Crónica negra paranormal

Una falsa acusación basada en la comunicación facilitada se salda con 6,7 millones de dólares en indemnizaciones

La familia Wendrow.Julian Wendrow, vecino de West Bloomfield (Michigan, Estados Unidos), pasó hace siete años 80 días en prisión acusado de haber violado a Aislinn, su hija autista de 14 años, desde que tenía 6. Su mujer, decían, había mirado todos ese tiempo hacia otro lado y, por eso, estuvo 8 días en la cárcel antes de ser liberada con una pulsera electrónica. Las autoridades del estado les quitaron la custodia de la chica y de su hermano Ian, de 13 años entonces. Pero, dos meses y medio después, el caso fue desetimado por falta de pruebas, y la familia volvió a reunirse. Ahora, un tribunal federal les ha concedido una indemnización de 3 millones de dólares por los daños causados por las acusaciones de la Fiscalía, basadas en testimonios de Aislinn obtenidos mediante comunicación facilitada, un sistema tan fiable como la güija y la escritura automática. A esos 3 millones, hay que añadir otros 3,75 pagados a los Wendrow por la escuela de la niña, la Policía local y el estado.

La comunicación facilitada es una técnica que algunos terapeutas empezaron a usar en EE UU en los años 90 del siglo pasado para que se expresaran autistas, deficientes mentales y gente con graves lesiones cerebrales aislada del mundo. El problema es que las pruebas experimentales han demostrado repetidamente que, en este tipo de comunicación, la voz que se oye siempre es la del facilitador o asistente, nunca la del impedido. Por eso, la Asociación Psicológica de Estados Unidos, la Academia Estadounidense de Psiquiatría, la Asociación para el Tratamiento Científico del Autismo y la Asociación Estadounidense para las Discapacidades Intelectuales y de Desarrollo, entre otras organizaciones, consideran que carece de todo crédito y que recurrir a ella vulnera toda ética.

En noviembre de 2009, el mundo se sobrecogió al conocer el caso de Rom Houben, quien, tras sufrir un grave accidente de tráfico, había pasado 23 años tratado como si estuviera en estado vegetativo cuando en realidad no era así. Aseguraba el neurólogo Steven Laureys, de la Universidad de Lieja (Bélgica), que el hombre había estado todo ese tiempo consciente, aunque atrapado en su cuerpo sin poder comunicarse con el exterior y que la comunicación facilitada lo había demostrado. Gracias a ese método -en el cual la desesperada madre de Houben encontró el consuelo que buscaba desde el accidente-, supimos que el hombre era consciente de lo que ocurría a su alrededor, se emocionaba y disfrutaba de la vida a pesar de su estado, aparentemente, vegetativo. Los mismos medios que difundieron tan extraordinaria historia a los cuatro vientos callaron cuando, en febrero de 2010, el neurólogo reconoció que había bastado un sencillo experimento -preguntar al hombre algo sin que lo escuchara la facilitadora- para dejar claro que la que hablaba a través del teclado era la mujer, que Rom no podía comunicarse con nadie. Algo similar es lo que pasó en el caso de los Wendrow.

