Ovnis estrellados

¡Cazado!: el extraterrestre de Roswell de Maussan es una momia de un niño de 2 años

Foto de un alienígena de Roswell, según Jaime Maussan.Las fotos que el ufólogo Jaime Maussan presentó el martes en México como correspondientes a un tripulante del platillo volante estrellado en Roswell en 1947 son en realidad de una momia de un niño de 2 años expuesta en un museo, posiblemente de San Francisco, ha averiguado el llamado Grupo de Investigación de las Diapositivas de Roswell, según me ha alertado el escéptico Leopoldo Zambrano. En las imágenes mostradas por Maussan en el Auditorio Nacional de la capital mexicana, se ve al pie del cuerpo del supuesto alienígena un papel como los que suelen identificar las piezas expuestas en un museo, pero está en blanco. Sin embargo, el colectivo  citado ha conseguido una copia en más alta resolución y leer así gran parte de ese cartelito mediante el programa SmartDeblur. Dice:

Cuerpo momificado de un niño de dos años

En el momento del enterramiento estaba vestido con una xxxxx
camiseta de algodón. La mortaja consistía en estas pequeñas piezas de algodón.

Xxxxxed por el XI xxxxx, San Francisco, California.

Cartelito de la momia de Maussan ocultado por el ufólogo y sus colaboradores.“La pregunta ahora es ¿cómo no han descubierto esto los expertos que han examinado el caso durante años?”, dice Curt Collins, miembro del Grupo de Investigación de las Diapositivas de Roswell. Él, ustedes y yo sabemos la respuesta: Maussan actuó como el vendedor de misterios que es y, en las diapositivas hechas públicas el martes, borro el texto del cartelito. O eso o él y todos sus colaboradores son unos inútiles incapaces de hacer lo que ha hecho un grupo de aficionados en unas horas.

Ya ven en lo que queda “la prueba mas fiable de que existe vida extraterrestre”. ¿Publicarán la explicación La RazónEl País, que presentaron en sus webs las fotos de Maussan como si fueran de un extraterrestre?

‘La Razón’ y ‘El País’ se tragan el enésimo fraude sobre Roswell

El extraterrestre de Maussan en 'La Razón'.“Así es el extraterrestre de Roswell”, dice en su web La Razón al tiempo que muestra la foto de un esqueleto de un pequeño humanoide ser cabezón. “Ésta es, según los expertos en la materia, la prueba mas fiable de que existe vida extraterrestre“, asegura por su parte El País. La fuente en ambos casos es “el periodista e investigador mexicano Jaime Maussan“, en palabras del segundo diario. Los dos medios destacan que el caso de Roswell “nunca fue aclarado” y dan la noticia etiquetada como Ciencia. Los dos medios hacen el ridículo.

En febrero, Maussan anunció que el 5 de mayo iba a mostrar en México unas diapositivas descubiertas que hasta 1998 habían estado guardadas en una casa de Sedona (Arizona) y que corresponden “a los cuerpos de seres extraterrestres que habrían sido recuperados en Roswell”. Y el martes enseñó dos diapositivas de los visitantes en el Auditorio Nacional de la capital mexicana, donde otros ufólogos respaldaron que el ser era uno de los tripulantes del platillo volante de Roswell en el verano de 1947.

“La primera diapositiva muestra lo que parece ser un cuerpo extraño en posición horizontal en un estante de cristal en una pantalla de algún tipo. El ser es de aproximadamente 1,2 metros de alto, con boca pequeña, ojos grandes, cráneo grande, brazos, piernas y torso delgados. Sus órganos internos se han extraído, lo que sugiere que la foto fue tomada después de una autopsia”, ha escrito Michael Salla, fundador del Instituto de Exopolítica, cuyo objetivo es concienciar al público de la presencia extraterrestre entre nosotros, preparar a la Humanidad para el contacto abierto con los visitantes. Según El País, Maussan mostró, por primera vez, “la fotografía del supuesto extraterrestre que fue tomada por una mujer piloto de la fuerza aérea estadounidense en 1947 entre los restos de un accidente aéreo ocurrido en la base aérea de Roswell, en Nuevo México”.

