Fenómenos paranormales

El espiritismo, en M80 Radio

Juan Luis CanoMaría Gómez y yo hablamos el lunes del espiritismo, en la novena entrega de la temporada de mi colaboración semanal en ¡Arriba España!, en M80 Radio. Si quiere, puede escuchar el programa completo.

El experimento telepático del ‘Nautilus’, en Radio Vitoria

Pilar Ruiz de Larrea y yo hablamos el lunes del experimento telepático del Nautilus, en la decimonovena entrega de la temporada de mi colaboración semanal en El mirador, en Radio Vitoria.

‘El archivo del misterio': el origen del espiritismo

“Si no crees, tienes que verlo”. Con este eslogan promocionaba Telecinco en 2010 el programa Más Allá de la vida. En él, la médium británica Anne Germain ponía en contacto a personajes populares con sus muertos, previo pago de dinero a los famosos. Desde el principio quedó claro que aquello era un montaje -muy rentable- en el que se mezclaban la lectura fría, la documentación de revistas del corazón y las generalidades que soltaba la vidente con su desvergüenza y la de sus compañeros de aventura. Pude comprobar en directo que Anne Germain escenificaba su engaño muy mal, pero es que, encima, no había inventado nada.

Maggie, Kate y Leah, las hermanas Fox.Los médiums televisivos llevan décadas triunfando en Estados Unidos de la mano de desaprensivos como John Edward y James Van Praagh. Son los herederos digitales de dos niñas, Kate y Maggie Fox, que en 1848 gastaron a su madre una broma del April Fools Day (el Día de los Inocentes anglosajón) en una cabaña de Hydesville (Nueva York). Las pequeñas hacían por la noche ruido con las articulaciones de los pies, pero la mujer creyó que los sonidos eran manifestaciones de un espíritu. Una hermana mayor, Ann Leah, vio el negocio, se convirtió en la representante de las niñas, y el trío empezó a cobrar por poner a la gente en contacto con sus difuntos. Las ganancias fueron dese el principio enormes: traducido a dinero actual, entre 2.700 y 4.000 dólares al día. Con ese horizonte de negocio, los médiums se multiplicaron rápidamente por Occidente y, cuando las niñas confesaron el fraude décadas después, el espiritismo era ya una religión imparable.

Junto con los vendedores de curas milagrosas, los videntes que aseguran hablar con los muertos son los charlatanes que más me asquean. Son carroñeros que se alimentan de algo tan humano como el dolor por la pérdida de un ser querido. Carecen de escrúpulos y se ríen a la cara de sus víctimas, gente como usted y como yo que ha sufrido una pérdida y que siente que algo le falta. Ningún calificativo hace justicia a tanta indecencia y nadie está libre de caer en un engaño así. Le pasó a Arthur Conan Doyle, le pasa al actor Ted Danson y le ocurre a mucha gente normal y corriente a nuestro alrededor. Yo tuve oportunidad de comprobarlo cuando asistí al espectáculo de Anne Germain previo pago de 80 euros.

Si quieren profundizar en el caso de las hermanas Fox, pueden hacerlo en mi libro El peligro de creer. Les adelanto que fue el capítulo que más me costó por las dificultades a la hora de consultar documentos y libros de la época, pero también el que más me satisfizo cuando conseguí montar un puzle que creo que explica bastante bien los hechos.

San Hugo Chávez, tras los pasos de Franco: ahora se aparece en una pared

Imagen en la cual Nicolás Maduro asegura ver el rostro de Hugo Chávez. Foto: Efe.La iglesia chavista prosigue el camino hacia la santificación de su fundador. Hace unos meses, el fallecido Hugo Chávez se apareció a su heredero, Nicolás Maduro, en forma de “pajarito chiquitico”, como el Espíritu Santo a la Virgen María en la ficción bíblica. “Yo sentí el espíritu de él y lo sentí ahí como dándonos una bendición, diciéndonos: hoy arranca la campaña; vayan a la victoria”, dijo Maduro el 2 de abril, en el arranque de la campaña electoral que le llevó a la Presidencia de Venezuela. En junio, su antecesor estaba en las montañas  de Caracas: “Cada vez que veo la montaña, veo a Chávez aparecerse en la montaña. Chávez nuestro de todos los días”. Y, ahora, lo ve en la pared de un túnel de las obras del metro de la capital venezolana. Dijo ayer por televisión ante sus devotos correligionarios:

“Miren la figura, un rostro, un rostro. Esta foto la tomaron los trabajadores, los obreros. Ahí están ellos. ¿Quién está en ese rostro? Una mirada, una mirada… Es la mirada de la patria que está en todos lados, inclusive en fenómenos que no tienen explicación, como este fenómeno que estoy diciendo aquí,  ¿verdad?

Es una foto tomada por los trabajadores. Yo le pedí a la ministra Delcy que les hiciera un reportaje a los trabajadores porque son fenómenos que no tienen explicación. Están los trabajadores allí, laborando, dos de la mañana, y les aparece una imagen en la pared. Le tomaron la foto para dejar el registro, y ahí está. Y, hoy por hoy, no está en la imagen. Así como apareció, desapareció. Para que ustedes vean, lo que ustedes dicen es verdad: Chávez está en todas partes. Chávez somos todos. Chávez eres tú. Chávez eres tú, muchacha, niño, niña, mujer, obrero, trabajador…”

¿De verdad se cree Maduro lo que dice? Si es así, Venezuela tiene un grave problema: un presidente que alucina. Si no, también: un presidente que miente para hacer alucinar a sus ciudadanos. Lo que tanto impresion al dirigente venezolano es un fenómeno  de sobra conocido, aunque él lo ignore. Se conoce como pareidolia, el mecanismo psicológico que hace que busquemos patrones donde no los hay y veamos animales en las nubes, a la Virgen María en emparedadoso, Alá escrito en un huevo, caras en manchas de grasa, sirenas en Marte, Hitler en una tetera… Los adoradores de Chávez se encuentran con él por todas partes porque están obsesionados con el militar.

La cara de Bélmez de Franco, junto a un sello con el retrato del dictador.En España, otro caudillo, Francisco Franco, se apareció en los años 80 en el suelo de la casa de María Gómez Cámara, en Bélmez de la Moraleda, tal como demuestra la foto tomada entonces por Gabriel Naranjo, miembro del Círculo Escéptico. “Yo qué sé si se parece al Caudillo o no. Es como esa otra: dicen que se parece a la Preysler, pero yo no sé nada”, declaraba la mujer en agosto de 1990. El fraude más cutre de la historia de la parapsicología española culminó el pasado febrero con la inauguración del centro de interpretación de las caras de Bélmez. La de este museo sería una historia divertida si la Diputación de Jáen y el Ayuntamiento del pueblo no hubieran gastado 850.000 euros de dinero público -en gran parte procedentes de la UE- en ese insulto a la inteligencia. Y es que, como en Venezuela, aquí también algunos promocionan la irracionalidad desde el poder.

Los orígenes del espiritismo, en Hala Bedi Irratia

Koldo Alzola y yo hablamos ayer en Suelta la olla, en Hala Bedi Irratia, de los orígenes del espiritismo y de Anne Germain, en la segunda de mis colaboraciones quincenales del curso 2012-2013 en esa radio, intervenciones que también emiten Tas Tas-Bilbao, Eguzki-Pamplona, Uhinak (Ayala), Txapa (Bergara), Eztanda (Sakana), Arraio (Zarautz), Zintzilik (Orereta), Itxungi (Arrasate) y Kkinzona (Urretxu-Zumarraga).