El lienzo de la discordia

Cerca de dos millones y medio de personas visitaron Turín en 1998 para contemplar la sábana santa, una pieza de lino que, según el cardenal Giovanni Saldarini, entonces custodio de la tela, “no debe considerarse una reliquia, sino otra cosa”. La historia se repitió entre el 12 de agosto y el 22 de octubre de 2000, cuando la exposición pública del lienzo atrajo a decenas de miles de turistas hasta la capital del Piamonte, que recogió en el siglo XX el testigo de Lirey, la localidad francesa en la que apareció el sudario a mediados del siglo XIV.Desde que en 1988 los resultados de la datación por carbono 14 proporcionaron, en palabras de los científicos que realizaron la prueba, “evidencia concluyente sobre el origen medieval del lino del sudario de Turín”, la Iglesia considera que la presunta reliquia no es sino un icono, digno de veneración, eso sí, en tanto que -según indicó el cardenal Anastasio Ballestrero en octubre de 1988- “la potencia evocadora de la pasión de Cristo” de la imagen “es preeminente respecto al eventual valor de muestra histórica”. El Vaticano admite, por tanto, que la sábana no envolvió el cuerpo de Jesucristo, pero la considera una obra que refleja el sufrimiento de la Pasión de forma coherente con la tradición cristiana.

Una predicción acertada

La datación de la pieza, cuyos resultados se publicaron en la revista Nature, corrió a cargo de laboratorios de Arizona, Zurich y Oxford. Tras emplear diversos métodos de lavado de muestras de los fragmentos y realizar 48 mediciones, los expertos fecharon “el lino del sudario de Turín entre 1260 y 1390 (±10 años), con una fiabilidad del 95%”. Se confirmaba así lo que Walter McCrone, uno de los microanalistas forenses más reputados del mundo, había augurado en 1980: que, de realizarse, la prueba del radiocarbono iba a datar la tela “el 14 de agosto de 1356, diez años más o menos”.

Los resultados del carbono 14 han sido, no obstante, puestos en cuestión por algunos partidarios de la autenticidad de la pieza. Así, Celestino Cano, presidente del Centro Español de Sindonología, ha apuntado que los fragmentos analizados presentaban altos índices de contaminación que habrían tergiversado las fechas y que la prueba no se hizo bien, “como más tarde ratificó el propio inventor del sistema”, Willard Libby. Sin embargo, un error de datación de tal magnitud -trece siglos- exigiría que la basura incrustada en la tela equivaliera al doble del peso de la misma y Libby nunca pudo pronunciarse respecto a la metodología de la prueba, ya que falleció en 1980, ocho años antes de que el método de datación por el que recibió el Nobel se aplicara a la presunta reliquia.

Pintura en vez de sangre

El del radiocarbono fue concluyente, pero no el primer estudio en sacar a la luz la falsedad de la supuesta reliquia. En 1977, Walter McCrone fue invitado a participar en un estudio del lienzo auspiciado por el Proyecto para la Investigación del Sudario de Turín (STURP), una organización vinculada a la Hermandad del Santo Sudario. El microanalista fue el encargado de examinar las manchas de sangre y su conclusión, tajante: “Tengo buenas y malas noticias -dijo en el congreso en el que presentó su trabajo-. Las malas son que el sudario es una pintura. Las buenas, que nadie me cree”.

Y es que, donde el STURP veía sangre, él encontró bermellón y rojo de rubia, entre otros pigmentos utilizados en la Edad Media. Ante tales conclusiones, el STURP expulsó a McCrone de su equipo. Sin embargo, otros expertos tampoco encontraron rastros de ninguna sustancia relacionada con la sangre humana, y el STURP acabó reconociendo que McCrone está en lo cierto, aunque últimamente ha vuelto a apostar por la sangre.

Como anécdota curiosa ha quedado el estudio de Max Frei. Dijo haber encontrado en la pieza gran cantidad de polen a partir del cual podía trazarse el recorrido histórico del lienzo desde la Palestina de Jesucristo hasta Turín. Sin embargo, en la actualidad pocos dan crédito a ese trabajo, ya que nadie controló la recogida de muestras ni ha conseguido posteriormente los mismos resultados. Hasta el STURP considera que la muestra de Frei -que, como perito calígrafo, avaló en su día la autenticidad de los falsos diarios de Hitler- “no es estadísticamente significativa”.

La narración bíblica

Pero la polémica continúa y continuará entre la ciencia y quienes quieren ver en el sudario una prueba de la resurrección, aunque su mera existencia contradiga el relato bíblico, ya que san Juan escribió que, tras ser lavado y perfumado, el cuerpo de Jesús fue envuelto “en fajas”. Es decir, que, de haber una auténtica reliquia, sería una especie de vendaje y nunca podría presentar rastros de sangre, porque el cadáver se habría lavado como mandaban las normas de enterramiento judías.

“Ya te aproximes desde la Biblia, la historiografía o la química, la sábana de Turín es un fraude”, indica Joe Nickell. El investigador estadounidense reprodujo hace años un rostro similar al del lienzo usando un bajorrelieve y la técnica del frotis. Ya conocida y usada por los artistas en el siglo XIV, es algo parecido a “poner una moneda sobre un papel y frotar con un lápiz”.