El calvario de los Wendrow

Julian y Thai Wendrow supieron de la existencia de la comunicación facilitada en 2004 y, como es normal, creyeron en su desesperación que podía ser un medio para comunicarse con su hija autista. Tres años después, la chica tecleó en la escuela, a través de su facilitadora, un texto en el que acusaba a su padre de haberla violado durante años con el consentimiento de su madre. El centro educativo informó a las autoridades, la Justicia se puso en marcha y comenzó el calvario para la familia. La Policía local registró la casa y no encontró pruebas que confirmaran los hechos, los niños fueron apartados de sus padres, y éstos, arrestados. El hijo pequeño, Ian, que sufre el síndrome de Asperger, fue interrogado dos horas en comisaría, donde los agentes le dijeron que habían encontrado grabaciones de vídeo en las que se veía a su padre violando a su hermana. Las grabaciones no existían. Era mentira. El examen físico de la muchacha reveló que tenía el hímen intacto y, por último, preguntas hechas a la chica sin que las escuchara la facilitadora demostraron que Aislinn no era quien hablaba a través del teclado. La historia era un invento de la facilitadora. Una vez desestimada la causa, el matrimonio presentó la correspondiente solicitud de indemnización ante la Justicia, que ahora ha condenado al exfiscal de Oakland, David Gorcyca, a pagar 1 millón y a la exfiscal jefe adjunta, Deborah Carley, a abonar 2. Además la Policía de West Bloomfield ha tenido que indemnizar a la familia con 1,8 millones de dólares, el estado con 850.000 y la escuela con 1,1 millones.

Los Wendrow, las últimas víctimas de la comunicación facilitada, han vivivido en sus carnes un suplicio similar al que padecieron, en los años 80 y 90, decenas de familias que se rompieron en EE UU y Canadá después de que algunos de sus miembros revivieran bajo hipnosis episodios de abusos infantiles que habrían reprimido. Sin más prueba que esos supuestos recuerdos, algunos padres y educadores acabaron en la cárcel después de haber admitido su culpa tras intensos interrogatorios policiales. “El mayor de los escándalos de la psiquiatría norteamericana del siglo XX es la creciente manía de miles de terapeutas ineptos, consejeros familiares y trabajadores sociales de provocar falsos recuerdos de abusos sexuales infantiles”, sentenciaba en 1994 el divulgador científico Martin Gardner.

Bloomberg destaca el triángulo de las Bermudas en un mapa de aviones desaparecidos desde 1948

Mapa de aviones desaparecidos desde 1948 de Bloomberg.El periodismo gilipollas no conoce límites y lleva días desatado con la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines. Pero, aún así, sorprende que un medio como Bloomberg destaque el triángulo de las Bermudas en un mapa de aviones desaparecidos desde 1948. Es como si confiara sus previsiones económicas a una astróloga. “El tan comentado triángulo de las Bermudas no es tal punto de desapariciones misteriosas, sino un simple montaje publicitario que radica en el interés de ciertas empresas editoriales por vender libros. Un camelo”, decía el explorador submarino Jacques Cousteau en 1979. Nada ha cambiado desde entonces.

Casos como el del Vuelo 19 fueron explicados sin necesidad de echar mano de marcianos hace más de treinta años, aunque ahora algunos los resuciten como enigmáticos. Y otras muchas desapariciones misteriosas fueron inventos o tergiversaciones de Charles Berlitz, autor del celebre libro El triángulo de las Bermudas (1974) y un mentiroso patológico cuya única virtud  era, como suele decir James Randi, que quizás era “capaz de afirmar sus falsedades en treinta idiomas”.

El mapa de Bloomberg incluye 83 aviones, todos con capacidad para más de 14 personas y que desaparecieron sin dejar rastro.

Uri Geller dice que le han pedido que use sus poderes para encontrar el avión de Malaysia Airlines

Tuit de Uri Geller diciendo que le han pedido ayuda para localizar el vuelo MH370 de Malayisia Airlines con su superpoderes.“Me han pedido ayuda. Yo creo en la visión remota. ¿Me puedes ayudar? ¿Puedes, por favor, tratar de ver donde crees que cayó el avión ? ¿Cómo y por qué? ¿Cuáles son tus sentimientos? ¿Qué te dice la intución? Gracias”. Éste fue el mensaje que colgó Uri Geller el martes a las 2.38 horas en Twitter. Una muestra más de su infinita desvergüenza.

