Extraterrestres

AXN emite ‘Taken’, la serie sobre abducidos producida por Steven Spielberg

EL HALLAZGO. El militar protagonista de 'Abducidos' se acerca al platillo volante estrellado en Roswell.

Telecinco anunció el 5 de diciembre de 2002 que había adquirido los derechos de emisión en España de Taken, un serie producida por Steven Spielberg que cuenta la historia de varias generaciones de seres humanos que han visto a los extraterrestres cara a cara. “La cadena ofrecerá esta producción a partir del próximo año”, indicaba un comunicado de prensa que calificaba la serie de “relato épico”. Pasó 2003, pasó 2004, estamos en el último trimestre de 2005… y de Taken en Telecinco no se sabe nada. Como si la hubieran abducido. Menos mal que existe la televisión de pago. AXN estrenó la serie el 3 de octubre a las 22.20 horas y, a fecha de hoy, ha emitido dos entregas: Más allá del cielo y Jacob y Jesse.

El bombardero pilotado por uno de los protagonistas cae a tierra rodeado de bolas de luz.El primer episodio de Taken, rebautizada en español como Abducidos, revisita Encuentros en la tercera fase (1977) y ET (1982). Empieza con una batalla aérea sobre Alemania, en la Segunda Guerra Mundial, en la que un bombardero estadounidense cae derribado por los cazas nazis, rodeado de foo fighters, nombre con el que se conoce a las bolas de luz que algunos pilotos aliados vieron en los cielos europeos durante la contienda. La tripulación del aparato será salvada de la muerte por los extraterrestres.

Encuentros en la tercera fase comenzaba con el hallazgo en el desierto de Sonora de un escuadrón de aviones torpederos desaparecido en el triángulo de las Bermudas el 5 de diciembre de 1945 y acababa con los aviadores saliendo de una gran nave alienígena décadas después. Además, en Abducidos hay escenas de ovnis en la carretera similares a la que protagonizó Richard Dreyfuss en 1977 y un extraterrestre que, como el entrañable ET, se queda en la Tierra, el de ahora después de que su platillo volante se haya estrellado en Roswell. Y hay militares malos, como en el cuento de hadas dirigido por Spielberg, y platillos volantes que parecen árboles de Navidad repletos de bombillitas. Pero todo eso sería anecdótico si Abducidos resultara divertida, interesante, cautivadora, como lo fueron en su momento los dos largometrajes. Lamentablemente, no lo es. Más allá del cielo, el primero de los diez episodios, es un tostón de tomo y lomo dedicado a presentar a los protagonistas y a meter al espectador en el ajo: los alienígenas visitan la Tierra desde los años 40 del siglo pasado y el Ejército de Estados Unidos lo está ocultando. Jacob y Jesse, la segunda entrega, mejora respecto a la primera -no era muy difícil-, pero está lejos de ser lo que uno espera de un producto de la marca Spielberg. Eso no quiere decir que no se encuentre a años luz de la bazofia nacional con que nos bombardean nuestras queridas televisiones patrias, volcadas en subproductos como Ana y los siete, Gran hermano, Aventura en África, Salsa Rosa

Abducidos está protagonizada por tres familias estadounidenses cuyas vidas se cruzan durante cincuenta años con un hilo común: los extraterrestres. Una es un clan de abducidos; otra, el de un militar capaz de cualquier cosa por guardar el secreto de las visitas alienígenas, y el tercero, el de una mujer que tuvo relaciones sexuales con uno de los visitantes, como resultado del cual nació un niño con poderes extraordinarios. En el primer episodio, se soluciona la incógnita de la apariencia de los tripulantes de los platillos volantes: son los grises flacuchos y cabezones que ha puesto de moda la mitología ovni en los últimos años y no los angelicales seres que describían los primeros contactados. Aunque, claro, como los extraterrestres son capaces de modificar su aspecto a gusto del espectador, puede que los alienígenas caucásicos vestidos con buzos al estilo Star trek que hicieron furor en ovnilandia en los años 50 fueran en realidad unos repugnantes grises. Los guionistas nos desvelan también pronto qué mueve las naves de los visitantes: su poder mental. Lo deduce un científico nazi tras examinar el platillo volante estrellado en Roswell. La serie, por supuesto, está llena de referencias a la historia de la ufología: se habla de Kenneth Arnold, sale William Brazel, vemos el accidente de Roswell en primera fila, hay testigos de las famosas luces de Lubbock… Y da una explicación -¡conspiracionista, no podía ser de otro modo!- a la contradicción entre los documentos secretos sobre Roswell y lo que dicen los ufólogos: en la localidad de Nuevo México se estrelló un globo lanzado para detectar ondas causadas por pruebas nucleares soviéticas -como afirman los informes hechos públicos hace unos años-, pero es que chocó con una nave alienígena que por eso cayó al suelo.

