Pseudociencia

Pseudociencia y universidad, en Hala Bedi Irratia

Javi Urkiza y yo hablamos el jueves pasado en Suelta la Olla, en Hala Bedi Irratia, de pseudociencia y universidad, en la octava y última entrega del curso 2012-2013 de Gámez Over, intervenciones que también emiten Tas Tas-Bilbao, Eguzki-Pamplona, Uhinak (Ayala), Txapa (Bergara), Eztanda (Sakana), Arraio (Zarautz), Zintzilik (Orereta), Itxungi (Arrasate) y Kkinzona (Urretxu-Zumarraga).

‘Chemtrails’, reiki y ‘conspiranoias’: la irracionalidad, a sus anchas en las acampadas de los ‘indignados’

Cartel con sentencia 'conspiranoica' sobre las estelas de los aviones que ha permanecido varios días en la concentración de los 'indignados' de Bilbao. Foto: L.A. Gámez.

“Nos intoxican con chemtrails“, leí el jueves en uno de los carteles pegados al suelo en la plaza del Arriaga, en Bilbao, por los indignados. Cerca, se pedía la prohibición de los transgénicos y, al levantar la vista, vi a un miembro de una secta que predica la Segunda Venida colocando una pancarta. Más tarde, me enteré, a través de Xabi Sáez de Ocáriz, de que en la asamblea había tomado la palabra un individuo que anunciaba que el verdadero cambio planetario iba a tener lugar el 21 de diciembre de 2012 -ya saben, el día del fin del mundo predicho por los mayas, según algunos- y acusaba a la prensa vasca de ser poco fiable por estar en manos del Club Bildelberg. En Madrid, supe después a través de Pablo del Olmo y de Julio Gómez, respectivamente, que, en la acampada de la Puerta del Sol, se está tratando en la enfermería a la gente con reiki y se ha montado una comisión de espiritualidad. Sabido era que los políticos iban a intentar pescar en las aguas revueltas, y los acampados manifestaron desde el principio su rechazo a ello, pero, al parecer, nadie esperaba que los delirios de la Nueva Era se instalasen entre los manifestantes.

Enfermería de los acampados de la Puerta del Sol donde se trata a la gente con reiki entre sábanas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y del Hospital de la Princesa de Madrid. Foto: Pablo del Olmo.Falta cabeza en las concentraciones de los indignados. En todos los sentidos. La ausencia de liderazgo ha hecho que un movimiento nacido del hartazgo ciudadano por la degeneración del sistema democrático se haya convertido en un totum revolutum con aspiraciones lógicas -que se reforme la ley de financiación de los partidos políticos y total transparencia en la gestión pública- y delirios propios del idealismo más pueril y pseudorrevolucionario: nacionalización de la banca, que todo el mundo tenga garantizado un empleo haya estudiado o no lo que haya estudiado o no… Estoy de acuerdo con quienes creen que el sistema necesita una regeneración profunda y que los gestores de la cosa pública son culpables, en parte, de la situación en la que vivimos. Pero los ciudadanos de a pie también lo somos porque, durante años, hemos consentido a los políticos hacer lo que quisieran, y hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y mirando para otro lado como si no hubiera un mañana. El mañana es hoy y ha llegado la hora de despertar, como ha escrito Antonio Muñoz Molina.

Pero el despertar tenía que ser a la racionalidad y lo que, lamentablemente, se está colando en las acampadas es todo lo contrario, chifladuras como el reiki, las sectas, las conspiranoias y los movimientos anticientíficos que llevan décadas apadrinados por la izquierda más desnortada y hundida. Adiós, Movimiento 15-M, no contéis conmigo para hacer el caldo gordo a todo tipo de zumbados, para darles altavoces que no merecen. Hubo gente que, el jueves en Bilbao, aplaudió cuando, micrófono en mano, un participante en la asamblea recordó a “aquel señor del bigote que murió en 1978”. Sentí vergüenza y pena. El futuro no puede cimentarse sobre la ignorancia, y no vale decir que todas las opiniones son respetables, porque no lo son: el reiki es una estupidez y la conspiranoia sobre los chemtrails, otra. Y quien no sabe ni cuando murió Franco debería volver a la escuela.

