SETI

El Vaticano y los extraterrestres: una noticia de hace dieciséis años (como poco)

Titular publicado en el diario 'Ya' en octubre de 1992.

La Iglesia católica no acaba de romper ningún tabú al admitir la posible existencia de extraterrestres y hacerla compatible con la creencia en Dios. Las declaraciones que ha hecho en esa línea el jesuita José Gabriel Funes, del Observatorio Astronómico del Vaticano, tienen tanto de noticia actual como la caída del Muro de Berlín. Es tan vieja la historia que me ha costado encontrar los recortes de prensa en mi archivo, a pesar de que sabía dónde tenían que estar. Pero ya se sabe que, cuando uno busca una carpeta concreta entre cientos, corre el riesgo de que cobre vida y no se dé con ella a las primeras de cambio.

George Coyne, astrónomo jefe del Vaticano hasta 2006.George Coyne, el jesuita que dirigió hasta 2006 el Observatorio Astronómico del Vaticano, ya dijo lo que ahora ha sorprendido tanto hace más de quince años. La NASA lanzó el programa de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre por radio (SETI), en coincidencia con el quinto centenario del Descubrimiento. Y Coyne destacó entonces -tengo delante un recorte de Ya (arriba) y otro de El Diario Vasco, del 18 octubre de 1992- lo interesante de la iniciativa y que la existencia de seres inteligentes en otros mundos no supondría ningún problema teológico. E ironizó sobre la posibilidad de convertirse en misionero estelar: “La Iglesia, por ahora, no tienen ninguna intención de mandarme a evangelizar a los extraterrestres del planeta X en la galaxia Y”.

El astrónomo jefe vaticano volvió a pronunciarse en términos parecidos hace seis años, cuando sentenció que “el Universo es tan grande que sería una locura pensar que nosotros somos una excepción”. En un teletipo de Efe fechado el 7 de enero de 2002, advertía, frente a lo dicho años antes, que la existencia de civilizaciones extraterrestres supondría “un gran desafío” para los creyentes, pero añadía que no tendría por qué ser algo “dramático”. Es muy posible que Coyne hablara abiertamente de la existencia de extraterrestres antes de 1992, pero mis recortes llegan hasta donde llegan. Cualquier día leemos en la primera de los principales diarios españoles que Cristóbal Colón ha descubierto América.

El enigma de la señal ‘Wow!’

La señal 'Wow!'.

Hay enigmas, de los de verdad, que siguen sin explicación décadas después de haber sido censados. Es el caso de la llamada señal Wow!, de la que me acordé ayer tras leer el título de la última anotación de Ciro Galante en Evadidos. ‘En una palabra, WoW’ trata de World of Warcraft, un juego de rol en red, pero a mí lo que me trajo a la cabeza ese título fue la búsqueda de señales de radio de civilizaciones extraterrestres. Me explico.

Se conoce como señal Wow! una detectada el 15 de agosto de 1977 por un radiotelescopio de la Universidad Estatal de Ohio, que quedó registrada en papel de impresora. Cuando Jerry Ehman, un profesor de la universidad que trabajaba en el proyecto SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre), revisaba los registros de ese día descubrió una señal anormalmente intensa, la enmarcó con el bolígrafo y escribió al margen una sola palabra: “Wow!” (¡vaya!, según los diccionarios al uso). De ahí el nombre de la señal, que duró sólo 72 segundos, llegó a ser 30 veces más intensa que el ruido de fondo, no parecía de origen terrestre y no ha vuelto a captarse desde entonces.

Treinta años después de su descubrimiento, la famosa emisión de radio sigue siendo un enigma. El “Wow!” de Ehman sería equivalente al “¡Tierra!” de un marinero de La Pinta el 12 de octubre de 1492 si después Cristóbal Colón y los suyos no hubieran descubierto América y siguieran vagando por esos mares a la búsqueda de una costa en la que desembarcar.