Fantasmas

Ilusiones fantasmales en el laboratorio, en Hala Bedi Irratia

Koldo Alzola y yo hablamos el 20 de noviembre en Suelta la olla, en Hala Bedi Irratia, de la creación de ilusiones fantasmalaes en el laboratorio, en la segunda entrega del curso 2014-2015 de Gámez over, intervenciones que también emiten Eguzki-Pamplona, Uhinak (Ayala), Txapa (Bergara), Eztanda (Sakana), Arraio (Zarautz), Zintzilik (Orereta), Itxungi (Arrasate), Kkinzona (Urretxu-Zumarraga) y Txindurri Irratia (Lautada).

Fantasmas en el laboratorio

Esa presencia extraña que ha percibido alguna vez por el rabillo del ojo cuando camina por una calle a oscuras está en su cerebro, y un grupo internacional de científicos, liderado por Olaf Blanke, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), cree saber dónde. “Las historias de fantasmas, espectros y otras apariciones existen en prácticamente todas las culturas. La extraña sensación de que alguien está cerca y no se puede ver (sensación de una presencia) cuando nadie está realmente presente es una fascinante proeza de la mente humana que aparece a menudo en literatura religiosa, ocultista y de ficción”, escriben los investigadores en la revista Current Biology, donde explican cómo han conseguido recrear el fenómeno en el laboratorio.

Los autores destacan que, más que ver fantasmas y ángeles de la guarda, solemos sentir su presencia. “Descendiendo con su hermano de la cima del Nanga Parbat, una de las diez montañas más altas del mundo, Reinhold Messner sintió un tercer escalador «bajando con nosotros, manteniendo una distancia regular, un poco a mi derecha y a pocos pasos de distancia de mí, justo fuera de mi campo de visión». Messner «no pudo ver la figura», pero «estaba seguro de que había alguien allí», sentía «su presencia»”, recuerdan. Y añaden que esa sensación de una presencia (FoP, por sus siglas en inglés) se ha dado en incontables ocasiones en montañeros, exploradores y supervivientes de catástrofes, y es relativamente común en pacientes con ciertos desórdenes neurológicos, para quienes las entidades invisibles pueden permanecer ahí hasta minutos.

Blanke y sus colaboradores creen haber descubierto a qué se debe el fenómeno y han sido capaces de recrear en el laboratorio esa ilusión gracias a un brazo-robot. Hace siete años, al estimular eléctricamente el área del cerebro llamada unión temporoparietal izquierda de una joven de 22 años sin historial psiquiátrico a la que evaluaban para un tratamiento quirúrgico de la epilepsia, otro grupo dirigido por el nerurocientífico suizo descubrió que la mujer sentía la presencia de una persona sombra detrás de ella. La figura adoptaba las mismas posiciones que la joven y cuando los investigadores le pidieron que, sentada en una camilla, abrazara sus rodillas, ella sintió que el hombre también se sentaba y la abrazaba, lo que describió como desagradable.

Interferencias sensoriales

Ilustración: 'Current Biology'.En su nuevo estudio, Blanke y su equipo han interferido en las señales sensoriales de los sujetos para que sus cerebros no las identifiquen como propias de su cuerpo, sino como ajenas. Lo primero que hicieron fue examinar los cerebros de doce pacientes con diversos desórdenes neurológicos -epilepsia, migraña, tumores…- que experimentaban sensaciones fantasmales como las descritas. Descubrieron en imágenes de resonancia magnética (MRI) que sus cerebros presentaban daños en tres zonas -el córtex insular, el frontoparietal y el temporoparietal- involucradas en el movimiento propio y la percepción de nuestra posición en el espacio, y que están implicadas en el procesamiento de las señales sensoriales, clave para la percepción de nuestro propio cuerpo.

Los autores concluyeron que, posiblemente, la FoP se debía a la confusión respecto al origen de señales sensoriales y diseñaron un experimento para poner a prueba esa hipótesis con individuos sanos. Construyeron un robot que el sujeto, con los ojos vendados, movía con su dedo índice y tenía su reflejo en otro robot esclavo que reproducía los movimientos detrás del individuo, dándole toques en la espalda. La sensación aparente para el sujeto, cuando tocaba algo y recibía simultáneamente respuesta táctil en el dedo y en la espalda, era que él mismo alcanzaba su espalda. Sin embargo, cuando la respuesta táctil en el dedo y en la espalda era asíncrona -estaba separada por 500 milisegundos-, después de tres minutos, el individuo sentía que había otra persona detrás que le tocaba la espalda. Habían recreado la FoP.

