Marte

Reeditado ‘El mundo y sus demonios’

Si hay para mí una obra básica sobre el pensamiento mágico y su impacto en la sociedad contemporánea, es El mundo y sus demonios, de Carl Sagan. No sé cuántos ejemplares del libro he regalado, ni cuántas veces lo he recomendado. Después de varios años en los que ha sido difícil de encontrar, ha vuelto a las librerías, lo cual es una magnífica noticia en ese cuasi desierto que es la producción literaria escéptica en español. El autor de Cosmos sabía, y tenía ganas y capacidad de comunicar. Nadie niega que cometiera errores -¿quién no lo hace?-; pero entre sus aciertos destaca haber conectado con el público y haber sido un divulgador comprometido que siempre plantó cara a la irracionalidad. Hasta el final.

Sagan habla en El mundo y sus demonios de todo: de la Atlántida, de las posesiones demoniacas, de la hipnosis, de los círculos de los sembrados, de la curación por la fe, del espiritismo, de la parapsicología, de la cara de Marte, de los ovnis… y del escepticismo, de su pasión por la ciencia y del peligro que supone la superstición para la democracia. Es un libro denso y magníficamente escrito, repleto de sólidos argumentos y de breves razonamientos que cuestionan la solidez de la lógica de los fabricantes de misterios.

“La idea de que Mr. Spock pueda ser un cruce entre ser humano y una forma de vida de evolución independiente en el planeta Vulcano es genéticamente mucho menos probable que cruzar con éxito un hombre y una alcachofa. La idea, sin embargo, sirve de precedente en la cultura popular a los híbridos extraterrestres-humanos que más tarde se convirtieron en una componente central de la historia de la abducción por extraterrestres”, explica Sagan. Me acordé de estas frases al escuchar algo parecido de boca del astrofísico cuando hace poco pasaba a DVD viejas grabaciones sobre ciencia y pseudociencia. La sentencia es lapidaria: demuestra la estupidez de los experimentos de hibridación entre humanos y extraterrestres que tan queridos son al sector más alienado de la ufología, y es un ejemplo que entiende cualquiera.

A veces, no hacen falta largos discursos sobre los problemas del viaje interplanetario o el extraño fenómeno que lleva a los marcianos a aterrizar siempre en lugares apartados, bastan dos frases bien razonadas para poner en evidencia lo disparatado de algunos presupuestos ufológicos. Y lo mismo ocurre con otras creencias que Carl Sagan desenmascara en este libro, una de esas joyas que no puede faltar en la biblioteca de ningún escéptico.

Sagan, Carl [1995]: El mundo y sus demonios. La ciencia como una luz en la oscuridad [The demon-haunted world]. Trad. de Dolors Udina. Editorial Planeta. Barcelona 2005. 493 páginas. 29 euros.

‘Spirit’ fotografía un ovni en Marte

Ovni marciano fotografiado por 'Spirit' en 2004. Foto: NASA.

Spirit, el todoterreno de la NASA que explora el cráter Gusev, fue hace unos días espectador de algo inesperado: un punto brillante que atravesaba el cielo marciano. Los científicos no saben qué originó la estela y especulan con que pudiera tratarse de un meteoro o de uno de los siete ingenios humanos fuera de servicio que orbitan el planeta rojo. Dado que cubre una distancia equivalente a 4 grados de arco en 15 segundos, los técnicos de la NASA creen que no es ni parte de las naves rusas Mars 2, Mars 3, Mars 5 y Phobos 2; ni de las estadounidenses Mariner 9 y Viking 1. Sólo quedaría la Viking 2, en órbita polar marciana desde el verano de 1976 y cuya velocidad y trayectoria Norte-Sur encajan con la del misterioso objeto. “¿Es la primera imagen de un meteoro en Marte o una foto de una nave enviada a otro mundo durante el amanecer de nuestro programa de exploración robótica? Podríamos no llegar a saberlo nunca, pero estamos buscando las claves”, ha dicho Mark Lemmon, miembro del equipo científico de los todoterrenos marcianos de la NASA.Publicado originalmente en el diario El Correo.