Un extraterrestre superviviente del accidente de Roswell, en un laboratorio del Ejército de EE UU.La serie es un producto que puede ir a más desde el punto de vista televisivo, según la trama avance. Lo criticable es que la mezcla de realidad y ficción siempre se incline del lado de la teoría más absurda, que se pase por alto lo que ha sido la historia real del fenómeno ovni para presentar la historia de lo que a algunos ufólogos les gustaría que hubiera sido. Abducidos da por hecho que hay seres humanos que están siendo secuestrados por extraterrestres y, aunque se deja caer varias veces que el Gobierno de EE UU ha aprovechado las visiones de ovnis para ocultar tras esa cortina de humo pruebas de armas secretas, uno de los ejes de la serie es que el Ejército ha recuperado naves de otros mundos y los cuerpos de sus tripulantes. Habrá que ver qué deparan los episodios que restan y si este producto de DreamWorks y SciFi Channel acaba por despegar dramáticamente. Por de pronto, estamos ante una especie de Expediente X centrado sólo en los ovnis, aunque la calidad de los guiones no llega a la altura de la serie de Chris Carter. Quizá se deba a que el Spielberg de comienzos del siglo XXI es bastante más escéptico que el joven realizador de Encuentros en la tercera fase y ET.

Spielberg, incrédulo

“Ya no estoy tan seguro de la presencia de vida extraterrestre entre nosotros como veinte años atrás -admite el cineasta en una entrevista del ufólogo Álex Chionetti publicada en agosto en la revista Año Cero-. En los 70 yo estaba absolutamente convencido de que estábamos siendo visitados. Es lo que reflejé durante el rodaje de Encuentros en la tercera fase, y después con ET. Pero no me han convencido mucho las evidencias que se han aportado desde entonces. A diferencia de los años 60 y 70, ahora poseemos millones de videocámaras y, no obstante, no hemos conseguido mejores evidencias. Las imágenes de los ovnis de hace treinta años no han cambiado y siguen siendo de objetos que no requieren necesariamente una tecnología extraterrestre. En Encuentros en la tercera fase había diversos tipos de no identificados, muchos imaginados por mí, pero otros basados en hechos reales. Sin embargo, en todo el material de estos años no he llegado a ver un caso que se acercara a alguna de mis interpretaciones del fenómeno”.

El entrevistador discrepa -“No estoy de acuerdo”- y le dice que en los últimos años las pruebas han seguido acumulándose. “Bueno, me gustaría ver esos vídeos, ya que nadie me ha demostrado todavía que existan evidencias más fuertes… Naturalmente, no lo niego… Por favor, hágamelos llegar a través de su contacto con mi publicista”, responde Spielberg, quien admite que su giro hacia el escepticismo esta vinculado a la madurez. “Mi obsesión tal vez se debió a cuando me perdí aquel ovni en Indiana por culpa de la fiebre… Pero desde 1977 he estado criando y educando a mis siete hijos y, cuando uno se convierte en padre, se olvida de subir a las estrellas”. Paradójicamente, uno de los protagonistas de Abducidos hace el camino al revés: es escéptico y al final acaba convirtiéndose en creyente, justo lo contrario que lo que suele pasar a quienes alguna vez se han interesado por el tema ovni desde un punto de vista intelectual, no religioso.

Serpientes de verano

¿HUELLAS DE OTROS MUNDOS? Aficionados a lo paranormal examinan un conjunto de círculos aparecidos en un campo de cereal en la República Checa en julio. Foto: Efe.

Hay noticias sorprendentes que se cuelan en los periódicos, la radio y la televisión, y que, sin embargo, tienen pocos visos de ser ciertas, cuando no son descaradamente falsas. Sucede, especialmente, en julio y agosto. Cuando la actividad política, social y económica decae, asoma un monstruo en un lago, se licúa la sangre de un santo, se encuentran piedras que prueban hechos bíblicos y la Atlántida reaparece. Se las llama serpientes de verano; aunque también se dan en otras épocas vacacionales.

