Escepticismo

Un curso de verano desenmascara mitos peligrosos para nuestro bolsillo y salud

Cartel de la segunda edición del curso de verano 'Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre', de la Universidad de Burgos.“Hay momentos en la vida en los que hay que gritar ¡Basta ya! y éste es uno de ellos. Desde hace muchos años, las industrias alimentaria y cosmética mienten descaradamente al ciudadano con el único objetivo de enriquecerse”, afirma el bioquímico José Manuel López Nicolás. Profesor de la Universidad de Murcia y autor del libro Vamos a comprar mentiras. Alimentos y cosméticos desmontados por la ciencia (Cálamo, 2016), López Nicolás expondrá, en la segunda edición del curso de verano Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre, de la Universidad de Burgos, “los abusos que está sufriendo el ciudadano” a manos de esas industrias y las repercusiones que tienen “en su bolsillo y en su salud”.

La química Deborah García Bello hablará, por su parte, de cuánto hay de realidad y de ficción en la publicidad de la cosmética, un sector en el que el gasto medio en España es de 139 euros anuales por persona. “Analizaremos las estrategias de mercadotecnia y anuncios publicitarios de revistas y televisión, qué venden y cómo lo venden, cuánto hay de ciencia y cuánto de ficción, si funciona realmente y si se ajusta a la normativa”, adelanta la autora del libro Todo es cuestión de química (Paidós, 2016).

Otro sector en auge, el de las llamadas terapias alternativas, será diseccionado por el médico Vicente Baos, “para quien la homeopatía, el reiki y las teorías energéticas de sanación son absurdos terapéuticos basados en la ilusión y las expectativas de los pacientes”. Promotor de la plataforma No Sin Evidencia, que intenta frenar prácticas médicas no basadas en el método científico, lamenta que “las pseudoterapias, cientos de ellas a cuál más absurda, convivan en nuestra sociedad en el momento del mayor desarrollo científico” y lleguen a “provocar, en algunos casos, graves daños al retrasar o evitar un tratamiento científico eficaz” contra la enfermedad.

“Aunque el embaucador se vista de blanco, embaucador se queda”, advierte el dietista y nutricionista Julio Basulto, que hablará sobre supersticiones dietéticas en el curso Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre. Autor de libros como No más dieta (DeBolsillo, 2010) y Mamá come sano (DeBolsillo, 2015), “presentará ejemplos de cómo intentan tomarnos el pelo a diario con argumentos dietético-nutricionales grandilocuentes (efecto termogénico del glucomanano, dietas alcalinizantes, enzimas lipolíticas, colágenos reconstructores, batidos desintoxicantes…), cómo detectarlos y, sobre todo, cómo protegernos de ellos”, teniendo en cuenta que las recomendaciones infundadas pueden proceder de “un naturópata, alguien famoso, un vendedor a sueldo de la industria alimentaria o, y éste es el peor de los casos, un auténtico profesional sanitario enfundado en una inmaculada bata blanca”.

Además, intervendrán en este curso el filósofo Jesús Zamora Bonilla, catedrático de la UNED, los periodistas Mauricio-José Schwarz y Pablo Linde, la psicóloga Helena Matute y el divulgador científico Javier Pedreira, Wicho, que hablarán del positivismo, el periodismo, cómo nos engañamos a nosotros mismos y el sentido común en internet, respectivamente.

El curso Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre, de cuya coordinación me encargo gracias a una ivitación de Raúl Urbina, director de los Cursos de Extensión Universitaria y de los Cursos de Verano de la UBU, se celebrará del 4 al 6 de julio en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UBU. La matrícula cuesta 70 euros, que se reducen a 40 para estudiantes universitarios, jubilados y parados, profesores de Primaria, Secundaria y Bachillerato, y profesores, becarios y antiguos alumnos de la UBU. Se reconocerán 0,5 créditos para los alumnos matriculados en los títulos oficiales adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior (grados), así como 1 crédito de libre elección para los alumnos matriculados en planes antiguos.

