Wifi

EH Bildu frena la wifi en Plentzia para “proteger” a la población, ¿cerrará bares, asadores y cafeterías?

Los hijos del personaje interpretado por Mel Gibson se protegen de los alienígenas con cascos de papel de aluminio, en 'Señales', la película de M. Night Shyamalan.El Ayuntamiento de Plentzia ha rechazado una subvención de 3.000 euros de la Diputación de Vizcaya para instalar redes wifi en las proximidades de la Casa Consistorial, en la playa y en el puerto porque la ciudadanía “no ha elegido someterse a la exposición de campos electromagnéticos, que, según declaraciones de organismos internacionales, pueden presentar un riesgo para la salud”. Cuenta Virginia Urieta en El Correo que la ayuda había sido pedida por el anterior equipo de gobierno, pero el actual, de EH Bildu, ha renunciado a ella basándose en pronunciamientos de la Organización Mundial de la Salud y el Parlamento Europeo a favor de “proteger” a niños, enfermos y personas mayores de los efectos de los campos electromagnéticos artificiales.

Me encanta la referencia a los campos electromagnéticos artificiales y espero que, por coherencia, EH Bildu corte inmediatamente la electricidad en el municipio, prohíba el uso de teléfonos móviles y apantalle la localidad para impedir el paso de ondas de radio y televisión. Se van a tener que gastar mucho dinero, pero así estarán velando por la salud de los vecinos desde su punto de vista, aunque a cambio harán un ridículo mundial. Ardo en deseos de ver la reacción de los vecinos cuando, para su bien -según el Ayuntamiento- nadie pueda ver un partido del Athletic por la tele.

Tanta preocupación por la salud de los ciudadanos sería de admirar si tuviera alguna base científica, pero es que no la tiene. Ignorancia o populismo -o una combinación de ambas- están en el origen de la decisión del Ayuntamiento de Plentzia, como lo estuvieron en la del de Vitoria cuando acordó, a finales de septiembre, señalizar y delimitar la wifi en los edificios municipales porque “representa una amenaza o un daño para la salud humana”. Repito lo que dije entonces: miles de estudios y experimentos no han encontrado ninguna prueba de efectos perniciosos para la salud en las ondas de radiofrecuencia, no se conoce ningún mecanismo por el que pudieran resultar peligrosas, y los epidemiólogos no han detectado ningún aumento en los males que se achacan a este tipo de emisiones, a pesar del espectacular incremento registrado en el uso de móviles y redes inalámbricas en los últimos años.

Lo que dice la ciencia

Asegura el Ayuntamiento de Plentzia que basa su postura en lo acordado por el Parlamento Europeo y la OMS. Lo siento, pero el Parlamento Europeo no es una institución científica, sino política, como la corporaciones vitoriana y la plentziarra. Si sus integrantes acuerdan algo, no significa nada desde un punto de vista científico. Mañana podrían decidir que el hombre convivió con los dinosaurios o que Adán era vasco, pero eso no cambiaría la historia no haría a unos homínidos contemporáneos de los lagartos terribles y tampoco demostraría que Adán existió. Lo de la OMS es, ciertamente, harina de otro costa.

La OMS reconocía en 2005, en una nota informativa sobre emisiones de radiofrecuencia y salud, que hay personas que aseguran sufrir problemas de salud por su exposición a los campos electromagnéticos y que los síntomas son no específicos (enrojecimientos de la piel, sensación de quemazón, fatiga, palpitaciones, náuseas…), pero pueden llegar a resultar discapacitantes. Sin embargo, concluía que “no existe una base científica para vincular los síntomas de la hipersensibilidad electromagnética con la exposición a los campos electromagnéticos. Es más, la hipersensibilidad electromagnética no es un diagnóstico médico, ni está claro que represente un único problema médico”.

No creo que el alcalde de Plentzia, David Crestelo, se refiera a ese pronunciamiento de la OMS de hace diez años ni a otros posteriores en la misma línea, sino al de mayo de 2011 de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, que incluyó las emisiones de radiofrecuencia “como posible carcinógeno para los humanos”. ¿Preocupante? Para nada. El grupo 2B de carcinogenicidad de la clasificación de la IARC, en el que están las ondas de radiofrecuencia (móviles, wifi…), es el tercero en peligrosidad, por debajo del 1 y del 2A. El grupo 2B incluye agentes o mezclas “posiblemente carcinógenos para el ser humano”, sustancias sobre las que “existen pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos y pruebas insuficientes de carcinogenicidad en experimentación animal”. El café está en este grupo, por ejemplo.