ARQUEOLOGÍA BÍBLICA
Israel
Piedras para la fe

LA CUEVA DEL BAUTISTA. La gruta de cerca de Jerusalén en la que Juan Bautista inició a discípulos fue presentada a bombo y platillo hace un año. ¿El problema? Que los restos datan de los siglos IV ó V mientras que el profeta vivió en el siglo I.No pasa un año sin que se desentierren restos arqueológicos que confirman algún episodio bíblico. En 2004, fue una cueva presentada como el lugar donde Juan Bautista iniciaba a seguidores; aunque los hallazgos eran de época bizantina, de cientos de años después del profeta. Este mes, se han descubierto el palacio del rey David y la piscina de Siloé, en la que Jesús curó a un paralítico, según los Evangelios.

Ligar piedras a hechos de las Escrituras garantiza la atención de los medios a hallazgos que, si no, pasarían desapercibidos. La línea de razonamiento de los arqueólogos sensacionalistas suele ser del estilo de: hemos descubierto una barca de hace dos milenios en el mar de Galilea; Jesús vivió hace dos milenios en Galilea; luego Jesús pudo navegar en esa barca. Así que el titular que se vende es: encontrada la barca en la que Jesús navegó por el mar de Galilea. Eso ha pasado con la piscina de Siloé.

“En Jerusalén hay un montón de mikvaot, de piscinas rituales de los judíos. Entre 1969 y 1975, el arqueólogo Benjamin Mazar descubrió 40 sólo en la zona sudeste del Monte del Templo. La de este verano es una más. ¿La de Siloé? Puede que sí y puede que no. Además, ya hay otra piscina que se enseña a los turistas desde hace años como la de Siloé, con la misma base que la de ahora”, indica el historiador José Luis Calvo. Respecto al palacio de David, el Jerusalén de la época -siglo X antes de Cristo- era una aldea y David, como Salomón, un caudillo tribal, por lo que la existencia de un palacio es muy improbable. “Sabemos que no hubo ningún éxodo de Egipto y que otros episodios del Antiguo Testamento nunca sucedieron. La Biblia no es un libro de Historia; es una obra que crea un pasado para un pueblo, con objetivos nacionalistas”, sentencia el experto.

CUANDO EL OVNI SE ESTRELLA
Roswell (Nuevo México, EE UU)
Autopsia de serie B

Roswell acoge ya un museo dedicado a los ovnis.No hay estío sin ufólogos que monten vigilias nocturnas a la caza de platillos volantes. El mito nació en junio de 1947, cuando Kenneth Arnold, un hombre de negocios estadounidense, vio nueve objetos extraños cerca del monte Rainier. Quince días después, la prensa anunció que un platillo se había estrellado en Roswell. Desde entonces, los alienígenas desembarcan en los medios cuando las noticias flojean, aunque, como hace años que ellos mismos flojean, se han acabado refugiando en revistas donde hasta los coches tienen alma.

La última vez que salieron en la tele y la prensa a todo trapo fue en el verano de 1995, por una película de una autopsia a uno de los extraterrestres de Roswell. Los forenses y técnicos en efectos especiales que la vieron concluyeron que era un montaje: los médicos no llevan ni guantes ni trajes anticontaminación -se supone que están ante a un ser de otro mundo-, el cámara rueda de lejos y eludiendo los detalles, el cadáver está en una camilla y no en una mesa de autopsias… “Se trató de un burdo fraude con ánimo crematístico, en el que lo sorprendente es que se le otorgara crédito a un montón de especulaciones, suposiciones, licencias periodísticas y falta de sentido crítico”, comenta Ricardo Campo, del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Laguna y miembro de la Fundación Anomalía.

El principal avalista de la cinta en España fue Javier Sierra, ufólogo ahora metido a autor de novelas históricas. Defendió su autenticidad en la prensa esotérica y en un libro –Roswell: secreto de Estado– en el que sostiene que el transistor es un invento basado en tecnología del platillo estrellado, que en realidad fue un globo para detectar ondas causadas por pruebas nucleares soviéticas. “Roswell es representativo de la ufología mundial: un bulo alimentado por los medios de comunicación y sistemáticamente explotado por los comerciantes de misterios imaginados”, concluye Campo.

