National Geographic Oferta

Creacionismo

La cadena ESPN suspende en Twitter a un comentarista de béisbol por defender la teoría de la evolución

“Eppur si muove”, escribió Keith Law, columnista de béisbol de la cadena ESPN, ayer en Twitter después de cinco días de inexplicable silencio. No dijo más y siguió con sus comentarios habituales. Su uso de la famosa frase que Galileo habría dicho después de abjurar de su visión heliocéntrica del Cosmos ante el tribunal Inquisición -“Y, sin embargo, se mueve”, en referencia a la Tierra- da verosimilitud a lo que reveló hace unos días Deadspin: que ESPN suspendió el miércoles de la semana pasada la actividad de Law en Twitter por defender en esa red la teoría de la evolución, y la ciencia en general, frente a su compañero de cadena Curtis Schilling, exjugador de béisbol.

Fragmento de la discusión entre Curtis Schilling y Keith Law.“No es una coincidencia. ESPN le ha dado [a Law] un tiempo de descanso en Twitter y nos han dicho que es por defender en voz alta y en repetidas ocasiones a Charles Darwin del fósil de transición Curt Schilling, su colega de Bristol”, escribió Barry Petchesky en Deadspin el viernes. Schilling es un furibundo creacionista y el 13 de noviembre los dos se enzarzaron en una discusión, con Law como defensor de la teoría de la evolución y de la razón. Todo empezó con Schilling diciendo cosas como: “¿Que todos los seres vivos provienen de una única célula? Enseñadme los fósiles de los seres que se convirtieron en humanos antes de que fueran humanos…”; “¿Dónde están los fósiles perdidos en vuestra teoría de la evolución? Los elefantes tienen elefantes y lo harán durante otros mil años, ¿no?”; “Pon [dirigiéndose a un crítico] un enlace a cualquier fósil entre los anfibios y una mosca, un mosquito, un elefante, un rinoceronte, un humano, una serpiente o cualquier otro”… Law le respondió: “Hay cientos de fósiles de transición en el registro, Curt”. Y le dio un enlace a la página correspondiente de la Wikipedia.

“En serio, si alguien dice que la teoría de la evolución es errónea porque no hay fósiles entre los monos y los humanos, coge un mono y dale con él”, escribió poco después Law. Cuando un tuitero le dijo que se dejara de meter en asuntos científicos y se limitara al béisbol, respondió: “No, no lo haré. La ciencia es infinitamente más importante”. Schilling le preguntó si había dado en serio el enlace a la Wikipedia, y le respondió que sí: “Es un artículo sólido, bien fundamentado. Eres libre de mandar refutaciones a esos fósiles transicionales”. Y, cuando otro interlocutor le comentó que ciencia y fe pueden ir de la mano, Law replicó que no se había metido con la fe de nadie. “Me opongo a la anticiencia. Eso es todo”, sentenció.

Poco después de que Deadspin publicara la noticia en la que vinculaba el silencio tuitero de Law a una medida disciplinaria de ESPN que duraría hasta el lunes, como así ha sido, por su defensa de la teoría de la evolución, la cadena aseguró que “no había tenido nada que ver con sus opiniones sobre ese asunto”. ¿De verdad? Las tres palabras con las que reapareció ayer Law en Twitter apuntan en otro sentido. Además, si lo que no les gusta es que dos de sus profesionales muestren públicamente sus discrepancias sobre un asunto que levanta ampollas en Estados Unidos, donde la sinrazón fundamentalista es en muchos sitios ley, ¿por qué no suspendieron también a Schilling?

¡Feliz Día de Darwin 2014!

Tarjetón del Día de Darwin 2014 de Bilbao.

La Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao (c/ Bidebarrieta, 4) acoge hoy dos conferencias dentro de los actos del Día de Darwin, en una iniciativa organizada por la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco (UPV), el Círculo Escéptico y la Biblioteca de Bidebarrieta, con la colaboración del Aula Espazio Gela, el CIC bioGUNE, el diario El Correo y la Fundación Biofísica Bizkaia. El programa de la octava edición de este encuentro celebrada en la capital vizcaína es el siguiente:

19.00: ‘¿Las extinciones son para siempre?’, por Ana Zubiaga, catedrática de genética de la UPV.

19.45: ‘El genoma neandertal’, por Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF) de Barcelona.

20.30: Mesa redonda.

Creacionistas de izquierdas

“La evolución jugando a la gallinita ciega difícilmente puede sostenerse hoy como hipótesis científica”, sentenciaba ayer Antonio Sitges-Serra en El Periódico, según me ha alertado Alejandro Cintas. Si usted pensaba que el creacionismo era algo reservado a los sectores más conservadores y clericales de la sociedad española, el artículo de opinión de este médico le sacará de su error, como me ha sacado a mí del mío. Porque el autor es vicepresidente de Federalistas de Izquierdas. A la derecha que legisla desde el púlpito, el centro-izquierda timorato que lo mismo alaba la ciencia que muestra un irracional temor hacia ella, la izquierda feng-shui -en acertada denominación de Mauricio-José Schwarz- que idolatra lo natural sobre todas las cosas y coquetea con la monja antivacunas, y los nacionalismos de todo pelaje que remodelan el pasado a su gusto, hay que sumar ahora los creacionistas de izquierdas.