Chuletón. Foto: Javier Lastras.El grupo 2A de la IARC -que conlleva mayor riesgo- comprende los agentes “probablemente carcinógenos”. Se trata de aquéllos sobre los que “existen pruebas limitadas de la carcinogenicidad en humanos y pruebas suficientes de la carcinogenicidad en experimentación animal”. Incluye los gases de los motores de combustión, las lámparas bronceadoras y, desde hace unas semanas, la carne roja. Y el grupo 1 se refiere a sustancias que son carcinógenos demostrados, es decir, sobre las que existen “pruebas suficientes de carcinogenicidad en humano”. Ahí están el tabaco, tomar el sol, las bebidas alcohólicas y, desde finales de octubre, las carnes procesadas (embutidos, salchichas, jamones…).

Si David Crestelo y su equipo quieren proteger de verdad a sus vecinos, deben empezar por prohibir la venta y el consumo de alcohol y tabaco, cerrar la playa a quienes quieran tomar baños de sol, clausurar los asadores… Ridículo, ¿verdad? Pues todas esas actividades o sustancias relacionadas son, según la OMS y la ciencia, peores para la salud que las ondas de wifi, cuya peligrosidad nadie ha demostrado hasta el momento. Si hace algo de lo anteriormente indicado, es muy posible que EH Bildu se descalabre en Plentzia en las próximas elecciones, pero por lo menos habrán sido coherentes.

Hay cosas que todo político debería saber respecto a este tema, sobre todo para no hacer el ridículo.

La Policía Nacional difunde en Twitter el bulo de que la radiación de los móviles y la wifi provoca insomnio

Tuit antiondas de la Policía Nacional.La Policía Nacional ha difundido en Twitter el bulo de que la radiación de los teléfonos móviles y las redes inalámbricas puede ser la causa de tu insomnio. El tuit policial dice: “Posible causa de tu insomnio = móvil en la mesilla. La contaminación invisible de móviles y wifi puede dejarte en vela!! #Desengánchate”. Creía que, después de la estúpida normativa antiondas aprobada por unánimidad por el Ayuntamiento de Vitoria, nada podía sorprenderme. Sin embargo, los responsables de redes sociales de la Policía Nacional lo han conseguido: un cuerpo de seguridad difundiendo bulos cuando uno de sus objetivos tiene que ser combatirlos. ¿Qué será lo próximo, advertirnos de que no cojamos en autoestop a la chica de la curva? Por favor, antes de hacerse eco de tonterías anticientíficas, infórmense, señores de la Policía Nacional: no hay ninguna prueba de que las ondas de telefonía provoquen cáncer ni ninguna otra dolencia. Atribuir efectos dañinos para la salud a las ondas de radiofrecuencia tiene tanto sentido como culpar al Diablo del mal en el mundo.

Vitoria y la wifi: un pleno municipal analfabeto

Los hijos del personaje interpretado por Mel Gibson se protegen de los alienígenas con cascos de papel de aluminio, en 'Señales', la película de M. Night Shyamalan.El pleno del Ayuntamiento de Vitoria acordó ayer por unanimidad “delimitar la señal wifi en centros cívicos y edificios municipales, señalizando las zonas en las que exista”; “dejar libre de wifi los espacios propiamente infantiles, como ludotecas y bibliotecas familiares, y procurar la disminución de su incidencia y, en su caso, establecer zonas libres en canchas de juego y entradas”; además de “señalizar los espacios infantiles como zonas libres de wifi”. La medida tiene su origen en una moción de Sumando-Podemos que luego modificó y propuso el PNV añadiendo que esos pasos se darán “de forma paulatina y de acuerdo con las posibilidades técnicas”. Según informaba El Correo, “el Ayuntamiento invoca «el principio de precaución» y sostiene que, cuando una actividad «representa una amenaza o un daño para la salud humana, hay que tomar medidas incluso cuando la relación causa-efecto no haya podido demostrarse científicamente de forma concluyente»”.

El objetivo, decía la propuesta de la formación afín a Pablo Iglesias, es proteger a los vitorianos “más vulnerables” de “la polución electromagnética” generada por las instalaciones de wifi. Hace un mes, Pablo Iglesias y Estefanía Torres, eurodiputados de Podemos, pidieron a la Comisión Europea en el Parlamento Europeo el “reconocimiento integral de la electrohipersensibilidad” o hipersensibilidad electromagnética, una presunta dolencia de cuya existencia no hay ninguna prueba fuera de la cabeza de los enfermos y más allá los intereses de quienes hacen negocio del miedo. Como ha establecido la Organización Mundial de la Salud (OMS), “no hay bases científicas para vincular la hipersensibilidad electromagnética con la exposición a los campos electromagnéticos”. Todo indica que estamos ante un mal de origen psicosomático: el enfermo sufre cuando se cree expuesto a la radiación que, según él, resulta nociva. Nada más.

