Mariló Montero

Oprah Winfrey, promotora de los antivacunas y las pseudoterapias

Oprah Winfrey en Miami, en su tour ’The Life You Want’, en octubre de 2014. Foto: aphrodite-in-nyc.Oprah Winfrey se ha convertido con su discurso en la entrega de los Globos de Oro, al recibir el premio Cecil B. DeMille, en la gran esperanza de los demócratas en su intento por recuperar la Casa Blanca en 2020. O, al menos, así se ha interpretado en muchos medios la acogida a su alegato contra el acoso sexual, en el que homenajeó a todas las mujeres que lo han padecido y del que recordó que es un fenómeno que “trasciende a cualquier cultura, lugar, raza, religión, política o espacio de trabajo”. Su intervención, unánimemente aplaudida, parece haberla puesto en la antesala del Despacho Oval: una multimillonaria estrella televisiva como alternativa a un multimillonario empresario acosador y populista.

Puede que Winfrey fuera menos mala que Trump, pero santa Oprah -solo ha faltado la beatificación en las semblanzas que de ella han hecho varias televisiones españolas- es también muy peligrosa. “Cuando Oprah habla, todo el mundo se para y escucha”, dijo Reese Witherspoon al presentarla en la gala de los Globos de Oro. Por desgracia, Winfrey ha usado demasiadas veces esa capacidad de cautivar al público para promocionar la anticiencia. “Desafortunadamente, parte de la ecuación de Oprah para el éxito ha consistido en la promoción de la charlatanería y la Nueva Era”, indica el oncólogo David Gorski. Es “una de las fuerzas más poderosas en Estados Unidos a la hora de socavar el pensamiento crítico y la medicina basada en la ciencia”, coincide el pediatra Vincent Iannelli. Veamos dos ejemplos de la peor Oprah.

Fue en The Oprah Winfrey show donde hace diez años Jenny McCarthy, famosa por haber posado desnuda para Playboy, y su exnovio Jim Carrey difundieron la histeria antivacunas a los cuatro vientos con el apoyo de la ahora alabada comunicadora. McCarthy sostenía que su hijo Evan, nacido en 2002, era autista por culpa de la vacuna triple vírica, aunque en realidad el niño nunca ha sufrido ese trastorno. El respaldo entusiasta de Winfrey, que destacaba que al pequeño le iban muy bien contra el autismo “una dieta estricta y suplementos vitamínicos”, ayudó a que descendieran las tasas de vacunación en Estados Unidos, con el consiguiente avance del sarampión y otras enfermedades infecciosas evitables.

Otro de los protegidos de la estrella de la tele ha sido Mehmet Cengiz Öz, conocido como doctor Oz, un cirujano cardiotorácico que fue durante cinco temporadas el médico experto de The Oprah Winfrey show. Öz defendió ante la millonaria audiencia del programa la efectividad de la homeopatía y de las llamadas terapias energéticas, además de la oración. Casado con una maestra de reiki, ya en su propio programa, The Dr. Oz show, presentó en 2012 las pseudoterapias para curar la homosexualidad. Como no podía ser menos, también vende productos milagrosos para adelgazar.

Vale, hay un acosador anticientífico en la Casa Blanca y a todos nos convendría que no siguiera ahí, pero, por favor, amigos estadounidenses, no lo sustituyan por otro anticientífico, aunque sea mujer, negra y encante a Hollywood. “Seguir los consejos de salud de Oprah podría hacerte enfermar”, advertía la revista Newsweek en 2009, cuando 40 millones de personas veían su programa semanal. Ha llegado a promocionar hasta a un cirujano psíquico, Juan de Dios, un estafador que simula operar sin bisturí, sin anestesia y sin dolor, sin dejar cicatriz y extrayendo del cuerpo lo que haga falta. Salvando las distancias, me imagino a Javier Cárdenas o Mariló Montero en La Moncloa y me echo a temblar.

