Vendedores misterios

Un congreso de médiums y cazafantasmas, en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Médiums, cazafantasmas, buscadores de psicofonías, sujetos que enseñan a conectar con “nuestra esencia divina”… Es parte del plantel de participantes en el III Congreso Nacional del Misterio, que se celebrará en el paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) el 7 y 8 junio. Un encuentro del que me he enterado gracias al escéptico Ricardo Campo, tan escandalizado como yo porque una universidad acoja un acto dedicado a la difusión de la anticiencia y la superstición.

Cartel del III Congreso Nacional del Misterio.El organizador del Congreso Nacional del Misterio es Ulises Acosta, un muy crédulo promotor turístico canario. “Me encantan todos los temas relacionados con nuestros antepasados, misterios egipcios, mayas, etruscos, cualquier civilización que guardó sus secretos, me apasiona. Por otro lado, soy un enamorado de todos los casos de poltergeist que te puedas encontrar, avistamientos de ovnis y experiencias cercanas a la muerte”, decía el año pasado. Después de una primera edición en un palacio de congresos en San Bartolomé de Tirajana y una segunda en un teatro de Telde, ha conseguido que entren en la universidad unas jornadas que se abrirán en la madrugada del 7 de junio con la emisión en directo de Espacio en Blanco, el programa pseudocientífico de Miguel Blanco en Radio 1.

El cierre del encuentro correrá a cargo de Marilyn Rossner, médium canadiense que ya celebró en 2009 una sesión espiritista en el paraninfo de la Universidad de Castilla-La Mancha en Albacete. Rossner tiene la misma fiabilidad que cualquier otro médium: ninguna. El espiritismo moderno -con sus trucos- nunca ha engañado a nadie más que a quienes se han querido dejar engañar, y esta supuesta dotada tampoco. Como profeta, sus aciertos son equiparables a los de Aramís Fuster y otros destacados representantes del gremio con los que comparte el gusto por un vestuario atroz. “Enormes cambios en Japón. Cinco de los nueve países de Oriente Próximo se unen. Australia… inesperados… cambios. Orad por el pueblo de Egipto. Orad sin cesar. No tengáis miedo. No tengáis miedo”, auguró en un encuentro paranormal en junio de 2003. No dio ni una y nada dijo, por supuesto, de los atentados de Madrid y Londres, del tsunami del Índico y de tantas desgracias que sí han ocurrido desde entonces y cuya previsión podía haber salvado cientos de miles de vidas.

Además de Blanco y Rossner, intervendrán, entre otros destacados abanderados del mundo del misterio, Sol Blanco Soler, miembro del equipo de cazafantasmas del fallecido padre Pilón y ponente en los congresos Ciencia y Espíritu; el psiquiatra José Miguel Gaona, quien grabó psicofonías en el campo de exterminio nazi de Dachau  para que se emitieran en Milenio 3 y Cuarto Milenio; y el periodista y criminólogo Francisco Pérez Abellán, que sostiene que “investigar en la Universidad, investigar en la criminología e investigar como Iker [Jiménez] es lo mismo”.

A pesar de haber hecho numerosos intentos, no he conseguido esta mañana hablar por teléfono con nadie de la ULPGC para que me explique con qué criterios se ha cedido el paraninfo a este festival de la sinrazón, en el que otros años han participado expertos de la talla de Enrique de Vicente, el astrólogo Vicente Casannya y el cazafantasmas Pedro Amorós.

Dos fanáticos de los alienígenas ancestrales causan daños en la Gran Pirámide para probar sus delirios

Dominique Görlitz y Stefan Erdmann, en Giza.

Dos pseudoarqueólogos alemanes han causado graves destrozos dentro de la Gran Pirámide cuando grababan un documental, titulado Proyecto Keops, en el que pretenden demostrar que no se levantó en tiempos de ese faraón de la IV Dinastía, sino mucho antes, y que, por supuesto, no lo hicieron los antiguos egipcios. “Los constructores tuvieron que utilizar alta tecnología para alcanzar tanta precisión, y el tamaño y la posición de las pirámides no son casuales, sino que responden a una planificiación astronómica”, dicen los vándalos en la web donde intentaron captar fondos  para su inciativa.

