Alfred Russell Wallace

Que seas muy inteligente no basta para protegerte frente a lo paranormal, las ‘conspiranoias’ y las paparruchas

Foto de Henri Robin y un espectro tomada por Eugène Thiébault en 1863.El bioquímico Kary Mullis, premio Nobel de Química, confía en el horóscopo y dice que una noche se topó, en un bosque de California, con un “mapache verde brillante” alienígena. Arthur Conan Doyle creía en el espiritismo y las hadas. El naturalista Alfred Russell Wallace, codescubridor de la teoría de la evolución, era espiritista y antivacunas. Steve Jobs y Peter Sellers murieron prematuramente por ponerse en manos de terapeutas alternativos. ¿Cómo es posible que individuos tan inteligentes tengan creencias paranormales, se jueguen la vida recurriendo a la mal llamada medicina alternativa o sean antivacunas?

Los psicólogos Tomas Ståhl y Jan-Willem van Prooijen, de las universidades de Illinois y Libre de Ámsterdam, respectivamente, han dado con una explicación al auge de lo irracional y, por extensión, a que gente inteligente crea cosas increíbles y se trague falsedades como las difundidas por los impulsores del Brexit, Donald Trump y los líderes independentistas catalanes. “Mostramos (en nuestro estudio) que el sano escepticismo sobre conspiraciones y fenómenos paranormales no solo requiere una capacidad cognitiva relativamente alta, sino también una fuerte motivación para ser racional”, dice Ståhl, cuyo trabajo se publicará en febrero en la revista Personality and Individual Differences. Es decir, además de estar capacitado para pensar críticamente, el individuo ha de valorar el hecho de basar sus decisiones y creencias en la lógica y las pruebas. Si no es así, “las personas con una alta capacidad cognitiva tienen la misma probabilidad de creer en conspiraciones y fenómenos paranormales que las que tienen una capacidad cognitiva menor”.

Para llegar a esta conclusión, Ståhl y Van Prooijen hicieron en internet dos encuestas en las que participaron 300 personas. En una, les pidieron que mostraran su grado de acuerdo con frases como: “Para mí es importante ser escéptico sobre afirmaciones que no están respaldadas por pruebas”, “Ser escéptico sobre afirmaciones no respaldadas por pruebas es una virtud moral”, “El alunizaje fue un fraude” y “Hay organizaciones secretas con gran influencia en las decisiones políticas”. Comprobaron así que el pensamiento crítico se asociaba a una menor creencia en lo paranormal y las conspiraciones en quienes “valoraban mucho” la lógica y la exigencia de pruebas a la hora de tomar decisiones.

“Una alta capacidad cognitiva no inmuniza por sí sola contra las creencias irracionales”, concluyen. Eso explicaría en parte por qué en una sociedad occidental mejor educada que nunca grandes sectores de la población mantienen creencias pseudocientíficas, abrazan teorías conspiranoicas y dan crédito a cualquier bulo. No basta con ser inteligente; hay que querer aplicar el pensamiento crítico en la vida diaria. Valorar el escepticismo como herramienta habitual. Si no lo haces, puedes ser muy inteligente y tragarte patrañas. Y, si lo haces, siempre pueden engañarte; tenlo presente. Que alguien crea en tonterías no significa que sea tonto. Como no lo eran Doyle, Wallace, Torres Quevedo -que creyó en los superpoderes del aristócrata español con visión de rayos X– y tantos otros.

“La idea de la Creación es una excusa para no hacer ciencia”, dice Peter Bowler

Expresivo. Peter Bowler, en un momento de la entrevista. Foto: Maite Bartolomé.

Peter Bowler ha dedicado gran parte de su vida profesional a la historia de la teoría de la evolución. Ayer, pronunció en Bilbao la conferencia inaugural de un ciclo sobre sus codescubridores, Charles Darwin y Alfred Russell Wallace. Organizado por la Fundación BBVA, el CIC bioGUNE, el British Council y la Unidad de Biofísica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad del País Vasco (UPV), conmemora la presentación de su teoría en la Sociedad Linneana de Londres hace 150 años.

–¿Es la intromisión de lo sobrenatural en la evolución humana la principal discrepancia entre Darwin y Wallace?

–Diez años después de la publicación de El origen de las especies en 1859, Darwin escribió El origen del hombre para explicar la evolución del mono al ser humano. Por aquel entonces, Wallace ya hablaba de lo sobrenatural. Para él, las facultades humanas tenían que ser fruto de algo más que la selección natural. Suele decirse que Wallace y Darwin propusieron una misma teoría, aunque hay diferencias sustanciales entre ellos.

–También puntos en común.