Mariló Montero, limones y cáncer: breve historia de una manipulación periodística

Mariló Montero está muy molesta. Asegura que nunca ha dicho en La mañana de La 1 que el aroma de limón previene el cáncer. “Es una manipulación política, porque quien me acusa lo está haciendo con una mentira y lo sabe”, ha contado a El Mundo. “Yo nunca he dicho que el limón cure el cáncer. Os lo habéis inventado. Quiero dejar claro que no rectifico, sino que me ratifico”, se quejó hace unos días en Vertele!.

Mariló Montero, con el limón anticáncer en su programa. Recordemos, según los manipuladores -éste que escribe incluido-, la conductora de La mañana dijo el 21 de enero que “el aroma de limón puede prevenir el cáncer” y se reafirmó en el disparate el 6 de febrero. La Organización Médica Colegial (OMC) pidió el 12 de febrero a TVE que “conmine a la presentadora para que se abstenga en lo sucesivo de hacer afirmaciones banales en asuntos relacionados con la salud” porque “el pasado día 21 de enero aseguró que el olor del limón previene el cáncer”. El 18 de febrero, la dirección de Saber vivir, espacio de La mañana donde la presentadora había vinculado limones y cáncer según los manipuladores, admitió que erró al “aconsejar la práctica de la aromaterapia como vía para la prevención del cáncer” y adujo que, aún así, sus expertos en medicina son buenos, cuando son precisamente el problema. Y, al día siguiente, la dirección de TVE quiso “dejar patente su total apoyo a Mariló Montero, a quien considera una excelente profesional, y zanjar de este modo cualquier polémica al respecto.

Es verdad que Montero no dijo que oler un limón cure el cáncer. Es más, que yo sepa, nadie ha dicho que dijera eso. Sin embargo, es mentira que la conductora de La mañana nunca dijera que “el aroma de limón puede prevenir el cáncer”. No me crean. Comprueben ustedes en el siguiente vídeo quién está distorsionando la realidad y tiene que disculparse.

TVE muestra su “total apoyo” a Mariló Montero

TVE acaba de hacer público en su web un comunicado que dice:

La dirección de TVE quiere dejar patente su total apoyo a Mariló Montero, a quien considera una excelente profesional, y zanjar de este modo cualquier polémica al respecto.

No importa que la Organización Médica Colegial (OMC) haya pedido a TVE que impida a Mariló Montero hacer “afirmaciones banales” sobre asuntos de salud -como que el olor del limón previene del cáncer y que el alma de un donante de órganos pasa a los receptores de esos órganos-, la dirección del ente público apoya totalmente a la presentadora en sus estupideces. Ya ayer dejaron claro los responsables de La mañana de La 1 que las bobadas anticientíficas que difunden la periodista y sus colaboradores cuentan con la bendición los expertos del programa, profesionales de indudable ineptitud a tenor de lo visto. Hoy, los máximos responsables de TVE han zanjado el asunto: apuestan abiertamente por la incultura, la superstición y la anticiencia en materia de salud. ¡Qué pena!

‘Saber vivir’ y la pseudociencia: el problema son los expertos

Mariló Montero, con un limón en su programa.TVE acaba de mandar un comunicado en el que la dirección de Saber vivir, espacio del programa La mañana de La 1, admite que erró al recomendar Mariló Montero el olor del limón como medio para la prevención del cáncer. “Saber vivir no puede ni debe aconsejar la práctica de la aromaterapia como vía para la prevención del cáncer, ni de cualquier otra técnica o terapia que no esté avalada por las organizaciones médicas del ámbito de la oncología en nuestro país”, dice la nota, emitida a raíz de que la Organización Médica Colegial (OMC) pidió hace unos días a TVE que conmine a Montero a “que se abstenga en lo sucesivo de hacer afirmaciones banales en asuntos relacionados con la salud”.