LA SOLEDAD DEL MONSTRUO
Lago Ness (Escocia, Reino Unido)
Un reptil longevo

VENERADO. El brujo Kevin Carlyon ofició en junio de 2003 un ritual de protección para Nessie. Foto: Reuters.Nessie es la serpiente de verano por antonomasia. Debutó en 1933 y, un año después, su imagen fue capturada en una foto en la que se ve un largo cuello y una pequeña cabeza que asoman sobre el agua del lago Ness. Eso atrajo a mucha gente hasta la región de Inverness, donde se estima que hoy en día el turismo del monstruo deja anualmente unos 40 millones de euros.

En 1994, se supo que la foto de 1933 -la más famosa y fiable- es un montaje hecho con una figura flotante; pero Nessie se resiste a morir. No hay verano que no acapare titulares, bien porque se va a explorar el lago con sónar, bien porque los organizadores de un triatlón contratan un seguro por 2,2 millones de euros -como pasó en julio- por si los participantes son atacados por el monstruo.

Sus seguidores lo presentan como un plesiosaurio, un reptil acuático de la era de los dinosaurios. Pero ¿cómo ha podido sobrevivir un único animal durante millones de años?, ¿es un monstruo de longevidad matusalénica?, ¿de qué se alimenta en el lago Ness, donde hay muy pocos peces? Si se trata de una población de varios ejemplares, ¿por qué no se ha encontrado nunca un cadáver? Además, el lago se formó hace sólo 12.000 años: ¿dónde estuvo Nessie hasta entonces?

ECOS DEL TARDOFRANQUISMO
Bélmez de la Moraleda (Jaén, España)
Caras de cemento

IMÁGENES FANTASMALES. Las caras del suelo de una cocina de Bélmez fueron un fenómeno turístico en los años 70 y resucitaron en 2004 cuando, tras el desembarco de unos parapsicólogos, aparecieron rostros en otras casas del pueblo.Fue considerado el “mayor misterio paranormal de todos los tiempos”. Las caras de Bélmez aparecieron en el suelo de cemento de la cocina de una humilde vivienda de la localidad jienense el 23 de agosto de 1971. Pronto se llenó el pueblo de defensores de la paranormalidad del fenómeno que, sin embargo, no mostraban ninguna prueba… y de turistas.

“En el primer artículo que se publicó -en el Ideal de Granada el 18 de septiembre de 1971-, se ve una imagen de la dueña de la casa, María Gómez Cámara, llevando en la mano un fajo de fotos que vendía a los turistas por el entonces muy respetable precio de diez pesetas. La mujer aseguraba que no cobraba por visitar la casa, pero reconocía que los visitantes le pagaban un duro por cabeza”, indica Fernando Frías, presidente del Círculo Escéptico, una organización dedicada al análisis crítico de lo paranormal de la que también forman parte Calvo y Campo. Se habló de fraude y, poco a poco, la historia fue apagándose. “Se decía que las caras las pintaba un pariente de María Gómez Cámara, fotógrafo de profesión y pintor aficionado. Nunca se sabrá con seguridad, pero lo cierto es que las caras que aparecieron tras la muerte de este hombre mostraban una técnica mucho más torpe, menos elaborada”.

El misterio resucitó hace año y medio, después del fallecimiento de la dueña de la casa. Convencida por unos cazafantasmas, la alcaldesa, María Rodríguez, quiso comprar la vivienda para montar una centro de interpretación; pero el precio se disparó hasta 600.000 euros. Milagro de los milagros, aparecieron entonces caras en otras casas mucho más baratas. Los cazafantasmas certificaron su autenticidad; pero el parapsicólogo Francisco Máñez desveló cómo pueden hacerse caras de Bélmez con agua y aceite, y les acusó de fraude: “Les enseñé un método para fabricar falsas teleplastias, lo usaron y obtuvieron lo que se esperaba”.

‘GRAFFITIS’ ALIENÍGENAS
Sur de Inglaterra (Reino Unido)
Cosechas de arte

Los círculos de las cosechas se han vinculado a los alienígenas y a los lamentos de una Madre Tierra agonizante por la acción del hombre. Nacieron a mediados de los años 70 en el Reino Unido, donde han alcanzado una gran complejidad. En otros países, como Chequia -donde aparecieron en julio-, son ahora muy sencillos, como en Inglaterra hace treinta años. La razón no es que los alienígenas tengan una especial predilección por el campo inglés.