Dominique Görlitz y Stefan Erdmann visitaron Egipto en primavera, acompañados del cámara Frank Hoefer. Su objetivo era averiguar “quién estuvo realmente detrás de la construcción de la Gran Pirámide”. Los historiadores no tienen ninguna duda al respecto, los antiguos egipcios, pero nuestros protagonistas no son arqueólogos ni nada parecido. Görlitz tiene estudios de biología, Erdmann dirige una residencia de ancianos y es autor de libros conspiranoicos, y ambos creen que algunos grandes monumentos del pasado no fueron obra de las culturas a las que se atribuyen, sino de extraterrestres y civilizaciones perdidas.

Los piramidiotas -así se conoce a quienes suscriben teorías disparatadas sobre estos monumentos- se presentaron ante las autoridades egipcias como arqueólogos y consiguieron así permiso para entrar el 17 de abril en la cámara de descarga de la Gran Pirámide donde hay pintado en la roca, con tinta roja, un cartucho con el nombre de Keops. Situada sobre la sala donde se encuentra parte del sarcófago del faraón, esa cámara no está abierta al público. Rasparon la pintura roja del cartucho y sacaron las muestras del país para analizarlas en Alemania, cuando no tenían permiso para hacer nada de eso. Querían demostrar que la inscripción no data de hace unos 4.500 años, sino que es muy posterior y que, por tanto, no prueba que la pirámide date de tiempos de Keops.

La obra de una gran potencia de su época

El cartucho con el nombre de Keops dañado por los vándalos.Las autoridades egipcias se enteraron de la acción vandálica de los falsos arqueólogos hace poco, y el Ministerio de Antigüedades condenó el 24 de noviembre lo que considera una grave violación del patrimonio histórico del país. Además, el director de la Sección de Antigüedades Egipcias, Mohamed Abdel Maqsoud, desautorizó en los medios a Görlitz, Erdmann y otros fanáticos de los astronautas en la Antigüedad o, como se dice ahora a raíz de una exitosa serie documental de Canal de Historia, los alienígenas ancestrales. Recordó que la datación de la pirámide no depende sólo de ese cartucho, sino que hay muchas otras pruebas materiales. La más importante, explico, es una colección de papiros descubierta en 2012 por el arqueólogo francés Pierre Tallet en una cueva de Wadi Al-Jarf, cerca del Mar Rojo, que detalla el número de trabajadores y artesanos que, durante el reinado de Keops, participaron en la construcción de su tumba, e incluye planos de la misma.

La Gran Pirámide es la más conocida, pero no la única construcción de esta forma. En contra de lo que suelen hacer creer a su público los piramidiotas, no se trata de una edificación asilada -hay decenas de pirámides en Egipto y sólo en Giza, once- que apareciera de repente en mitad del desierto, aunque sí es la más grande. De base cuadrada, con 230 metros de lado, fue durante 3.800 años el edificio más alto del mundo. Sus 146,6 metros originales -ahora mide 138,8- fueron el techo de la arquitectura hasta que en el siglo XIV los superó la catedral de Lincoln (Reino Unido). Fue la obra cumbre de un largo proceso que empezó siglos antes con los enterramientos bajo un montón de tierra, arena o piedras; continuó con la construcción en adobe de mastabas -edificios funerarios de techo plano-; ascendió hacia el cielo con la superposición de mastabas de piedra en la abrumadora Pirámide Escalonada de Saqqarah; y culminó con la de Keops. El Egipto de 2500 antes de Cristo era una superpotencia cuyos habitantes conocían la escritura desde hacía siglos, disfrutaban de grandes obras de canalización y riego, y habían redactado el primer tratado de cirugía.

No es la primera vez que unos piramidiotas causan daños en la tumba de Keops. Hace años, comprobé como un pseudoegiptólogo español, colaborador habitual de revistas como Año Cero y Más Allá, había dejado grabadas sus iniciales en una de las estancias de la Gran Pirámide, aprovechándose de la confianza de los guías que le habían franqueado la entrada hasta un lugar inaccesible para los turistas. Lo bueno es que las autoridades egipcias han decidido esta vez  perseguir a los vándalos, para lo cual el ministro de Antigüedades, Mohamed Ibrahim, ha pedido ya la colaboración de la Policía de su país y de la Interpol. Ojalá Dominique Görlitz y Stefan Erdmann sean detenidos  y paguen cara su fechoría porque han atentado contra algo que es patrimonio de toda la Humanidad. Y ojalá el Gobierno egipcio aprenda de una vez la lección, estreche los controles en sus monumentos y cierre de una vez la puerta de éstos a los charlatanes que venden una visión racista de la historia que despoja al país del Nilo de su legado en beneficio de marcianos y civilizaciones inexistentes.