Pongamos las cosas en su sitio.

El extraterrestre de Maussan en 'El País'.

Maussan es un mediático ufólogo que ha perpetrado todo tipo de fraudes, como sus colegas españoles más conocidos. “Es famoso por su promoción de fotos y vídeos falsos de ovnis, criaturas alienígenas y otras tonterías, como una foto de un caballo volador”, explica Robert Sheaffer, miembro del Comité para la Investigación Escéptica (CSI). Si Maussan dice que algo ha pasado de una manera determinada, hay un 99,9% o más de probabilidades de que haya sido de otro modo o de que no haya sucedido.

El 8 de julio de 1947, dos semanas después de que Kenneth Arnold vio los primeros platillos volantes, el Roswell Daily Record anunció en su primera página que el Ejército estadounidense había capturado un platillo volante en un rancho cercano. Los restos se habían trasladado al Aeródromo Militar de Roswell, base entonces el hogar del Grupo de Bombarderos 509 de la Octava Fuerza Aérea, el primer escuadrón atómico del mundo, el que destruyó Hiroshima y Nagasaki. al día siguiente, los militares dijeron que lo recuperado eran piezas de un globo meteorológico. La explicación casaba con los trozos de madera de balsa y papel de aluminio encontrados. El caso Roswell quedó desactivado hasta que en 1980 lo resucitó Charles Berlitz, promotor del falso enigma del triángulo de las Bermudas, en El incidente, libro que escribió con William L. Moore, y la máquina ufológica de hacer dinero se puso en marcha encontrando debajo de las piedras testigos que habían visto en 1947 cosas increíbles.

En 1994, el Tribunal General de Cuentas de Estados Unidos reveló que los restos del platillo de Roswell eran parte de un globo del proyecto Mogul, un programa secreto para la “detección de la onda expansiva generada por explosiones nucleares soviéticas”. Y el caso quedó zanjado, excepto para los Maussanes de turno y, por lo que se ve, algunos periodistas. Luego vinieron la fraudulenta película de la autopsia del marciano, cuyo principal impulsor en España fue el ufólogo, y ahora novelista, Javier Sierra y el más reciente caso del extraterrestre de Atacama, una criatura que hace dos años nos intentaron vender como alienígena y que era un feto humano momificado, según un estudio realizado por Francisco Etxeberria, profesor de Medicina Legal y Forense de la Universidad del País Vasco.

El extraterrestre de Atacama está emparentado con el de Maussan. Basta ver la foto para darse cuenta de que es tan alienígena como el niño que tenga usted más cerca. El marciano del ufólogo mexicano parece momificado, es pequeño y cabezón, así que seguramente se trata de la momia de un niño, como ésta egipcia del Museo Smithsoniano de Historia Natural:

Los misterios del Área 51, en Radio 5

América Valenzuela y yo hablamos el domingo de los misterios del Área 51, en la primera entrega de Una crónica desde Magonia, mi colaboración mensual en Ciencia al cubo, en Radio 5. Si quieren escuchar el programa entero, pueden hacerlo aquí.

Obama bromea sobre el Área 51 con Shirley MacLaine durante un acto en la Casa Blanca

“Cuando uno se convierte en presidente, una de las preguntas que le hace la gente es: ¿qué está pasando realmente en el Área 51? (Risas.) Cuando quise saberlo, llamé a Shirley MacLaine. (Risas.) Creo que me he convertido en el primer presidente que ha mencionado en público el Área 51. ¿Cómo es eso, Shirley? (Risas y aplausos.)”, dijo el domingo Barack Obama durante la entrega en la Casa Blanca de los premios del Centro Kennedy para las Artes Escénicas, la más alta distinción estadounidense para un artista vivo. Y es que MacLaine ha sido desde los años 80 una de las caras más populares del movimiento de la Nueva Era con sus estrafalarias afirmaciones sobre la reencarnación, los extraterrestres, el poder de los cristales, los viajes astrales y otras excentricidades. El guitarrista Carlos Santana, la soprano Martina Arroyo, el cantante  Billy Joel y el pianista Herbie Hancock fueron los otros cuatro premiados en Washington por sus carreras artísticas.

