La UNED oferta tres másteres en homeopatía

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) ofrece este año un programa modular de formación dirigido a profesionales de la salud que incluye tres másteres y otras titulaciones menores en homeopatía. Me ha alertado de ello Julián Aguirre, catedrático de Análisis Matemático de la Universidad del País Vasco, quien ya en febrero de 2009 informó a los responsables de la UNED de que la homeopatíaes una pseudociencia y les pidió que dejaran de ofertar este tipo de cursos.Aguirre recordaba entonces, en una carta dirigida a María José Ciáurriz, vicerrectora de Formación Continua de la UNED, que los dos principios fundamentales de la homeopatía “son la ley de similitudes y la ley de infinitésimos: una enfermedad puede tratarse mediante dosis infinitesimales de una sustancia que produce en una persona sana síntomas similares a los producidos por la enfermedad; dosis tan infinitesimales que de hecho el preparado homeopático no contiene ninguna molécula del principio activo. Ambas leyes están ampliamente desacreditadas, y no existe evidencia científica ninguna de su pretendida eficacia”.

Ni los argumentos del científico ni las referencias bibliográficas que adjuntaba han servido para nada y, este curso académico, la UNED ha ampliado su oferta a tres títulos de máster en homeopatía, otros tres de especialista y otros dos de experto, así como varios en fitoterapia. Si no quieres taza, taza y media. Además, ha reunido todos esos títulos pseudocientíficos bajo el paraguas de un Curso en nutrición, fitoterapia y homeopatía para profesionales de la salud, en cuya presentación se tiene el descaro de decir que “el objetivo de este programa modular es ofrecer formación contrastada científicamente en nutrición, plantas medicinales y homeopatía”. Si es así, lo tienen fácil respecto a la última: no hay pruebas científicas de que funcione; al contrario. Punto final. Hasta hace poco, si alguien quería tener un título de homeópata, se lo podía sacar directamente y gratis en los laboratorios Boiron por Internet después de responder a un sencillo cuestionario: así conseguí yo mis títulos de homeópata, tan válidos científicamente como los avalados por la UNED y mucho más baratos, aunque los imprima a todo color y los ponga en bonitos marcos. Y es que sacarse los títulos en brujería homeopática y fitoterápica de la UNED, cuyos cursos que empiezan el 1 de diciembre, cuesta entre 960 y 3.055 euros, dependiendo de la especialidad elegida.

Cátedra en Zaragoza

Uno de mis títulos en homeopatía, certificados por Laboratorios Boiron.“Las funciones de la Universidad son la transmisión y creación de conocimiento de acuerdo con las pautas establecidas del método científico, adaptado a las peculiaridades de cada disciplina, y la formación de profesionales responsables, no la propagación de especulaciones y prácticas de dudosa validez”, escribía Aguirre en 2009. No contaba con la variable pasta. Claro que, en lo de aparcar los principios científicos a cambio de dinero, la Universidad de Zaragoza se lleva la palma con su recién presentada cátedra de homeopatía patrocinada por Boiron, los laboratorios que venden agua a precio de fármaco mientras la autoridades sanitarias miran para otro lado.

Fernando Frías, a través de cuya Lista de la Vergüenza me he enterado de este nuevo disparate, se pregunta: “¿Qué opinan los restantes catedráticos de la Universidad de Zaragoza, los que se dedican a enseñar conocimientos rigurosos, ante la incorporación a sus filas de esto? ¿Estarán contentos al ver que los recursos educativos y, sobre todo, el prestigio que ellos han ayudado a conferir a la Universidad, se diluyan como un azucarillo en el agua mágica? ¿Se sienten contentos al contar entre sus pares a un catedrático en supercherías?”. Por cierto, según también cuenta Frías, miembro del Círculo Escéptico, Boiron impide ahora el acceso desde España a la página en la que hasta hace poco cualquiera podía obtener gratis títulos de homeópata. Es lógico: ahora nos los van a vender en la Universidad de Zaragoza.

Ya ven cómo está la Universidad española: la presencial crea cátedras a la medida de la industria pseudocientífica porque ésta pone dinero en la mesa y la que enseña a distancia reparte títulos en supercherías siempre que haya quien pague por conseguirlos. Así que no hay que descartar que dentro de poco vivamos en el sistema sanitario español escenas como las del siguiente vídeo humorístico que ha publicado Sergio Parra y me ha mandado mi buen amigo Luis Rull.