Francisco J. Ayala

“La homeopatía no tiene ningún fundamento científico”, recuerda el biólogo Francisco J. Ayala

El autor, hablando con el profesor Francisco J. Ayala momentos antes de la ceremonia de su investidura como doctor honoris causa por la Univesidad del País Vasco. Foto: Luisa Idoate.“La homeopatía no tiene ningún fundamento científico. Se basa en conceptos completamente erróneos: que queda algo de una sustancia cuando se diluye miles y miles de veces en agua o alcohol y que, cuanto menor cantidad de sustancia hay en la dilución, mayores efectos va a tener”, me comentaba ayer Francico J. Ayala cuando le conté que la Universidad de Zaragoza ha creado una cátedra de homeopatía patrocinada por los laboratorios Boiron. El biólogo español, que hoy ha sido investido doctor honoris causa por la Universidad del País Vasco (UPV), considera que abrir la Universidad a la homeopatía es abrirla a la anticiencia y que los científicos no deben callarse ante este tipo de atropellos, sino pronunciarse abiertamente para “evitar que en la universidades se presente como ciencia algo que no lo es”.

Otros muchos científicos me han hecho comentarios similares entre ayer y hoy, escandalizados por la iniciativa de la Universidad de Zaragoza y otras como los tres másteres en homeopatía de la UNED. Y, en la ceremonia académica de esta mañana, tanto el rector de la UPV, Iñaki Goiricelaia, como el padrino, Félix Goñi, han destacado entre los méritos de Ayala su firme oposición al creacionismo, que se remonta a hace treinta años y le ha convertido en un ejemplo en la lucha contra la superstición y el fanatismo religioso. Tengo que admitir que me han agradado especialmente estas referencias, en una jornada intensa y emotiva. Pero no hace falta ser un prestigioso científico para combatir la anticiencia. Si quiere aportar su granito de arena, le animo a suscribir el Manifiesto por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo que ha redactado el biólogo José María Hernández. “Ofrecer el foro universitario a las pseudociencias, en igualdad de condiciones con el conocimiento racional, no se traduce en ningún enriquecimiento cultural, sino en una validación universitaria de la superstición y la charlatanería. Difícilmente podremos educar a nuestros hijos sobre la inexistencia de bases empíricas en la predicción astrológica si van a encontrar en el campus universitario cursos de postgrado en astrología”, dice el manifiesto, que pueden firmar aquí. Yo ya lo he hecho.

Francisco J. Ayala gana el premio Templeton

Francisco J. Ayala, durante una entrevista concedida al autor en 2002. Foto: Bernardo Corral.El biólogo español Francisco J. Ayala ha recibido hoy el premio Templeton, el reconocimiento académico mejor dotado del mundo -con 1,2 millones de euros-, “por su vigorosa defensa del conocimiento científico frente a la intromisión de la religión, junto a su demanda de un respeto mutuo entre ambas esferas”. La Fundación Templeton es una organización ultraconservadora que persigue congeniar ciencia y religión -un imposible, desde mi punto de vista-, y la elección de Ayala es, como acaba de decir P.Z. Myers, políticamente brillante en tanto que se trata de un científico de prestigio y, al mismo tiempo, de un defensor de los magisterios separados, algo que ha vuelto a reivindicar en el discurso de aceptación del premio. El galardonado, que ha anunciado que destinará el dinero a donaciones, es desde hace décadas uno de los más firmes opositores a cualquier forma de creacionismo. “No hay ningún agujero en la teoría de la evolución. Está más comprobada que la teoría heliocéntrica”, me contaba hace poco más de un año en una entrevista en la que hablamos largo y tendido de ciencia y religión.Ayala, que fue dominico en su juventud y es profesor de la Universidad de California, considera que “la evolución hace a Dios innecesario para explicar el mundo”. “Las explicaciones teológicas suelen ser ad hoc -admite-. Y hay muchos creyentes de buena voluntad que temen que no sean válidas porque, si el mundo evoluciona por mecanismos naturales, Dios es innecesario. Yo creo que es una buena idea tratar de convencer a esa gente de buena voluntad que hay explicaciones religiosas válidas que, aunque no nos convenzan ni a ti ni a mí, hacen compatible la existencia de un mundo en evolución y de Dios”. Parte del hecho de que hay gente que precisa de la hipótesis Dios “para tener una visión religiosa, dar sentido a su vida, tener esperanza y hacer la vida un poco más tolerable” y cree que “no hay por qué quitarle la esperanza al 80% ó 90% de los humanos que llevan una vida miserable y ven en la religión su único apoyo”.

Una recomendación: si pueden, acudan a escuchar a Francisco J. Ayala la próxima vez que visite nuestro país. Yo lo haré pronto y espero disfrutar tanto como hace un año cuando nos honró al elegir Bilbao para celebrar el Día de Darwin y brindamos con champán por los 150 años de El origen de las especies. Hasta entonces, les dejo aquí el vídeo de su conferencia en la capital vizcaína, titulada Darwin y el ‘diseño inteligente’: creacionismo, cristianismo y evolución.

El biólogo Francisco J. Ayala será investido doctor honoris causa por la Universidad del País Vasco

Francisco J. Ayala, durante una entrevista concedida al autor en 2002. Foto: Bernardo Corral.El biólogo de origen español Francisco J. Ayala considerado el más importante científico español en activo, será investido doctor honoris causa por la Universidad del País Vasco (UPV), cuya Junta de Gobierno aprobó el 2 de octubre otorgarle esa distinción. “El prestigio internacional del profesor Ayala es tan grande que honra a cuantas instituciones le abren sus puertas”, destaca en la memoria correspondiente Félix Goñi, director de la Unidad de Biofísica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la UPV.