Los responsables de TVE aseguran que “todos los consejos o recomendaciones de carácter médico o sanitario son prescritos siempre por los médicos del programa, tanto los que participan en directo en el plató como los que intervienen grabados en vídeo” y que “todos los médicos participantes están debidamente titulados y con acreditada experiencia clínica. Cuando corresponde, por la naturaleza del contenido, los mensajes sanitarios son complementados por otros profesionales también titulados como farmacéuticos, fisioterapeutas, dietistas o psicólogos clínicos, entre otros especialistas”. Tras ello, dicen que la noticia “sobre el aroma de cítrico y su posible efecto en células tumorales de laboratorio” estaba “basada en un estudio desarrollado y publicado por la Universidad del Ruhr (Alemania)”, e intentan justificar su falta de rigor. “Su titular periodístico [el de las noticias de salud] puede resultar más o menos llamativo, pero es nuestro deber profesional abordarla con rigor y permitir que sean los médicos quienes ofrezcan el correspondiente consejo o recomendación en el ámbito de la educación sanitaria. Es literalmente la función que tienen y cumplen los médicos de Saber vivir desde la primera emisión de este espacio de salud”, que, recuerdan, lleva diecinueve temporadas en antena.

Muy bonito, pero no va a servir para nada porque el problema son los expertos de cabecera de La mañana de La 1, entre quienes hay farmacéuticos homeópatas -un oxímoron en toda regla- como Pilar León y, por lo visto, médicos simpatizantes de tonterías varias. Porque el episodio del olor de limón y el cáncer no es un episodio aislado en Saber vivir, un espacio en el cual se suele recomendar al público que recurra a la homeopatía, la acupuntura, la osteopatía y otras prácticas de efectividad nunca demostrada. Así, por ejemplo, el 2 de enero Gualberto Díaz, homeópata y director medico de Laboratorios Boiron, y León promocionaron en la homeopatía contra los catarros y la gripe. ¿Díaz está titulado? Seguramente, sí. ¿León? También. No dudo de que lo estén todos los asesores médicos de Saber vivir, pero es que la titulación, en contra de lo que mantienen los responsables del programa, no garantiza nada.

La idoneidad de un experto no depende de su título académico. Se puede ser matemático y geocentrista; historiador y dar credito a los relatos de astronautas en el Antigüedad; físico y espiritista; periodista científico y tragarse las trolas de los llamados periodistas del misterio; farmacéutico, como Pilar León, y vender que la homeopatía funciona. Si uno tiene buenos asesores, podrá hacer un buen trabajo. Si los tiene malos, como es el caso de La mañana, hará siempre un mal trabajo.

Comunicado de TVE

En Saber vivir, uno de los espacios de salud de Televisión Española, todos los consejos o recomendaciones de carácter médico o sanitario son prescritos siempre por los médicos del programa, tanto los que participan en directo en el plató como los que intervienen grabados en vídeo.

Todos los médicos participantes están debidamente titulados y con acreditada experiencia clínica. Cuando corresponde, por la naturaleza del contenido, los mensajes sanitarios son complementados por otros profesionales también titulados como farmacéuticos, fisioterapeutas, dietistas o psicólogos clínicos, entre otros especialistas.

Los consejos o recomendaciones relativos al cáncer obedecen al mismo criterio que todas las demás enfermedades. Son los médicos quienes ofrecen cualquier tipo de consejo o recomendación para la prevención y el tratamiento del cáncer, de acuerdo con lo científicamente establecido por las principales organizaciones y sociedades médicas en el ámbito de la oncología.

En ese sentido, Saber vivir no puede ni debe aconsejar la práctica de la aromaterapia como vía para la prevención del cáncer, ni de cualquier otra técnica o terapia que no esté avalada por las organizaciones médicas del ámbito de la oncología en nuestro país.

Se hace necesario aclarar este hecho tras la difusión en Saber vivir de una noticia sobre el aroma de cítrico y su posible efecto en células tumorales de laboratorio, basada en un estudio desarrollado y publicado por la Universidad del Ruhr (Alemania).