El principio de precaución

Es descorazonador ver cómo una corporación en pleno -PNV, PP, Bildu, PSE, Podemos e Irabazi- abraza la pseudociencia de este modo. Quienes ayer votaron en Vitoria a favor de la delimitación de los espacios con wifi en los centros cívicos y edificios municipales, y de su señalización como si fueran zonas peligrosas, no son dignos de la confianza de los vecinos de la capital alavesa porque legislan desde el desconocimiento. Ignoran el conocimiento y la evidencia experimental acumulados durante décadas, presentan como una amenaza para la salud algo que no lo es e invocan torticeramente el principio de precaución, que se ha convertido en una especie de mantra para los antitransgénicos y los antiondas.

Según una comunicación de la Comisión Europea de febrero de 2000, el principio de precaución puede invocarse “cuando la información científica es insuficiente, poco concluyente o incierta, y cuando hay indicios de que los posibles efectos sobre el medioambiente y la salud humana, animal o vegetal pueden ser potencialmente peligrosos e incompatibles con el nivel de protección elegido”. El mismo documento comunitario añade que “el recurso al principio de precaución presupone que se han identificado los efectos potencialmente peligrosos derivados de un fenómeno, un producto o un proceso, y que la evaluación científica no permite determinar el riesgo con la certeza suficiente”.

En el caso que nos ocupa, la evidencia es concluyente: miles de estudios y experimentos no han encontrado ninguna prueba de efectos perniciosos para la salud en las ondas de radiofrecuencia, no se conoce ningún mecanismo por el que pudieran resultar peligrosas, y los epidemiólogos no han detectado ningún aumento en los males que se achacan a este tipo de emisiones. Si fuera cierto lo que sostienen los antiondas, se habría registrado hace años un aumento de los tumores cerebrales y otros males que ellos atribuyen a la wifi y los móviles, de los que sólo había 91 millones de líneas en 1993 y ahora hay más de 7.300 millones. ¿Ha habido un incremento de las patologías que algunos achacan a las ondas de radiofrecuencia? No.

Lo que hizo ayer el Ayuntamiento de Vitoria es impulsar el analfabetismo científico y a quienes hacen negocio inventándose enfermedades y vendiendo remedios inútiles contra ellas a los más incautos. Con su consenso desde la ignorancia, PNV, PP, Bildu, PSE, Podemos e Irabazi siembran en muchos padres el miedo a que las ondas de radiofrecuencia afecten a sus hijos, aunque tampoco ningún estudio ha probado que el uso del móvil o de la wifi sea más peligroso para un niño que para un adulto. ¿Cabe una política más irresponsable? ¿Todos los grupos municipales vitorianos comulgan con la peligrosidad de la wifi o algunos se han sumado alegremente a esa idea sólo para no ser señalados?

Todo por los votos

Padres antiantenas de la ikastola Ibaiondo de Vitoria con cascos de papel de aluminio.No es la primera vez ni será la última que dirigentes políticos vascos ignoran la ciencia para evitar el enfrentamiento con el bullicioso colectivo antiondas, que en ocasiones ha llegado a amenazar directamente a los científicos que les llevan la contraria. En enero del año pasado, el Departamento de Educación del Gobierno vasco decidió blindar la ikastola Ibaiondo, en Vitoria, y el instituto de Solokoetxe, en Bilbao, frente a las emisiones de unas antenas de telefonía próximas para atender la preocupación de algunos padres. Lo más triste es que ese departamento lo dirige una química de la Universidad del País Vasco (UPV), la consejera Cristina Uriarte, quien daba así la espalda a la ciencia a la hora de tomar una decisión política que tenía que basarse en ella. Un mes después, los socialistas conseguían que todos los partidos del Parlamento vasco se sumaran a la histeria antiantenas.

Para decidir en el futuro con un mínimo conocimiento de causa, lo menos que deberían hacer los corporativos vitorianos es ver el episodio de Escépticos dedicado a las ondas de radiofrecuencia, avalado -como toda la serie- por la Cátedra de Cultura Científica de la UPV. Como alternativa, les recomiendo un decálogo de lo que todo político debería tener claro a la hora de hablar de emisiones de telefonía, wifi y salud, y, en última instancia, les animo a leer mi libro El peligro de creer, que incluye un largo capítulo sobre el miedo a las ondas de radiofrecuencia y la hipersensibilidad electromagnética desde sus orígenes en Estados Unidos a principios de los años 90.