El obispo de Troyes destapó el fraude hace 600 años

“El deán de cierta iglesia colegiata, a saber la de Lirey, falsa y mentirosamente, consumido por la pasión de la avaricia, animado no por algún motivo de devoción sino únicamente de beneficio, se procuró para su iglesia cierto lienzo hábilmente pintado, en el cual, por una hábil prestidigitación, estaba representada la doble imagen de un hombre, es decir, de frente y de espaldas, y el deán declara y pretende mentirosamente que es el verdadero sudario en el que nuestro Salvador Jesucristo fue envuelto en su tumba, y en el cual quedó impreso el retrato del Salvador con las llagas que tenía”. En estos términos se dirigía en 1389 Pierre d’Arcis, obispo de Troyes, a Clemente VII, papa de Avignon.

D’Arcis añadía en su misiva que su antecesor en el cargo, Henri de Poitiers, había descubierto “el fraude y cómo dicho lienzo había sido astutamente pintado, ya de esa verdad testimonió el artista que lo había pintado, o sea que era una obra debida al talento de un hombre y en absoluto milagrosamente lograda u otorgada por gracia divina”. El demoledor informe sucumbió, sin embargo, al parentesco que unía al antipapa con el hijo del propietario original de la sábana, de cuyo padrastro era primo el pontífice. Clemente VII exigió entonces silencio a su obispo. Pero el engaño era tan descarado que en 1390 tuvo que reconocer que, en el caso del sudario de Lirey, “no se trata de la verdadera sábana de Nuestro Señor, sino de un cuadro o pintura hecha a semblanza o representación de la sábana”.

Inaugurada en 1357, la iglesia de Nuestra Señora de Lirey había sido financiada por Geoffroy de Charny para exponer una pieza de lino que nunca aclaró cómo había llegado a sus manos. Henri de Poitiers había decidido investigar el asunto tras ver cómo los monjes convertían la afluencia de peregrinos que querían venerar el lienzo en un gran negocio, mediante la venta de todo tipo de recuerdos de la presunta reliquia.

Un trueque rentable

Tras amainar las aguas del escándalo denunciado por D’Arcis y después de guardar la tela a buen recaudo durante décadas, los Charny acabaron rentabilizando el tirón popular del lienzo. A mediados del siglo XV, Margaret, nieta del descubridor del sudario, volvió a hacer correr el rumor de que éste había envuelto el cuerpo de Jesucristo y consiguió venderlo a Luis I de Saboya a cambio de un castillo y un palacio.

Los Saboya rodearon la tela de un halo milagroso, la usaron en los viajes como talismán frente a los ataques de bandidos y, al final, levantaron en Chambéry una capilla en su honor. El templo se inundó de peregrinos y regalos hasta que en 1532 sufrió un incendio, reflejado en el lienzo en forma de remiendos triangulares. La tela llegó a Turín en 1578 de la mano de Emmanuel Filiberto de Saboya y, un siglo más tarde, se instaló definitivamente en la catedral de San Juan Bautista, que fue pasto en 1997 de un pavoroso incendio al que la sábana sobrevivió gracias al valor de un bombero.

Los documentos históricos y la datación por medio del radiocarbono coinciden en situar la creación de la pieza justo cuando apareció en Lirey. No hay ninguna prueba que avale su existencia antes de una época en la que se multiplicaron las presuntas reliquias en Europa, y la prosperidad de monasterios y regiones enteras dependía de este tipo de objetos de culto. Porque los creyentes acudían en masa a los templos donde se guardaban tesoros como leche de la Virgen, pelos de la barba de Noé, alas del arcángel San Gabriel y suficientes fragmentos del lignum crucis como para construir un barco. Sábanas santas las había a decenas: sólo en España, casi una treintena.

Publicado originalmente en el diario El Correo.

La Luna no entiende de lunáticos ni paridas

Al hombre-lobo le saca de sus cabales y al toro de la canción lo enamora, pero ni lleva a las embarazadas al paritorio ni hace que unas noches sean más peligrosas que otras. El influjo de la Luna ha protagonizado recientemente en España dos estudios científicos a los que no se ha dado excesivo eco, si exceptuamos un magnífico artículo del periodista Fermín Apezteguia en las páginas del diario El Correo. Uno, del hospital universitario de La Candelaria, en Tenerife, confirma que la fase en la que esté el satélite terrestre da lo mismo a la hora de que haya más o menos actos violentos; otro, del hospital vizcaíno de Cruces, en Barakaldo, demuestra que el mayor o menor brillo lunar tampoco provoca fluctuaciones en el número de nacimientos.

El estudio sobre la violencia se basó en el análisis de 1.100 casos de víctimas de agresiones atendidas durante un año en el servicio de Urgencias del centro sanitario canario, los resultados han sido publicados en el European Journal of Emergency Medicine y ratifican el carácter mítico de la idea que augura noches de guardia de duro trabajo en los hospitales cuando la luna llena cuelga del cielo. El trabajo sobre los nacimientos ha requerido del análisis de los alumbramientos -unos 79.830- registrados en el hospital vizcaíno en los últimos quince años y concluye que éstos se reparten por igual entre las diferentes fases lunares. Ambas creencias tienen un arraigo popular tal que hasta profesionales de los sectores directamente implicados -el de la seguridad y el de la salud- suelen profesarlas. Y tienen tanto fundamento como la de que sólo usamos el 10% del cerebro que predican los cienciólogos, a quienes no me atrevo a negar que en su caso pueda suceder. Desde hace décadas, se sabe que la luna llena ni trae más niños al mundo ni hace que se derrame más sangre. Para muestra, unos cuantos botones.