Los primeros fabricantes de círculos fueron una pareja de jubilados armados con una barra metálica para aplastar el cereal, cuerdas y estacas. Se llamaban Doug Bower y David Chorley, y confesaron sus fechorías en 1991. Ahora, hay en el Reino Unido varios grupos de artistas que usan ordenadores para sus diseños, pero sobre el terreno emplean los mismos útiles que los pioneros. Llevan años haciéndolo y esa experiencia hace sus obras más complejas que las de sus colegas de otros países. Y los campesinos, tan contentos: cobran a buen precio la entrada a sus propiedades a miles de incautos.

CRIATURAS FEROCES
Reino Unido
Una pantera en el jardín

Fotograma del vídeo de la pantera fantasma grabado en Vizcaya en 2003. Sin referencias, bien puede tratarse de un gato. Foto: 'El Correo'.Los alien big cats (grandes gatos extraños) son un clásico de la campiña inglesa, donde hay registrados avistamientos de grandes felinos desde los años 60. No se ha capturado ninguno, en las fotos jamás hay elementos de referencia -si no existen, es imposible calcular el tamaño y el animal puede ser un gato doméstico- y se han llegado a fotografiar peluches y hacerlos pasar por panteras, según revela en su último número la revista Fortean Times sobre el caso de la Bestia de Cwmbran.

Estas escurridizas fieras -tan celosas de su intimidad como Nessie, el Yeti y el Bigfoot– llegaron a España hace unos años. En abril de 2003, una vecina de la localidad vizcaína de Armintza vio un animal “muy grande” que “tenía la cola larguísima y andaba como un felino”. Y se montó la caza de la pantera, con ertzainas y guardas forestales batiendo los montes, helicópteros, jaulas-trampa con carne que ningún animal tocó, huellas consideradas por un biólogo de un gran felino y un vídeo que no sirve para descartar que se tratara de un gato negro. Al final, la fiera se esfumó. Nunca más se supo de ella.

Publicado originalmente en el diario El Correo.

Playa de La Tejita, 1975: una historia alucinante

Una de las experiencias más alucinantes de la ufología española fue la que vivió un grupo de contactados en la playa tinerfeña de La Tejita hace treinta años. La contó por primera vez Juan José Benítez en su libro 100.000 kilómetros tras los ovnis (1978), la leí en su día y la he recordado ahora porque el 30 de julio murió de cáncer uno de sus protagonistas, el periodista canario Francisco Padrón. Tenía 70 años. Las necrológicas publicadas en la prensa citan su pasión por los ovnis y una de ellas -la de La Opinión– destaca que fue uno de los protagonistas de la primera abducción registrada en España. Los sucesos ocurridos en Tenerife en 1975 y las vivencias del grupo de contactados del que formaba parte Padrón no deben caer en el olvido ahora que se le recuerda como maestro de la investigación de fenómenos extraños (El País) y uno de los miembros de “la escuela básica de los investigadores del fenómeno ovni” con Fernando Jiménez del Oso, Antonio Ribera y Benítez (Diario de Avisos).

A mediados de los años 70, Padrón y sus compañeros tinerfeños de andanzas ufológicas usaban para contactar con los alienígenas la ouja, el tablero con el alfabeto sobre el que se mueve un objeto -en este caso, un vaso- por el poder de espíritus o de seres de otros mundos. Según le dijeron a Benítez, “lo del vaso -tal como lo vimos en aquellos primeros momentos- no parecía un sistema demasiado serio y científico”. A pesar de eso, ensayaron la técnica durante varios meses hasta que, en mayo de 1975, establecieron contacto con un extraterrestre muerto que se había estrellado con su nave en París hace más de 1.500 años -“cuando la gran capital francesa era sólo una aldea”- y que les pidió que rezaran por él al Absoluto. Sus siguientes interlocutores fueron los habitantes de Saturno, sólo una de las variedades de alienígenas que nos visitaban en sus platillos volantes: “También hay seres de Urano, de Plutón, de Marte, de Venus y de otros astros ajenos al Sistema Solar”, explicaron un día los saturnianos a sus interlocutores, que horas después vieron varias de las naves alienígenas cerca de Santa Cruz de Tenerife. El baile de marcianos no había hecho nada más que empezar.