La primera vez que escribí aquí sobre este asunto, en el lejano 2007, no sospechaba que pudiéramos llegar tan lejos. Ocho años después, no sé a qué espera la comunidad científica para dar la cara sin titubeos y, por ejemplo, desautorizar con contundencia a los corporativos vitorianos en pleno. Estos lodos son consecuencia, no lo duden, de la irresponsable actitud de algunos periodistas y medios de comunicación que durante años han alimentado la histeria electromagnética y también del pasotismo de muchos científicos a la hora de responder a los miedos y dudas de los ciudadanos, dejando el campo libre a los charlatanes y al populismo. Porque las medidas tomadas por el Ayuntamiento de Vitoria para frenar los inexistentes efectos nocivos de la wifi son tan útiles y serias como los crucifijos para impedir las posesiones demoniacas.

Pablo Iglesias fomenta la histeria electromagnética en el Parlamento Europeo

Pablo Iglesias y Estefanía Torres, eurodiputados de Podemos, han pedido a la Comisión Europea en el Parlamento Europeo el “reconocimiento integral de la electrohipersensibilidad” en un documento que dice:

El pasado 24 de junio se celebró un año más el Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética. En este sentido, tanto el Parlamento Europeo (en 2008 y 2009), como otros estamentos -la Agencia Europea del Medio Ambiente (desde 2007 hasta la actualidad) o la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (en 2015)- han elaborado sucesivas resoluciones.

Sin embargo, los lobbies han boicoteado en el Comité Económico y Social Europeo (CESE) un dictamen proteccionista en defensa de la salud que incluía reivindicaciones y llamadas de alerta recogidas en las resoluciones referidas con anterioridad y el reconocimiento básico de los derechos de las personas electrosensibles. Esto está actualmente siendo investigado a través de la defensora del Pueblo por si se estuviera produciendo un conflicto de intereses. Asimismo, los comités científicos, como el Comité Científico de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados (CCRSERI), tienen una evidente falta de independencia y neutralidad.

¿Va la Comisión a tomar medidas para solucionar dicho boicot, así como para solucionar la desprotección y vulnerabilidad infantil ante el despliegue de tecnologías inalámbricas en el ámbito educativo?

Sólo por aclarar las cosas, el 24 de junio es tan Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética como el 2 de julio, Día Mundial Ovni. Ambas conmemoraciones no son oficiales: la primera se la han inventado quienes viven de extender el pánico a las ondas de radiofrecuencia para hacer negocio; la segunda, ufólogos. Así que, siguiendo la lógica de apoyarse para una medida política en un día mundial inventado por cualquiera, Pablo Iglesias y Estefanía Torres podían pedir a la Comisión Europea que propiciara el establecimiento de relaciones con los tripulantes de los ovnis. Más grave es, no obstante, su demostración de ignorancia científica.

No hay ninguna prueba de que la hipersensiblidad electromagnética exista fuera de la cabeza de los enfermos y más allá los intereses de quienes hacen negocio del miedo. No hay ninguna prueba de que las ondas de telefonía provoquen cáncer ni ninguna otra dolencia. Ése es el consenso científico, que se basa no en acuerdos subjetivos, como el político, sino en la evidencia teórica y experimental acumulada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) -que ha redactado varios esclarecedores documentos sobre campos electromagnéticos y salud pública– admitió en diciembre de 2005 que hay personas que dicen sufrir problemas de salud por su exposición a los campos electromagnéticos y que los síntomas son no específicos (enrojecimientos de la piel, sensación de quemazón, fatiga, palpitaciones, náuseas…), aunque pueden llegar a resultar discapacitantes. Pero concluyó que “no hay bases científicas para vincular la hipersensibilidad electromagnética con la exposición a los campos electromagnéticos”.

Es lo que dice hoy en día la ciencia, después de miles de estudios. Hay cosas que todo político debería saber respecto a este tema, pero parece que es más rentable, políticamente hablando, dar la espalda a la ciencia y abrazar la superstición y la tecnofobia..

La única conspiración en el caso de las emisiones de radiofrecuencia está en la mente de las víctimas de una serie de organizaciones pseudocientíficas que fomentan histerias interesadamente, ya sean contra las ondas de radiofrecuencia o contra productos químicos inocuos. Inventarse una enfermedad, convencer a la gente de que la tiene, o puede tener, y venderle un remedio inútil es un magnífico negocio. Si no, que se lo digan a quienes venden artilugios para frenar las ondas, ofrecen asesorías legales y medioambientales a supuestos enferemos y les recetan productos naturales. La hipersensibilidad electromagnética es tan real como las posesiones demoniacas y, con su irresponsabilidad y analfabetismo científico, Podemos está fomentando desde el Parlamento Europeo la histeria electromagnética, la anticiencia, el analfabetismo científico y el conspiracionismo. ¿Quién da más?