Alex Pokorny y Joseph Jachimczyk, de la Escuela de Medicina Baylor de Houston, hicieron a principios de los años 70 del siglo pasado un análisis de 2.494 homicidios ocurridos en el condado de Harris, en Texas, durante catorce años. Su conclusión fue que la distribución de asesinatos no era “estadísticamente diferente en cuanto al periodo lunar de lo esperado por azar”, indican Roger Culver y Philip Ianna en su libro El secreto de las estrellas. Astrología: ¿mito o realidad? (1979). Un lunático es un individuo que padece locura a intervalos que algunos aseguran que coinciden con las fases lunares. Sin embargo, una investigación realizada durante dos años por Stephen Bauer y Edward Hornick en el Centro Hospitalario Municipal del Bronx reveló que no había relación alguna entre el número de pacientes que acudía a las Urgencias de Psiquiatría y el ciclo lunar. Los enfermos recurrían al servicio de emergencias en cantidades parecidas todos los días, independientemente de que coincidieran con luna llena, menguante, nueva o creciente. Exactamente lo mismo que se ha visto en Tenerife.

D.I. Templer, D.M. Veleber y R.K. Brooner aseguraron en 1982 haber detectado un incremento desproporcionado de accidentes de tráfico en Estados Unidos en las noches de luna llena o nueva. Tras publicarse el trabajo, James Rotton, de la Universidad Internacional de Florida, e Ivan Kelly, de la Universidad de Saskatchewan, llamaron la atención sobre el hecho de que la mayoría de las trágicas noches incluidas caía en fin de semana, cuando siempre ocurren más siniestros que en días laborables por razones que nada tienen que ver con el satélite terrestre. D.I. Templer, M. Corgiat y R.K. Brooner reanalizaron los datos y aplicaron índices correctores para fines de semana y periodos vacacionales: el misterioso influjo de la Luna se desvaneció. John Smyrk y Roslyn Fekitoa pusieron a finales de los años 80 a prueba la afirmación según la cual, “durante la luna llena, los accidentes tienden a ocurrir con mayor frecuencia o los pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas tienden a sangrar”. Escogieron el hospital Hornsby Kuring-gai, uno de los mayores de la región metropolitana de Sydney, y controlaron durante un año los niveles de consumo de sangre. No encontraron pruebas que respaldasen la idea de que, durante el plenilunio, los accidentes de tráfico sean más frecuentes y quienes se someten a operaciones sangren más.

Una creencia muy extendida entre las gentes del campo es que, dependiendo de la fase lunar en que se siembre, se recogerá una cosecha más o menos abundante. Un grupo escéptico de Canberra, Australia, se interesó por el asunto cuando un periódico local informó en su sección de jardinería sobre las mejores épocas para plantar verduras de acuerdo con el ciclo lunar. A partir de la información proporcionada por la Sociedad de Cultivadores Orgánicos de Canberra, que facilitó las semillas, se hicieron veintidós plantaciones en días buenos y malos. Un mes después, se recogió la cosecha y se pesaron las plantas. No se detectó “una diferencia significativa en el peso de los productos, aunque las semillas fueron plantadas en buenos y malos momentos, de acuerdo con la supuesta influencia astrológica”.

Eduardo Giménez, miembro de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, comprobó en 1993 si los fetos tienen especial debilidad por abandonar el seno materno en días de luna llena. Tras analizar los nacimientos registrados en Zaragoza en 1990, llegó a la conclusión de que el número de alumbramientos “no depende para nada de la fase lunar. Así, durante la fase de luna llena, únicamente se produjeron máximos en tres ciclos lunares de los doce anuales. Por contra, hubo cuatro mínimos; es decir, se dieron más nacimientos en creciente, menguante y nueva que durante luna llena”. El estudioso encontró, eso sí, un ciclo semanal, ya que los médicos tienden a controlar las fechas de partos para que éstos ocurran en días laborables y no en festivos.

La creencia popular, según la cual la Luna influye en la conducta humana, carece de fundamento. Sólo hay un grupo de seres racionales sobre el que tiene una clara y demostrada influencia -las parejas de enamorados- y no puede descartarse que ocurra porque estos individuos sufran algún trastorno temporal de la personalidad que nada tiene que ver con el satélite.

Teresa de Calcuta, la ‘turbosantidad’ a precio de saldo

Seiku Murmu está “muy orgulloso” de su esposa, Monica Besra, a quien asegura que Teresa de Calcuta (1910-1997) curó milagrosamente de un tumor en los ovarios en 1998. Lo he leído en The Daily Telegraph y al principio me ha chocado. Es todo lo contrario de lo que este vecino de Dhulinakod, una aldea del este de India, decía hace un año. El satisfecho marido actual -“Fue el milagro sanador de Teresa de Calcuta lo que curó a mi mujer”- no tiene nada que ver con el irritado de octubre de 2002, cuando hacía fe de su escepticismo en la revista Time. “A mi esposa la curaron los médicos y no un milagro”, sentenciaba. Y añadía: “Mi mujer se sintió mejor una noche cuando usó el medallón, pero el dolor iba y venía. Entonces, fue a que la vieran los médicos y ellos la curaron”. Monica Besra admitía que se había tomado los fármacos que le habían prescrito, aunque para ella la curación había sido obra del medallón bendecido por Teresa de Calcuta que le habían dado las monjas.