Casi treinta años después de haber saltado a la fama engañando a periodistas ingenuos con trucos de ilusionismo que hace pasar por poderes paranormales, Geller no sabe cómo seguir llamando la atención. En diciembre pasado, deslumbró con los mismos trucos de siempre a un crédulo Pablo Motos en su programa de Antena 3 y anunció que iba a parar el reloj de la Puerta del Sol en el ensayo general de las campanadas de Nochevieja del 30 de diciembre. No lo hizo; pero consiguió su objetivo, que se hablara de él. Ahora, con el mismo objetivo, no duda en intentar aprovecharse de lo que tiene todos los visos de ser una tragedia, la desaparición de un Boeing 777 de Malaysia Airlines el viernes cuando volaba entre Kuala Lumpur y Pekín.

La visión remota es la presunta capacidad de saber lo que ocurre mucho más allá de los límites de nuestros sentidos, incluso a miles de kilómetros de donde estamos. La CIA llegó a investigar esa posibilidad entre 1970 y 1994 dentro del proyecto Stargate, que, como ha sucedido siempre con este tipo de estudios, fue cancelado cuando quedó claro que los supuestos dotados no veían, literalmente, nada.

Geller sostiene que sus superpoderes se los otorgaron seres extraterrestres cuando tenía 3 años y que, en su día, fue contratado por Pemex y la sudafricana Anglovaal Corporation para detectar reservas minerales mediante visión remota. Todo mentira, claro. “Nadie puede dudar de los poderes sobrenaturales de Geller para la autopromoción”, advertía en 2006 el periodista Matti Friedman. Siempre ansioso de publicidad, aunque sea a costa de la desaparición de 239 personas; ése es el auténtico Uri Geller.

Vidente neoyorquina condenada a entre 5 y 15 años de cárcel por estafar 138.000 dólares a dos clientes

La vidente neoyorquina Sylvia Mitchell.La vidente neoyorquina Sylvia Mitchell pasará entre 5 y 15 años en la cárcel por haber estafado 138.000 dólares, entre 2007 y 2009, a dos clientas a quienes había prometido solucionar sus problemas mediante la oración y conjuros. El fiscal del distrito había solicitado para la mujer una pena de entre 3 y 9 años de prisión, pero el juez Gregory Carro, del Tribunal Supremo del Condado de Nueva York, ha elevado la condena al considerar que la adivina se aprovechaba de personas que estaban pasando momentos difíciles para “estafarles miles y miles de dólares”. Además, deberá la condenada devolver a sus víctimas el dinero robado.

Cuando ocurrieron los hechos, Mitchell trabajaba como vidente en Zena Clairvoyant, un vistoso local de adivinación situado en la confluencia de la Séptima Avenida con la calle Bleecker, en Greenwich Village (Nueva York),  cuyos precios actuales -la foto adjunta la tomé en septiembre- oscilan entre los 20 dólares de la lectura de manos y los 100 de la carta astral. La condenada iba, no obstante, mucho más allá y llegaba a cobrar miles de dólares a sus clientes más desesperadas.

Es lo que les pasó a Debra Saalfield y Lee Chong. A la primera, bailarina de salón de competición que había perdido el trabajo y a su novio el mismo día, le dijo que su desgracia se debía a que en una vida pasada había sido una princesa egipcia y había desarrollado un excesivo apego al dinero; para corregir ese defecto, tenía que darle 27.000 dólares que ella le guardaría temporalmente. “En ese momento, me sentí como en una emergencia, porque me encontraba muy inestable”, reconoció Saalfield ante el tribunal. A la segunda, ejecutiva de negocios, Mitchell le sacó 128.000 dólares a lo largo de dos años para liberarla de la energía negativa y ayudarla con un amor no correspondido. Aunque Saalfield recuperó 9.500 dólares cuando empezó a sospechar del fraude y exigió a la adivina que le devolviera su dinero, Chong se quedó sin nada a pesar de que la bruja le había prometido que se lo reintegraría todo si su magia no cambiaba su vida.