–El principal, la biogeografía. Los dos exploraron el mundo y se preguntaron por la distribución de las especies. ¿Por qué están donde están? En las Galápagos, Darwin se dio cuenta de que había especies diferentes de un animal en diferentes islas. Defender que Dios había ido plantando una especie diferente en cada isla era de un reduccionismo absurdo y, en cierta forma, un insulto al Creador. Concluyeron que la diferenciación se debía a animales que habían emigrado de un territorio a otro y luego habían quedado aislados por barreras naturales.

–Y se habían multiplicado y adaptado al entorno.

–Sí. La selección natural establece que sobreviven los mejor adaptados al medio. Explica por qué algunos individuos sobreviven y otros no. Wallace creía que la selección natural actuaba sobre grupos y subespecies, mientras que Darwin hablaba de la competencia entre individuos y presentaba como prueba la cría selectiva de animales por el hombre. Wallace nunca aceptó la analogía entre la selección natural y la cría de animales.

–Él creía que la evolución servía para otros animales, pero no para el hombre. ¿No es algo parecido a lo que sostienen los promotores del diseño inteligente, para quienes sólo la existencia de Dios puede explicar la complejidad humana?

–Wallace consideraba indispensable lo sobrenatural para explicar algunas facultades humanas. Creía que habilidades como las matemáticas, la música… eran inexplicables desde la selección natural. En ese sentido, sí existe un paralelismo con lo que sostienen los partidarios del ‘diseño inteligente’. Darwin era un materialista que abogaba por la explicación de todo por causas naturales, mientras que Wallace recurría a lo sobrenatural…

–Para explicar lo inexplicado.

–El trabajo de los científicos es buscar explicaciones naturalistas a lo que no sabemos. Cuando hay algo que no entiendes, puedes creer que nunca lo entenderás o que no lo entiendes ahora, pero posiblemente sí en el futuro. Para quien opta por la primera opción, seguir buscando una explicación no tiene sentido. Pero un científico nunca dirá: “¡Dejemos de buscar!”. El gran problema de Wallace y de los modernos creacionistas es que ponen un límite, una frontera, a la ciencia y rechazan la posibilidad de dar respuesta naturalista a algunas preguntas.

–Buscan a Dios en lo que la ciencia aún desconoce.

–Sí, en algo que no entendamos ahora. Es el Dios de los huecos del conocimiento. Muchos teólogos intentan hoy conciliar ciencia y religión, y huyen del Dios de los huecos. Vienen a decir que Dios está en los orígenes, detrás de las Leyes de la Naturaleza, no de cada uno de los pequeños detalles.

Peter Bowler, en un momento de la entrevista. Foto: Maite Bartolomé.–Parece que todavía no hemos digerido que Darwin, siguiendo los pasos de Copérnico, expulsara al hombre del centro del Universo.

–No. A mucha gente le cuesta aceptar que no somos algo especial, que no somos el objetivo de la evolución. No es fácil hacerlo. Incluso aquéllos que no son religiosos en el sentido convencional se resisten a creer que no somos especiales. Muchas personas aceptan la teoría de la evolución, pero sólo si nosotros somos el fin último. Sin embargo, para Darwin no somos el objetivo, sino que estamos en una de las ramas del árbol de la evolución. Darwin era un materialista. No era ateo. Era agnóstico, término que acuñó su amigo Thomas Henry Huxley. Wallace era teísta.

–Y creía en el espiritismo.

–Algunos científicos importantes creían entonces que la ciencia tenía que tomarse en serio al espiritismo e incluirlo entre los fenómenos a estudiar, pero la mayoría no estaba, ni está hoy en día, de acuerdo. Sabemos que el 99,99% de los fenómenos llamados paranormales se deben a engaños, a trucos. Tenemos razones para ser muy, muy escépticos. Además, si el fraude es la norma, el científico es el peor preparado para investigar lo paranormal.

–Es mejor el ilusionista, ¿no?

–Sí. Porque los científicos no acostumbran a engañar mientras que los ilusionistas se ganan así la vida.

–¿Cómo tienen que enfrentarse los científicos al creacionismo?

–Deben tener mucho cuidado. A menudo responden mal, como si fuera un desafío. Tienen que aprender a defender sus argumentos, explicar cuáles son los problemas, que la idea de la Creación es una excusa para no hacer ciencia, para no buscar respuestas a preguntas.


EL PERSONAJE

Peter Bowler es profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad de la Reina, en Belfast. Es miembro de la Academia Británica, la Real Academia Irlandesa y la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS). Ha publicado un gran número de libros sobre historia de la biología y su obra Evolution: the history of an idea (1984) es clave para entender el origen y desarrollo de la teoría de la evolución por selección natural.

Publicado originalmente en el diario El Correo.