Los médicos que trataron a la mujer siempre lo han tenido claro: no hubo ningún milagro. El tumor en los ovarios que sufrió fue consecuencia de una meningitis tuberculosa y desapareció tras un tratamiento médico de casi un año. Posteriormente, Manzur Murshed, uno de los doctores que atendió a la enferma, denunció en la prensa india que representantes de la Iglesia católica y de las Misioneras de la Caridad, orden creada por la monja de origen albanés, le habían visitado para presionarle. “Querían que dijéramos que la recuperación de Monica Besra fue un milagro y que está más allá de la comprensión de la ciencia médica”, declaró Murshed, superintendente del hospital Balurghat, en el sur del distrito de Dinajour, en octubre del año pasado.

A sólo unos días de la solemne beatificación de Teresa de Calcuta en Roma el 19 de octubre, Ranjan Kumar Mustafi, otro de los médicos que vieron a la mujer, no tiene ninguna duda: “Decir que estamos ante un milagro es un sinsentido que todos debemos denunciar”. Casi todos, porque Seiku Murmu ha cambiado de opinión y ha pasado de negar el milagro -“es un fraude”- a ser un abanderado de la causa sobrenatural. Tiene sus razones. La familia se convirtió al Cristianismo tras la curación de la mujer y, desde entonces, la vida les sonríe. “Nuestra situación era terrible y no sabíamos qué hacer. Ahora, mis hijos están siendo educados con la ayuda de las monjas y voy a poder comprar un pequeño trozo de tierra. Todo ha ido a mejor”. También para el Vaticano, que se ha quitado del medio a un detractor y ha ganado un socio en la santificación de Teresa de Calcuta, cuyo proceso de beatificación comenzó en 1999, cuando las reglas de la Iglesia establecen que han de pasar al menos cinco años desde la muerte del futuro santo. Además, sobre la vida y obra de la infrenable beata hay muchas sombras.

Un feriante en la corte de Lucy

“Quisiera señalar que ninguno de los involucrados en las investigaciones sobre el Sasquatch ha creído nunca que ese muñeco fuera un Bigfoot”, escribió Jon Beckjord en The Skeptical Inquirer en 1982. Cazador de monstruos, Beckjord no sólo cree que el Sasquatch -una de las denominaciones del Bigfoot o Pies Grandes- habita los bosques norteamericanos, sino que también está convencido de que esa supuesta criatura tiene poderes paranormales. Sin embargo, hasta para él es demasiado tragarse el cuento del Hombre de Hielo de Minnesota, una atracción que recorrió Estados Unidos de feria en feria en los años 60 del siglo pasado y que consistía en un bloque de hielo en cuyo interior había un presunto hombre-mono. La criatura llamó inmediatamente la atención de los criptozoólogos -buscadores de monstruos- Bernard Heuvelmans e Ivan T. Sanderson, quienes tras verla concluyeron que se trataba de un homínido desconocido. La historia empezó a derrumbarse cuando la Institución Smithsoniana manifestó su interés en examinar el cuerpo de lo que Heuvelmans y Sanderson identificaban como un neandertal que había sobrevivido hasta el siglo XX. Entonces, Frank Hansen, el feriante, dijo que había devuelto la pieza a su propietario, un millonario, y que lo que exponía en esos momentos era una réplica. Nunca más se supo del monstruo original y, al final, los criptozoólogos tuvieron que dar marcha atrás en sus afirmaciones cuando salió a la luz que el feriante había encargado la fabricación de un figura de látex a una compañía de efectos especiales de Hollywood. Más claro, agua. Ahora, el engaño de Hansen ha resucitado de la mano de Bruno Cardeñosa en un libro, El código secreto (Grijalbo, 2001), en el que el Hombre de Hielo de Minesota es sólo una de las muchas atracciones fraudulentas, reinventadas o tergiversadas que presenta el autor.

El código secreto es una antología del disparate cuya llegada a las librerías españolas demuestra que ha fallado el mínimo control de calidad al que habría de someterse todo original en una editorial seria. Los despropósitos y falsedades se suceden línea a línea, desde la primera hasta la última página. La mentira aflora ya en la solapa: “Bruno Cardeñosa colabora en diversas revistas de divulgación científica”, dice. Lo cierto es que la carrera periodística del autor -conocido, ante todo, por su actividad como ufólogo- se ha desarrollado exclusivamente en publicaciones, como Más Allá de la Ciencia y la desaparecida Karma.7, que mantienen que es posible adivinar el futuro, comunicarse con los muertos y entrar en contacto con extraterrestres. En esa misma línea, El código secreto -subtitulado Los misterios de la evolución humana– es un libro contra la ciencia y los científicos, escrito, además, desde presupuestos antievolucionistas. Porque resulta evidente que, a la hora de redactarlo, Cardeñosa ha bebido hasta saciarse de uno de los principales adalides del creacionismo hinduista, Michael A. Cremo, coautor, junto a Richard L. Thompson, de Forbidden archeology: the hidden history of human race, publicado en 1993 por la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna.