Los marcianos de Antonio Ribera

“Me gustaría hacer notar que las recientes misiones Mariner y Viking han demostrado más allá de toda duda razonable la existencia de una civilización marciana con un muy alto nivel tecnológico. Camuflar completamente, en un periodo de muy pocos años, el sistema planetario de canales es en sí mismo un extraordinario logro de ingeniería. Pero lo superan hazañas científicas como a) predecir los lugares de aterrizaje de las Viking y b) descontaminar las zonas implicadas con tal minuciosidad que haya sido eliminado todo rastro de materia orgánica. Comprendo que los célebres expertos Erich von Däniken y Charles Berlitzestén ahora compitiendo por presentar estas sensacionales conclusiones al mundo”. Cuando hace veinte años leí estas líneas de un afamado divulgador científico y autor de ciencia ficción, me sorprendieron; aunque no tanto como lo último que cayó en mis manos de Antonio Ribera (Barcelona, 1920-2001).

Entronizado al Olimpo de la ufología hispana desde que publicó El gran enigma de los platillos volantes en 1966, los numerosos dislates de Ribera fueron sistemáticamente ignorados por quienes se consideraban sus discípulos. El maestro tenía bula para afirmar que Ezequiel vio una nave extraterrestre, que alienígenas del planeta Ummo llevan varias décadas entre nosotros, que en la Prehistoria se disparaban balas, que hay doce regiones misteriosas como el triángulo de las Bermudas, que somos el producto de un experimento genético alienígena y que fue abducido por extraterrestres en su más tierna infancia. Si cualquiera de esas cosas la sostiene, por ejemplo, Juan José Benítez, la ufología seria no duda en calificarle de sensacionalista. Pero, a Ribera, no. Nada de eso se le echaba en cara. Así, uno de los patronos de la Fundación Anomalía, que aglutina a los representantes de la ufología crítica española, considera que Abducción (1998), el enésimo libro en el que volvía a contar las mismas historias -plagadas de medias verdades- de siempre sobre humanos secuestrados por extraterrestres, es un “interesante estudio, muy recomendable para iniciarse en la comprensión de este controvertido asunto”. Esa misma manga ancha hará que un muro de silencio se levante ante las últimas, por ahora, palabras del pionero de los ovnis en España centradas en una obsesión marciana que le viene de antiguo.

Antonio Ribera defendió durante décadas la idea de que los ovnis proceden de Marte y de que las épocas de mayor número de observaciones -de oleadas, en jerga platillista- se corresponden con las de mayor proximidad entre el planeta rojo y la Tierra. La teoría la formuló por primera vez el ufólogo gallego Óscar Rey Brea en 1954, pero el autor catalán la asumió como propia y acabó conviertiéndose en su principal abanderado. El tiempo ha demostrado que las oleadas de ovnis no tienen nada que ver con la distancia que separa a Marte de nuestro planeta, y que tampoco hay ni ha habido una civilización marciana como la que defendían hace medio siglo Ribera y otros ufólogos de su generación. Claro que eso no ha servido para que el maestro despierte de la ensoñación en la que se sumió a mediados de la pasada centuria. Es más, tras la lectura de un libro de Graham Hancock, el Von Däniken de los años 90, Ribera ahondó en su particular sueño de la razón.

El enigma de Clavius

Así, en el artículo que firmó en el número de marzo de 2001 de la revista Karma.7, recordaba un episodio que uno creía perdido en el baúl de los recuerdos y que contó por primera vez en El gran enigma de los platillos volantes. En 1965, Ribera se sorprendió ante una imagen del planeta rojo tomada por la Mariner 4. La foto correspondía al cráter Mariner, de 151 kilómetros de diámetro y situado en las inmediaciones de la fosa Sirenum, en el hemisferio sur marciano. “Yo había visto con anterioridad aquella imagen. Luego recordé cuándo y dónde: en un atlas de Astronomía, y representaba el gran circo Clavius, de la Luna”, rememora. El ufólogo pidió entonces a Josep M. Oliver, presidente hoy en día de la Agrupación Astronómica de Sabadell, que le ayudará a realizar un estudio comparativo de ambos paisajes. Fruto de esa colaboración fue un texto en el que destacaban la extraordinaria similitud entre el cráter lunar y el marciano. La comunicación que Ribera y Oliver presentaron en la Segunda Semana Astronáutica Nacional, celebrada en Barcelona en 1966, concluye desechando que estemos ante una simple coincidencia: “Abrigamos la viva sospecha de que no es éste el caso, y de que la explicación es muy otra, incluso descartando la hipótesis -inadmisible- de fraude. Quizás únicamente el envío de astronaves tripuladas a Marte consiga resolver el misterio. Pues misterio hay”. ¿Lo hay