Pronto se sumaron a la fiesta los habitantes de Urano, cuyo portavoz era una computadora que respondía al nombre de Opat-35 y que evitó que los contactados canarios fueran utilizados como conejillos de indias por los saturnianos. “Son científicos que no pertenecen a la Confederación de Mundos de la Galaxia y que sólo desean efectuar pruebas en vuestros cerebros”, indicó Opat-35 al grupo de Padrón antes de bloquear un encuentro en persona entre los terrícolas y los malvados vecinos de Saturno. El ansiado contacto no tardó, sin embargo, en producirse. Fue el 9 de junio de 1975 en la playa de La Tejita, donde Padrón, Emilio Bourgón y José Manuel Santos fueron transportados a un platillo volante de Urano en el que, durante 35 minutos, fueron sometidos a pruebas médicas por unos alienígenas que vestían uniforme blanco y ocultaban sus rostros detrás de unos cascos opacos. Lástima que, a pesar del convencimiento del trío respecto a la realidad de sus experiencias, las naves humanas que han visitado otros mundos del Sistema Solar no hayan detectado ni rastro de esa multitud extraterrestre que, según los contactados, vive en los mundos vecinos y está deseosa de entrar en contacto con nosotros.

Padrón tenía tendencia a creer en cualquier cosa disparatada. Era desde hace muchos años el apóstol de lo paranormal en Canarias y había ayudado a impulsar montajes como el del parque de las pirámides de Güímar. La seriedad de su trabajo estaba a la altura del de sus colegas ibéricos. Así, en febrero de 1988, publicó en Diario de Avisos -periódico en el que colaboró desde 1987 hasta su muerte- un artículo sobre un misterioso accidente aéreo ocurrido el 11 de diciembre de 1978, cuando cinco aviones militares estadounidenses se enfrentaron a un ovni submarino y éste derribó uno de los aparatos con sus “rayos extraños”. Padrón había extraído la historia de la obra Bases de ovnis en la Tierra, una novela escrita por Javier Esteban, un joven aragonés que había firmado el libro con el pseudónimo de Douglas O’Brien, un supuesto agente de la CIA que se había dedicado durante años” a combatir a quienes defienden haber visto naves procedentes de otros mundos”. Como otros ufólogos que se inspiraron en la novela de Esteban, Padrón vendió como real el relato del inexistente ataque al ovni submarino y ¡llegó a encontrar un testigo de los hechos!

Ésta son dos anécdotas de Francisco Padrón que minimizarán o pasarán por alto los panegíricos de rigor que publicarán las revistas esotéricas. Seguramente, el recuerdo del ufólogo irá en la línea de necrológicas como la de El País, cuyo autor, además de calificar al fallecido de maestro, destaca que le unía a Benítez y Jiménez del Oso “su rebeldía contra la negación oficial de estos fenómenos por parte de los Estados, a pesar de la existencia de numeroso informes secretos que evidenciaban lo contrario, tanto en España como en el resto del mundo”. Aquí, como siempre, les damos algunas claves diferentes, que pueden servirles para formar su propia opinión sobre el crédito que merecen los escritos de un hombre que hace treinta años entró en contacto con seres de otros mundos y que llegó a encontrar testigos de un suceso que nunca ocurrió.

¿Hasta dónde llegó el pánico a los marcianos?

Orson Welles, durante la emisión de 'La guerra de los mundos'.Los marcianos invadieron la Tierra el 30 de octubre de 1938 con un éxito desigual. Alrededor de 1,7 millones de estadounidenses creyeron en el desembarco alienígena y, de ellos, 1,2 millones “se asustaron o fueron perturbados”, según el equipo de la Universidad de Princeton, dirigido por Hadley Cantril, que analizó meses después el impacto de la emisión radiofónica de La guerra de los mundos. Sin embargo, a finales de los años 90, Robert E. Bartholomew, sociólogo de la Universidad James Cook, concluyó que el pánico no tuvo tanta extensión.

La dramatización de La guerra de los mundos escenificada por Orson Welles y el Mercury Theatre para la CBS se ha considerado tradicionalmente uno de los hitos de la historia de la comunicación de masas, la demostración del gran poder que en 1938 tenía la radio. La habilidad de un director y unos guionistas, unas convincentes interpretaciones y unos -hoy, primitivos- efectos especiales habrían hecho que centenares de miles de norteamericanos tomaran una sesión de radioteatro por la transmisión en directo de una invasión extraterrestre.

La guerra de los mundos de Orson Welles era una adaptación de la novela homónima de Herbert G. Wells publicada en 1898, en la que también se basa la película de Steven Spielberg que se estrena hoy en todo el mundo. El original cuenta la historia de un ataque marciano en la Inglaterra victoriana y describe a los invasores como unos seres de “extraño aspecto”, con “boca en forma de V” y babeante, tentáculos que no paran de moverse, respiración dificultosa, movimientos lentos y “ojos inmensos”. “Todo esto me produjo una sensación parecida a la náusea”, advierte el personaje del narrador. Los alienígenas avanzan por la campiña sembrando la destrucción con su rayo ardiente.