Un seguidor de Maitreya prepara una pancarta antes de la asamblea de los 'indignados' del jueves en Bilbao. Foto: L.A. Gámez.

Que los congregados junto al teatro Arriaga en Bilbao se emocionen con discursos que abogan por dar la espalda a la razón es más de lo que puedo aguantar. “Os animo al proceso de descolonizarnos para vivir desde el compartir, que no competir. Una descolonización del poder y la razón para que puedan reemerger las sabidurías, para que esta semilla se convierta en la revolución de la conciencia, donde lo humano que somos, pueda reconectar con el espíritu salvaje que es la vida”, dijo uno de los participantes en la asamblea. Cuando alguien lamenta que “la razón occidental” se haya impuesto “como el saber único, deslegitimando cualquier otra perspectiva de la vida como algo venido del salvajismo, de la barbarie” y, según los organizadores, emociona al personal, lo tengo claro: esta fiesta no es la mía. La regeneración de la democracia no pasa por dejar el cerebro en casa, por renunciar a los principios de la Ilustración, por volver a las cavernas mentales. Al contrario. Abandonar la razón no es una opción. Bueno, si lo es; pero es la peor, la que nos ha llevado a donde estamos.

El asesor científico del Gobierno británico anima a sus colegas a la intolerancia con la pseudociencia

“Somos intolerantes, y con razón, con el racismo. Somos intolerantes, y con razón también, con quienes (están) contra la homosexualidad… No somos intolerantes -y creo que deberíamos pensar por qué hacemos esto- con la pseudociencia, la construcción de algo que pretende hacerse pasar por ciencia mediante la selección de los hechos y el mal uso de la pruebas y el método científico”, dijo ante 300 colegas John Beddington, asesor científico en jefe del Gobierno británico, en Londres el 3 de febrero. Para este experto, la pseudociencia es “una influencia cada vez más perniciosa” que “puede minar seriamente nuestra capacidad para hacer frente (racionalmente) a problemas importantes”, riesgo ante el cual él aboga por la intolerancia. “Os ruego, y este es un extraño mensaje final, a que cuando salgáis seáis mucho más intolerantes”, concluyó su intervención.

Beddington apuntó en sus críticas, acertadamente, a esa rama del periodismo que equipara las opinión del primero ante el reportero con la del científico experto en la materia. “Los medios ven las discusiones sobre importantes asuntos científicos como si se tratara de un violento partido de fútbol. Es ridículo”. Como ha dicho Edzard Ernst, profesor de medicina complementaria en la Universidad de Exeter, la tendencia de algunos periodistas a buscar fuera de la ciencia el contrapunto a la opinión de la ciencia tiene algo de “patológico”. “Tú no intentas dar una visión equilibrada del racismo. No acabas un artículo sobre las ideas racistas citando al Ku Klux Klan”. Es, sin embargo, habitual en España cuando se habla de ondas de telefonía y transgénicos, por citar sólo dos asuntos en los que los medios, por eso de ser objetivos, acostumbramos a contraponer a la opinión de los científicos la de cualquier ciudadano que se pone a tiro.

Aunque esté feo decirlo en un país donde los estúpidamente correctos hablan de tolerancia cero en vez de intolerancia, siento envidia de mis amigos de Reino Unido. Mientras allí el principal asesor científico del Gobierno no duda en declarar la guerra a la anticiencia, aquí hay renombrados investigadores y divulgadores que compadrean con los apóstoles de la pseudociencia, cuando no son ellos mismos los que la promueven, y casi nadie dice nada. Parafraseando a Mauricio-José Schwarz, el divulgador o científico que tontea con la mala ciencia y por eso no es fiable en algunas ocasiones, para mí deja de serlo siempre.