Entre la derecha meapilas y la izquierda tecnófoba, dan ganas de salir corriendo de este país antes llamado España.

La Cadena SER aprovecha el Mobile World Congress para dar cancha a la histeria antiantenas

La SER da cancha a los antiantenas con motivo del Mobile World Congress.“El MWC ignora los efectos perjudiciales de los móviles”, titula la Cadena SER en su web una información sobre el Mobile World Congress, que estos días se celebra en Barcelona. Y añade en el subtítulo: “Expertos en radiaciones consideran que el Mobile World Congress debería difundir consejos sobre cómo hacer un uso saludable de móviles, tabletas y otros aparatos”. ¿De verdad? No. Estamos ante otro caso más de expertos que no lo son más que a ojos de periodistas ingenuos a los que cuelan trolas a diestro y siniestro. Me ha alertado de ello el músico y programador web Jose Nogueira.

Los expertos a los que la SER se refiere son uno. O, por lo menos, la cadena cita sólo a uno. Se llama Pere León, es arquitecto, geobiólogo y autor de La buena onda, un libro con el cual intenta rentabilizar la histeria antiantenas y atraer clientes a su negocio, un despacho que busca solución a las “radiaciones perjudiciales para la salud de casas y oficinas”. La geobiología de León y sus socios no es ninguna ciencia, sino el viejo zahorismo o radiestesia rebautizado para venderse mejor. De hecho, él dice haberse formado en la Asociación de Estudios Geobiológicos (GEA), cuyos miembros abogan por el uso de la radiestesia -con varillas o péndulo- para “evaluar fenómenos como la calidad biótica de un lugar o la influencia de alteraciones de origen físico como las corrientes de agua, las redes telúricas, las fallas, etcétera” y “otras alteraciones menos conocidas, como las llamadas memorias de las paredes, susceptibles igualmente de afectar a la salud”.

“A medida que aumenta el tiempo de exposición a las radiaciones, el cuerpo reacciona y el efecto no es de hoy para mañana”, cuenta León a la SER. Según él, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó -no dice cuándo- de que “los campos electromagnéticos podían estar relacionados con el cáncer en humanos” y ya hay médicos que “recomiendan, como mínimo y por precaución, no dejar el móvil u otros aparatos encendidos en la mesita de noche cuando dormimos, apagar el wifi, o usar auriculares inalámbricos si hacemos llamadas de más de cinco minutos”. Todo mentiras o, como mucho, medias verdades.

El arquitecto y zahorí Pere León.La primera afirmación de León es totalmente gratuita: no hay ninguna prueba de que la exposición a las radiaciones de los móviles tengan efecto alguno en la salud.  La OMS tampoco se ha pronunciado en la línea que dice el experto. Sí es cierto que, en mayo de 2011, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, incluyó las emisiones de radiofrecuencia “como posible carcinógeno para los humanos” en el grupo 2B, el mismo que el café, pero nadie en la comunidad científica se explicaba en aquel momento, ni se explica ahora, las razones de esa decisión cuando los propios autores del estudio reconocían que se basaban en pruebas limitadas e inadecuadas. La decisión de la IARC fue política y nunca ha habido pruebas científicas que la sustenten, como quedó demostrado cuando publicaron el correspondiente informe en la revista The Lancet Oncology. Así se explica que, sólo un mes después, la OMS dijera que “hasta la fecha no se ha confirmado que el uso del teléfono móvil tenga efectos perjudiciales para la salud”. Claro que la verdad fastidiaría el negocio. También es cierto que hay médicos que diagnostican la sensibilidad a las ondas -enfermedad tan científicamente probada como la posesión demoniaca-, aunque mejor sería emplear el singular porque, que yo sepa, en España hay sólo un facultativo que lo hace y está vinculado al movimiento antiantenas. El único peligro demostrado de los móviles es usarlos al volante. Lo demás son cuentos chinos.

Hay cosas que todo periodista debería tener claras al hablar de emisiones electromagnéticas y sus efectos, y la primera es que no hay que dar ningún crédito a una información cuya fuente sean Geosanix, la Organización para la Defensa de la Salud, la Fundación Vivo Sano y la Fundación para la Salud Geoambiental, o un geobiólogo cualquiera. Por cierto, colegas de la SER, ¿por qué son malas las ondas de telefonía y no las de la radio?