Ribera sostuvo hasta el final que sí. “Hallamos -escribía más de tres décadas después en Karma.7 respecto a las similitudes entre ambos paisajes- nada menos que 32 concordancias, lo cual quería decir que sólo había una posibilidad de concordancia entre 2.128 (seguida de 56 ceros) agrupamientos posibles de dichas características topográficas”. Quizá tenga en mente la tercera de las posibles explicaciones que le dio en una carta Aimé Michel, el patriarca de la ufología francesa: que alguien “se divirtió reproduciendo sobre un astro el paisaje de otro astro”. Y no hace falta que precisemos quién es ese alguien: píntenlo de verde, pónganle antenas y móntenlo en un utilitario volante con forma de platillo. Pero ¿qué piensa, y pensaba en la época, Josep M. Oliver, a quien el ufólogo ibérico pone poco menos que como avalista de la autenticidad del misterio? “Mi opinión sobre la similitud entre las dos fotografías es ahora la misma que entonces: una curiosa casualidad, y nada más”, me indicó el presidente de la Agrupación Astronómica de Sabadell el 8 de marzo de 2001. Oliver añadió que su participación en el estudio “consistió en realizar los dibujos, ya que profesionalmente soy diseñador gráfico e ilustrador”, que considera el parecido entre ambos paisajes algo “curioso” y que, además de no compartir la tesis de su amigo Ribera, el cálculo de probabilidades -que corrió a cargo de una tercera persona- “es erróneo, ya que está mal planteado”. Así pues, de misterio nada.

Como no tiene nada de enigmático el hecho de que muchas expediciones a Marte se hayan saldado en sonados fracasos. De las treinta misiones enviadas al planeta rojo desde 1960, menos de un tercio puede considerarse un éxito, recordaba hace tres años Ed Weiler, administrador adjunto para Ciencias del Espacio de la NASA. Sinceramente, si hay algo que a muchos nos sorprende es la capacidad del ser humano para enviar un ingenio producto de su tecnología hasta un mundo que se encuentra, en el mejor de los casos, a más de 55 millones de kilómetros de la Tierra. A Ribera, sin embargo, le sorprende lo contrario. “Marte es el planeta que ha suprimido más sondas rusas o americanas enviadas a su superficie o sus satélites”, dice.

Como prueba de esa malévola intencionalidad del vecino planeta, de esa perseverancia marciana por frustrar los intentos de exploración humana, cita el caso de la Fobos 2, “destruida mientras procesaba imágenes de Fobos. La última imagen que envió a la base fue la de una enorme y desconcertante sombra elíptica, de varios kilómetros de longitud, sobre la superficie marciana”. Ceba así el falso misterio de que la sonda fue derribada por una nave extraterrestre a la que correspondería la sombra, que en realidad es una deformada del satélite Fobos, como explicó en su momento Alexandr Selivanov, uno de los científicos del proyecto. Pero, claro, la verdad no es algo que vaya a estropear un buen misterio al padre de la ufología española, que, para su penúltimo golpe de efecto, recurre a El misterio de Marte (1998), libro de Graham Hancock, a quien presenta como un “gran divulgador científico americano”. Se trata, obviamente, de un curioso americano, ya que Hancock nació en Edimburgo (Escocia), pasó parte de su infancia en India y luego regresó al Reino Unido, donde vive en la actualidad. Respecto a su categoría como divulgador científico, también hay quien piensa que Campo de batalla: la Tierra -el engendro de John Travolta a mayor gloria del sectario L. Ronald Hubbard– es una gran película.

¿Somos marcianos?