El programa del curso Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre es el siguiente:

Lunes, 4 de julio
9.30 h. Apertura del curso
9.45 h. “El positivismo es un humanismo”, por Jesús Zamora Bonilla, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la UNED.
10.45 h. “Miedo a domicilio”, por Mauricio-José Schwarz, periodista científico y colaborador del diario El Correo.
11.45 h. Descanso.
12.15 h. “Publicidad: ciencia y ficción”, por Deborah García Bello, química y autora del libro Todo es cuestión de química (2016).
13.15 h. Mesa redonda con los tres ponentes: “¿Cómo nos protegemos de los engaños?”.

Martes, 5 de julio
9.45 h. “El pensamiento crítico como herramienta contra los sesgos cognitivos”, por Helena Matute, catedrática de Psicología Experimental de la Universidad de Deusto.
10.45 h. “De príncipes nigerianos a productos milagro: ¿dónde dejamos el sentido común al entrar en Internet?”, por Javier Pedreira, Wicho, responsable de Informática de los Museos Científicos Coruñeses y cocreador de Microsiervos.
11.45 h. Descanso.
12.15 h. “Pseudociencias en los medios, ¿maldad o estupidez?”, por Pablo Linde, periodista de El País
13.15 h. Mesa redonda con los tres ponentes: “¿Cómo nos protegemos de los engaños?”.

Miércoles, 6 de julio
9.45 h. “Pseudoterapias en la práctica clínica: ¿Benefician o perjudican a los pacientes?”, por Vicente Baos, miembro de la Red de Expertos de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.
10.45 h. “La fruta engorda, las algas adelgazan y otras peligrosas supersticiones dietéticas”, por Julio Basulto, dietista y nutricionista, y miembro de la Sociedad para el Estudio Interdisciplinar de la Alimentación y los Hábitos Sociales (SEIAHS).
11.45 h. Descanso.
12.15 h. “Publicidad engañosa en alimentos y cosméticos”, por José Manuel López Nicolás, profesor de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia.
13.15 h. Mesa redonda con los tres ponentes: “¿Cómo nos protegemos de los engaños?”.

Nota importante: a diferencia del resto de las anotaciones de este blog, puedes copiar y pegar ésta donde quieras, ya que es la nota de prensa que hemos preparado para dar a conocer el curso de verano Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre.

“Hay que pedir pruebas de todo. Debe ser un hábito”, dice el biólogo Juan Ignacio Pérez

El biólogo Juan Ignacio Pérez, en el Bizkaia Aretoa. Foto: Fernando Gómez.“Hay que pedir pruebas de todo. No hay que cansarse de hacerlo. Debe ser un hábito. Si tú haces una afirmación, has que estar dispuesto a presentarme las pruebas. Y, si la afirmación es extraordinaria, las pruebas, como dijo Hume, han de ser extraordinarias”, dice Juan Ignacio Pérez. Biólogo y titular de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco (UPV), que celebra hoy su quinto aniversario, es partidario de trasladar ese principio de la ciencia no sólo a las pseudomedicinas, “a las pretensiones de que los transgénicos son dañinos o de que la telefonía móvil causa cáncer, sino también a la política. Cuando un político dice que va a hacer una cosa porque es buena, le preguntaría qué pruebas tiene”.

Para él, “esa actitud de prevención ante las afirmaciones de cualquiera es lo que hace que el ejercicio de la ciudadanía sea pleno. La ciudadanía no se ejerce libremente si no eres responsable y no eres responsable si no pides pruebas de cualquier afirmación”. Pérez está convencido de que nos iría mejor con una política basada en pruebas y la ve “posible. Yo soy un seguidor, por ejemplo, del colectivo Politikon, donde hay una persona, Kiko Llaneras, que ofrece datos permanentemente. Dar datos, pruebas, de la aplicación de las políticas públicas es la única manera de evaluarlas”.

La aproximación científica a la realidad serviría para evitar políticas basadas en afirmaciones que no se sostienen en nada más que “en la inteligencia y la buena fe de las personas, a las que afectan todo tipo de fuentes de error. Hay políticas públicas que no funcionan y se siguen llevando a la práctica, como los planes de empleo rural. Después de décadas, las regiones en las que se han puesto en práctica no han mejorado respecto al resto. Lo sabemos. Tenemos pruebas. Pero los criterios para la toma de decisiones no son científicos”.

