Parapsicología

‘Ciencia y magia contra los espíritus’, este sábado en Burgos

Cartel del 'Enigmas y Birras' de Burgos dedicado al espiritismo.Si de algo se duelen desde siempre los divulgadores de lo paranormal, es de que los científicos no han investigado esos fenomenos y su desconocimiento es lo que les lleva a rechazarlos. Mentira. Desde los albores del espiritismo moderno y de la parapsicología, allá por la segunda mitad del siglo XIX, científicos de primera línea se interesaron por lo extraordinario. No podía ser de otro modo en individuos apasionados por buscar explicaciones al mundo que nos rodea. Lo que pasó entonces -y después con el denominado fenómeno ovni- es que la mayoría de ellos descubrió que tras lo aparentemente inexplicable sólo había fenómenos naturales -algunos sorprendentes, eso sí- y fraudes.

Nombres ilustres de la historia de la ciencia participaron en el siglo XIX y principios del XX en sesiones espiritistas, y algunos salieron de los gabinetes de los médiums convencidos de que habían asistido a la demostración de que hay otra vida después de ésta. Los testimonios de esos científicos, auténticos sabios en sus especialidades, demuestran algo que todos deberíamos tener claro: no importa lo inteligente que seas, siempre te podrán engañar. Su contraparte fueron investigadores, también ilustres, que descubrieron los trucos de los intermediarios con el Más Allá y de aquéllos que decían tener poderes sobrenaturales, como Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio, el español con visión de rayos X. Gracias al caso Argamasilla, hubo científicos españoles que ya hace un siglo se dieron cuenta de que los mejores aliados de la ciencia para investigar lo paranormal eran los magos.

De todo esto y de muchas cosas más hablaré mañana en Burgos, a partir de las 18.30 horas en el Bardeblás (c/ La puebla, 29), en mi charla Ciencia y magia contra los espíritus, dentro del ciclo Enigmas y Birras organizado por el Círculo Escéptico.

Psicólogos piden a Antena 3 que retire ‘1, 2, 3, hipnotízame’

El ilusionista Jeff Toussaint simula hipnotizar a un voluntario que en realidad es un actor.Una veintena larga de científicos -en su mayoría, psicólogos- ha pedido a Antena 3 que suspenda las emisiones del programa 1, 2, 3, hipnotízame porque, “desde que comienza hasta que finaliza y de manera reiterada”, promueve “mitos sobre la hipnosis” y “fomenta creencias y actitudes que pueden dificultar el uso no iatrogénico y eficaz de la hipnosis en personas que pueden beneficiarse de ella”. Dicho menos diplomáticamente, porque lo que se ve en la pequeña pantalla nio tiene nada que ver con la hipnosis ni con la ciencia, sino que es un engaño en el que , bien sea porque son sugestionables o porque están interpretando un papel, famosos y miembros del público simulan caer en una especie de trance hipnótico. La carta, enviada al director de comunicación de la cadena, la ha promovido Antonio Capafons, presidente de la Asociación para el Avance de la Hipnosis Experimental y Aplicada (AAHEA), catedrático de psicología de la Universidad de Valencia y el científico que más sabe en España sobre la hipnosis.

1, 2, 3, hipnotízame lo conduce el hipnotista Jeff Toussaint y, según Antena 3, “es un show moderno y divertido que se aleja de la hipnosis tradicional. En este show especial, los voluntarios bajo hipnosis se encuentran en un estado de superconcentración que hace que sus inhibiciones estén disminuidas lo que permite llevarlos a situaciones realmente delirantes y surrealistas”. Se estrenó el 23 de marzo y en su primera entrega, en la que uno de los miembros del público supuestamente hipnotizados era en realidad un actor, captó a un 19,5% de la audiencia. Fue el programa más visto de la noche.

En el espacio de Antena 3, explica el promotor de la iniciativa, se vende la idea de que “el hipnotizado está bajo el control del hipnotizador, cuando la hipnosis es una técnica que fomenta el autocontrol”; se alimenta el mito de que “el hipnotizado realiza de manera involuntaria aquellos actos que le pide el hipnotizado”, cuando en realidad “la persona hipnotizada puede interferir con las sugestiones que no le agraden, controlando la situación hipnótica si así lo desea”; se da pábulo al “mito de que la hipnosis es sueño y la persona no recuerda nada de lo que ocurre durante ella”, cuando “se sabe desde hace más de 50 años que la persona hipnotizada está despierta y muy activa”; y se da por normal que “la persona hipnotizada tiene amnesia de lo que hace bajo hipnosis, cuando éste es un fenómeno altamente infrecuente que afecta a no más del 1,5% de las personas hipnotizadas”. “A lo largo del programa se repite en varias ocasiones que el hipnotizador Jeff Toussaint ha estado preparando a los hipnotizados, seguramente ensayando los trucos que se realizaron en el plató, fomentando por parte del hipnotizador, hipnotizados y presentadores del programa la hipnosis como magia”, destaca Capafons, quien recuerda que en la primera entrega se hizo pasar a un actor por un voluntario.

El psicólogo recuerda a los responsables de la cadena que “la hipnosis es una prestación sanitaria” y que lo que se hace en 1, 2, 3, hipnotízame “perjudica seriamente a un procedimiento con un considerable apoyo empírico que demuestra su efectividad como coadyuvante, entre otros, a diversos tratamientos psicológicos y médicos”. En última instancia, añaden los firmantes, el programa de Antena 3  perjudica “a los usuarios y pacientes que pueden buscar una hipnosis ineficaz (como la que se muestra en este programa) cuando no perjudicial, y/o rechazar una hipnosis que puede beneficiar su salud y bienestar. En este sentido, el programa promueve una imagen iatrogénica de la hipnosis”. Capafons explica, además, que la hipnosis es “un campo de investigación científico experimental que, a su vez, implica un conjunto de procedimientos clínicos muy variados que, especialmente como coadyuvante, ayuda a incrementar la eficacia y eficiencia de las intervenciones y tratamientos o terapias de distintos problemas médico-psicológicos, de la salud en general. Por lo tanto, una difusión de la hipnosis que distorsione, tanto sus aplicaciones, como el conocimiento científico que se tiene sobre ella, puede fomentar un serio perjuicio a los usuarios. Como se decía anteriormente, se está fomentando por parte del hipnotizador, hipnotizados y presentadores del programa, la hipnosis como magia”.

Ojalá Capafons tenga suerte en su iniciativa. Cuenta con mi simpatía y apoyo desde antes de que la conociera, y habría firmado la carta si me hubieran invitado a hacerlo. Creo, sin embargo, que tiene un poderoso enemigo en frente: el dinero. La recepción popular de 1,2,3, hipnotízame ha sido tan buena que dudo de que la cadena vaya a retirar el programa. Acuérdense del fraude de Anne Germain y Telecinco.

El experimento telepático del ‘Nautilus’, en Radio Vitoria

Pilar Ruiz de Larrea y yo hablamos el lunes del experimento telepático del Nautilus, en la decimonovena entrega de la temporada de mi colaboración semanal en El mirador, en Radio Vitoria.