En dos casos, la ilusión fantasmal fue tan fuerte que los sujetos pidieron a los investigadores que se detuviera el experimento, de cuyo objetivo no sabían nada. Los individuos dijeron cosas del estilo de: “Sentí que alguien está tocando mi espalda”; “Sentí que yo no estaba tocando nada y alguien me estaba estaba tocando”; “Me sentí como en un bucle: estaba tocando a alguien que me estaba tocando la espalda”; “Sentí que había otra persona tocándome la espalda”… “Observamos que la FoP sólo se daba en condiciones asincrónicas”, indican los autores.

Uno de los sujetos, durante el experimento. Foto: Alain Herzog-EPFL.“Nuestro experimento indujo en el laboratorio por primera vez la sensación de una presencia extraña. Esto demuestra que puede producirse en las condiciones normales simplemente por un conflicto en las señales sensoriales y motoras. Nuestro sistema robótico imita las sensaciones de algunos pacientes con trastornos mentales o de personas sanas en circunstancias extremas. Esto confirma que la FoP es causada por una percepción alterada del propio cuerpo en el cerebro”, sostiene Blanke. Los investigadores indican que, además de explicar un fenómeno que se da en todas las culturas, este estudio ayuda a entender mejor algunos síntomas de la esquizofrenia, como la sensación de entidades y voces extrañas.

En 2007, un equipo dirigido por Olaf Blanke y otro de Henrik Ehrsson, del Instituto de Neurología de la Universidad de Londres, consiguieron, independientemente, provocar en laboratorio viajes astrales en individuos sanos mediante videocámaras y equipos de realidad virtual. Sus trabajos, publicados en la revista Science, daban una posible explicación a la ilusión de sentirse fuera del cuerpo común a los viajes astralas y las experiencias cercanas a la muerte.

Sexo fantasmal en Ohio: el Más Allá se desmelena

El Más Allá ya no es lo que era. No me refiero al espectáculo ofrecido por Paquirrín, quien se echó a llorar como una Magdalena ante las cámaras de Telecinco cuando oía las perogrulladas que le soltaba la falsa médium -¡toma redundancia!- Anne Germain como si las dijera su padre, en una nueva entrega de Más Allá de la Vida. Ni tampoco a la versión cañí de Ghost Hunting With emitida por La Primera, en la que famosos de andar por casa se tragaron las trolas de otra falsa médium guiados por un parapsicólogo, Pedro Amorós, al que no toman en serio ni en el Más Allá: “¡Que te jodan!”, dejaron grabadas las inexistentes almas en pena a las que pidió que se manifestaran para Comando Actualidad hace tres años. Los fantasmas siempre han tenido poca vergüenza -suelen gritar y gemir como nenazas-, pero ahora ya la han perdido totalmente y se han puesto a copular ante menores.

Fotografía de supuestos fantasmas copulando tomada por una niña de 4 años en Ohio. Foto: Fox 8 Cleveland.Sí, porque en el Más Allá también hay sexo, según ha revelado el canal de televisión Fox 8 de Cleveland. ¡Y hay pruebas de ello! Bueno, ya me entienden, lo que Anne Germain y Pedro Amorós considerarían pruebas y cualquiera con dos dedos de frente, un invento de una espabilada para tener sus segundos de gloria mediática. La protagonista, que en el vídeo se muere de risa, se llama Dianne Carlisle. Asegura que, jugando con su teléfono, su nieta Kimora, de 4 años, sacó la primera foto X del Otro Lado. “¡Parecen fantasmas teniendo relaciones sexuales en mi salón! Están practicando el sexo; puedes ver los zapatos de tacón alto de la mujer”, dice Carlisle. ¿Ustedes ven algo parecido en la imagen de la derecha?