Segundo curso de verano sobre ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico, en la Universidad de Burgos

Cursos de Verano de la Universidad de Burgos.La Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Burgos (UBU) acogerá del 4 al 6 de julio la segunda edición del curso de verano Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico en tiempos de incertidumbre, que se celebró por primera vez hace dos años. Durante tres días, nueve especialistas analizarán el auge de la pseudociencia y el papel de los científicos, los políticos y los medios a la hora de poner coto a todo tipo de supercherías. Como en 2014, la idea ha partido de Raúl Urbina, director de los Cursos de Extensión Universitaria y de los Cursos de Verano de la UBU, quien me invitó en febrero a planificar estas jornadas. Me propuse no repetir ningún ponente respecto a la primera edición e hice propuestas a algunos de los que considero los mejores exponentes del pensamiento crítico en sus respectivas áreas de conocimiento. Todos aceptaron.

El curso pretende exponer cuáles son las diferencias entre ciencia y pseudociencia, conocimiento racional e irracional, y ofrecer a los alumnos mecanismos que les ayuden a identificar la segunda, algo que debería estar al alcance de cualquier educador, periodista y profesional de la salud y sería muy recomendable que se extendiese al público en general. Creo que el programa es interesante y les animo a que se matriculen no sólo por las clases en sí, sino también por la oportunidad de disfrutar de buenas charlas y tertulias sobre pensamiento crítico fuera de las aulas. La matrícula del curso cuesta 70 euros, que se reducen a 40 para estudiantes universitarios, jubilados y parados, profesores de Primaria, Secundaria y Bachillerato, y profesores, becarios y antiguos alumnos de la UBU. Pueden encontrar todos los detalles en el formulario de inscripción. Se reconocerán 0,5 créditos para los alumnos matriculados en los títulos oficiales adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior (grados), así como 1 crédito de libre elección para los alumnos matriculados en planes antiguos.

Todos los actos serán por la mañana y el programa, a falta de posibles cambios de última hora que espero que no se produzcan, es el siguiente:

Ciencia, pseudociencia y pensamiento mágico
en tiempos de incertidumbre

Lunes, 4 de julio
9.30 h. Apertura del curso
9.45 h. “El positivismo es un humanismo”, por Jesús Zamora Bonilla, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la UNED.
10.45 h. “Miedo a domicilio”, por Mauricio-José Schwarz, periodista científico y colaborador del diario El Correo.
11.45 h. Descanso.
12.15 h. “Publicidad: ciencia y ficción”, por Deborah García Bello, química y autora del libro Todo es cuestión de química (2016).
13.15 h. Mesa redonda con los tres ponentes: “¿Cómo nos protegemos de los engaños?”.

Martes, 5 de julio
9.45 h. “El pensamiento crítico como herramienta contra los sesgos cognitivos”, por Helena Matute, catedrática de Psicología Experimental de la Universidad de Deusto.
10.45 h. “De príncipes nigerianos a productos milagro: ¿dónde dejamos el sentido común al entrar en Internet?”, por Javier Pedreira, Wicho, responsable de Informática de los Museos Científicos Coruñeses y cocreador de Microsiervos.
11.45 h. Descanso.
12.15 h. “Pseudociencias en los medios, ¿maldad o estupidez?”, por Pablo Linde, periodista de El País.
13.15 h. Mesa redonda con los tres ponentes:  “¿Cómo nos protegemos de los engaños?”.

Miércoles, 6 de julio
9.45 h. “Pseudoterapias en la práctica clínica: ¿Benefician o perjudican a los pacientes?”, por Vicente Baos, miembro de la Red de Expertos de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.
10.45 h. “La fruta engorda, las algas adelgazan y otras peligrosas supersticiones dietéticas”, por Julio Basulto, dietista y nutricionista, y miembro de la Sociedad para el Estudio Interdisciplinar de la Alimentación y los Hábitos Sociales (SEIAHS).
11.45 h. Descanso.
12.15 h. “Publicidad engañosa en alimentos y cosméticos”, por José Manuel López Nicolás, profesor de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia.
13.15 h. Mesa redonda con los tres ponentes:  “¿Cómo nos protegemos de los engaños?”.

¿Qué va a pasar con ‘The skeptic’s dictionary’?

Robert Todd Carroll, en 2011, y la portada del libro 'The skeptic's dictionary'. Foto: Sgerbic.Robert Todd Carroll, creador de The skeptic’s dictionary, está enfermo. Le diagnosticaron en mayo de 2014 un tumor neuroendocrino pancreático en etapa IV y acaba de anunciar que le faltan fuerzas para seguir publicando el boletín mensual de The skeptic’s dictionary, del que ha sacado 185 entregas en catorce años y que cuenta con 3.909 suscriptores.