Les dejo con un vídeo promocional del documental de los dos falsos arqueólogos, en el que se ve a uno de ellos raspando lo que parece el cartucho de Keops.

Enrique de Vicente achaca el accidente de tren de Santiago a un “incremento de la radiación cósmica”

El accidente de tren de Santiago de Compostela del 24 de julio, en el que murieron 79 personas, tuvo como última causa “el incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra”, según Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero y habitual de Cuarto Milenio. En una entrevista publicada en Deia el domingo, de la que me ha alertado mi compañero Robert Basic, el ufólogo madrileño dice que la radiación cósmica “altera el comportamiento de la gente” y ésa es, en su opinión, la explicación a “la veintena de accidentes graves que hubo en los días previos y posteriores, choques de trenes en Canadá y Suiza, accidente de autobús en Italia, incluso incendios como el de Andratx…”. ¡Impresionante!

Entrevista a Enrique de Vicente en la última página del diario 'Deia'.Al día siguiente de la tragedia, intuí que pronto saldrían a la palestra los caraduras de siempre a pescar en río revuelto. El primero fue el adivino colombiano Omar Hejeile, quien inmeditamente se apuntó en YouTube un acierto al haber anunciado en su programa de Radio Kronos, el 8 de julio, que “tendremos un accidente de metro o trenes, pero más parece una explosión. Algo así. Eso está desde hace días flotando en el oráculo”. No dijo nada más y, cuando más de dos semanas después ocurrió el accidente del Alvia, incluyó en el vídeo la siguiente advertencia: “En el minuto 0:44 de este vídeo, se predice un accidente de tren. El día 24 de julio un tren descarrila en España (este vídeo fue subido el 8 de julio de 2013″. Hejeile es el típico charlatán que suelta vaguedades y luego va buscando noticias a las que poder adaptar sus predicciones.

Lo que yo no esperaba es que los vendedores de misterios nacionales empezaran tan pronto a decir tonterías. Más que nada, por respeto a las víctimas. Claro que si fueron capaces de hacerlo con el 11-S y el 11-M, de grabar psicofonías en un campo de exterminio nazi y de presentar a un pobre joven atropellado por el tren como un viajero del tiempo… La parte de la conversación entre la periodista Concha Lago y De Vicente en Deia  sobre el accidente de Santiago discurre como sigue:

“-Habla de cambios cósmicos.

-Sí, me refiero a algunos que ya han planteado científicos como el ruso Alexey Dmitriev. Ellos dicen que el Sistema Solar está entrando en una zona cósmica de altas perturbaciones. Uno de los muchos ejemplos es la cantidad de bólidos celestes que están siendo observados.

-¿Algunos accidentes, como el de tren en Santiago, también se inscriben en este contexto?

-Sí. De hecho, el maquinista confesó que había sido un déficit de atención y, si uno analiza la veintena de accidentes graves que hubo en los días previos y posteriores, choques de trenes en Canadá y Suiza, accidente de autobús en Italia, incluso incendios como el de Andratx… vemos que algunos de sus responsables son personas que actúan de forma inconsciente. La pregunta es ¿tiene alguna explicación que haya tanta gente que se distraiga?

-Contéstese a usted mismo.

-Pues creo que está ocurriendo algo que altera el comportamiento de la gente y que tiene que ver con el incremento de radiación cósmica que llega a la Tierra y que provoca grandes alteraciones y perturbaciones en el Sol.

-¿Hay evidencias científicas?

-Sí, el más de un centenar de estudios que existen sobre los efectos que tienen las tormentas solares. Se ha comprobado que tienen efectos sobre las Bolsas y sobre las crisis económicas porque provoca más nerviosismo y más estrés.”

¿Se ha registrado en los últimos años un incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra? “Sí, pero con matices -indica el astrofísico José R. Sánchez-Gallego, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Kentucky-. En los últimos años ha habido un incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra, y al interior del Sistema Solar, pero no se cree que esto sea debido a un aumento de la radiación en sí, sino a un descenso en la actividad solar. La radiación cósmica es de origen externo. No está claro cómo se produce, pero se cree que la mayor parte de los mal llamados rayos cósmicos (porque en realidad no son radiación, sino partículas) son protones y núcleos ligeros acelerados a velocidades prácticamente de la luz durante explosiones de supernovas. Es probable que haya otras fuentes de rayos cósmicos, como núcleos activos de galaxias, en donde un disco de materia se forma alrededor de agujero negro supermasivo, alcanzando temperaturas y velocidades elevadísimas”.