La prensa estadounidense ha destacado que Barack Obama se ha convertido -tal como él aventuró- en el primer presidente estadounidense que ha citado en un acto público el Área 51. És cierto, aunque no es el primero que ha hablado en público sobre la base secreta de Nevada. Sin citarla por su denominación popular, Bill Clinton ya admitió en 2005  en una entrevista concedida a la revista FinanceAsia que la base existía, si bien es cierto que no se refirió ella por su denominación popular. “Existía también otro sitio en Nevada donde la gente creía que habíamos enterrado un ovni y quizás un alienígena profundamente bajo tierra porque no queríamos permitir que nadie fuera allí. Ahora puedo decirlo porque el secreto se ha levantado y es de dominio público. Había mucha gente en mi propia Administración que estaba convencida de que Roswell era un fraude, pero que lo de ese lugar de Nevada iba en serio, que había allí un artefacto alienígena. Así que mandé a alguien a que lo averiguara. Y se trataba realmente de una instalación de defensa en la que se hacían cosas aburridas que no queríamos que nadie más viera”, dijo.

Washington admitió la existencia del complejo militar del lago Groom conocido como el Área 51 en abril de 2000, cuando una compañía estadounidense publicó en Internet fotos de las instalaciones tomadas por satélite. “Tenemos ahí un centro de operaciones; pero el trabajo es materia clasificada”, dijo entonces Gloria Gales, portavoz de la Fuerza Aérea, como explicación a las imágenes con hangares, pistas de aterrizaje, carreteras y canchas deportivas en mitad del desierto. La decisión de construir la base se tomó en abril de 1955 y, desde entonces, ha sido el centro de operaciones de los aviones espía más avanzados. “Los vuelos del U-2 y del Oxcart fueron responsables de más de la mitad de todos los avistamientos de ovnis de finales de los años 50 y los años 60″, asegura un informe de la CIA redactado en 1992 que se desclasificó en agosto. La CIA utilizó durante décadas la creencia en los ovnis como tapadera para sus misiones de espionaje y a los ufólogos más conspiranoicos como tontos útiles.

Más de la mitad de los ovnis vistos en EE UU en los años 50 y 60 fueron aviones espía, según la CIA

“Los vuelos del U-2 y del Oxcart fueron responsables de más de la mitad de todos los avistamientos de ovnis de finales de los años 50 y los años 60″, se asegura en un informe de la CIA redactado en 1992 que acaba de desclasificarse. En el estudio, titulado The Central Intelligence Agency and overhead reconnaissance (La Agencia Central de Inteligencia y el reconocimiento aéreo), el Gobierno de Estados Unidos habla por primera vez abiertamente de cómo y por qué se creó el Área 51, la base militar secreta del lago seco Groom (Nevada) desde donde han despegado sus más avanzados aviones espía desde 1955.

Mapa de la CIA del lago Groom, con la primera referencia al Área 51.El nuevo informe desclasificado no es el primer reconocimiento oficial de las operaciones de la base del lago Groom. Washington ya admitió la existencia del complejo militar de Nevada en abril de 2000, cuando una compañía estadounidense publicó en Internet fotos de las instalaciones tomadas por satélite. En las imágenes se veían hangares, pistas de aterrizaje, carreteras y canchas deportivas; el corazón de un complejo militar de unos 155 kilómetros cuadrados. “Tenemos ahí un centro de operaciones; pero el trabajo es materia clasificada”, dijo entonces Gloria Gales, portavoz de la Fuerza Aérea. “Mucha gente de mi Administración estaba convencida de que Roswell era un fraude, pero creía que lo de ese lugar de Nevada [el Área 51] iba en serio, que había allí un artefacto alienígena. Así que mandé a alguien a que lo averiguara. Y se trataba realmente de una instalación de Defensa en la que se hacían cosas aburridas que no queríamos que nadie más viera”, explicaba Bill Clinton en 2005 a la revista FinanceAsia.

