National Geographic

‘National Geographic’ promociona pseudoterapias contra el cáncer

Reportaje de 'National Geographic' promocionando el uso de pseudoterapias contra el cáncer.La web de National Geographic en español promociona el uso de pseudoterapias contra el cáncer. “Mientras los tratamientos convencionales como la quimioterapia, radiaciones y cirugías causan agotadores efectos a los pacientes con cáncer, la aplicación de terapias de apoyo les facilita llevar el tratamiento”, comienza una información titulada Las mejores terapias ante el cáncer que en realidad es publicidad de un centro de pseudoterapias. Esto último lo comprobará quien llegue hasta el final del texto, donde hay un aviso que dice: “(Publicación patrocinada)”. Quitando esa pequeña nota al pie, la información no se diferencia nada en su presentación de cualquier otra de la web mexicana de la revista de la Sociedad Geográfica Nacional, lo que ya es éticamente cuestionable.

Esta anotación de National Geographic en español es publicidad de los Centros para el Tratamiento del Cáncer de Estados Unidos (CTCA). Esta red de clínicas practica la llamada medicina integrativa, según la cual la base para la superación de la enfermedad es una combinación de terapias alternativas y científicas. Los CTCA combinan el reiki, la acupuntura, la quiropráctica, la homeopatía y otras pseudoterapias con la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía. Como indica el cirujano oncológico David Gorski, esa mezcla llega a tal extremo que “para el consumidor medio es imposible saber que práctica está basada en la ciencia y cuál no”.

National Geographic sostiene en esa información publicitaría que “el cuidado integrativo contra el cáncer, impulsado por la Sociedad Oncológica Integrativa (SIO por sus siglas en inglés), ofrece terapias de apoyo como medicina naturópata, medicina para cuerpo y mente, acupuntura, y atención quiropráctica, con las cuales los pacientes pueden manejar los efectos secundarios de sus tratamientos, desde náusea y dolor hasta estrés y mala nutrición”. Sin embargo, no hay ninguna prueba científica de que ninguno de esos tratamientos sea más fecetivo que el placebo. Añade, además, el viejo y falaz argumento de que “un número creciente de pacientes de cáncer busca en las terapias de apoyo (se refiere a las alternativas) una forma de manejar los efectos adversos de los tratamientos convencionales”. Recuerden el famoso dicho: “¡Cien mil millones de moscas no pueden estar equivocadas, coma mierda!”.

La llamada medicina integrativa es tan efectiva contra el cáncer o cualquier otra enfermedad como el agua bendita a la hora de evitar el hundimiento de barcos. Si un barco está mal construido, no importa cuántas bendiciones reciba que acabará hundiéndose. Pues lo mismo ocurre con las terapias alternativas que se incorporan al tratamiento médico: camuflan su inutilidad bajo la efectividad de la medicina científica, que es la única que nos puede curar. Estos pseudotratamientos no suelen tener directamente efectos secundarios porque no los tienen primarios, aunque indirectamente pueden llevar a quienes confían en ellos a la muerte si abandonan la medicina que funciona por la magia.

Hace unos días, los oncólogos españoles alertaban contra las terapias alternativas. Recomendaban a los enfermos de cáncer que “no tomen ningún tipo de sustancia o producto natural y que no realicen ninguna terapia sin conocimiento de su oncólogo médico y nunca abandonen su tratamiento oncológico”. No se dejen engañar por lo que dicen en esta web de National Geographic, donde recomiendan contra el cáncer la acupuntura, la terapias energéticas -cualquiera de las que se venda así es un timo- y musicoterapia. No confíe en nada alternativo para tratarse de ningún mal. Si una terapia lleva el apellido de alternativa es porque no ha demostrado que funcione.

Me he enterado de esta historia gracias a un lector “sorprendido por el hecho de que una revista como National Geographic promocione la pseudociencia frente al cáncer”. Es lamentable que una publicación que para mucha gente es una referencia en la divulgación científica sirva de altavoz a la pseudociencia.

‘National Geographic’ elimina una referencia a la evolución en su edición árabe

Portada de la edición estadounidense de 'National Geographic' con el titular sobre la evolución subrayado y portada de la edición árabe sin él.La revista National Geographic ha eliminado una referencia a la evolución en la portada de su edición árabe, dedicada en marzo -como otras, aunque no la española- a “la guerra contra la ciencia” declarada, entre otros, por los negacionistas del cambio climático, los que sostienen que los alunizajes fueron un montaje, quienes dicen que las vacunas provocan autismo, los enemigos de los transgénicos y los que defienden que “la evolución nunca ocurrió”. Esta última frase, la segunda en la portada de la edición estadounidense, ha desaparecido en la versión para el mundo árabe, según me enteré ayer a través de la comunidad Think Atheist.

Como no sé árabe, he consultado con un colega que lo habla y me ha confirmado que en la portada se han eliminado las referencias a la evolución y a los transgénicos -“los alimentos genéticamente modificados son malos”, y se ha incluido una frase que dice que “la Tierra es plana y no gira”. Los cuatro subtítulos en la versión árabe son, por este orden: “la Tierra es plana y no gira”; “el aterrizaje sobre la luna es mentira”; “el calentamiento global es una farsa”; y “las vacunas causan autismo”. Personalmente, creo que estamos ante una muestra de cobardía de una gran corporación mediática ante posibles represalias de fundamentalistas islámicos, fanáticos a quienes repugna la idea de la evolución. Obviamente, National Geographic puede aducir que modifica las portadas de sus  diferentes ediciones para adaptarlas al público de cada lengua o región, y que la evolución se ha caído de la portada árabe como se han caído los transgénicos, pero, si una creencia irracional es mayor en una región, ¿no debería llamarse la atención sobre ella en la portada de un número dedicado al auge de la anticiencia? Es lo que ha hecho la revista en su edición en turco, donde mantiene la referencia a la evolución a pesar de que Turquía es el país más antievolucionista de Occidente, seguido de Estados Unidos.

Por cierto, el tema de portada hace referencia a un artículo de Joel Achenbach, titulado “Why do many reasonable people doubt science?”, muy recomendable, como todo lo que escribe el periodista científico de The Washington Post y autor del libro Captured by aliens (1999).

‘National Geographic’ ofrece un descuento del 40% a los lectores de ‘Magonia’

national-geographic-ofertaCon motivo de su 125º aniversario, la revista National Geographic quiere que los lectores de Magonia se beneficien de una promoción especial. Quien se suscriba a la revista desde este blog obtendrá un 40% de descuento (24,95 euros en vez de 42, por 12 números), y recibirá de regalo dos biografías de Isaac Newton y Albert Einstein, la agenda y el calendario de 2015. Además, se convertirá en miembro de pleno derecho de la Sociedad Geográfica Nacional de Estados Unidos y podrá participar en futuras promociones exclusivas, e indirectamente ayudará a mantener Magonia.

Para disfrutar de esta oferta, sólo tiene que seguir este enlace.