‘Gawd bless America’: un hilarante viaje cinematográfico por los Estados Unidos paranormales

Gawd bless America (Dios mío bendiga América) promete ser una comedia divertida. Dirigida y protagonizada por Blake Freeman se presenta como un recorrido por la Norteamérica más irracional. “La película -según el resumen de la productora- sigue a Blake Freeman, quien guía a un hombre de 69 años, llamado Leroy y en bancarrota moral y financiera, en un viaje en busca de la verdad. Leroy ha malgastado su vida intentando protegerse de los extraterrestres y los fantasmas con la ayuda de psíquicos. Tras descubrir la difícil situación de Leroy, Blake decide llevárselo en un viaje hilarante por todo el país para destapar la verdad de lo paranormal. De los alienígenas a las maldiciones del vudú, Blake se atreve con todo, bromeando los autodenominados expertos con la esperanza, en última instancia, de demostrar a Leroy que se han aprovechado de él”.

Después de ver el trailer del filme y su ficha técnica en The Internet Movie Database (IMDb), escribí a la productora para pedir más detalles, porque, entre otras cosas, no me acababa de creer que el tal Leroy y otros personajes -como el experto en círculos del cereal que ve desde un helicóptero uno con forma de peineta– no fueran actores. “Todos los personajes son de carne y hueso. Nuestro especialista en círculos de los cultivos respondió a los anuncios que pusimos en busca de un experto en ese campo. Aceptamos lo que nos contó cada uno de los especialistas respecto a sus credenciales porque no hay credenciales reales para algo que no existe. Así que ninguno de los implicados es actor, y la historia de Leroy es tan real como asombrosa”, me contaba ayer Danielle Crane, productora de la cinta y presidenta de Wunderkind Pictures. “Es una comedia que trata de toda esa gente, no sólo este anciano, que se ha arruinado por creencias absurdas. ¡Empezamos en la convención ufológica de Roswell, donde encontramos a algunos de los sujetos más interesantes y escuchamos sus locuras!”, indica Crane, quien asegura que el resultado final es una historia “muy conmovedora”.

Para que juzguen por sí mismos, les dejo aquí el trailer de Gawd bless America, cuya fecha de estreno prevista es el 17 de febrero próximo. En IMDb puede comprobarse que algunos de los que aparecen en pantalla son actores, pero también da la impresión de que los protagonistas -exceptuando a Freeman- no lo son y de que tipos como el que afirma que su madre fue inseminada por extraterrestres están diciendo lo que piensan.

Quitan el logo de la Universidad de Castilla-La Mancha de un seminario espiritista tras quejas del profesorado

Los vendedores de misterios recurren en España desde hace tiempo a subterfugios para rodearse de un halo universitario de credibilidad. Sea mediante invitaciones de asociaciones de alumnos -como en el caso del conspiranoico Rafael Palacios en la Universidad de Valencia– o el alquiler o cesión de instalaciones -como en el homenaje a Fernando Jiménez del Oso en la Universidad Carlos III-, la anticiencia y la superstición se sirven tramposamente cada dos por tres del nombre de alguna universidad. Rara es, sin embargo, la ocasión en que desde la institución académica implicada alguien emprende acciones para frenar un despropósito de ese tipo y que no se repita en el futuro.

Por eso, es de alabar el compromiso con el pensamiento crítico, con la razón, de que han hecho gala varios docentes de la Universidad de Castilla-La Mancha tras enterarse de que su centro va acoger la semana que viene en Albacete un seminario espiritista a cargo de la médium y vidente Marilyn Rossner, que contactará en vivo con el Más Allá, y el parapsicólogo Raymond Moody, autor del superventas paranormal Vida después de la vida (1976). Varios catedráticos se han dirigido a las autoridades académicas alarmados por la promoción de la superchería en un recinto universitario y pidiendo la cancelación del acto. Fernando Cuartero, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos y subdirector académico del vicerrectorado de Investigación, le ha dirigido al vicerrector del campus de Albacete las siguiente carta, que reproduzco con autorizacion:

Estimado vicerrector,

Ha llegado a mi conocimiento, a través del periodista Luis Alfonso Gámez, de El Correo Digital, que en la UCLM, y en el campus de Albacete se celebrará una especie de curso o charlas sobre “experiencias cercanas a la muerte”, espiritismo y otras mandangas que se enclavan en lo que es pura pseudociencia y charlatanería, algo completamente impropio de una institución científica y seria como es una universidad, y cuyo enlace te pongo a continuación.