“Completamente ridículo”

Enrique de Vicente. Foto: Marcos Vega.“La actividad solar -continúa el investigador- afecta a la cantidad de rayos cósmicos que llegan al Sistema Solar. Esto es así porque, dado que las partículas que forman los rayos cósmicos no son neutras, se ven afectadas y desviadas por el campo magnético del Sol. En épocas como la actual, en que el Sol se encuentra en una fase de baja actividad, este campo magnético es fuerte, y se ha visto un aumento en la cantidad de rayos cósmicos fuera de la atmósfera. Hay que tener en cuenta que la actividad solar está creciendo (los ciclos duran aproximadamente 11 años y el mínimo anterior ocurrió en 2009), por lo que es probable que ya se haya registrado alguna disminución de la cantidad de rayos cósmicos fuera de la atmósfera”. Es decir, cuando el Sol está tranquilo nos llega más radiación cósmica, que procede de fuera del Sistema Solar, y cuando está más activo, menos. Y, además, el campo magnético y la atmósfera terrestres, de los cuales De Vicente se olvida, nos protegen de ella. “Por eso, muy pocos rayos cosmicos llegan a la superficie, y los que lo hacen es con energías relativamente bajas. Mientras que la radiación cósmica es un factor importante para los astronautas, es irrelevante para los que estamos en la superficie; al menos, comparada con otros tipos de radiación solar”.

Afirmar, como hace el ufólogo, que los rayos cósmicos provocan “grandes alteraciones y perturbaciones en el Sol” es “completamente ridículo”, sentencia Sánchez-Gallego. “La cantidad de rayos cósmicos que llega al Sol es mucho más reducida que la que llega a la Tierra, ya que su campo magnético y su tamaño es mucho mayor. Que yo sepa, no hay ninguna teoría que vincule la radiación cósmica con la actividad solar (al menos, para los niveles comparativamente bajos de radiación cósmica que recibimos) ni observaciones al respecto”. Y también “es ridículo” hablar de una relación entre la radiación cósmica y alteraciones en el comportamiento humano. De Vicente asegura que hay “más de un centenar de estudios” sobre los efectos de las tormentas solares, pero es que éstas no tienen nada que ver con lo que él dice: son algo diferente a la radiación cósmica y no hay ninguna investigación que haya comprobado que las tormentas solares tengan algún efecto sobre las Bolsas y  las crisis económicas porque provoquen “más nerviosismo y más estrés”. Es pura fantasía nuevaerista.

Además, la vinculación de los bólidos con “una zona cósmica de altas perturbaciones” es “un disparate absoluto”, añade el experto, y su presunto aumento, una falsedad. “No ha habido ningún incremento en el número de bólidos, más allá de las habituales lluvias de meteoros. Los bólidos no son más que meteoros muy brillantes y, como todos éstos, están producidos por partículas de polvo -para un bólido, quizá del tamaño de un grano de arena de playa- que se queman en la atmósfera a muy altas temperaturas. Su origen es, fundamentalmente, material expulsado por cometas cuando se acercan al Sol y se derriten”.

El director de Año Cero hace en esta entrevista lo que lleva haciendo desde que tengo uso de razón: da por buenas todas las locuras, mezcla cosas sin ton ni son, se agarra a afirmaciones de los científicos y pseudocientíficos más extravagantes, y presenta las especulaciones más disparatadas como si fueran estudios serios. Dice en Deia que “Francisco será el último papa” porque se traga las falsas profecías de san Malaquías, y añade que “hay realidades alternativas”, que “en Roswell cayó algo extraterrestre”, que sobre el 11-S “no se ha dicho la verdad” y se dinamitó uno de los edificios, y que “la Tierra está sometida a un profundo proceso de transformación”. ¿Sorprendente? Sí, pero en su línea. No en vano, sostiene que nuestro planeta “podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica”; que a John F. Kennedy se lo cargó el Gobierno estadounidense en la sombra; y que, en los altos niveles de los grupos que en realidad gobiernan el mundo, hay alienígenas y “otros tipos de criaturas incomprensibles, ultradimensionales”.