Las similitudes entre ambas obras son tan descaradas que cabe considerar a El código secreto un remake de Forbidden archeology, una versión española en la que el autor ha incluido, como mucho, un puñado de ideas propias. Cremo y Thompson defienden en su libro que los humanos anatómicamente modernos han existido desde hace cientos de millones de años, que los arqueólogos y paleoantropólogos ocultan e ignoran las pruebas que apuntan en esa dirección, y que el Yeti, el Bigfoot y otros monstruos similares son homínidos de otras especies que han sobrevivido hasta la actualidad en zonas aisladas del planeta. En apoyo de sus dos primeras afirmaciones, recurren a supuestas evidencias fósiles y tecnológicas; para respaldar la tercera, a los testimonios y las pretendidas pruebas recopiladas por los cazadores de seres de leyenda. El libro de Cardeñosa, una peligrosa mezcla de pseudociencia y ciencia mal digerida, sigue el mismo esquema y llega a idénticas conclusiones que el de Cremo y Thompson. Lo único a favor del autor español es que no ha tenido la osadía de enviar un ejemplar a Richard Leakey, como hicieron sus colegas estadounidenses. Así que no tendrá que enfrentarse a críticas como la de Leakey, a quien bastó echar un vistazo al libro para concluir que Forbidden archeology es “una completa tontería y no merece ser tomado en serio por nadie si no es un tonto. Tristemente, hay algunos [tontos], pero eso es parte de la selección [natural] y no hay nada que se pueda hacer al respecto”.

Cuando la realidad resulta incómoda

El juicio del célebre miembro de la saga de los Leakey va como anillo al dedo a El código secreto, una obra alumbrada desde la más profunda ignorancia y con la única intención de sacar tajada, a cualquier precio, de la curiosidad del público por nuestros orígenes. Todo vale para Bruno Cardeñosa a la hora de traficar con misterios inventados y abrirse un hueco en el mercado editorial. Así, en el caso del Hombre de Hielo de Minnesota, oculta a los lectores que en su tiempo se desenmascaró el fraude y habla del hombre-mono congelado como de una prueba de que la “ciencia ortodoxa, que impone su verdad desde los púlpitos, ha ocultado, y sigue haciéndolo, sospechas, hallazgos y pruebas suficientes como para volver a escribir algunos de los episodios más trascendentes de nuestra historia como seres vivos” (p. 13). En aras de la transparencia que predica, Cardeñosa -quien se define como alguien que lleva “más de una década” enfrentándose “a realidades que los científicos prefieren soslayar” (p.16)- cuenta la primera parte de la historia de Hansen y su criatura, pero se olvida del desenlace. “No es cuestión de que la realidad estropee un buen titular”, dice la máxima del periodismo sensacionalista. Esta sentencia se hace libro en El código secreto. Porque el del Hombre de Hielo de Minnesota no es un caso aislado de falsificación de los hechos por parte del autor, sino la punta del iceberg, la primera de una larga lista de verdades a medias con las que intenta llevar a su huerto al lector, engañándole.

No es el objetivo de estas líneas -requeriría de mucho más espacio y tiempo- analizar una a una las presuntas pruebas presentadas por Cardeñosa para apoyar sus disparatadas tesis. Pero sí me voy a detener en dos ejemplos reveladores: las huellas del lecho del río Paluxy y las piedras de Ica. Para el autor, se trata de evidencias que demuestran que el hombre convivió con los dinosaurios. Nada más y nada menos.

El lecho del río Paluxy, en Glen Rose (Texas, EE UU), es punto de referencia obligado cuando se habla de una Humanidad como la plasmada en Los Picapiedra. Allí, indica Cardeñosa, hay huellas de dinosaurios junto a otras de seres humanas que habrían vivido en la época de los largartos terribles. Sin embargo, no es eso lo que sostiene Glen Kuban, un paleontólogo aficionado que demostró en 1989 que algunos de los pies del río Paluxy son en realidad parte de las huellas plantares de dinosaurios. “Algunas pretendidas huellas humanas de Glen Rose -explicaba en la obra colectiva Dinosaur tracks and traces– no se distinguen de huellas metatarsales de dinosaurios, cuyas impresiones digitales han desaparecido rellenadas por el barro, a causa de la erosión o debido a otros factores. Otras depresiones alargadas de Glen Rose incluyen figuras producto de la erosión y posibles marcas de colas, algunas de las cuales también han sido confundidas con huellas humanas”. Los trabajos de Kuban, mediante el análisis cromático y de texturas de las improntas, han demostrado sobre el terreno que las huellas pretendidamente humanas pertenecen en realidad a dinosaurios. Sin embargo, en El código secreto, se desestima esta explicación con el peregrino argumento de que no se ha “encontrado jamás una huella no humana similar” (p. 103) -¿acaso no pueden ser las primeras?- y recurriendo a otros expertos -entre ellos, el “antropólogo Carl Baugh” (p.103)- para quienes los rastros son humanos y datan de hace 140 millones de años. Baugh ni es antropólogo ni tiene ningún título superior, por mucho que Cardeñosa le atribuya falsas credenciales; es reverendo y, como su admirado Michael A. Cremo, un furibundo creacionista cuyas afirmaciones ponen en duda sus propios correligionarios. Una vez más, el fabricante de misterios español opta por la explicación extraordinaria frente a la demostrada por la ciencia, oculta información clave al público y toma partido descaradamente por los antievolucionistas.

