James Watson

Las estupideces de algunos ‘genios’, en M80 Radio

Juan Luis CanoMaría Gómez y yo hablamos el lunes de las estupideces de algunos genios, en la duodécima entrega de la temporada de mi colaboración semanal en ¡Arriba España!, en M80 Radio. Si quiere, puede escuchar el programa completo.

Aberraciones intelectuales

Bruno Latour. Foto: Garitano.Tom Wolfe, padre del nuevo periodismo y novelista, cree que “la teoría de la evolución es un mito”. Lo dice en las entrevistas promocionales de su libro The kingdom of speech (El reino del habla), que salió en agosto a la venta en Estados Unidos. Sostiene que no hay pruebas de la teoría de Charles Darwin y Alfred Rusell Wallace, que “no es comprobable. La evolución significa que no puedes ver lo que sucederá a menos que vayas a vivir durante 7 millones de años, no se puede explicar, es totalmente imposible”, ha afirmado en El Mundo.

“Es un inculto, un ignorante integral. Habla de lo que no sabe. Sólo hace falta ir a la Wikipedia para ver que lo que dice no tiene ninguna base. Hay 160 años de pruebas paleontológicas, genéticas y experimentales de la evolución”, sentencia el biólogo Juan Ignacio Pérez Iglesias. Para el titular de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco, si no se ridiculiza a Wolfe es porque “es un gurú del mundo de las letras, en el que, por lo visto, está permitido ser un ignorante en ciencia y opinar de ciencia. Es el típico fenómeno posmoderno: se considera normal que gente que no tiene ni idea de algo opine de ese algo y, además, no se cuestiona lo que dice. El caso de Wolfe es descarado. Lo único que busca es vender muchos libros y ganar dinero”. Sea cual sea la causa, Wolfe no es más que el último de una larga lista de pensadores que sostienen todo tipo de estupideces. Está bien acompañado en el olimpo del disparate.

Los posmodernos

Patólogos franceses examinaron en 1976 la momia de Ramsés II (1300 aC – 1213 aC) y concluyeron que había muerto de tuberculosis. “¿Cómo pudo morir a causa de un bacilo descubierto en 1882 y de una enfermedad cuya etiología, en su forma moderna, sólo data de 1819 en la consulta de Laennec? ¿No es anacrónico?”, preguntaba Bruno Latour en 1999. Para el sociólogo y antropólogo francés, achacar a la tuberculosis la muerte de Ramsés II está tan fuera de lugar como afirmar que lo mataron con una ametralladora. Siguiendo esa peculiar línea de razonamiento, ¿giraba la Tierra alrededor del Sol antes de Copérnico?, ¿qué nos tenía pegados al suelo antes de que Newton formulara la ley de la gravitación universal?

“Es algo muy burdo. Latour es uno de los principales autores posmodernos, a los que une un cierto desprecio hacia la idea de racionalidad y objetividad, hacia la búsqueda de la verdad a través de la ciencia. Lo consideran un sesgo de la cultura occidental colonialista del que hay que prescindir”, explica Jesús Zamora Bonilla, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la UNED. “Lo que dice Latour es ridículo -coincide Pérez Iglesias-. Para los posmodernos, la ciencia es una construcción social y algunos niegan que exista la realidad objetiva. El movimiento ha producido aberraciones intelectuales”.

En la misma línea absurda de Latour, aunque por otras razones, hay científicos de renombre. El caso más extremo es el del estadounidense Kary Mullis, premio Nobel de Química. Niega que el VIH cause el sida, cree en el horóscopo y dice que una noche se encontró en su cabaña de las montañas con un “mapache verde brillante” alienígena. Consumidor de grandes cantidades de LSD en la juventud, asegura que aquella noche no estaba colocado. Si de conspiraciones hablamos, en España la escritora Rosa Regás achacó en 2013, en un blog de El Mundo, la doble mastectomía y la extirpación de los ovarios de Angelina Jolie para evitar el cáncer a maniobras de una compañía biotecnológica para patentar unos genes. Bajando mucho el nivel, el inigualable Fernando Sánchez Dragó considera los alunizajes un paripé. “No es lo mismo ir a la Luna que estar en ella. Lo segundo alude a quienes creen en lo primero”, escribía en 2009, también en El Mundo.