Enrique de Vicente es el mismo que en 2010 decía que dos círculos del cereal aparecidos en Reino Unido contenían en clave una cuenta atrás para la apertura de puertas dimensionales antes de 2012…

Salón del timo esotérico a la donostiarra

Una vidente atiende a una clienta en el Salón del Esoterismo de San Sebastián. Foto: Jose Mari López.

Merece la pena ojear el programa del XX Salón del Esoterismo y de Terapias Naturales de San Sebastián, que se celebra hasta el domingo en el palacio de Miramar. Es un intenso concentrado de charlatanería y timos. Hay chamanes, astrólogos, médiums, terapeutas energéticos, pseudopsicólogos, risoterapeutas, maestros de reiki, videntes, expertos en hacerte recordar vidas pasadas, grabadores de psicofonías, conspiranoicos, gente que tiene contacto con los ángeles, otros que sostienen que la inteligencia está en el corazón, expertos en el aura, alquimistas, intérpretes de sueños…

La estrella invitada ha sido, otra vez, la canadiense Marilyn Rossner, quien no falta en ningún sarao paranormal español y quien se presenta como una “médium excepcional” que “realiza demostraciones de videncia en público que causan asombro por la precisión de sus vaticinios y por los mensajes que transmite del mundo espitirual, comunicación que para ella es una fuente ilimitada de amor incondicional”. En realidad, Rossner tiene los mismos poderes que Anne Germain y John  Edward: sabe usar la lectura fría. Porque nadie habla ni ha hablado nunca con los muertos. Quienes se consideran médiums o son unos perturbados que se creen lo que dicen o unos timadores que simulan comunicarse con el Más Allá sólo para sacar dinero a los incautos. Y donde escribo médiums pueden ustedes poner cualquier otro dotado de poderes extraordinarios.

Hubo el viernes una ceremonia de paz con una exhibición de tai-chi-chuan, “terapia para el cuerpo y la mente” cuya “práctica se basa en el control y equilibrio del chi, nuestra energía interna”. El chi es una de esas energías chiripitifláuticas indetectables para todo aquél que no crea en ellas que esta semana llenan el palacio de Miramar. ¿Se imaginan que hubiera que creer en la ley de la gravedad para permanecer pegados al suelo? Esa misma tarde, la naturópata Lourdes Moratinos, especializada en medicina tibetana, habló de “cómo activar nuestra propia fuerza vital”, que seguro que para ella es otra diferente al chi.

Energías por todas partes

Uno de los puestos de productos mágicos del Salón del Esoterismo de San Sebastián. Foto: Jose Mari López.Xevi Guitart, “estudioso de las terapias energéticas” que -¡ojo!- “conoce al chamán tolteca Agustín Orea”, y Dori Bermúdez, “instructora de la técnica intensi”, avisaron a los asistentes de la pérdida de energía vital. “Nacemos con una cantidad de energía limitada, buena parte se pierde en lo que llamamos fugas de energía: enfados, quejas, pensamientos obsesivos, vicios, mentiras, ego… Todas esas acciones y pensamientos crean un agujero en nosotros por donde nuestra energía se escapa, agotándonos y limitándonos nuestra capacidad de actuar y de luchar por nuestros objetivos.  Filosofía, herramientas chamánico-toltecas y una técnica de movimiento y respiración intensi para la acumulación y el uso adecuado de tu energía, aplicables a tu vida cotidiana”, dice el programa. Y, mañana, Xavier Rosique, psicólogo y “especialista en al cámara Kirlian”, les alertará sobre “cómo incide el vampirismo en el aura y los chacras, observando en directo el aura”. Supongo que la energía de la que habla Rosique no es la misma que la de Orea y Bermúdez, y que ésta no es la misma que la de Moratinos, que, a su vez, tampoco es el chi.

El sábado, Fede Vishnu, un bioarquitecto -el bio significa que cree en energías mágicas; otras, diferentes a las anteriores-, enseñó “cómo sentir y elevar almas perdidas a la luz” porque, agárrense, “muchas almas se quedan atrapadas en lugares y personas, pudiendo provocar problemas de salud”. Así que, ya sabe, la próxima vez que enferme igual es porque está poseído. Teófilo Calvo, farmacéutico, bioquímico y director de Laboratios Taxon, alimentó la histeria electromagnética y la quimiofobia, al hablar de cómo “la continua exposición a agentes tóxicos de tipo químico y electromagnéticos que nos rodean en el aire, agua y alimentos, toxicidad informativa: todo en aras del progreso, en un mundo mal llamado civilizado“. “Este supuesto progreso viene aparejado con un alarmante aumento de enfermedades nuevas, enfermedades autoinmunes, mentales, procesos degenerativos, alergias…”. Palabra de vendedor de complementos vitamínicos.