The skeptic’s dictionary es una de las webs de referencia en la promoción del pensamiento crítico. Con 784 entradas publicadas desde 1994, es un sitio que recomiendo siempre a quien me pide información sobre cualquier creencia pseudocientífica porque su autor no sólo firma un muy buen artículo sobre cada asunto, sino que también incluye, al final de cada entrada, enlaces a otras fuentes de información indispensables. Mi admiración por el trabajo de Carroll es tal que, en cuanto sacó en 2003 The skeptic’s dictionary en libro, lo compré como una forma de agradecerle su dedicación a pesar de que el contenido estaba en la web gratis.

Deseo que Carroll, profesor de Filosofía hasta su jubilacion en 2007 y miembro del Comité para la Investigación Escéptica (CSI) desde 2010, venza el cáncer y retome la actividad escéptica porque su trabajo no tiene precio. Pase lo que pase, algún día, espero que lejano, nos dejará y confío en que entonces haya quien coja su testigo o quien, al menos, se encargue de que The skeptic’s dictionary siga en línea, porque es un recurso demasiado valioso como para que desaparezca. Y hago extensivo este deseo a otras webs que espero que sobrevivan a sus creadores, lo mismo que espero que las grandes bibliotecas escépticas, que las hay, no acaben en mercadillos.

“El escepticismo es una actitud, no una creencia o un conjunto de creencias. El escepticismo implica voluntad de preguntar, de investigar, de pensar críticamente sobre cualquier tema. La alternativa al escepticismo es aceptar las cosas por la fe y afirmar dogmáticamente. El escepticismo es una virtud; el dogmatismo irracional es un vicio. No hay necesidad de defender el escepticismo. El dogmatismo irracional es indefendible”, dice Carroll cuando le preguntan por qué no es escéptico sobre el escepticismo.

El título de esta anotación no es un capricho; refleja mi preocupación por el futuro de un recurso para mí indispensable. Soy un egoísta, lo sé, y me gustaría que Carroll volviera pronto a la primera línea del frente contra el pensamiento mágico y las entradas de The skeptic’s dictionary siguieran creciendo.

‘Ciencia y magia contra los espíritus’, este sábado en Burgos

Cartel del 'Enigmas y Birras' de Burgos dedicado al espiritismo.Si de algo se duelen desde siempre los divulgadores de lo paranormal, es de que los científicos no han investigado esos fenomenos y su desconocimiento es lo que les lleva a rechazarlos. Mentira. Desde los albores del espiritismo moderno y de la parapsicología, allá por la segunda mitad del siglo XIX, científicos de primera línea se interesaron por lo extraordinario. No podía ser de otro modo en individuos apasionados por buscar explicaciones al mundo que nos rodea. Lo que pasó entonces -y después con el denominado fenómeno ovni- es que la mayoría de ellos descubrió que tras lo aparentemente inexplicable sólo había fenómenos naturales -algunos sorprendentes, eso sí- y fraudes.

Nombres ilustres de la historia de la ciencia participaron en el siglo XIX y principios del XX en sesiones espiritistas, y algunos salieron de los gabinetes de los médiums convencidos de que habían asistido a la demostración de que hay otra vida después de ésta. Los testimonios de esos científicos, auténticos sabios en sus especialidades, demuestran algo que todos deberíamos tener claro: no importa lo inteligente que seas, siempre te podrán engañar. Su contraparte fueron investigadores, también ilustres, que descubrieron los trucos de los intermediarios con el Más Allá y de aquéllos que decían tener poderes sobrenaturales, como Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio, el español con visión de rayos X. Gracias al caso Argamasilla, hubo científicos españoles que ya hace un siglo se dieron cuenta de que los mejores aliados de la ciencia para investigar lo paranormal eran los magos.

De todo esto y de muchas cosas más hablaré mañana en Burgos, a partir de las 18.30 horas en el Bardeblás (c/ La puebla, 29), en mi charla Ciencia y magia contra los espíritus, dentro del ciclo Enigmas y Birras organizado por el Círculo Escéptico.