Redes

El día que Punset se tragó todas las trolas de Uri Geller

Eduard Sunset con Uri Geller, en 'Redes' en 1998. “Tú eras un pionero y ahora esto es ciencia, ciencia pura”, le dijo Eduard Punset a Uri Geller en febrero 1998 en Redes. Se refería al poder del llamado pensamiento positivo, que, según Geller -presentado en el programa como “telepatía y mentalista”-, había hecho que mejorara su vida. “Cuando era niño, en mi casa éramos muy pobres y dormíamos todos en la misma habitación. Pero siempre creía que un día me pasaría algo extraordinario y ¿sabes lo que hacía? Visualizar. Solía cerrar mis ojos y, en una pantalla imaginada de televisión, visualizaba dinero, coches fantasiosos y un apartamento nuevo. De repente, me empezaron a llegar todas esas cosas”, había contado el psíquico a Punset. Éste le había respondido diciendo que “la ciencia no niega el impacto de pensar positivo” y apostillando que el israelí había sido un pionero en algo que ahora “es ciencia, ciencia pura”. Ahí queda eso.

Lo más sorprendente de la entrevista -que ahora pueden ver en la web de TVE- no es la infinita credulidad del economista catalán, sino su profundo desconocimiento del tema del que habla. El encuentro tiene lugar a finales de los años 90, pero Punset se ha quedado mentalmente anclado en los 70. Para él, el mundo se detuvo en septiembre de 1975, con el israelí asombrando con sus trucos de ilusionismo a José María Íñigo en Directísimo (TVE). ¿Es que en 1998 nadie del equipo de Redes había oído hablar de James Randi y su desenmascaramiento de Geller, plasmado, entre otros muchos sitios, en su libro The truth about Uri Geller, de 1982? ¿Ningún miembro del equipo del programa de TVE había leído ninguno de los artículos sobre Geller escritos por Martin Gardner y recopilados en libros como La ciencia. Lo bueno, lo malo y lo falso (1981) y La nueva era (1988)? ¿Nadie había hecho una mínima búsqueda en las hemerotecas para ver cómo, pocos días después de su aparición en Directísimo, el prestidigitador José Luis Ballesteros había duplicado en Madrid los trucos de Geller ante periodistas? ¿Ningún colaborador de Punset conocía la existencia del libro Uri Geller al descubierto, publicado en octubre de 1975 por el parapsicólogo español Ramos Perera? ¿A nadie se le pasó por la cabeza llamar por teléfono a un mago?

Credulidad desbocada

Nada en la entrevista apunta a un mínimo escepticismo por parte de Punset. Al contrario. En todo momento, parece arrobado. A cada bobada que suelta su interlocutor, responde con una sonris complaciente. “Me hice famoso doblando cucharas, pero también puedo curar o encontrar oro y petróleo con mis poderes”. Punset calla. “Como dijo Einstein, sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro“. Punset calla. “Creo en el poder de los colores -muy importante-, en la terapia de los aromas, en el poder curativo de las manos. En realidad, se puede emitir energía con nuestros cuerpos mejorando los sistemas inmunológicos. (…) Me ha sorprendido muchas veces la capacidad de curar, especialmente con los niños, porque son abiertos”. Punset calla. Geller le enseña,  como prueba definitiva a favor de sus poderes, el número de Nature con el artículo en el que los parapsicólogos Harold Puthoff y Rusell Targ presentan los resultados de sus experimentos con él. Punset calla. Geller adivina lo que el entrevistador supuestamente ha dibujado antes lejos de sus ojos, un triángulo que reproduce a ciegas al mismo tamaño. Punset se asombra.

Es verdad que Uri Geller se hizo famoso en los años 70 doblando cucharas, pero desde el principio los magos duplicaron ése y otros supuestos prodigios del israelí mediante trucos. Que descubriera yacimientos de oro y petróleo con sus supuestos poderes paranormales es mentira. Visto cómo ha engañado a tanta gente durante tanto tiempo,  es normal que Geller crea que mucha gente sólo usa el 10% del cerebro, pero ni lo dijo Einstein ni es verdad, como puntualizaba en Redes tras la entrevista el neurofisiologo José Manuel Rodríguez Delgado. Respecto a sus creencias sobre el poder de los colores y la aromaterapia, no hace falta decir nada, como tampoco sobre su presunta capacidad sanadora. El trabajo de Puthoff y Targ sobre Geller publicado en Nature tenía tantos fallos de diseño y control que el Pentágono, que lo había encargado, retiró la financiación a los parapsicólogos.

Por eso mismo, la prueba de su capacidad telepática en Redes no demuestra nada.  No dudo de que Punset crea que hizo el dibujo lejos de la vista de Geller, pero el psíquico tiene un historial de trampas tan largo que tengan por seguro que, si él no estaba delante cuando el economista dibujó el triángulo, lo estaba algún compinche. En la misma línea de ingenuidad está la afirmación de Punset de que, la noche que Geller actuó en Directísimo, en casa de un miembro de su equipo -entonces, un niño- dejaron dos cucharas sobre una mesa y a la mañana siguiente una apareció doblada por arte de magia. Hay que ser muy incauto para tragarse el milagro sin considerar antes la posiblidad de que los padres doblaran la cuchara para sorprender a su hijo o éste o alguno de sus hermanos -si los tenía- lo hiciera para llamar la atención.