Los expertos en estas cosas están divididos, según cuenta el periodista Dave Moye en The Huffington Post. Para un investigador paranormal -¡toma oxímoron!- local llamado David Jones, estamos ante una imagen extraordinaria, aunque no cree que tenga que ver con el sexo. Alexandra Holzer, hija del cazafantasmas Hans Holzer, sospecha que los protagonistas pudieron haberse conocido en vida y estar reviviendo un viejo amor, aunque no descarta que se hayan conocido en el Más Allá y se hayan dejado llevar por la pasión. Por cierto, ¿qué tendrán las parejas espectrales? ¿fantasmitas? Las repercusiones de la foto son inmensas: los 99.000 espíritus de los que hablaba hace unos días pueden ser sólo una diminuta fracción del total. Eso implicaría que en el Otro Lado noviven como sardinas en lata. ¿Se deberán los gemidos, lamentos y gritos de las psicofonías a los apretujones? ¿Habrá alguna vez un Sálvame del Más Allá?

Los fantasmas de Hollywood

Las estrellas no descansan ni bajo tierra. El investigador de lo paranormal Stephen Wagner ha hecho una guía de fantasmas de Hollywood, que les recomiendo leer para que comprueben cómo la obsesión del personal por los famosos, ya inexplicable en vida, va más allá de la muerte. Así se darán cuenta de que la sombra que algunos vendieron como una aparición fantasmal de Michael Jackson en su mansión de Neverland no es un hecho aislado. Ni mucho menos.

Desde Heath Ledger hasta Lucille Ball, algunas estrellas del espectáculo siguen dándolo desde el Más Allá, según los creyentes en lo paranormal. Al último Joker, lo ha visto dos veces en forma fantasmal su exnovia la actriz Michelle Williams, que sostiene que en una de las ocasiones los muebles de la habitación giraban a su alrededor. De la protagonista de I Love Lucy dicen que vaga por su antigua casa -también lo hace por su mansión el espectro de Errol Flynn- y por los estudios de la Paramount en los cuales grababa sus programas de televisión. Y parece que, definitivamente, Elvis está muerto, aunque muy activo, porque han visto a su fantasma en Graceland, el Heartbreak Hotel, los estudios de Nashville donde grabó algunos de sus éxitos y el hotel Las Vegas Hilton, donde actuó en la ciudad de los casinos.

Harry Houdini, en una pose típica. Foto: AP.Ignoro si a Jim Morrison le gustaba la comida mexicana -dicen que se aparece en un restaurante de ese tipo que se levanta donde antes estuvo un estudio de grabación de The Doors-, pero Orson Welles sigue fiel a sus gustos culinarios: los trabajadores del Sweet Lady Jane de Los Ángeles, donde solía cenar, aseguran que suele vérsele sentado a su mesa habitual. El espectro de James Dean, muerto en accidente de tráfico, no ha aprendido la lección, y algunos afirman que le han visto a toda velocidad al volante de su Porsche por la carretera en la que se mató. Y el fantasma de Marilyn dicen que se pasea por el Hollywood Roosevelt Hotel y el cementerio donde está enterrada; lo que nadie ha conseguido es que zanje de una vez la polémica sobre su muerte.

También hay quien sostiene que el espectro de Harry Houdini se pasea por su antigua mansión de Laurel Canyon Boulevard, en Los Ángeles. El mago dedicó parte de su vida a desenmascarar a médiums y presuntos dotados de poderes paranormales como el español Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio, undécimo marqués de Santa Cara, que decía tener visión de rayos X y fue director general de Cinematografía y Teatro (1952-1955). Ningún charlatán consiguió engañar a Houdini y tampoco lo haría ninguno de los espectros citados, incluido el suyo, que demuestra la misma torpezza que quienes intentaron convencer al ilusionista de la existencia del Más Allá, porque la casa por la que vaga como alma en pena no es en realidad en la que vivió el artista. ¿Cómo puede un fantasma ser tan torpe?

Los fantasmas del palacio de Linares y el espiritismo televisivo, en Radio 3

Ángel Carmona y yo hemos hablado hoy de los fantasmas del palacio de Linares y el espiritismo televisivo, en Hoy Empieza Todo, en Radio 3. ¡Pensamiento crítico a mil por hora a primera hora de la mañana!