Ribera asumía, siguiendo la estela de autor americano, que “hace unos 10.000 años parece ser que tres gigantescos asteroides colisionaron con una cara de Marte, lo cual provocó una verdadera catástrofe cósmica”. A partir de ahí, monta una película increíble con el fin de que encajen en un mismo puzle todas las piezas imaginadas por los autores pseudocientíficos sobre el planeta rojo. Nos dice que, hasta ese momento, Marte había sido un mundo con “una abundante vida entre la que se contaba una vida humana” que construyó, entre otras cosas, la esfinge y las pirámides de Cydonia, monumentos que desaparecieron misteriosamente cuando la Mars Global Surveyor cartografió la región. Me queda la duda de si también esa civilización fue la autora de la figura de la rana Gustavo de la región de Alba Patera. Una imagen sobrecogedora en tanto que daría la razón a quienes defienden desde hace décadas la existencia de pequeños marcianos verdes. El ufólogo catalán cree que sus imaginados vecinos del planeta rojo vieron venir la cósmica pedrada y se prepararon para poner pies en polvorosa. Dice que “crearon grandes refugios subterráneos, que permitieron a una minoría sobrevivir… y trasladarse más tarde al planeta azul”. A juicio de Ribera, “esto podría explicar” los orígenes de la civilización egipcia, que “parece importada, según me comentó un día Thor Heyerdahl“, el mismo aventurero nórdico que promocionó un fraudulento parque arqueológico en Tenerife -el de las pirámides de Güímar– argumentando que los monumentos piramidales de ambos lados del Atlántico datan de la misma época. Es una pena que los neandertales desaparecieran antes de la pretendida llegada de los marcianos, porque, si no, Ribera podía haber culpado a los emigrantes alienígenas de su extinción.

Asteroides, extraterrestres, catástrofes cósmicas, desapariciones misteriosas de sondas-robot, migraciones interplanetarias… Que lo que dijera respondiera o no a la realidad fue, durante décadas, lo de menos para el considerado padre de la ufología española. (Así se explica por qué le ha salido la hija cómo le ha salido.) Sin embargo, por si no era bastante con las fantasías marcianas, Ribera añadió al final de su columna de hace tres años: “¿Sabe el lector que en estos mismos momentos un asteroide, llamado Eros, del tamaño de la isla de Menorca, se dirige en rumbo de colisión hacia la Tierra?”. Sobrecogedor, ¿verdad? ¿Lo sabía usted? Yo no. Pero tampoco me preocupa. Se trata sólo de una falsedad más en una página repleta de ellas. Por ahora, no seguiremos los pasos de los dinosaurios. Eros, en el que el 12 de febrero de 2001 se posó la sonda Near-Shoemaker -si decimos aterrizó, alunizó y amartizó, ¿no habría que decir en este caso erotizó?-, no va a chocar contra nuestro planeta. Quizás a Ribera se lo hayan contado los marcianos o quizá con esta página de Karma.7 haya querido tomar el pelo a sus lectores. Como Arthur C. Clarke cuando en 1978 publicó, como carta al director en The Skeptical Inquirer, la chanza sobre Marte y las sondas robot Mariner y Viking reproducida al principio de estas líneas. Años después de la broma del autor de 2001, una odisea del espacio, Enrique de Vicente esgrimió ante mí la misiva de Clarke como prueba de que el padre de HAL 9000 creía en una cuasi todopoderosa civilización marciana. Cuando le saqué de su error, el rostro del actual director de Año Cero demudó. Me gustaría que Ribera hubiera hecho lo mismo que Clarke con su artículo titulado “El misterio de Marte”; pero no fue así.

Publicado originalmente en El Escéptico.

Obsesión marciana

Millones de españoles vieron, el 13 de febrero de 1983, cómo algo se movía bajo las arenas de Marte junto a una nave espacial humana que había aterrizado en el planeta rojo en 1962. Eran los tiempos de la televisión única y, en el segundo canal de Televisión Española (TVE), Fernando Jiménez del Oso emitía aquel domingo un extraño documental dentro de La Puerta del Misterio. Se titulaba Alternativa 3. Con formato de reportaje de investigación, contaba una historia inquietante, salpimentada con declaraciones de científicos y astronautas. Ante una inminente catástrofe medioambiental, Estados Unidos y la Unión Soviética planeaban evacuar a un grupo de elegidos a Marte, mundo que el hombre había pisado en 1962 y en el cual se había encontrado vida. Los miles de personas que desaparecían cada año en la Tierra eran secuestradas para trabajar como esclavas en la cara oculta de la Luna.

