José María Íñigo

No, José María Íñigo, el FBI no ha reconocido que se encontraran extraterrestres en Roswell

Informe al director del FBI sobre la recuperación en en Nuevo México de tres platillos volantes accidentados.“El FBI parece probar que de verdad se encontraron extraterrestres en Roswell”, dijo ayer José María Íñigo en No es un día cualquiera, en Radio Nacional de España. El periodista aseguró que, según un documento desclasificado, un agente llamado Guy Hottel informó en 1950 al director del FBI, Edgar Hoover, de cómo un investigador de las Fuerzas Aéreas sostenía que en Nuevo México se habían recuperado tres platillos volantes accidentados, ocupados cada uno por tres humanoides de menos de un metro de altura, “vestidos con tela metálica de textura muy fina”. Según un informante de identidad desconocida, la culpa de que las naves extraterrestres se accidentaran la tenía “un radar muy potente” militar que interfería con el instrumental de los platillos volantes. Cuando Pepa Fernández preguntó a Íñigo de cuándo era la publicación de la información que estaba dando a los oyentes, éste le respondió: “¡De ahora mismo, de ahora mismo!”. No es así, ni el documento era secreto hasta hace poco, ni es un reconocimiento de que se hayan recuperado cuerpos de alienígenas de platillos estrellados, ni tiene ninguna relación con el caso de Roswell.

El llamado memorándum Hottel -si quieren leerlo, pinchen en la imagen- es público desde finales de los años 70, desde poco después de que José María Íñigo se tragara en TVE los trucos de Uri Geller como una demostración de poderes paranormales. Consiste en un informe de una página dirigido el 23 de marzo de 1950 a Hoover por Guy Hottel, entonces responsable de la oficina del FBI en Washington. Dice:

La siguiente información se presenta a SA [tachado] por [tachado].

Un investigador de las Fuerzas Aéreas ha dicho que se han recuperado tres de los denominados platillos volantes en Nuevo México. Se han descrito como de forma circular con la parte central elevada y de aproximadamente 15 metros de diámetro. Cada uno estaba ocupado por tres cuerpos de forma humana, pero sólo un metro de altura, vestidos con ropa metálica de una textura muy fina. Cada cuerpo llevaba correajes similares a los de los monos de los aviadores y los pilotos de pruebas.

Según el informante [tachado], los platillos se encontraron en Nuevo México porque en esa región hay un radar del Gobierno muy potente que se cree que interfiere con los mecanismos de control de los platillos.

No se ha hecho ninguna investigación adicional por SA [tachado] sobre lo indicado aquí.

Ya en marzo de 2013 el FBI aseguraba que el archivo más popular de The Vault (La cripta), su repositorio digital abierto en 2011 con miles documentos que en algún momento fueron secretos, era el memorándum Hottel y explicaba sobre él:

Guy Hottel. Foto: FBI.En primer lugar, el memorándum Hottel no es nuevo. Fue difundido públicamente por primera vez a finales de los años 70 y fue publicado en la  web del FBI varios años antes de la puesta en marcha de The Vault.

En segundo lugar, el memorándum Hottel está fechado casi tres años después de los infames acontecimientos de Roswell de julio de 1947. No hay ninguna razón para creer que los dos hechos están conectados. El archivo del FBI sobre Roswell (otra página popular) se publica en otra parte de The Vault.

En tercer lugar, como se señaló en una historia anterior, el FBI sólo ha estado ocasionalmente involucrado en la investigación de los informes sobr ovnis y extraterrestres. Durante unos años después del incidente de Roswell, el director Hoover ordenó a sus agentes -a petición de la Fuerza Aérea- verificar los avistamientos de ovnis. Esta práctica terminó en julio de 1950, cuatro meses después del memorándum Hottel, lo que sugiere que a nuestra oficina local de Washington no le preocupó lo suficiente esa historia de platillos volantes como para investigarla.

Por último, el memorándum Hottel no prueba la existencia de los ovnis; es simplemente una afirmación de segunda o tercera mano que nunca se investigó. Algunas personas creen que el memorándum repite un fraude que circulaba en aquellos momentos, pero los archivos del FBI no tienen información para verificar esa teoría.