Entrada a Zena Clairvoyant, un vistoso local de adivinación situado en la confluencia de la Séptima Avenida con la calle Bleecker, en Greenwich Village (Nueva York). Foto: L.A. Gámez.El abogado defensor de la ya condenada, William Aronwald, argumentó durante la vista que su cliente había prestado a las demandantes los servicios por los que habían pagado. “Vinieron a ella en busca de ayuda, y ella les dijo que iba a rezar por ellas y a realizar ciertos rituales para tratar de deshacerse de la negatividad que sentía a su alrededor”. Pero el fiscal adjunto de distrito James Bergamo dijo que la clave no era lo que creyeran o dejaran de creer las víctimas ni los servicios que habían contratado, sino que la bruja elegía a personas vulnerables para apropiarse de su dinero y, en los casos de Debra Saalfield y Lee Chong, les había prometido devolverles su dinero y no lo hizo cuando llegó el momento. “Los hechos gritan fraude”, dictaminó el fiscal. Ésa fue también la opinión del jurado, que el 11 de octubre encontró a la acusada culpable de diez cargos de gran hurto y uno de plan para defraudar. Y ha sido la del juez, quien ha impuesto a la vidente una pena mayor que la que pedía el fiscal. El abogado defensor ha dicho que recurrirá la sentencia.

Una caza del bigfoot acaba en Oklahoma con un herido de bala y tres detenidos

Una caza del bigfoot acabó el sábado en Oklahoma (Estados Unidos) con un herido de bala y tres detenidos, uno por imprudencia con arma de fuego, otro por intentar destruir pruebas y una tercera por obstrucción a la Justicia. Aunque la Policía no está convencida de que el accidente se produjera como sostienen los implicados, en medio de una búsqueda del homínido de los bosques norteamericanos, sí cree que todo podía haberse resuelto sin arrestos. “Un hecho a consecuencia del cual probablemente nadie hubiera ido a la cárcel si se hubiera dicho la verdad desde el principio ha derivado, con el tiempo, en tres detenidos y uno en el hospital”, ha dicho Scott Walton, sheriff del condado de Rogers.

El 911 recibió en la noche del sábado una llamada desde una gasolinera en la cual se alertaba de que un hombre había resultado herido de bala en la espalda en una zona arbolada, al este de Tulsa, cerca de la Interestatal 44. Los servicios de emergencia se trasladaron al lugar y evacuaron al herido, Joseph Smalley, a un hospital, donde fue operado. Su vida no corre peligro. Según la primera versión de los hechos, él y su amigo Omar Pineda estaban en la zona, con sus escopetas, cuando una tercera persona disparó contra ellos. Durante la investigación, la Policía averiguó, sin embargo, que a los dos amigos les acompañaba la esposa del segundo, Lacey Jane Pineda. Al ser posteriormente interrogada, la mujer ofreció a los agentes varias versiones de lo ocurrido, por lo que acabó detenida.

Los tres detenidos a consecuencia del accidente durante la caza del bigfoot: Omar Pineda, Perry Don James y Lacey Jane Pineda.Cuando le arrestaron, Omar Pineda dijo que él y su amigo habían salido a cazar el bigfoot y que en ello estaban cuando se asustó al oír una especie de ladrido entre la maleza, disparó y le pegó el tiro a Smalley. Pineda fue detenido. Poco después, la Policía arrestaba a su suegro, Perry Don James, por lanzar la escopeta a un estanque para deshacerse de ella. “El agravante de esta historia es que su deshonestidad [la de los implicados] ha hecho que perdiera varias horas de trabajo no sólo el personal de la oficina del sheriff del condado de Rogers, sino también nuestros colegas del condado de Tulsa”, ha indicado el sheriff Walton.

Oklahoma no es una zona caliente de avistamientos del bigfoot, cuyas apariciones se concentran en la costa norteamericana del Pacífico. La Policía no descarta que la caza del monstruo fuera una coartada inventada por los detenidos y el herido para ocultar otras actividades, pero no tiene pruebas.