Alternativa 3 ha sido uno de los últimos síntomas de una pasión marciana que se desató cuando Percival Lowell creyó ver en el mundo vecino una red de canales. De una acomodada familia de Nueva Inglaterra (EE UU), el astrónomo aficionado levantó en 1894 un observatorio en Flagstaff (Arizona) y dedicó quince años a cartografiar el planeta. Creía que sus habitantes luchaban por la supervivencia en un Marte que agonizaba -como la Tierra de Alternativa 3– y habían construido las acequias para transportar el agua de los polos al resto de su mundo. Lowell popularizó la idea de la moribunda civilización alienígena en tres libros: Mars (1895), Mars and its canals (1906) y Mars as the abode of life (1908).

La civilización

Percival Lowell, en 1900, mirando por su telescopio de 24 pulgadas.“La obsesión por Marte nace con las primeras observaciones telescópicas del siglo XIX, cuando se ven nubes amarillas, casquetes polares y manchas que sufren cambios estacionales”, explica Agustín Sánchez Lavega, planetólogo de la Universidad del País Vasco. Las manchas cambiantes se interpretaron como vegetación -“en realidad, se trataba de movimientos de arena”- y el planeta rojo fue tomando la apariencia de un hermano pequeño de la Tierra, con un periodo rotacional similar -el día tiene 37 minutos más que el terrestre- y una inclinación del eje muy parecida. “Ahí se empezó a cimentar la mitología marciana”, indica el astrofísico vasco.

El público de finales del siglo XIX sabía de las maravillas de la ingeniería. El canal de Suez se había inaugurado en 1869, el de Corinto en 1893 y las obras del de Panamá habían empezado en 1880, y le resultaba verosímil que una cultura más avanzada acometiera un proyecto de dimensiones planetarias. Sin embargo, la mayoría de los astrónomos rechazaba la existencia de los canales marcianos. No los veía. Ahora, sabemos que nacieron de la búsqueda, por parte del cerebro humano, de patrones donde no los hay. En este caso, en las manchas estacionales de Marte.

Lowell estaba convencido de que había gigantescas conducciones de agua a cielo abierto y, por eso, las veía. Como apunta Carl Sagan en Cosmos (1980), las acequias marcianas fueron obra de una inteligencia, pero estaba a este lado del telescopio de 24 pulgadas. “De la historia de los canales -imposibles de fotografiar con el instrumental de entonces-, lo que parece que se llegó a ver es Valles Marineris, una fractura geológica de 4.000 kilómetros de longitud y hasta 7 de profundidad”, puntualiza Sánchez Lavega. Valles Marineris es un accidente geográfico del tamaño de Estados Unidos.

La invasión

Los marcianos llegaron a la Tierra en La guerra de los mundos (1897), de Herbert G. Wells. Los trípodes alienígenas del novelista inglés no tenían nada que ver con los pacíficos ingenieros de Percival Lowell: protagonizaron la primera invasión extraterrestre de la Historia, que Hollywood recientemente ha recreado en Independence day (1996) y Señales (2002). “Wells estaba al día de las noticias sobre Marte y los canales”, señala el crítico y escritor de ciencia ficción Miquel Barceló. Cuarenta años más tarde, millones de norteamericanos sobrevivieron a la invasión cuando Orson Welles y el Mercury Theatre radiaron, el 30 de octubre de 1938, una dramatización de La guerra de los mundos.

Orson Welles, durante la emisión de 'La guerra de los mundos'.Marte era, a principios del siglo pasado, el hogar de una civilización con la que se intentaba establecer contacto. El físico serbio Nikola Tesla anunció en 1901 que su detector de Colorado Springs había captado señales de radio cuyo origen podía estar en Venus o Marte y, en los años 20, el italiano Guglielmo Marconi, inventor de la radio, dijo haber recibido emisiones del planeta rojo. El convencimiento era tal que el Ejército de EE UU montó una operación de escucha durante el verano de 1924 en coincidencia con el momento de mayor proximidad de Marte desde 1804. No se pretendía mandar un mensaje -los emisores de la época no eran lo suficientemente potentes-, sino captarlo. No hubo éxito.

La primera sonda que sobrevoló el planeta, la Mariner 4 de la NASA, descubrió en 1965 un mundo muerto. Las veintiún fotografías que transmitió a la Tierra retrataban un Marte desértico, repleto de cráteres y de lo que parecían cauces secos. No fluía el agua, ni parecía que hubiera canales ni vida inteligente, y los seguidores de los platillos volantes -que habían irrumpido en escena en 1947 y a los que algunos atribuían origen marciano- tuvieron que llevar la base de los visitantes más lejos. “Es la Mariner 9, en 1971, la que manda por fin imágenes que borran los canales de Lowell”, recuerda Sánchez Lavega. La información enviada por las naves robot acaba con unos mitos, pero surgen otros.