El engaño al que apunta el FBI en las últimas líneas es, casi con toda seguridad, el fraude de Scully, llamado así por el periodista estadounidense Frank Scully, quien en marzo de 1950 publicó el libro Behind the flying saucers (Detrás de los platillos volantes), del que vendió 60.000 ejemplares. Scully contaba en la obra que Estados Unidos había recuperado desde 1947 tres platillos volantes y 34 cadáveres de sus tripulantes. Extraterrestres, por supuesto. El problema es que la narración se basaba única y excluivamente en lo que le habían contado dos consumados estafadores, según reveló el periodista J.P. Cahn en la revista True en 1952.

¿A qué viene entonces que Íñigo se haya hecho ahora el lío que se ha hecho y no haya dado ni una respecto al memorándum Hottel? Aventuro a que se debe a que Daily Express informaba el 5 de octubre a sus lectores de que ufólogos japoneses acababan de descubrir el memorándum Hottel y lo vinculaba con Roswell. De hecho, lo que cuenta el diario sensacionalista británico es prácticamente lo mismo que contó ayer Íñigo en No es un día cualquiera, como pueden comprobar en el siguiente audio.

José María Íñigo da crédito en Radio Nacional de España a los ‘negacionistas’ de los alunizajes

José María Íñigo alimentó ayer en No es un día cualquiera, en Radio Nacional de España, la idea de que el hombre no ha llegado a la Luna, de que los alunizajes fueron un montaje rodado en Nevada. La directora y presentadora del programa, Pepa Fernández, dio el contrapunto sensato a un Íñigo conspiranoico cuyas argumentaciones se basaban en ideas completamente erróneas. Así, dijo: “Hay científicos, profesores de astronomía, escritores, fotógrafos… que se han lanzado a rebatir cuantas pruebas y fotos hay de aquella hazaña. Incluso, la Fox, la famosa Fox, emitió un programa de televisión en el que se cuestionaba cada una de las fotografías que mandaron desde el Apollo. Bueno, pues ahí está la historia, ¿no? Hay muchas historias, hay muchas novelas, hay muchos escritos, hay muchos informes… Y la mayor parte de ellos dice… Bueno, no dice que nunca estuvieron, pero si pone en duda, por muchas razones, que estuvieran en la Luna”.

Si no fuera porque la primera afirmación es falsa y no hay nadie en la comunidad científica que dude de la autenticidad de los alunizajes, aunque sí es cierto que siempre hay fotógrafos, escritores y periodistas incapaces de entender por qué, por ejemplo, no se ven las estrellas en el cielo lunar… Si no fuera porque el documental de la Fox Conspiracy theory: did we land on the Moon? (Teoría de la conspiración: ¿llegamos a la Luna?) se emitió el 15 de febrero de 2001 -¡hace diez años!- y ha sido desmontado por astrónomos y científicos… Si no fuera porque sólo los conspiranoicos dicen que el hombre no ha pisado la Luna, mientras que no hay ningún libro de ciencia o de divulgación ni ningún artículo en ninguna revista científica que ponga en duda los alunizajes… Si no fuera por todo eso, porque el montaje exigiría que todos los geólogos de todo el mundo estuvieran compinchados con los pérfidos yanquis y que el Pentágono se la hubiera dado con queso a los soviéticos como si fueran niños de parvulario, Íñigo podría tener razón; pero es que no la tiene. Y no vale responder, como hizo después ante una queja de Manuel Toharia, que él únicamente se ha hecho eco de lo que opina mucha gente. No.

Dar algún crédito a quienes dicen que el hombre no llegó a la Luna es equiparable a darlo a quienes sostienen que el 11-S fue un autoataque de Estados Unidos, detrás del 11-M estuvo ETA y el VIH no causa el sida. También hay mucha gente que cree esos disparates, y periodistas y escritores que hacen negocio con ello, y no por eso hay que darles crédito. Todo lo contrario.

Animo a José María Íñigo, de cuyo patinazo me enteré gracias a Salva Moya a través de Twitter, a que se lea mis reportajes “Pruebas lunares” (2003), “Aluniza como puedas” (2008), “Verdades y mentiras de Base Tranquilidad” (2009), publicados en el diario en El Correo, a que vea el episodio piloto de la serie Escépticos y a que conozca el ridículo origen de la idea de que los alunizajes fueron un montaje. Y, después, si quiere, hablamos.