La astrología estuvo representada el domingo por Rubén Jungbluth, de quien en el programa se dice que es un “reputado cosmobiólogo” que “ha estudiado profundamente cómo el Universo y su composición inciden, alteran e impactan en el destino de las personas”; es decir, la influencia de los astros en nuestras vidas. “Espectacular investigación sobre cómo las diferentes horas en que se producen los nacimientos y los abortos describen el curso de los progresos y fracasos de los padres y madres en la sociedad”, sentencia el folleto. No busquen sus resultados fuera de las revistas astrológicas porque no los encontrarán. La jornada se cerró con un ritual hindú que sirve “para purificar lugares, proteger o liberar a personas de malas energías, y para consagrar talismanes” -un todo en uno-, oficiado por Krishna Kripa Dasa, conocido en su casa como Juan Carlos Ramchandani y que asegura ser “sacerdote hindú vaishnava”.

Médiums y seres cristalinos

Mikel Lizarralde, rodeado de piedras con las que dice que es capaz de curara la gente. Foto: Elena Viñas.Una sesión de risoterapia abrió el lunes, día en el que Luis Ayza, maestro de reiki y creador de su propio sistema de meditación -la innovación está al alcance de cualquiera en Paranormalandia-, dirigió una “sesión guiada de dinámica mental”. Después, actuó la estrella local, Mikel Lizarralde, vidente y médium euskaldún -el primero, como él alardea-, y discípulo de Marilyn Rossner. Le conocí durante la grabación de Escépticos y me dio la impresión de creerse lo que dice, que es capaz, entre otras cosas, de comunicarse con “nuestros guías y seres queridos”. Entonces, me quedé con las ganas de que me pusiera en contacto con algún familiar muerto. Cuando se lo pedí delante de las cámaras, me respondió que él no hacía espectáculo de la mediumnidad y que tendría que ser en privado. El lunes hizo en el palacio de Miramar una “demostración de videncia con el público” que asistió a su conferencia-taller, a la que la entrada costaba 20 euros.

Visitación Merino disertó ayer del “desarrollo y evolución espiritual a través de los seres cristalinos”. Discípula también de Rossner, es maestra espiritual, médium, clarividente y maestra de Reiki, entre otras cosas, y sostiene que los cristales no son cristales, sino “seres de gran luz, en su mayoría, abandonados por los seres humanos conscientemente por temor a su gran sabiduria”. Ella tiene, por supuesto, la capacidad de comunicarse con esos seres cristalinos. José Ignacio Carmona y la médium Ángela Ghislery hablaron de las psicofonías y, después, Enrique de Vicente, director de Año Cero y conspiranoico mayor del reino, de los “escándalos anunciados por las profecías” y “de la revolución en el Vaticano”. De Vicente es nuestro Charles Fort. Su mente está llena de extraterrestres, conspiraciones, poderes paranormales y conocimiento secreto que en su discurso se mezcla caóticamente. Cree, por ejemplo, que “la Tierra podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica” y auguró en su día que el 21 de diciembre de 2012 “podría suponer el fin de nuestra civilización y el despertar de una nueva conciencia”. Ya lo saben: vivimos en Matrix.

Antonio Cerdán, cristaloterapeuta y cromoterapeuta, enseñará hoy “cómo realizar los milagros de sanación”, a conocer “todas las energías que el universo pone a nuestra disposición para curar y conectarnos con nuestro ángel”. Y el ingeniero industrial Rafael Saiz  Gamarra, director de la Escuela Superior de Coherencia Cardiaca, y Gema Martíz, investigadora de la conciencia, explicarán que, “en estos tiempos de inestabilidad y desconcierto, hay un lugar donde refugiarse. Un lugar sincero y digno, donde nace la inteligencia y los buenos sentimientos: nuestro corazón. Hoy la ciencia no hace más que demostrar lo que la sabiduría ancestral siempre supo: que el corazón es el emperador del cuerpo y lo que dicta nos lleva siempre por el mejor camino”.  Amén.