Así narran ahora los historiadores militares Gregory W. Pedlow y Donald E. Welzenbach cómo se decidió la creación y ubicación de esas instalaciones, cuando se puso en marcha el proyecto del U-2:

“Al tiempo que se avanzaba en el fuselaje [del U-2] en California, en los motores en Connecticut y en el sistema de cámara en Boston, altos oficiales de los Proyectos de Desarrollo volaban a California y Nevada para buscar un lugar donde probar el avión de una manera segura y secreta. El 12 de abril 1955, Richard Bissell y el coronel Osmund Ritland (el oficial jefe de la Fuerza Aérea del proyecto) sobrevolaron Nevada con Kelly Johnson [ingeniero aeronáutico de Lockheed y padre del U-2] en un pequeño avión Beechcraft pilotado por Tony LeVier, jefe de pilotos de pruebas de la  Lockheed. Vieron lo que parecía ser una pista de aterrizaje en un salar conocido como el lago Groom, cerca de la esquina noreste del Campo de Pruebas de Nevada de la Comisión de Energía Atómica (AEC). Después de discutir sobre el aterrizaje en la antigua pista de aterrizaje, LeVier bajó hacia el lecho del lago y los cuatro examinaron la pista. La instalación había sido utilizada durante la Segunda Guerra Mundial como campo de tiro por pilotos del Cuerpo Aéreo de Ejército. Desde el aire, la pista parecía asfaltada, pero en una inspección más cercana resultó que había sido hecha de tierra compactada que se había convertido en polvo hasta los tobillos después de más de una década de inactividad. Si LeVier hubiera intentado aterrizar en la pista, el avión probablemente se hubiera estrellado de morro al hundirse sus ruedas en la tierra suelta, matando o hiriendo a todas las figuras clave del proyecto U-2.

Bissell y sus colegas estuvieron de acuerdo en que el lago Groom sería el lugar ideal para probar el U-2 y entrenar a sus pilotos. Cuando volvió a Washington, Bissell descubrió que el lago Groom no era parte del campo de pruebas de la AEC. Después de consultar con Dulles [John Foster Dulles, el secretario de Estado], Bissell y Miller [Herbert Miller, segundo de Bissell en el proyecto U-2] pidieron a la Comisión de Energía Atómica que añadiera el lago Groom a sus propiedades en Nevada. El presidente de la AEC, Lewis Strauss, accedió de inmediato, y el presidente Eisenhower también aprobó la incorporación de esa tira de desierto, conocida por su designación en el mapa como el Área 51, al Campo de Pruebas de Nevada. La zona del Área 51 se muestra en los mapas actuales no clasificados como una pequeña área rectangular junto a la esquina noreste del mucho más grande Campo de Pruebas de Nevada. Para hacer que las nuevas instalaciones en medio de la nada sonaran más atractivas a sus trabajadores, Kelly Johnson las llamó Rancho Paraíso, nombre que fue pronto abreviado a Rancho.

Aunque el lecho del lago seco podría haber servido como pista de aterrizaje, los jefes del proyecto decidieron que se necesitaba una pista pavimentada para que los vuelos de prueba también pudieran tener lugar cuando el agua de lluvia bajaba desde las montañas cercanas y llenaba el lago (en esos momentos, la base tenía otro nombre no oficial, Watertown Strip). En julio de 1955, la base estaba lista y comenzó a llegar el personal de la Agencia, la Fuerza Aérea y la Lockheed.”

Un U-2, en vuelo. Foto: Fuerza Aérea de Estados Unidos.