Las ruinas

La cara de Marte fotografiada por la 'Viking 1' en 1976 y por la 'Mars Global Surveyor' en 2001. Fotos: NASA.Una fotografía hecha por el orbitador de la Viking 1 ha sido, durante más de un cuarto de siglo, esgrimida como la mejor prueba de la existencia de una antigua civilización marciana. Tomada desde 1.873 kilómetros de altura el 25 de julio de 1976, en la imagen se ve lo que parece un rostro humano en Cydonia. Está en una región en la que parece que también hay pirámides y otras ruinas. La esfinge fue fotografiada el 8 de abril de 2001 por la Mars Global Surveyor’, cuya cámara es más potente que la del Viking 1, y el misterio se esfumó: allí no hay más que una meseta. “Lo de la cara y las pirámides es lo mismo que lo de los canales”, concluye Sánchez Lavega.

Hay quienes hoy en día identifican, en las imágenes tomadas en 1997 por la Mars Pathfinder en Ares Vallis, animales, columnas, grabados, máscaras… La NASA estaría ocultando información. El principal promotor de esta idea es el escritor Richard Hoagland, quien considera la cara de Cydonia parte de un gran complejo arquitectónico. Curiosamente, la agencia espacial estadounidense ha puesto todas esas fotos en Internet -nunca las ha escondido- y únicamente Hoagland y sus seguidores ven en ellas cosas raras.

“Por supuesto, Alternativa 3 -el documental de televisión y el libro- fue una broma, una farsa”, admitió Nick Austin, responsable de Sphere Books que contrató en 1977 la edición del libro, en la revista Fortean Times hace cuatro años. En un extenso reportaje, desvelaba cómo el espacio iba a emitirse el 1 de abril de 1977 -Día de los Inocentes en el mundo anglosajón-, pero tuvo que posponerse, identificaba a los actores y se sorprendía de que haya quien crea que en la historia hay algo cierto, como mantienen algunos ufólogos. “La idea de una conspiración podía haberme atraído a los 15 años, pero no ahora. ¿Cómo se consigue que tanta gente guarde silencio? Las conspiraciones de ese tipo se deben a las visiones de cuatro iluminados y de cuatro aprovechados”, sentencia Barceló.


Ufólogos en el planeta rojo

Kenneth Arnold, un hombre de negocios estadounidense, vio en junio de 1947 nueve objetos que no supo identificar cuando volaba en su avioneta en el estado de Washington. Habían aparecido los platillos volantes y Marte fue pronto señalado como su origen. El primer humano que aseguró haber hablado con un tripulante de esas naves fue George Adamski, un cocinero de un puesto de hamburguesas de monte Palomar. Ocurrió en 1952 y su interlocutor se llamaba Orthon. Las fotos de tapas de aspiradora hechas por Adamski todavía se incluyen en los libros sobre ovnis como correspondientes a naves alienígenas.

El ufólogo gallego Óscar Rey Brea dijo en 1954 que había descubierto una correlación entre las apariciones de platillos volantes y las épocas de mayor proximidad de Marte y la Tierra. Esta teoría fue asumida por el catalán Antonio Ribera y otros aficionados a los ovnis para los cuales los marcianos viajaban a nuestro planeta cuando ambos mundos se encontraban cercanos, una vez cada veintiséis meses. Tras la llegada a Marte de las primeras sondas, los extraterrestres se trasladaron hasta donde nadie ha llegado jamás.

LOS MÁS GAMBERROS. Los marcianos de Tim Burton no dejaron títere con cabeza.


Pequeños hombres verdes

Los violentos invasores de Herbert. G. Wells se transmutaron a mediados del siglo XX en las víctimas de las Crónicas marcianas (1950), de Ray Bradbury, en las cuales los habitantes del planeta rojo sucumben ante la llegada del hombre. “La de Bradbury es una obra poética sobre el trato con el diferente”, indica Miquel Barceló, experto en ciencia ficción y catedrático de Informática de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Edgar Rice Burroughs, el padre de Tarzán, escribió varias novelas ambientadas en el planeta rojo. En Una princesa de Marte (1911), habla de “los hombres verdes de Marte”. Se asume habitualmente que ése es el origen de los pequeños hombres verdes que, en la cultura popular, se identifican con los extraterrestres por excelencia y, en la ciencia ficción, con los más molestos alienígenas.