Algo parecido ocurre con las piedras de Ica (Perú), grabadas con escenas de caza de dinosaurios, complejas operaciones quirúrgicas y viajes aéreos a bordo de aves antediluvianas. El grupo de defensores de estas piezas, cuyo propietario es el médico limeño Javier Cabrera, se reduce a un puñado de fabricantes de paradojas -como acertadamente los denominaba el fallecido Carl Sagan– liderado por Juan José Benítez, quien exprimió este filón lítico en su libro Existió otra humanidad (1975). A pesar de las confesiones de los campesinos, que han reconocido que realizan los grabados para vender las piedras al crédulo de Cabrera, y de que numerosos análisis han demostrado que las incisiones son recientes y se han utilizado lijas, sierras y ácidos, Cardeñosa rebusca entre los estudios para encontrar un par -uno ambiguo y otro escasamente fiable- de los que colgar su tesis: “Que los grabados se efectuaron en la misma era geológica en la que se formaron las piedras. Es decir, en la era de los dinosaurios” (p. 98). La navaja de Occam vuelve a funcionar al revés; curiosa forma de proceder en un autocalificado divulgador científico.

Los burdos ejemplos de Paluxy e Ica están acompañados de otros muchos, pobremente descritos, de descubrimientos paleontológicos y tecnológicos que desafiarían, según el autor, nuestra concepción actual de la evolución humana: huesos de Homo sapiens en estratos de hace 280 millones de años -el hombre habría surgido en el camino evolutivo antes que los mamíferos, pero eso no parece turbar al autor-, huellas de zapatos de hace 500 millones de años, clavos de hace 360 millones de años, herramientas de piedra de hace 5 millones de años en Portugal… Muchos son hallazgos del siglo XIX o principios el XX que, como las malas películas, no han superado el paso del tiempo. Cardeñosa, obviamente, sólo cuenta en estos casos una parte de la historia o, cuando presenta las dos, tergiversa la explicación convencional para engordar el misterio. En general, hace lo mismo que sus maestros Cremo y Thompson, quienes ignoran que tan importante o más que una pieza concreta es localizarla debidamente en su contexto y que el valor histórico de los materiales recuperados en una excavación reside en que se extraigan de forma sistemática, en que luego se pueda reconstruir el yacimiento en el laboratorio.

Por si eso fuera poco, vuelve a ocultar al lector en numerosas ocasiones que se ha demostrado hace tiempo que esos hallazgos que, en su opinión, no encajan en el escenario abocetado por los especialistas o bien no se encontraron donde se dijo en un principio o bien no corresponden a lo que se pretende. Es decir, Cardeñosa lleva a la práctica lo mismo que achaca a los científicos cuando afirma que “la historia de la evolución humana se ha borrado de acuerdo con el guión preestablecido. Si algo no encaja, se menosprecia. O se encaja a la fuerza, a riesgo de faltar a la verdad y a la razón empírica” (p. 162). Como sentencia el dicho castellano, “cree el ladrón que todos son de su condición”. Pero todo vale a la hora de trasladar la propia falta de rigor a otros, incluido culpar de la situación a esas imaginarias conspiraciones tan del gusto de los charlatanes pseudocientíficos: “Las pruebas de tan arriesgadas afirmaciones [se refiere a la existencia de Homo sapiens hace decenas de millones de años] están en esos archivos secretos que la ciencia y los científicos parecen empeñados en mantener lejos del alcance del gran público, por la sencilla razón de que no se ajustan a los patrones establecidos” (p. 147).

Todo el genoma en un cromosoma

El código secreto es un libro que ataca a la ciencia, pero que, al mismo tiempo, se sirve de ella para intentar disfrazar su mensaje hostil de inocente y bienintencionada heterodoxia. Cardeñosa mezcla indiscriminadamente información científica -muchas veces, erróneamente interpretada- con otra procedente de fuentes pseudocientíficas. A ojos del lector, coloca a la misma altura la posibilidad de que el hombre conviviera con los dinosaurios que los hallazgos de Olduvai, a Lucy que al Yeti. Otorga, a charlatanes como Erich von Däniken, Peter Kolosimo, Jacques Bergier y Zecharia Sitchin, la misma o más credibilidad que a científicos como Glen Kuban, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell. Todos ellos, sin distinción, son investigadores. Así, abundan ejemplos de travestismo intelectual como el del ufólogo frances Aimé Michel, reconvertido en el mucho más digno de crédito “antropólogo galo Aimé Michel”, y hasta el más delirante charlatán ibérico se transmuta en investigador. A la hora de elaborar el libro, Cardeñosa ha seguido esa misma línea y se ha nutrido, a partes iguales, de literatura pseudocientífica y de auténtica divulgación. De los 67 libros que cita y recomienda en la bibliografía, más de una treintena corresponde a ufólogos y a quienes propugnan que la Tierra fue visitada en el pasado por extraterrestres que enseñaron a nuestros torpes ancestros a hacer maravillas: títulos como Astronaves en la Prehistoria, de Kolosimo, y Los extraterrestres en la historia, de Bergier, se recomiendan junto a El origen de las especies, de Charles Darwin, y La especie elegida, de Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez. Y, en lo que se refiere a las revistas, equipara, por ejemplo, las demenciales Año Cero y Enigmas con Nature, Science e Investigación y Ciencia. Es una manera como otra cualquiera de sembrar la confusión, de minar la capacidad crítica del lector poco informado, que, desorientado, concederá el mismo crédito a todas las fuentes y autores citados. Un juego sucio que no sólo practica, sino del que también se beneficia personalmente el propio Cardeñosa.