Francisco J. Ayala (Madrid, 1934) es catedrático de Biología, Filosofía, y Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de California. Reside desde 1961 en Estados Unidos, donde fue discípulo de Theodosius Dobzhansky, quien dijo en 1973 que «nada tiene sentido en la biología si no es a la luz de la evolución», sentencia que el científico español suele recordar cuando se le pregunta por la trascendencia de la teoría de la evolución. Ha firmado más de 400 artículos científicos sobre el origen de las especies, la diversidad genética, la evolución de la malaria, el reloj molecular y la evolución humana, temas sobre los que ha escrito una veintena de libros.

Es uno de los más firmes combatientes del creacionismo, ideología religiosa que mantiene que Dios creó al Hombre tal cual es. “No hay ningún agujero en la teoría de la evolución. Está más comprobada que la teoría heliocéntrica”, sostiene. Durante su presidencia de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), Ayala empleó todos los recursos a su disposición en la defensa la enseñanza de la evolución en las escuelas. Doctor honoris causa por una decena de universidades, fue asesor científico de Bill Clinton y ha sido distinguido con los más importantes galardones científicos.

Francisco J. Ayala celebró el 200 aniversario del nacimiento de Charles, el pasado 12 de febrero, en Bilbao con una conferencia en la Biblioteca Municial de Bidebarrieta, que registró un lleno sin precedentes. Quienes tuvimos oportunidad de compartir nuestro tiempo con él, no olvidaremos nunca una velada que concluyó brindando con champán por el cumpleaños de Darwin. Entonces, le di en este blog las gracias a Francisco, en mi nombre y en el de todos los que participamos en Bilbao en la divulgación del pensamiento crítico. Hoy, dejo aquí mi felicitación pública por el nuevo y merecido reconocimiento a su valía que es el doctorado honoris causa por la UPV, que además va permitir que nos reencontremos pronto.

Les dejo con el vídeo de la conferencia de Francisco J. Ayala en Bilbao:

Vídeo de la conferencia de Francisco J. Ayala sobre Darwin y el ‘diseño inteligente’

El biólogo Francisco J. Ayala habló el 12 de febrero en Bilbao de Darwin y el ‘diseño inteligente’: creacionismo, cristianismo y evolución, dentro de los actos de las jornadas organizadas por el Círculo Escéptico, el diario El Correo, la Universidad del País Vasco, el Ayuntamiento de Bilbao, el Centro para la Investigación, la Unidad de Biofísica de la UPV y el CSIC, y el CIC bioGUNE, con motivo del bicentenario del nacimiento de Charles Darwin. Aquí tienen el vídeo de la conferencia, por cortesía de la UPV.

Celebrando apiñados el cumpleaños de Darwin

Francisco J. Ayala, durante su conferencia en Bilbao el 12 de febrero de 2009. Foto: Luisa Idoate.La celebración en Bilbao de la segunda conferencia conmemorativa del 200 aniversario del nacimiento de Charles Darwin pulverizó todas las previsiones. Una semana antes, Juan Luis Arsuaga había llenado el salón de actos de la Biblioteca de Bidebarrieta. El pasado jueves, 12 de febrero, tuve que hacer equilibrios micrófono en mano para llegar hasta aquéllos que querían hacer preguntas al biólogo Francisco J. Ayala al final de su conferencia Darwin y el ‘diseño inteligente’: creacionismo, cristianismo y evolución, dado que en la sala no habia ni un hueco. Lamento que el local se quedara tan pequeño y que hubiera gente que tuviera que seguir la intervención del “científico español más importante de la Historia”, en palabras de Arsuaga, sentada en el suelo o de pie y otra mucha que desistiera siquiera de entrar en el recinto. Todos los que quieran podrán ver pronto la conferencia aquí.

La foto tomada por la periodista Luisa Idoate lo dice todo: el maestro dio una lección a una alumnado de todas las edades deseoso de aprender. Allí estuvimos los organizadores del ciclo disfrutando de la conferencia y, después, de una magnífica cena de amigos que abrió el profesor Ayala con un brindis con champán. Fue la fiesta del 200 cumpleaños de Darwin una celebración del ingenio humano que algunos tuvimos oportunidad de compartir con un gran científico que, además, es un divertidísimo conversador y una bellísima persona, como he comprobado repetidamente en los últimos diez años. Todavía quedan dos interesantísimas conferencias en este febrero de Darwin bilbaíno, la de Pilar Carbonero sobre la evolución de las plantas guiada por el ser humano y la de José Manuel Sánchez Ron, acerca del naturalista inglés y su tiempo. Después, en la trastienda empezaremos a trabajar en otros actos, incluidos, ¡cómo no!, los del Día de Darwin de 2010.

Gracias, Francisco, en mi nombre y en el de todos los que participan en este proyecto de divulgación del pensamiento crítico y el conocimiento que comenzó en noviembre de 2006 con la organización de la jornada Misterios, a la luz de la ciencia -que fue el embrión de un interesante libro– y que, impulsado inicialmente desde el el Círculo Escéptico y el Centro para la Investigación, no hubiera sido posible sin la Universidad del País Vasco, la Unidad de Biofísica de la UPV y el CSIC, el CIC bioGUNE, el diario El Correo y el Ayuntamiento de Bilbao.