En sus diecinueve temporadas en antena, Saber vivir, que se emite dentro de La mañana, ha difundido más de 8.000 noticias de salud. La mayoría de ellas proceden (como es el caso) de investigaciones, proyectos o ensayos realizados por universidades, instituciones o sociedades científicas. Su titular periodístico puede resultar más o menos llamativo, pero es nuestro deber profesional abordarla con rigor y permitir que sean los médicos quienes ofrezcan el correspondiente consejo o recomendación en el ámbito de la educación sanitaria. Es literalmente la función que tienen y cumplen los médicos de Saber vivir desde la primera emisión de este espacio de salud.

Saber vivir agradece el especial interés social e institucional que recientemente ha despertado su labor informativa. Es una llamada de atención que nos recuerda la necesidad de informar siempre con el mayor rigor posible. Así se ha venido haciendo en las 4.000 emisiones en antena que va a cumplir el espacio. Y como prueba de su cumplimiento, Saber vivir ha sido reconocido hasta la fecha con más de 60 premios otorgados por las más importantes instituciones médicas y científicas de España.

Saber vivir agradece la confianza depositada por la sociedad en este espacio de RTVE, y reitera una vez más su firme voluntad de continuar empleando el medio televisivo para la noble misión de informar y formar a la población en un estilo de vida más saludable, y poniendo a disposición de los médicos este canal de comunicación para que puedan seguir difundiendo sus mejores logros profesionales en beneficio de todos los ciudadanos.

La OMC pide a TVE que impida a Mariló Montero hacer “afirmaciones banales” sobre asuntos de salud

Mariló Montero, con un limón en su programa.

La Organización Médica Colegial (OMC) ha pedido a TVE, en una carta abierta, que conmine a Mariló Montero a “que se abstenga en lo sucesivo de hacer afirmaciones banales en asuntos relacionados con la salud”, después de las dos intervenciones -el 21 de enero y el 6 de febrero- en las que defendió que el olor del limón previene el cáncer. La OMC recuerda que esa afirmación carece de base científica y considera lo que hizo la presentadora una frivolidad impropia de la televisión pública, “que lo único que provoca es inquietud y sufrimiento a las personas que padecen este tipo de enfermedad”. El programa La mañana, de La 1, hace habitualmente publicidad de todo tipo de pseudoterapias. No es la primera vez que Mariló Montero juega con la salud. En octubre de 2012, Montero puso en cuestión trasplantes de órganos porque el posible donante era un asesino y podía pasar su alma a los receptores.

Mi más sincera felicitación a la OMC por dejar las cosas claras en el comunicado que reproduzco seguidamente:

Ante la situación provocada por las declaraciones de la presentadora de La mañana de La 1 de TVE, Mariló Montero, quien el pasado día 21 de enero aseguró que el olor del limón previene el cáncer, la Organización Médica Colegial (OMC) quiere expresar su más enérgica queja por semejante afirmación sin base científica firme, que lo único que provoca es inquietud y sufrimiento a las personas que padecen este tipo de enfermedad.

Consideramos que no se puede frivolizar sobre un tema tan sensible como el cáncer y menos en la televisión pública que debe ser rigurosa en temas de salud y debe contar con opiniones fundamentadas por expertos sobre el tema en cuestión.

La reafirmación de la presentadora, realizada el pasado día 6 de febrero, sobre la hipótesis de que el olor del limón previene el cáncer, basándose en un estudio según el cual un componente del limón podría inhibir el crecimiento de células cancerosas en cultivos de laboratorio, pero del que no se han realizado pruebas en animales ni, por supuesto, ensayos clínicos, no hace más que empeorar la situación para muchas personas angustiadas y deja en evidencia, una vez más, la frivolidad de su afirmación.

Por ello, rogamos que la TVE deje claro a los espectadores que, hoy por hoy, no existen evidencia científica de que el olor del limón prevenga el cáncer. Y conmine a la presentadora para que se abstenga en lo sucesivo de hacer afirmaciones banales en asuntos relacionados con la salud.