El autor se presenta reiteradamente como divulgador o periodista científico porque es indudable que, de un tiempo a esta parte, esa denominación da una especie de pátina de credibilidad. Es posible que engañe a los más incautos; pero a nadie medianamente informado, porque, sin entrar en profundidades, su ignorancia es manifiesta respecto a la evolución, a la paleoantropología, a la arqueología, y a la ciencia y a la cultura en general. Concede la misma relevancia a pruebas consistentes que a otras que no lo son, prefiere siempre las explicaciones extraordinarias a las ordinarias, pero pone la guinda a su incompetencia cuando incurre en muestras evidentes de analfabetismo científico. Algunas tan brutales que cualquiera que siga la actualidad a la través de la Prensa es capaz de detectarlas. También sin ánimo de ser exhaustivos, veamos un par de ejemplos.

Cardeñosa dedica parte de su obra a describir los conocimientos actuales sobre la evolución humana -lo que sabe la que él denomina ciencia oficial– y, evidentemente, incluye información sobre los descubrimientos realizados en los últimos años en los yacimientos de Atapuerca. Lo primero que demuestra es una clara hostilidad hacia el trabajo de Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell, los codirectores de las excavaciones burgalesas, de quienes dice que “su ansia de inmortalidad científica les ha llevado a vender más titulares que verdades” (p. 280). “Atapuerca es, sobre todo, espectáculo”, mantiene, y añade que “los habitantes del pasado de Atapuerca son un monumento nacional intocable, pero repleto de claroscuros. Tiene sus luces, y muchas. Pero Atapuerca es, a mi entender, sinónimo de misterio y también de polémica. Atapuerca está oscurecida por largas sombras y pronunciadas sospechas. Hoy por hoy, el hombre de Atapuerca, llamado científicamente Homo antecessor, no es el primer europeo. Tampoco el primer español. Y, ni mucho menos, el eslabón perdido” (p. 163).

Eludamos la referencia al eslabón perdido que el autor se saca de la manga y concedamos que los vestigios de homínidos de hace 1,8 millones de años hallados en Dmanisi (Georgia) se encuentran geográficamente en Europa, ¿cuál es el primer homínido conocido que habitó la Península? Cardeñosa afirma que el denominado hombre de Orce. Y, para respaldar su aseveración, no duda en volver a falsear la realidad. “Hay algo que, según todos lo investigadores, no admite discusión: el hombre de Orce fue Homo” (p. 63), dice en apoyo a un fósil que, sin embargo, rechaza la mayoría de los especialistas. Porque el autor de El código secreto vuelve aquí a mentir: Josep Gibert se ha quedado prácticamente solo en la defensa de la humanidad de los restos de Orce, lo que no significa que los yacimientos de la vega granadina no vayan a deparar en los próximos años sorpresas deseadas por todos los paleoantropólogos españoles. Si Cardeñosa hubiera hablado alguna vez con Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell -cosa que no ha hecho-, les habría oído decir repetidamente que la carrera por el más antiguo de es estúpida y anticientífica, que esa imagen que él presenta de la investigación paleoantropológica como una competición en la que los protagonistas poco menos que se apuñalan por defender sus fósiles y someten la evidencia al orgullo no tiene nada que ver con la realidad. Reducir Atapuerca al primer europeo es un despropósito: estamos hablando de unos yacimientos que resumen el último millón de años de historia humana en Europa, en los que se ha encontrado una nueva especie, con una riqueza de fósiles humanos inigualable, con abundancia de restos de cultura material, etcétera. Pero, aún siendo una muestra de frivolidad supina, no es esto lo más grave. Se puede entender que, en su ánimo de reescribir la historia a su gusto, Cardeñosa tergiverse una vez más la realidad. Lo difícilmente comprensible es que alguien que firma una obra sobre la evolución humana se haga un lío de proporciones mayúsculas con lo hallado en Atapuerca, un lío que, en esta ocasión, no creo malintencionado, sino simplemente consecuencia de la ignorancia.

Como casi todo el mundo sabe, hay dos zonas particularmente famosas en las excavaciones de Atapuerca: la Sima de los Huesos y la Gran Dolina. La primera es una cavidad situada al fondo de una caída vertical de trece metros en las profundidades de Cueva Mayor. La segunda es una cueva que se excava al aire libre porque salió a la luz cuando se abrió la Trinchera del Ferrocarril a finales del siglo XIX. En la Sima de los Huesos, se han encontrado restos de una treintena de Homo heidelbergensis, que datan de hace 300.000 años y cuya disposición lleva a sospechar a Arsuaga, Bermúdez de Castro y Carbonell que nos encontramos ante el primer enterramiento conocido. En aquella época, la sima estaba conectada con el exterior por una boca después cegada, y los investigadores creen que por allí tiraban los Homo heidelbergensis a los cadáveres para que quedaran depositados al fondo de la cavidad. Los restos de la Gran Dolina son muy diferentes y mucho más antiguos. Datan de hace unos 800.000 años y corresponden a individuos de Homo antecessor que, a partir de las huellas de descarnación que presentan los huesos, fueron víctimas de un banquete caníbal. De un fenómeno cultural que, en opinión de Arsuaga, no era habitual. Pues bien, este simple puzzle es de imposible comprensión para Cardeñosa, que, gracias a la publicación de su libro, transmitirá su ignorancia a los lectores que se acerquen por primera vez a los hallazgos de Atapuerca.

