramidus y que vivió hace 4,4 millones de años. Es decir, ya en 1992 se conocían restos de homínidos más antiguos que los presentados ahora como tales. En los últimos trece años, los hallazgos de restos más viejos que los de Lucy han llegado a las primeras páginas de los periódicos. El más célebre es Toumaï, que vivió en lo que hoy es Chad hace entre 6 y 7 millones de años, ha sido bautizado científicamente como Sahelanthropus tchadensis y fue presentado al mundo en 2002; un año antes, Brigitte Senut dio a conocer los restos de Orrorin tugenensis, también conocido como El hombre del milenio y de unos 6 millones de años de antigüedad; y no podemos olvidar nuevos hallazgos de Ardipithecus y de Australopithecus anteriores en el tiempo a Lucy. Queda, pues, claro que yerra el redactor de una noticia que interpreta el descubrimiento de restos de hace 4 millones de años como el del «bípedo más antiguo del mundo», que yerra su redactor jefe y que yerra todo medio que haya publicado acríticamente el despacho de Efe.
Estamos ante una sucesión de errores fruto de la ignorancia sobre los hallazgos de los últimos años en el campo de la paleontología humana, pero ¿de dónde viene la mala copia?, ¿de dónde sale la frase de Latimer? Antes que Efe, la publicó BBC Mundo, el servicio de noticias en español de la televisión británica, donde se atribuye a Latimer la siguiente sentencia: «Se trata del bípedo más antiguo del mundo». Referirse a bípedo y no a homínido o individuo lo hacen Efe y BBC Mundo -que también califica de Lucy erróneamente de prehomínido-, pero no la BBC en la noticia original, colgada de Internet horas antes que las versiones españolas. No sé cuántos periódicos se hicieron eco en nuestro país de este disparate, pero que lo haya publicado un diario como El Mundo debería servir para poner en cuestión la credibilidad de los medios de comunicación españoles y animar a la gente a aplicar el sentido crítico a todo lo que lee, ve y escucha. Si El Escéptico Digital ha publicado la historia a modo de juego, habrá que alabar el ingenio de sus responsables. Si han dado la noticia de la agencia Efe creyendo en su certeza, es de suponer que rectificarán en un próximo número. Cualquiera que sea el caso, no lean nada -ni un periódico de prestigio, ni el boletín electrónico de ARP, ni esta web, ni ninguna otra- dejando la mente abierta sin el filtro del espíritu crítico.