El viernes , un alquimista, Julio L. Tzotar, hablará de la ascensión a la quinta dimensión. “Al coger las manos a una persona conecta y transmite los mensajes de los guías y de los maestros ascendidos que cada persona tiene en ese momento. También a través de la numerología se acerca a las vidas pasadas de muchas personas”. Habrá una demostración pública. Y el parapsicólogo Ricard Bru centrará su intervención en la reencarnación y los “recuerdos de otras vidas mediante la hipnosis”. Ya el sábado, la médica Alicia Abellán, hablará de una “técnica hawaiana de curación celular instantánea”.

Antes de que los brujos abandonen San Sebastián, habrá más comunicaciones con el Más Allá, sueños y energías desconocidas para la ciencia. Según adelantaba la organización, más de 40 profesionales del tarot, la videncia, la astrología y la quiromancia tienen estos dían instalado su negocio en el palacio de Miramar, donde también se venden todo tipo de amuletos y productos mágicos. Lo llaman fería esotérica; en realidad, es un salón del timo consentido: los asistentes están siendo engañados mediante falsas promesas y esperanzas, a la luz del día y sin que nadie haga nada por evitarlo. Paradojas de la vida, el palacio de Miramar es también la sede de los cursos de verano de la Universidad del País Vasco.

Charles Fort, el primer ufólogo

“El mayor de los misterios: ¿por qué no se muestran ellos a nosotros, abiertamente? Quizá se mantengan apartados por razones morales; pero, ¿no habrá entre ellos algunos degenerados? O por razones físicas: desde el momento en que evaluamos esta posibilidad, creemos de buen grado que el acercamiento de nuestro mundo por otro mundo sería catastrófico. Pero, con todo, debemos interesarles, sea el grado que sea. Los microbios y los gérmenes nos interesan, algunos incluso nos apasionan”, escribió Charles Fort (1874-1932) en El libro de los condenados (1919). Ellos eran los extraterrestres que el escritor estadounidense creía que visitaban la Tierra desde hacía milenios. Decía:

“Pienso que pertenecemos a algo. Que antiguamente la Tierra era una especie de no man’s land que otros mundos han explorado, colonizado y disputado entre ellos.

Actualmente, alguien posee la Tierra, y ha alejado de ella a todos los colonos. Nadie se nos ha aparecido viniendo del más allá, tan abiertamente como un Cristóbal Colón desembarcando en San salvador o Hudson remontando el río que lleva su nombre. Pero, en cuanto a las visitas subrepticias hechas al planeta, muy recientemente aún, en cuanto a los viajeros emisarios llegados quizá de otro mundo y cuidando mucho de evitarnos, tenemos pruebas convincentes.”

Charles Fort.Fort estaba convencido de que algunos objetos y luces que se veían en los cielos de finales del siglo XIX y principios del XX eran ingenios de otros mundos, y mantenía que los arqueólogos se habían topado con artefactos que nuestros antepasados no pudieron fabricar. Así, acerca de “un instrumento de hierro (encontrado) dentro de un bloque de carbón” a dos metros bajo tierra en Escocia, que tenía “un aire moderno”, especulaba con que pudo “ser abandonado por algún visitante extraterrestre”. Sobre una lente de cristal descubierta en Nínive, con que, “a millones de kilómetros en el espacio, alguien despliega un telescopio y la lente se desprende”, y cae a la Tierra. Intuía que Stonehenge es obra de gigantes, “ocasionales visitantes del planeta”. “La noción de los visitantes extraterrestres en China, durante lo que nosotros llamamos el periodo histórico, no será más que moderadamente absurda cuando la abordemos”, aseguraba. Y añadía:

“Admito que varios de estos otros mundos puedan poseer condiciones de vida análogas a las del nuestro, pero creo que algunos son tan diferentes que sus emisarios no podrían vivir entre nosotros sin medios artificiales de adaptación. ¿Cómo podrían respirar nuestro aire atenuado los visitantes venidos de una atmósfera gelatinosa?

Quizá con máscaras. Como aquéllas que se han encontrado en los antiguos depósitos. Algunas eran de piedra, y son atribuidas a un atavío ceremonial de las poblaciones salvajes. Pero la máscara encontrada en el Condado de Sullivan, Missouri…

… ¡Era de hierro y plata!”