Como vicerrector del Campus, y máximo responsable de estas actividades, quiero manifestarte mi total desaprobación a este tipo de actos, como también a sesiones de astrología, quiromancia, videncias, y otras supercherías que no deben tener cabida en una sede como la nuestra.

Cuenta el periodista que la participación de la UCLM se limita, según un portavoz de la institución, a la cesión del local previo alquiler. Puede ser, conozco el funcionamiento del sistema y sé que es perfectamente posible que peticiones de todo tipo puedan colarse, por falta de los adecuados medios de control. No obstante, estoy seguro de que debe existir una cláusula de salvaguarda de la imagen de la institución para evitar este tipo de acciones, que sólo buscan publicidad que las prestigie. Deben existir, pues no puedo imaginarme, por ejemplo, que se amparase la realización de actos de naturaleza racista o xenófoba, por ejemplo, por meras cuestiones de índole administrativa. Por tanto, insisto en transmitirte mi total reprobación, y me permito rogarte que se intente su cancelación.

En cualquier caso, si eso no fuera posible, sí que me parece un insulto que en la publicidad de la misma ponga que “Colabora la UCLM”. Un insulto doloroso.

El logotipo de la Universidad de Castilla-La Mancha, entre los de los organizadores del congreso espiritista.

¿Es eso cierto? Si es así, ¿en qué medida? Y, si no lo es, ¿por qué hacen uso de la imagen de la UCLM de manera indebida? Aquí me permito recordarte que es eso precisamente lo que buscan. Este tipo de vulgares estafadores, por el módico pago de unas tasas, obtienen, mediante una mala práctica, un pretendido amparo académico que es completamente falso. Y, en cualquier caso, si han hecho un uso indebido de nuestra imagen, me parece que es otro motivo para cancelar el acto, acreditada su mala fe, o al menos exigirles de manera inmediata que cesen en ese uso. Me permito hacerte notar que, el mero hecho de que el que la universidad ceda sus instalaciones, y que además aparezca como colaborador del evento, va a transmitir la impresión de que de algún modo la UCLM da credibilidad a este tipo de actividades, con todo lo que ello supondría para la imagen de la universidad, y sea o no cierto que se otorga ningún tipo de aval.

Y, ya puestos, comentar que también en el paraninfo se realiza la emisión del programa Espacio en Blanco, donde se defiende la existencia del agua imantada, los poderes de las pirámides y otras muchas supercherías por el estilo. No sé hasta que punto se podrá tener control sobre esto, pero ¿en verdad queremos que el nombre y la imagen de la UCLM aparezcan asociados a este tipo de cosas? El próximo paso será hacer el horóscopo oficial para todo el personal de la universidad por el astrólogo de plantilla de la universidad previsto en la RPT. Todo se andará.

Un fuerte y escéptico abrazo,

Fernando Cuartero

El logotipo de la UCLM ya no está en la página del II Seminario Vida después de la Vida.El efecto inmediato de esta misiva y otras que ha recibido el vicerrector del campus de Albacete ha sido la desaparición del logotipo de la UCLM de la página del II Seminario Vida después de la Vida, donde la institución académica figuraba hasta ayer como colaboradora del acto y ahora ya no. Hace más de una semana, un portavoz del centro me negó que éste colaborase en el evento, a pesar de lo cual aparecía como tal en la web de los organizadores. Ignoro si ese uso del logotipo ha sido ilícito o si alguien en la universidad metió al pata. También ignoro si la institución dispone de margen de maniobra para cancelar la celebración de este acto pseudocientífico en sus instalaciones. ¡Ojalá sea posible! Si no, espero que, por lo menos, se tomen las medidas oportunas para que algo así no se repita. Si la UCLM revisa sus sistema de cesión de sus instalaciones, podrá disponer de los medios necesarios para impedir en el futuro que su nombre se vea asociado con el oscurantismo, algo que deberían hacer todas las universidades españolas.