CSIC

El CSIC confía a Rosa Montero la entrega de los premios Inspiraciencia. ¿Por qué no a Iker Jiménez?

Rosa Montero entregará mañana en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt), en La Coruña, los premios de la VII Edición del Certamen de Relatos de Inspiración Científica que convoca el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Sí, han leído bien, Rosa Montero, la misma que defendía hace unas semanas en El País Semanal que la Revolución Verde tuvo su origen en el uso de semillas transgénicas, que eso dio lugar a un “nuevo gluten” que crea “cada día más casos de intolerancia” y que hay “una repentina obsesión científica” en nuestra sociedad con denunciar la homeopatía detrás de la que podría estar la industria farmacéutica. Ya puesta a disparatar, ¿por qué la principal institución científica española no ha invitado a Javier Cárdenas, Iker Jiménez o Juan José Benítez?

El CSIC considera a Rosa Montero una buena elección para unos premios de divulgación.“Tras las desafortunadas afirmaciones pseudocientíficas de Rosa Montero, el CSIC debería plantearse si quiere vincular su concurso de relatos de inspiración científica a esa periodista. No dudo de la calidad literaria de Montero, pero no ve la agencia científica española la anticiencia que hay en sus afirmaciones sobre la homeopatía. ¿Comparte el CSIC con Montero la idea de que hay una campaña orquestada contra la homeopatía financiada desde las farmacéuticas?”, se pregunta Vicente Prieto, presidente del Círculo Escéptico, que ha pedido explicaciones a la insitución a través de Twitter. “Estamos encantados de que Rosa Montero haya accedido a participar en nuestra entrega de los premios Inspiraciencia”, le respondía poco después el CSIC.

¿Quién ha elegido a Rosa Montero como madrina de los premios Inspiraciencia? ¿Comparten el Muncyt, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), la Real Academia de Ciencias y el resto de las entidades implicadas en estos premios la visión de Montero de que los transgénicos son peligrosos y la homeopatía cura? Quiero pensar que no, que este error ha sido obra de alguien que no sabe de ciencia ni de divulgación y que todavía hay tiempo de corregirlo.

Grafólogos usan fraudulentamente el nombre del CSIC para promocionar un congreso pseudocientífico

Los organizadores del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal están usando fraudulentamente el nombre del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) -lo llaman Centro Superior de Investigación Científica en su publicidad- para promocionar las jornadas. El encuentro se celebrará el 25, 26 y 27 de febrero en Barcelona, y sus organizadores afirman en los anuncios que tendrá lugar en el CSIC, en el número 64 la calle Hospital. El mensaje de correo que están enviando a los medios de comunicación dice:

Los próximos días 25,26 y 27 de febrero se celebrará en Barcelona en el Centro Superior de Investigación Científica (CSIC) el primer congreso en España de lenguaje corporal, psicología del rostro y grafología como ciencia.

Cartel del VI Foro internacional de grafología, psicología del rostro y lenguaje corporal, con la referencia al CSIC.“No cuentan con el apoyo del CSIC, ni se les ha cedido ningún local. Les hemos pedido que quiten el nombre del CSIC de la publicidad porque no queremos que aparezca vinculado a la pseudociencia”, me ha comentado un portavoz de la entidad. El inmueble que acoge el encuentro es un edificio propiedad del CSIC que funciona como residencia de investigadores y gestiona una empresa privada. Fue esta última la que dio el permiso de uso a los organizadores del congreso de grafología creyendo que era un encuentro científico como otros que tienen lugar en sus locales. Sin embargo, tras enterarse de la naturaleza real de la reunión -en la que se hablará de cosas como “la simbología de la firma” y “la psicología del rostro”- y de que sus promotores estaban usando el nombre del CSIC engañosamente, se ha retirado el permiso y el encuentro pseudocientífico ya no se celebrará en la residencia de investigadores.

Los practicantes de la grafología aseguran que pueden deducir el carácter de una persona a partir de cómo escribe, de si las mayúsculas son muy grandes, las letras van separadas, las líneas se inclinan hacia uno u otro lado… En vez de leer la personalidad en las líneas de la mano, la leen en la letra manuscrita. No hay que confundirlos con los peritos calígrafos, los expertos forenses que certifican, por ejemplo, si alguien es el autor o no de un manuscrito que se le atribuye. Los morfopsicólogos, por su parte, pretenden deducir la personalidad a partir de los rasgos faciales. Grafología y morfopsicología son artes adivinatorias, como la quiromancia, la lectura de los posos del café, el tarot, la astrología y otras.

No es la primera vez que ocurre algo así. En otoño de 2012, los organizadores del congreso pseudocientífico Historia, mitos y leyendas en el arte, que se celebró en Sevilla el 1 y 2 de diciembre, promocionaron el acto en Internet como si contaran con el respaldo del CSIC. El encuentro, en el que iban a participar un zahorí, un investigador de fenómenos forteanos y el conductor de un programa de radio pseudocientífico, entre otros, no contaba con ningún apoyo del CSIC.