El encuentro entre Punset y Geller ocupa un tercio de un episodio de Redes delirante en el que se hace publicidad de la secta Meditación Trascendental y su líder, Maharishi Mahesh Yogi, se da crédito a los curanderos que dicen manipular energía y se confunden los poderes paranormales con la capacidad de mover, por ejemplo, trenes de juguete mediante detectores de impulsos eléctricos conectados al cerebro.

¡Bienvenidos a la realidad alternativa de Redes!

Paulina Rubio y Eduard Punset, unidos por los rumores

Paulina Rubio, como voz de La Oreja de Van Gogh, en la edición digital de 'El País'Nos hemos lucido la mayoría de los medios de comunicación. Leía hoy por la mañana, en varias prestigiosas cabeceras de Internet y del mundo real, que Paulina Rubio iba a ser la nueva voz de La Oreja de Van Gogh. Me sonó desde el principio a rumor asumido en las redacciones como realidad sin haberlo confirmado. Así se lo conté a Mikel Iturralde, director de Información de El Correo Digital, mientras yo iba en taxi a una reunión. Le dije que, aunque no había tenido tiempo de confirmar mi sospecha, la historia olía muy mal, a broma radiofónica, porque la noticia se basaba en una entrevista al batería del grupo, Haritz Garde, en la emisora Rock & Gol, hecha por José Antonio Abellán.

El tiempo confirmaba mi sospecha en forma de mensaje de correo electrónico de los representantes del grupo guipuzcoano que, al volver a la redacción de El Correo pasado el mediodía, me enviaba Iñaki Esteban, vecino de Divergencias. “Paulina Rubio -decía el comunicado- no será la cantante de LOVG. Haritz Garde no ha hecho ninguna declaración ni entrevista en ningún medio de comunicación. Reiteramos que los componentes de La Oreja de Van Gogh, no han hablado con ningún medio de comunicación tras su comunicado oficial. Desmentimos rotundamente la noticia”. Para confirmar o desmentir la noticia, habría bastado con llamar por teléfono a los representantes de la banda. Sin embargo, la mayoría de los medios no lo hizo. Y luego nos quejamos de la pérdida de credibilidad…

Hace unas semanas, Eduard Punset intentó, por el contrario, disfrazar de rumor una noticia lanzada desde la redacción de Redes, el programa que dirige y presenta en La 2. El 31 de octubre a las 18.56 horas, una integrante del equipo de Redes, Laura Carrau, envió a la lista de correo de la Asociación Catalana de Comunicación Científica (ACCC) un mensaje en el que decía: “Després d’onze anys oferint ciència i bones converses TVE ha decidit suspendre Redes de la seva parrilla. Abans però, no volem deixar d’agraïr-vos la vostra confiança en el programa i en tot l’equip. De part de tots nosaltres, moltes gràcies i que la ciència continui! Darrera emissió de Redes. Diumenge 4 de novembre sobre les 2h aprox”. Es decir, que el programa desaparecía por decisión de TVE.

La comunidad de interesados por la divulgación científica picó el anzuelo, se echó las manos a la cabeza, y medios tradicionales y blogs rebotaron la noticia. La fuente era fiable, tenía nombre, apellidos, dirección de correo electrónico y era miembro del equipo de Redes. Pues, bien, días después, el propio Punset decía en su blog que todo había sido un rumor y pasaba por alto que, de serlo, lo habían lanzado desde Redes. No sé qué pensarán ustedes, pero a mí me da que el ex político y su equipo no han jugado limpio, que, sabedores de cómo los rumores se convierten en noticia en Internet, lanzaron la historia con el objetivo de obtener vayan ustedes a saber qué. Yo me tragué la noticia dada por Laura Carrau por los motivos antes expuestos, pero ya he puesto a Punset y su equipo en la lista de fuentes poco fiables.

Por otra parte, me han sorprendido los lamentos generalizados entre los aficionados a la divulgación por la falsamente anunciada desaparición del programa de Punset. No soy espectador de Redes porque me desagrada el personalismo que rezuma, pero también porque equipara ciencia y charlatanería. Punset concede la misma credibilidad a un científico de verdad que a Uri Geller -“Tú eras un pionero y ahora esto es ciencia, ciencia pura”, dijo el ex político respecto a las tonterías del doblacucharas israelí ante las cámaras de TVE-, Deepak Chopra, Rupert Sheldrake y compañía. Mezcla ciencia y pseudociencia, como Louis Pauwels y Jacques Bergier en la revista Planete e Iker Jiménez en Cuarto milenio, por citar a los pioneros de ese arte y a un discípulo aventajado. Y eso me parece un juego irresponsable y peligroso.