Artículo antidarwinista del médico Antonio Sitges-Serra.Catedrático de cirugía en la Universidad Autónoma de Barcelona, Sitges-Serra sostiene que “la santificación de Darwin en los concilios científicos” -fíjense en lo religioso del lenguaje- se debe a raíces ideológicas que buscan “la eliminación del pensamiento científico de todo matiz que abra una puerta a la existencia de Dios; el utilitarismo, según el cual la evolución obedece a criterios únicamente adaptativos; y el rechazo de las filosofías vitalistas (de Nietzsche a Bergson, por ejemplo)”. Quizá sea malpensado, pero que alguien postule que en el origen de la teoría de la evolución por selección natural está, como primera idea, sacar a Dios del pensamiento científico -donde, por cieerto, nunca ha pintado nada- me hace sospechar que la prioridad del autor es la misma que la de los postulantes del diseño inteligente: defender una evolución teledirigida por una entidad superior, llámese como se llame.

En esa línea, Sitges-Serra advierte de que, “a pesar de que la posibilidad de eclosión de la inteligencia humana según las leyes del azar equivaldría a la de que un mono tecleando en un ordenador escribiera El rey Lear, los biólogos evolucionistas se adhirieron a la hipótesis del primate novelista, buena muestra de que la filosofía espontánea del científico suele ser ingenua y de poco calado”. Y añade: “Pensemos -es solo un ejemplo- en las alas de las mariposas. Hay en la naturaleza un exceso estético ajeno a la ceguera genética y al utilitarismo”. No va más allá, no nos dice cómo ha acabado un primate escribiendo El rey Lear e infinidad de obras más, esculpiendo, pintando y explorando el Cosmos,  ni a qué achaca el “exceso estético” de la naturaleza. Aunque, como él mismo dejó dicho hace un par de años, “sentirse parte de un gran designio y no pieza insignificante de un inmenso engranaje casual, arrodillarse de vez en cuando ante los misterios, reconforta y a la vez nos distancia de los cultos menores, a la larga fungibles”. Y es que, para él, “las grandes religiones -un paso más allá de las iglesias que las representan- son un firme asidero frente al vendaval de las utopías sanguinarias y de las seudorreligiones de los idearios políticos o científicos”. Amén.

Además del antidarwinismo, que un médico de formación, como Sitges-Serra, abrace el vitalismo en el siglo XXI es algo que nunca entenderé. También me sorprende que reivindique el lamarckismo, la herencia de los caracteres adquiridos, y diga que “Darwin no se alejó excesivamente de este postulado; simplemente radicalizó la propuesta de Lamarck haciéndola extensiva al género humano y orientándola hacia un utilitarismo muy británico”. Pero, a fin de cuentas, yo soy sólo un periodista.

Los dragones existieron porque la Biblia habla de ellos, dice un creacionista

Los dragones no son seres mitológicos. Existieron. Es lo que sostiene Darek Isaacs, autor de Dragons or dinosaurs? Creation or evolution? (¿Dragones o dinosaurios? ¿Creación o evolución? 2010), libro que defiende que humanos y dinosaurios coexistieron, así como que la narración bíblica de la Creación es un relato histórico. “Todo lo que hacemos lo tenemos que medir por la palabra de Dios. Es lo que creo. Por lo tanto, tenemos que ir a la Biblia, y la Biblia habla de dragones”, ha dicho en una entrevista para el programa de televisión Creation Today (La Creación hoy), del ministerio fundamentalista del mismo nombre.

Isaacs es un creacionista de la Tierra joven -cree que nuestro planeta tiene unos 6.000 años- y preside Watchmen 33, una organización que considera que el libro sagrado del cristianismo es la fuente de todo conocimiento. Así que, como en el Antiguo y Nuevo Testamento se habla de dragones, estos seres existieron. Según él, Dios compara en el Libro del Apocalipsis a Satán con un dragón porque “los humanos de hace 2.000 años sabían lo peligrosos que eran los dragones”, sus “mayores enemigos”, y así iban a entender lo peligroso que es el Diablo.

‘La evolución del mundo’, el frustrado documental didáctico de Ray Harryhausen

El mago de los efectos especiales Ray Harryhausen murió el martes a los 92 años. Hizo soñar a generaciones con bestias antediluvianas, como El monstruo de tiempos remotos (1953), y seres mitológicos, como la Medusa de Furia de titanes (1981). Sin embargo, le traigo aquí porque uno de sus grandes proyectos inacabados fue una historia de la vida en la Tierra, desde su aparición hasta la desaparición de los dinosaurios.

La película documental se iba a titular La evolución del mundo y empezó a trabajar en ella en 1938, con sólo 18 años. Tenía fines didácticos y esperaba que se usara en las escuelas. Fabricó un tiranosaurio, un tricerátops, un brontosaurio y un pterodáctilo, entre otros animales, y empezó a hacer experimentos con fondos mates. Por desgracia, en 1940 se estrenó Fantasía. Tras verla, el joven Harryhausen tiró la toalla, convencido de que nunca podría igualar lo plasmado en La consagración de la primavera, que abarcaba el mismo periodo temporal que su documental: acababa con la extinción de los dinosaurios después de que Disney renunciara a trasladar a la pantalla la evolución de los mamíferos y la aparición del ser humano, por miedo a la reacción de los creacionistas.

Hasta nosotros ha llegado una pequeña parte del metraje original de La evolución del mundo, cinta de la cual la Fundación Ray y Diana Harryhausen conserva un modelo de mamut y los armazones del tiranosaurio, el brontosaurio y el pterodáctilo. El siguiente vídeo, como indica el artista en él, sirve para que nos hagamos una idea de lo ambicioso de su proyecto.