'La invasión desde Marte', de Hadley Cantril.La versión radiofónica trasladó la acción a Grovers Mill (Nueva Jersey, Estados Unidos). Allí aterrizaba la primera nave marciana y se abría ante los ojos de Carl Phillips, cuya intervención interrumpía un concierto de Ramón Raquello y su orquesta en el hotel Park Plaza de Nueva York. “Un cuerpo con una giba sale fuera del pozo. Puedo ver un pequeño rayo de luz reflejado en un espejo -indicaba el reportero-. ¿Qué es esto? Algo así como un chorro de fuego sale de ese espejo dirigiéndose hacia los hombres que avanzan. ¿Los golpea! ¿Dios mío, los convierte en llamas!”. Poco después, en medio de explosiones, el micrófono del periodista enmudecía y, desde el estudio, un locutor decía: “No nos es posible continuar nuestra radiotransmisión desde Grovers Mill”.

“Un enemigo formidable”

Durante el programa, entraron en antena militares, científicos y hasta el secretario de Estado, quien reconocía “la gravedad de la situación” y pedía a los ciudadanos que conservaran la calma y colaboraran con las autoridades para hacer frente a “un enemigo formidable”. “Mientras tanto, conservando nuestra fe en Dios, cada uno de nosotros debe continuar cumpliendo con sus deberes, de suerte que nos sea posible oponer a ese enemigo destructor una nación unida, valiente y consagrada a conservar la supremacía humana en esta tierra”.

Al final, Orson Welles se despedía recordando que todo había sido una broma de la noche de Halloween. “Hasta la vista a todo el mundo y recuerden, por favor, durante un día o algo así, la lección terrible que aprendieron esta noche. Ese invasor globular, reluciente, que apareció haciendo muecas en las salas de sus casas, es sólo un habitante de la imaginación; y, si llega a sonar el timbre de su puerta y no ven a nadie allí, no crean que fue un marciano… fue el genio travieso que aparece la víspera de Todos los Santos”, decía antes de que se anunciara para el domingo siguiente la dramatización de tres novelas cortas.

'La guerra de los mundos' de Orson Welles, en la primera página de 'The New York Times'.“Radioyentes aterrorizados toman una obra de teatro bélica como algo real”, rezaba el 31 de octubre el titular principal de The New York Times, que destacaba que muchas personas habían intentado huir del gas marciano, y que la emisora de radio y la Policía habían resultado desbordadas por las llamadas telefónicas. Un escenario apocalíptico que confirmó el estudio de los expertos de la Universidad de Princeton, a cuyos autores hubo gente que declaró haber visto las llamas del campo de la batalla, olido el gas y oído el ruido de los disparos.

Los sociólogos apuntan hoy al poder de los medios no como el causante de la histeria de masas por la retransmisión del ataque, sino como el creador del mito de que una gran parte de la población se tomó en serio la invasión alienígena. Al eco de los medios, se unió en la creación de la leyenda un trabajo científico cuyas conclusiones se antojan ahora alejadas de la realidad. “Existe un creciente consenso entre los sociólogos acerca de que la extensión del pánico, tal como la describió Cantril, fue enormemente exagerada”, señala Bartholomew, quien admite, no obstante, que “hay pocas dudas de que muchos americanos resultaron verdaderamente asustados”, hasta el punto de emprender la huida del peligro, especialmente en Nueva Jersey y Nueva York.

Los marcianos aterrorizaron a muchos oyentes; pero no a 1,2 millones, sino posiblemente a miles. El equipo de Cantril sólo entrevistó para su trabajo -publicado en forma de libro como The invasion from Mars (1940)- a 135 personas, pocas para extrapolar la cifra apuntada, y escogió los testimonios más coloristas. Y las llamadas a la Policía fueron numerosas, pero muchos telefonearon únicamente para preguntar si lo que escuchaban por la radio era real. Aún así, Welles y el Mercury Theatre demostraron en 1938 que no hace falta que los marcianos existan para que la gente los vea.


Una historia que Welles consideraba aburrida

Mucha gente creyó en La guerra de los mundos por cómo fue presentada. A pesar de los cuatro anuncios que se emitieron durante la obra diciendo que se trataba de un relato de ficción, el formato de programa de variedades interrumpido por conexiones en directo otorgó al relato una gran credibilidad.