El 24 de junio de 1947, el avistamiento por Kenneth Arnold de nueve objetos con forma de bumerán, que “volaban erráticos, como un platillo si lo lanzas sobre el agua”, sobre las montañas Cascade había inaugurado la era de los platillos volantes. A principios de los años 50, los misteriosos objetos que surcaban los cielos estadounidenses empezaron a ser considerados por muchos naves de otros mundos y, una vez que el primer U-2 despegó del Área 51 el 4 de agosto de 1955, las visiones se multiplicaron. Así lo explican los autores de The Central Intelligence Agency and overhead reconnaissance:

“Las pruebas de alta altitud del U-2 pronto dieron lugar a un inesperado efecto colateral: un enorme aumento en los informes de objetos volantes no identificados (ovnis). A mediados de la década de 1950, la mayoría de aviones comerciales volaban a altitudes de entre 10.000 y 20.000 pies y las aeronaves militares, como el B-47 y el B-57, operaban por debajo de los 40.000 pies. En consecuencia, una vez que el U-2 comenzó a volar a altitudes superiores a los 60.000 pies, los controladores de tráfico aéreo empezaron a recibir un número creciente de informes de ovnis.

Dichos informes eran más frecuentes en las primeras horas de la tarde procedentes de pilotos de aviones que viajaban de Este a Oeste. Cuando el Sol caía por debajo del horizonte de un avión de pasajeros que volaba a 20.000 pies, el avión quedaba en la oscuridad. Pero, si un U-2 estaba cerca de la aeronave, su horizonte desde una altitud de 60.000 piezas estaba considerablemente más lejos y, tan alto en el cielo, que sus alas plateadas reflejarían los rayos del Sol y le parecerían a un piloto de aerolínea, 40.000 pies más abajo, objetos ardientes. Hasta a plena luz del día, los fuselajes plateados de los U-2 podían captar la luz del Sol y causar reflejos o destellos visibles desde bajas altitudes y hasta desde tierra. En aquellos años, nadie creía posible un vuelo tripulado por encima de los 60.000 pies, luego nadie esperaba ver objetos tan altos en el cielo.

Los pilotos de líneas aéreas no sólo informaron de sus avistamientos a los controladores de tráfico aéreo, sino que, además, ellos y los observadores terrestres escribieron cartas a la unidad de la Fuerza Aérea en el Comando de Desarrollo Aéreo de Wright, en Dayton, encargada de investigar estos fenómenos [las visiones de ovnis]. Esto, a su vez, condujo a la operación Libro Azul de la Fuerza Aérea. Con base en Wright-Patterson, la operación recogía todos los informes de avistamientos de ovnis. Los investigadores de la Fuerza Aérea intentaban explicar esos avistamientos vinculándolos a causas naturales. Los investigadores de Libro Azul recibían regularmente llamadas de personal de la Agencia en Washington para comparar los informes de ovnis con los registros de vuelo del U-2. Esto permitió a los investigadores descartar la mayoría de los informes de ovnis, aunque no podían revelar a los autores de las cartas la verdadera causa de los avistamientos de ovnis. Los vuelos del U-2 y del Oxcart fueron responsables de más de la mitad de todos los avistamientos de ovnis de finales de los años 50 y los años 60.”

Imagen de satélite del Área 51, en Nevada, tomada en 2003.En el informe de Pedlow y Welzenbach, de más de 400 páginas, no hay más referencias a ovnis y ninguna a platillos volantes estrellados ni cuerpos de alienígenas cabezones. Ya en 1997, un estudio titulado CIA’s role in the study of ufos, 1947-90 (El papel de la CIA en el estudio de los ovnis 1947-1990), obra del historiador Gerald K. Haines, apuntó que en los años 50 y 60 “cerca de la mitad” de los avistamientos de ovnis en EE UU correspondieron a vuelos de aviones espía. El nuevo informe confirma eso y, en líneas generales lo que los escépticos llevamos diciendo décadas: que los militares estadounidenses, y de otros países, han utilizado la creencia en los ovnis como tapadera de pruebas de armas secretas, en este caso, aviones espía. La CIA prefería que el público creyera en visitantes extraterrestres a destapar la existencia de sus más sofisticadas herramientas y, durante décadas, muchos ufólogos han colaborado, sin saberlo, en ese encubrimiento al intentar convencer a la gente de que en el Área 51 se guardan restos de naves y seres de otros mundos.