En Marciano, vete a casa (1955), una novela de Fredric Brown, mil millones de chismosos y gamberros visitantes aparecen de repente en nuestro planeta para hacer judiadas a todo aquél que se cruza en su camino. Son pequeños hombres verdes, como los protagonistas de Mars attacks (1996), película que sirve a Tim Burton para hacer una despiadada crítica de la sociedad estadounidense, ridiculizando como pocas veces a los inquilinos de la Casa Blanca.


Marte humano

El hombre se ha adaptado a Marte con diferentes estrategias: en Homo plus (1977), de Frederik Pohl, transforma su cuerpo para sobrevivir; en la trilogía Marte rojo (1993), Marte verde (1994) y Marte azul (1996), Kim Stanley Robinson cambia el planeta; y, en Marte se mueve (1993), máquinas moleculares ayudan al ser humano a sobrevivir en un entorno hostil. “Mucha gente ha puesto historias en Marte en estos últimos años”, dice Barceló, para quien Misión a Marte (2000), de Brian de Palma, es una película “muy digna”.

El planetólogo Agustín Sánchez Lavega cree que la exploración intensiva de Marte llevará décadas. Sin embargo, algunos de los enigmas científicos puede que empiecen a resolverse pronto gracias a misiones como la europea Mars Express, que llega al mundo vecino mañana. “La ciencia ficción tendrá que llevarse la frontera a otra parte”, advierte Barceló. Habrá otros planetas, pero no serán Marte.

Publicado originalmente en el diario El Correo.

Colonias secretas en un Marte de película

Si la invasión alienígena de Orson Welles demostró en 1938 que la creencia en visitantes extraterrestres estaba latente en la sociedad estadounidense mucho antes del avistamiento ovni de Kenneth Arnold, Anglia TV se adelantó en casi dos décadas a la paranoia conspiracionista que con tanto éxito explota Expediente X. Al igual que de las sesiones de radioteatro del autor de Ciudadano Kane sólo se recuerda La guerra de los mundos, de la serie Informe Científico de la ITV británica sólo ha sobrevivido Alternativa 3. No es para menos.

El documental de 1977 revela cómo el ser humano tiene los días contados sobre la Tierra a causa del deterioro medioambiental; las grandes potencias lo saben y trabajan desde hace décadas en colaboración para habilitar una colonia humana en Marte que acogerá a lo mejor de lo mejor; y las personas que desaparecen a diario en cualquier lugar del planeta son utilizadas como esclavas en una base en la cara oculta de la Luna. Todo ello, aderezado con entrevistas a científicos, astronautas y expertos en política internacional, así como con un vídeo del primer amartizaje ruso-americano, fechado en 1962 y en el que se ve un Marte de cielo azul bajo cuya arena se mueve algo vivo.

La fiebre de Alternativa 3 llegó a España en 1983 de la mano de Fernando Jiménez del Oso, quien incluyó el documental en su programa La Puerta del Misterio. Ésa fue la última emisión de la temporada, lo que rodeó al documental de una mayor aura enigmática a pesar de las numerosas evidencias en contra de su autenticidad, desde el color del cielo marciano hasta las apariciones de astronautas y científicos inexistentes.

La puntilla definitiva al fenómeno de Alternativa 3 la dio Nick Austin, el responsable de Sphere Books que contrató la edición posterior del libro del mismo nombre, en el número de abril de 1999 de la revista Fortean Times. “Por supuesto, Alternativa 3 -el documental de televisión y el libro- fue una broma, una farsa”, sentencia Austin, quien, en un extenso reportaje, desvela la historia real -el espacio iba a emitirse en el 1 de abril, Día de los Inocentes en el mundo anglosajón, pero tuvo que posponerse al 20 de junio-, identifica a los actores y no deja de mostrar su sorpresa por la pervivencia del mito. Inexplicable si tenemos en cuenta que los autores de la trama y la productora han repetido hasta la saciedad desde 1977 que Alternativa 3 se concibió como inocentada.

Publicado originalmente en Muy Especial.