Curiosidades

Encuentran a ‘la masa gelatinosa de otro mundo’ en un lago artificial de Virginia

Un ejemplar de 'Pectinatella magnifica'. Fotot: Michiel van der Waaij.

Parece el arranque de una película de serie B del estilo de The blob (1958), protagonizada por un joven Steve McQueen, en la que una masa viscosa de origen extraterrestre devora todo lo que encuentra a su paso. El 28 de octubre, Tracy Collier, una empleada de la firma Home Technologies de Newport News (Virginia, EE UU), paseaba por la orilla del lago artificial de agua dulce que hay detrás de las oficinas de la empresa cuando vio una gran masa viscosa flotando en el agua. Y se puso a preguntar a sus compañeros que podía ser aquello.

Según cuenta David Mamquist, del Instituto de Ciencias Marinas de Virginia (VIMS), en un primer momento, la mujer creyó que se trataba de una serpiente muerta; su compañero de trabajo Charlie Schmuck, que era algún tipo de hongo “de ésos que explotan cuando los pinchas”, y otro colega, Dale Leonart, bromeó al principio con que podía tratarse de “una vaina extraterrestre”. Schmuck tomó fotos del monstruo y las envió al VIMS, cuyos científicos también se sintieron intrigados por la criatura, que medía 1,2 metros de diámetro, era de color marrón y amarillento, y tenía la apariencia de una roca con algas pegadas.

Los biólogos sopesaron la posibilidad de que fuera un organismo marino trasladado al lago como parte de una broma de Halloween, pero al final concluyeron que estaban ante un extraordinario ejemplar de Pectinatella magnifica, un briozoo, una colonia de pequeños animales que se alimentan mediante la filtración del agua. Los briozoos se remontan en el registro fósil hasta hace 500 millones de años y hay miles de especies de ellos en los mares por sólo medio centenar que viven en ríos y lagos. La colonia descubierta por Tracy Collier es extraordinaria, además, porque es mucho más grande que lo habitual en la especie, cuyos ejemplares de más tamaño suelen medir entre 30 y 60 centímetros de diámetro.

La Pectinatella magnifica está formada por una serie de rosetas -cada una con entre 12 y 18 animales- que rodean una masa gelatinosa compuesta en el 99% por agua. Puede flotar libremente o estar anclada al fondo o a un objeto, consumen algas y no daña a los peces, por lo que, a pesar de su apariencia,su presencia no es un síntoma de la mala calidad del agua, ha explicado Carl Hershner, profesor del VIMS. Los biólogos de la Universidad de Massachusetts consideran a Pectinatella magnifica “la criatura más extraña del río Connecticut” y la llaman coloquialmente The blob, como el monstruo alienígena de la película de 1958. Para acabar de rizar el rizo, la rápida identificación del ejemplar de Newport News ha sido posible gracias a que el VIMS tiene un programa de identificación de organismos acuáticos sospechosos no identificados o UFO, por sus siglas en inglés.

La pantomima del lehendakari López abrazando la figura del apóstol Santiago

El lehendakari López, abrazando al apóstol Santiago. Foto: Efe.

Patxi López abrazó ayer la figura del apóstol Santiago, con motivo de la celebración del Día de Euskadi en el Xacobeo. En su visita a Santiago de Compostela, e l lehendakari no fue a la misa ni hizo la ofrenda al santo, pero se plegó ante la tradición de abrazar su figura. Una pena, porque López desanduvo así gran parte del camino hacia la normalidad que inició el 7 de mayo del año pasado cuando prometió su cargo sobre un ejemplar del Estatuto de Gernika, sin símbolos religiosos y sin humillarse ante Dios. Ésa también era una tradición, impuesta en su momento por el nacionalcatolicismo vasco, y el inquilino de Ajuria Enea no dudó en romperla para ser fiel a sus no creencias y a una sociedad plural, en la cual hay creyentes en diferentes dioses y también ateos. Es posible que a algunos de ustedes lo de ayer les parezca un asunto menor, pero a mí no.

Abrazar la figura de un santo de cualquier credo es un torpe gesto religioso que nunca debería hacer un responsable público en el ejercicio de su cargo en una sociedad como la española, plural desde el punto de vista de las creencias. El ciudadano Patxi López puede creer en lo que le quiera, pero el lehendakari no debe tomar partido en el campo religioso porque, se incline por el dios por el que se incline, estará dando la espalda a muchos vascos, sean católicos, musulmanes, budistas, ateos, adorares de La Fuerza… Con su gesto en la catedral de Santiago de Compostela, López no sólo ofende a quienes no profesamos el catolicismo, sino también, dado que no es creyente, a quienes siguen esa religión. Si yo lo hiciera, me indignaría que, por quedar bien, el lehendakari simulara un rito de católico en el que no cree de cara a la galería. Me parecería una falta de respeto, una pantomima. Supongo que es lo que sienten hoy muchos católicos.

¿Un ovni volando sobre la Luna? No, un martillo lanzado por un astronauta del ‘Apollo 17’

Secuencia fotográfica con el vuelo del martillo, obra de Eugene Cernan. Foto: NASA.

Esta secuencia fotográfica es obra de Eugene Cernan, comandante del Apollo 17 y último hombre que, de momento, ha caminado por la Luna. La tomó el 13 de diciembre de 1972 y, en las dos primeras imágenes (AS17-143-21938 y AS17-143-21939), se ve un extraño objeto recortado sobre el cielo negro del valle Taurus-Littrow que distinguirán claramente si pinchan en la imagen. Algunos aficionados a los platillos volantes consideran estas dos fotos una prueba de que un objeto artificial voló cerca de los astronautas de la última misión Apollo. Tienen razón; pero no era una nave extraterrestre, como ellos creen. Aquel día, Cernan y Harrison Schmitt vieron volar sobre la Luna el martillo de geólogo del segundo, porque ése es el objeto fotografiado.

Vista del polvo lunar levantado por el martillo al caer al suelo. Foto: NASA.El lanzamiento del martillo fue una de las últimas cosas que hizo Schmitt en la Luna. Aunque en principio iba a lanzarlo Cernan, éste cedió a la petición de su compañero: “Te lo mereces. Un lanzador de martillo… Eres geólogo. Debes ser capaz de tirarlo”. Y, antes de hacerlo, pidió a Schmitt que apuntara bien: “Venga. No des al Módulo Lunar o al Paquete de Experimentos Apollo para la Superficie Lunar (ALSEP)”. Y el martillo salió volando. En la tercera imagen de la secuencia (AS17-143-21940), puede verse el polvo lunar levantado por la herramienta al caer al suelo, fragmento reproducido a la derecha.

Aquí tienen el vídeo de la conversación entre los dos astronautas, de Schmitt tirando el martillo, de éste volando por el cielo aparentemente sobre el módulo lunar (a toda pantalla, es un espectáculo) y del lanzador dando saltos de entusiasmo. La filmación es de la cámara del rover, situado a unos 145 metros de los astronautas, y la acción transcurre a la derecha del módulo, por donde asoma Schmitt poco después de empezar la escena.

La tabla periódica de las tonterías irracionales

El escéptico británico Crispian Jago publicó ayer en su blog una tabla periódica de las tonterías irracionales que reproduzco aquí -si pinchan en la imagen, podrán verla más grande- y que, como bien indica Fernando L. Frías -a través de quien me enteré de esta curiosidad en Twitter-, demuestra su genialidad. Jago dice que es lo que le salió al intentar “aplicar lo racional a lo irracional”. Si les gustan las tablas periódicas curiosas, Manuel Almeida hizo hace un año un divertido top 50.

La tabla periódica de las tonterías irracionales.