Charles Darwin

La evolución de los sexos y la extinción de los neandertales, en los actos del Día de Darwin de Bilbao

Recreación de un hombre y una mujer neandertal. Foto: UNiesert y Frank Vincentz.¿Cómo han evolucionado los sexos? ¿Estaban los neandertales condenados a extinguirse desde su nacimiento como especie? A estas dos preguntas responderán en Bilbao dos expertos de primera línea en el marco de los actos del Día de Darwin, que la capital vizcaína celebra por noveno año consecutivo. La Biblioteca de Bidebarrieta acogerá el 12 de febrero, a partir de las 19 horas, sendas conferencias de Ambrosio García Leal, biólogo y escritor científico, y la antropóloga María Martinón-Torres, miembro del equipo de Atapuerca desde 1998 y responsable grupo de investigación de antropología dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), quienes hablarán sobre las diferencias entre machos y hembras, y si la propia variabilidad inicial de los neandertales contribuyó a su desaparición, respectivamente.

La participación desde 2007 de destacadas figuras de la ciencia y la divulgación -como Juan Luis Arsuaga, Francisco J. AyalaJosé María Bermúdez de Castro, Pilar Carbonero y Manuel Toharia, entre otros- ha convertido la celebración del Día de Darwin en Bilbao en una cita obligada para los amantes de la ciencia y la cultura en general. La organización de los actos de la capital vizcaína corre a cargo de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV, el Círculo Escéptico y la Biblioteca de Bidebarrieta, y cuenta con la colaboración del Aula Espazio Gela, el CIC bioGUNE, el diario El Correo y la Fundación Biofísica Bizkaia.

La resurrección de los dinosaurios y el genoma neandertal, en los actos del Día de Darwin de Bilbao

Escena de la película 'Parque Jurásico', de Steven Spielberg.¿Resucitaremos a los dinosaurios? ¿Qué nos enseña el genoma neandertal de nosotros mismos? Estas dos preguntas y muchas más responderán en Bilbao dos expertos de primera línea en el marco de los actos del Día de Darwin, que la capital vizcaína celebra por octavo año consecutivo. La Biblioteca de Bidebarrieta acogerá el 12 de febrero, a partir de las 19 horas, sendas conferencias de Ana Zubiaga, catedrática de genética de la Universidad del País Vasco (UPV), y Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF) de Barcelona y reconocido experto en paleogenético, que hablarán sobre la posibilidades de devolver la vida a especies extinguidas y lo que la genética nos revela de los neandertales y, por extensión, de nosotros mismos.

La participación desde 2007 de destacadas figuras de la ciencia y la divulgación -como Juan Luis Arsuaga, Francisco J. AyalaJosé María Bermúdez de Castro, Pilar Carbonero y Manuel Toharia, entre otros- ha convertido la celebración del Día de Darwin en Bilbao en una cita obligada para los amantes de la ciencia y la cultura en general. La organización de los actos de la capital vizcaína corre a cargo de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV, el Círculo Escéptico y la Biblioteca de Bidebarrieta, y cuenta con la colaboración del Aula Espazio Gela, el CIC bioGUNE, el diario El Correo y la Fundación Biofísica Bizkaia.

Bilbao celebrará el próximo martes el Día de Darwin

Charles Darwin, fotografiado por Julia Margaret Cameron en 1868.Bilbao celebrará el martes por séptimo año consecutivo el nacimiento de Charles Darwin, codescubridor de la teoría de la evolución junto a Alfred Russel Wallace. La Biblioteca de Bidebarrieta acogerá el 12 de febrero, a partir de las 19 horas, sendas conferencias de Ana Zubiaga, catedrática de Genética de la Universidad del País Vasco, y Jordi Agustí, profesor investigador del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), que hablarán sobre la posibilidades reales de ese sueño, o pesadilla, de la ciencia ficción de resucitar a los dinosaurios y sobre la relación entre las ideas de evolución y progreso, respectivamente.

La participación desde 2007 de destacadas figuras de la ciencia y la divulgación -como Juan Luis Arsuaga, Francisco J. AyalaJosé María Bermúdez de Castro, Pilar Carbonero y Manuel Toharia, entre otros- ha convertido este acto en una cita obligada para los amantes de la ciencia y la cultura en general. El Día de Darwin de Bilbao está organizado por la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco (UPV) y el Círculo Escéptico, patrocinado por El Correo y el Ayuntamiento de Bilbao, y sería imposible sin la colaboración de la Fundación Biofísica Bizkaia, el Aula Espazio Gela y el CIC bioGUNE.