Orson Welles temía días antes que la audiencia de la CBS se aburriera ante una “historia tan improbable”, que encima sucedía en la lejana Inglaterra. Así que lo primero que hicieron fue cambiar de escenario: los marcianos invadirían Estados Unidos. Faltaban seis días. Howard Koch, que luego fue uno de los guionistas de Casablanca, decidió el lugar del aterrizaje extraterrestre dejando caer a ciegas un lápiz sobre un mapa de Nueva Jersey. Y los nombres reales de poblaciones, calles y edificios -unidos a los ficticios de militares, miembros del Gobierno y científicos- acabaron de hacer creíble la narración. El equipo preparó los efectos especiales e hicieron historia aquella víspera de Halloween.

Publicado originalmente en el diario El Correo.

La reina de las abducciones

El primer secuestro de humanos por extraterrestres ocurrió hace 43 años en Estados Unidos. Estuvo protagonizado por el matrimonio formado por Betty y Barney Hill, una asistenta social blanca y un empleado del servicio de correos negro. Él murió en 1969 a consecuencia de una hemorragia cerebral; el cáncer acabó el domingo con ella. Su encuentro con los alienígenas estableció el guión de las abducciones.

El 19 de septiembre de 1961, la pareja volvía a su casa de Porstmouth en coche de unas vacaciones en Canadá. Hacia las diez de la noche, Betty Hill vio cómo una misteriosa luz les perseguía. Pararon en la cuneta y, tras observar el objeto con unos prismáticos, el miedo se apoderó de su marido: temía que los tripulantes de la nave les fueran a hacer daño. Para escapar, viajaron por carreteras secundarias hasta su casa, donde llegaron dos horas más tarde de lo previsto.

Pasado el susto inicial, Betty se volcó en la lectura de libros sobre ovnis y escribió una carta al ufólogo Donald E. Keyhoe, un militar retirado. En ella, le contó que habían visto aquella noche una luz, similar a una estrella, que luego se convirtió en una “torta, rodeada de ventanas en la parte delantera, a través de las cuales se veían luces azulblancas”. No decía nada de un secuestro. Fue cuando Barney acudió al psiquiatra por prescripción médica -se sentía culpable por haber abandonado a su primera esposa y a su hijo por Betty, una blanca-, cuando la abducción salió a la luz. En 1964 y bajo hipnosis, los dos narraron al psiquiatra Benjamin Simon que habían sido capturados por los tripulantes de un platillo volantes y sometidos a reconocimiento médico.

Una pesadilla

Betty y Barney Hill, en los años 60.La historia estaba llena de inconsistencias: los extraterrestres de Betty hablaban en inglés y sabían manejar la cremallera del vestido de la mujer; los de Barney carecían de boca y no se explicaban que el hombre utilizara dentadura postiza. El especialista sospechó desde el principio que todo era una fabulación y lo confirmó cuando Betty le narró las pesadillas que había tenido desde aquella noche. La historia había sido inventada por Betty, que había contado las pesadillas a su marido durante meses hasta que los dos las habían integrado en sus recuerdos como algo real. Los Hill no mentían, pero su abducción sólo había sucedido en una mente obsesionada por los ovnis.

Robert Sheaffer, astrónomo aficionado y miembro del Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones de lo Paranormal (CSICOP), cree que el objeto que persiguió al matrimonio fue Júpiter, muy brillante en el cielo aquella noche. Cuando lo vieron por primera vez, el ovni estaba encima de una estrella visible bajo la Luna. En realidad, bajo el satélite había dos planetas, Saturno -la estrella de los Hill- y Júpiter. “De haber existido un auténtico ovni, habría habido tres objetos cerca de la Luna: Júpiter, Saturno y el ovni”, concluye Sheaffer. Los extraterrestres de ojos envolventes descritos por Betty eran algo raro en la ufología de la época; pero habían protagonizado, doce días antes salir a la luz en una sesión de hipnosis, un episodio de la serie televisiva de ciencia ficción The outer limits.

La abducción de los Hill fue dada a conocer al mundo por el periodista John G. Fuller en El viaje interrumpido (1966). Tras la publicación de este libro, la mitología ovni dio un giro y empezaron a multiplicarse las abducciones, siempre siguiendo el patrón de la experiencia vivida en sueños por Betty y asumida como real por ella y su marido hasta el final.

Publicado originalmente en el diario El Correo.