Dice cosas que descubrirán, décadas después, Jacques Bergier, Louis Pauwels, Erich von Däniken, Peter Kolosimo, Andrew Tomas, Brad Steiger, Zecharia Sitchin, David Icke, Antonio Ribera, Robert K. Temple

‘Minialienígenas’

Fort es el primer ufólogo, mucho antes de que se vean los primeros platillos volantes en Estados Unidos, y también el primer defensor de los astronautas en la Antigüedad. Su discurso es siempre farragoso y, muchas veces, delirante. Como cuando habla de unos diminutos  alienígenas, los elveranos, y de su contrapartida gigante, los monstratorianos. Los elveranos, escribe, “han venido en hordas densas, como una nube de langostas -en expediciones de caza -a la caza de ratones, sin duda, o de las abejas-, hordas minúsculas horrorizadas ante cualquiera que se tragara más de una habichuela a la vez, temiendo por cualquiera que  engullera más de una gota de rocío a la vez”. Resulta imposible tomarse en serio afirmaciones como ésa, y otras. Pero así era Charles Fort. En algunos momentos, parece un Philip K. Dick de lo paranormal.

El ufólogo gallego Óscar Rey Brea propuso en 1954 que las épocas de mayor número de observaciones de platillos volantes se correspondían con las de mayor proximidad entre el planeta rojo y la Tierra, las llamadas oposiciones, que se dan cada veintiséis meses. Pero, ya en septiembre de 1926, en la sección de cartas de The New York Times, Fort auguraba que habría una oleada de avistamientos de aeronaves en unas semanas, en coincidencia con la siguiente oposición marciana, y se preguntaba por qué los marcianos no aterrizaban en Central Park y desfilaban por Broadway entre confeti. “Puedo pensar en varias razones, y una de ellas es que durante mucho tiempo los marcianos han estado en comunicación con la Tierra y han, de un modo oculto, controlado, y hasta explotado, a sus habitantes. No se han descubierto a sí mismos excepto para patrullar abiertamente el cielo”.

El libro de los condenados se convirtió en el evangelio de los posteriores escritores sobre lo paranormal”, dice Jim Steinmeyer en Charles Fort. The man who invented the supernatural (Charles Fort. El hombre que inventó lo sobrenatural. 2008). Tiene razón. Al autor estadounidense deben su nombre los fenómenos forteanos, que comprenden los platillos volantes, los fenómenos paranormales, los artefactos arqueológicos extraños, las desapariciones misteriosas, las lluvias y muertes masivas de animales, los rayos en bola… Periodista autodidacta, Fort dedicó buena parte de su vida a la recopilación de sucesos rechazados por la ciencia, un millar de los cuales reunió en El libro de los condenados y el resto en sus libros New lands (Nuevos mundos. 1923), Lo! (1931) y Wild talents (Talentos salvajes. 1932). De vivir hoy, sería un habitual de los congresos y programas de radio y televisión conspiranoicos, una especie de Enrique de Vicente. “La ciencia de hoy es la superstición de mañana; la ciencia de mañana, la superstición de hoy”, decía. Otro mantra del denominado periodismo del misterio un siglo después.

Boceto de la placa metálica que se instalará en la fachada de la casa londinense de Charles Fort.¿A qué viene recordar ahora a Charles Fort? A que la Asociación Marchmont, del barrio londinense de Bloomsbury, colocará una placa conmemorativa en el número 39 de Marchmont Street, donde vivió entre 1921 y 1928. La organización vecinal ya ha empezado a recaudar fondos para el homenaje, presupuestado en 1.200 libras (1.375 euros), y tiene un diseño de placa, abierto a posibles “pequeños cambios” sugeridos por los responsables de la revista Fortean Times, fundada en 1973 por Bob Rickard para continuar el trabajo de Fort. El texto dice: “Charles Fort. 1874-1932. Fundador estadounidense del forteanismo, el estudio de los fenómenos anómalos. Vivió aquí entre 1921 y 1928″.

Las placas azules de la Asociación Marchmont comenzaron a instalarse en octubre de 2009 y rinden homenaje a los personajes ilustres que han vivido en la zona del centro de Londres delimitada por Euston Road, Guilford Street, Woburn Place y Gray’s Inn Road. Fortean Times es una revista mensual a la que estoy suscrito desde mediados de los años 90, que aúna las más divertidas locuras con el esceptismo y está magníficamente editada. Nada que ver con lo que se publica por estos lares.