Bilbao celebrará el Día de Darwin el 14 de febrero

Bilbao volverá a celebrar este año el nacimiento de Charles Darwin, codescubridor de la teoría de la evolución junto a Alfred Russel Wallace. La Biblioteca de Bidebarrieta acogerá el 14 de febrero, a partir de las 19 horas, sendas conferencias de José María Bermúdez de Castro, codirector de las excavaciones de Atapuerca y director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, y el biólogo Kepa Altonaga, de la Universidad del País Vasco, sobre la evolución del género Homo -al que pertenecemos todos los seres humanos- y el modo en que recibió la intelectualidad vasca las ideas del naturalista inglés, respectivamente.

La participación desde 2007 de destacadas figuras de la ciencia y la divulgación -como Francisco J. Ayala, Pilar Carbonero y Manuel Toharia, entre otros- ha convertido este acto en una cita obligada para los amantes de la ciencia y la cultura en general. El Día de Darwin de Bilbao está organizado por El Correo, la Cátedra de Cultura Científica de la UPV y el Ayuntamiento de Bilbao, en colaboración con el Círculo Escéptico, la Fundación Biofísica Bizkaia, el Aula Espazio Gela y el CIC bioGUNE.

Todas las pruebas que Darwin no conoció y que apoyan la teoría de la evolución, en un nuevo libro

El antropólogo Alan Rogers. Foto: Lee Siegel/Universidad de Utah.

Alan Rogers, antropólogo de la Universidad de Utah (Estados Unidos), llevaba dos décadas enseñando la evolución en clase cuando en 2006 decidió combatir abiertamente el antievolucionismo tras conocer un sondeo de opinión según el cual la mitad de los estadounidenses no cree que el ser humano sea producto de la evolución. “Después de leer esa encuesta, se me ocurrió que no tenía mucho sentido enseñar a los estudiantes acerca de las complejidades de la evolución si, en principio, no creen que ésta existe. Por lo tanto, decidí que, a partir de ahora, mis clases de introducción iban a incluir una o dos semanas sobre las pruebas de la evolución y empecé a buscar un libro texto”. No encontró ninguno que le satisficiera -eran demasiado largos y farragosos-, así que decidió escribirlo. Se titula The evidence for evolution (Las pruebas de la evolución) y lo acaba de publicar la University Chicago Press.

En su obra, de sólo 128 páginas y concebida como un libro de lectura fácil, Rogers contrarresta los argumentos de los antievolucionistas con pruebas científicas que no se conocían en tiempos de Charles Darwin. El naturalista inglés, recuerda el antropólogo, no sabía nada de genética, la deriva continental ni la edad de la Tierra, no había visto a ninguna especie cambiar ante sus ojos ni no conocía ningún fósil de transición y casi ninguno humano. “Las pruebas podrían haber ido en otro sentido. Podrían haber refutado la teoría de Darwin. En vez de eso, tenemos 150 años de pruebas que apoyan su teoría. Mi libro cuenta la historia de esos descubrimientos”. Su activismo es de agradecer en un país donde el 60% de los profesores de biología de Secundaria evita apoyar la evolución en clase.

Hasta la encuesta de 2006 que le llevó a escribir The evidence for evolution, Rogers no dedicaba en clase mucho tiempo a presentar a sus alumnos las pruebas de la evolución porque consideraba que no tenía sentido, al haberse resuelto esa cuestión hace más de un siglo y el interés de los científicos centrarse siempre en lo desconocido y recientemente descubierto. Por eso, indica, las clases y los libros de texto suelen centrarse en los mecanismos de la evolución que todavía son objeto de estudio y no prestan atención a lo que consideran demostrado más allá de toda duda. Un error que no se da sólo en este área del conocimiento y que, en ocasiones, lleva a los científicos a no plantar cara a la pseudociencia al dar por sabidas cosas que en realidad no lo son para el público en general.

Rogers cree que su libro será de gran valor para quienes no creen en la evolución -yo lo dudo- y para los propios evolucionistas, que deben estar preparados para ofrecer pruebas en los debates con los primeros. “En ciencia, tienes que ser capaz de cambiar de opinión cuando te enfrentas con las pruebas. Aprender esto es muy importante no sólo para los científicos, sino para todo el mundo. Nos hace mejores ciudadanos”, sostiene el antropólogo estadounidense, quien espera que The evidence for evolution anime a sus lectores a pensar críticamente. “Alan Rogers encara la controversia política sobre la teoría de la evolución -no hay ninguna controversia científica- con el mejor espíritu científico: las pruebas y la lógica. Para cualquier persona con una mente abierta, curiosidad sobre el mundo natural y un deseo de que las controversias se resuelvan basándose en las pruebas y no en la retórica, este libro es una contribución valiosa y una lectura fascinante”, ha dicho el psicólogo y divulgador científico Steven Pinker.