Sesgos ideológicos

James Watson. Foto: Institutos Nacionales de la Salud.Los racistas pueden citar en su apoyo a James Watson, codescubridor de la estructura del ADN junto con Francis Crick. “Todas nuestras políticas sociales se basan en que su inteligencia (la de los negros) es la misma que la nuestra, cuando todas las pruebas dicen que no es así”, mantiene. “Puede deberse a prejuicios ideológicos que ha mamado en su sociedad. No es una idea nueva”, dice Zamora Bonilla, quien confiesa que lo primero que piensa en casos como éste y el de Wolfe es que chochean. “Aunque a lo mejor es un sesgo mío”, añade. “La ideología es una fuente de sesgos poderosos. Hay gente de izquierdas que por serlo rechaza avances científico-técnicos como los transgénicos, las vacunas y la wifi. Las posturas anticientíficas de la derecha tienen más que ver con la religión”, advierte Pérez Iglesias.

El fallecido Crick abogaba por la panspermia dirigida, para entusiasmo de Erich von Däniken y compañía. “Pudiera la vida haber empezado en la Tierra como resultado de una infección por microorganismos mandados a nuestro planeta de un modo deliberado por una civilización tecnológica desde otro lugar, usando una nave espacial”, escribió en 1973 en la revista Icarus, en una artículo firmado junto con Leslie Orgel.

Pérez Iglesias apunta que, “cuando alguien afirma algo muy rompedor sobre un campo que no es el suyo, lo más probable es que sea charlatanería pura”. “Un alto cociente intelectual no garantiza que tengas razón en todo”, dice Zamora Bonilla. Para los dos, no hay que creerse las cosas porque las diga un Nobel. Ellos también tienen prejuicios, intereses y creencias irracionales.

‘Nature’ lamenta que las afirmaciones racistas de James Watson no hayan sido objeto de debate público

James Watson, fotografiado en Londres el pasado 20 de junio. Foto: AP.

‘La locura de Watson’ se titula el editorial que Nature dedica hoy al último desvarío del codescubridor de la estructura del ADN y premio Nobel de Medicina de 1962: James Watson dijo el 14 de octubre a The Sunday Times que los negros son menos inteligentes que los blancos, a raíz de lo cual ha sido suspendido de su puesto de consejero del laboratorio Cold Spring Harbor -del que acaba de dimitir cuando escribo estas líneas- y se ha anulado la gira de conferencias que tenía prevista en Reino Unido para la promoción de su último libro, Avoid boring people: lessons from a life in science (No aburrir a la gente: lecciones de una vida dedicada a la ciencia).

“Watson tiene, sin duda, un amplio historial de afirmaciones desagradables. Ha emitido en muchas ocasiones opiniones difíciles de aceptar teñidas de racismo y sexismo, que van desde su deseo de un mundo lleno de bellas mujeres genéticamente diseñadas hasta su creencia de que la libido está vinculada al color de la piel”, escribe el editorialista. Tras admitir que la indulgencia que se ha tenido con el científico se explica por su hallazgo de hace 54 años y su papel en el Proyecto Genoma Humano, añade que “su último arrebato marca una frontera a partir de la cual sus visiones han de ser consideradas más allá de lo aceptable”.

Los responsables de Nature advierten de que, por mucho que se haya excusado, las declaraciones del Nobel “han ofrecido socorro y consuelo a racistas de todo el mundo” y, a pesar de que entienden que se hayan suspendido sus conferencias en Reino Unido, lo consideran algo “lamentable”. “La ciencia -recuerdan- se basa en el debate abierto y crítico. Los científicos con ideas polémicas tienen que ser capaces de aguantar la presión, defendiéndose o retractándose de sus afirmaciones según las pruebas. Watson, no importa lo desagradables que sean sus opiniones, siempre ha actuado en esta línea”. Esas conferencias y los coloquios posteriores, en los que el científico iba a ser expuesto a las críticas de sus colegas, hubieran sido, según la prestigiosa revista, algo muy sano para una sociedad occidental en la que hay quienes quieren limitar la libertad de investigación, generalmente desde presupuestos religiosos.

No me había parado a pensar en ello; pero es verdad que hubiera sido mucho más efectivo socialmente ver cómo Watson se las arreglaba en debates abiertos con interlocutores que no le iban a dejar pasar una. ¿Por qué creen ustedes que -salvando las distancias, aunque también hablemos de disparates- casi todos los vendedores de misterios españoles rechazan sistemáticamente desde hace veinte años cualquier debate con escépticos? Por cobardía, porque saben que en esos intercambios dialécticos sus falsedades van a quedar en evidencia.