El autor de El código secreto dice que “aquellos supuestos antecesores no vivían en el interior de la Gran Dolina, sino que fueron arrojados, es de suponer que ya sin vida, por otros homínidos de la época. En realidad, la cueva vendría a ser el primer cementerio del que tendríamos constancia” (p. 175). Los adjetivos sobran ante esta muestra de ignorancia. Cardeñosa confunde la Sima de los Huesos con la Gran Dolina, y Homo antecessor con Homo heidelbergensis, juntando de un plumazo medio millón de años de historia y mezclando episodios que no tienen que ver entre sí. Por ello, provoca la risa que alguien capaz de plasmar con tanta desvergüenza su ignorancia para que quede memoria histórica de ella en forma de libro -la existente en forma de artículos y programas de radio es apabullante- afirme que “todos podemos” elaborar nuestros propios árboles genealógicos sobre el origen del hombre, “no olvidemos la figura del más conocido experto del mundo, Richard Leakey, que decididó abandonar la universidad para investigar” (p. 44). Una desfachatez que se entiende mejor cuando Cardeñosa tampoco duda en adentrarse como elefante en cacharrería en el campo de la genética y nos descubre que “cada cromosoma [humano] puede tener más de 30.000 genes” (p. 202). ¡Impresionante! El número de nuestros genes oscila entre 30.000 y 40.000, según las estimaciones de los especialistas, frente a los alrededor de 100.000 que se creía hace unos años. Sin embargo, Cardeñosa habla de “más de 30.000 genes” en ¡cada cromosoma!, lo que -multiplicado por los veintitrés cromosomas- supondría que el genoma humano tendría unos 700.000 genes. Este error demuestra su categoría profesional y pone en su justo término la credibilidad que merece.

Una evolución teledirigida

Podría extenderme mucho más en esta crítica, pero voy, en este último tramo, a presentar en pocas pinceladas las disparatadas conclusiones del autor, deteniéndome, eso sí, en la idea que da origen al título. Cardeñosa se carga lo que sabemos de la evolución humana, basándose en pruebas que ningún científico considera como tales y apoyándose en material recopilado por antievolucionistas confesos como Michael A. Cremo y Richard L. Thompson. Así, concluye que ya había seres humanos en la época de los dinosaurios y que existieron Homo sapiens en Europa, África y América hace decenas de millones de años. Todas esas Humanidades, sin embargo, se extinguieron y nosotros somos los descendientes de otra que surgió hace unos 150.000, lo que dice la ciencia oficial. Mantiene Cardeñosa también que tenemos algo de neandertales, por mucho que hasta el momento lo que se ha demostrado es que no es así, y que de hecho homínidos que se creen extintos siguen habitando entre nosotros: neandertales serían los abominables hombres de Rusia y Asia Central, pero también algunas poblaciones de Marruecos; Homo erectus serían “los hombres salvajes de algunas islas asiáticas”; Australopithecus, los monstruos humanoides africanos; y Gigantopithecus, el Yeti y otros. “En definitiva, los eslabones de la cadena humana permanecen aún vivos sobre la faz de la Tierra, esperando el momento en que la ciencia se ocupe de ellos” (p. 378), sentencia el autor.

Bruno Cardeñosa titula su libro El código secreto por la sencilla razón de que cree en una evolución teledirigida o, lo que es lo mismo, en una evolución que no es otra cosa que un creacionismo disfrazado. Para él, la vida no sólo llegó del espacio -abraza la tesis de la panespermia-, sino que además “los mecanismos primigenios que dieron origen a la vida estuvieron regidos por unas leyes ajenas a la evolución” y “aquellas primitivas formas de vida tenían en su soporte interno algo parecido a una orden: evolucionar hacia formas más complejas. Disponían, en suma, de un código secreto que señala que el objetivo último de la evolución es el Homo sapiens” (p. 397). Ésta es la conclusión de una obra que pretende ser “un libro de denuncia que quiere poner sobre la mesa cientos de pequeñas pruebas e indicios que deberían obligar a los científicos a reescribir la historia”, y que se desinfla como un globo en cuanto se leen las primeras líneas.

Bruno Cardeñosa [2001]: El código secreto. Los misterios de la evolución humana. Editorial Grijalbo (Col. “Huellas Perdidas”). Barcelona. 418 páginas.


Agradecimientos

A José María Bello por haberme guiado en algunos tramos oscuros, haber colaborado desinteresadamente en la búsqueda de información y haber aportado mejoras sustanciales al original. A Julio Arrieta, Pedro Luis Gómez Barrondo, Borja Marcos y Víctor R. Ruiz por haber leído el original con minuciosidad y haber detectado errores que, gracias a ellos, han sido subsanados. Cualquier error en este texto es responsabilidad exclusiva del autor.

Publicado originalmente en El Escéptico Digital.