Ciencia, superstición, incultura

Los transgénicos, en Punto Radio Bilbao

Félix Goñi, director de la Unidad de Biofísica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad del País Vasco (UPV), Almudena Cacho y yo hablamos el 25 de abril en Protagonistas Bizkaia, en Punto Radio Bilbao, de los transgénicos, en la séptima entrega del espacio que la emisora de Vocento dedica semanalmente al escepticismo.

Transgénicos del diablo

El Gobierno vasco acordó el 27 de febrero declarar Euskadi zona libre de transgénicos. El Ejecutivo de Juan José Ibarretxe dijo hace casi dos meses que las plantas genéticamente modificadas amenazan “gravemente” al sector agroalimentario vasco porque su existencia supone un riesgo para “los métodos de cultivo tradicionales y ecológicos”. Ahí queda eso. A nuestros políticos les da igual lo que digan los científicos. Da la impresión de que les preocupa más lo que vociferan quienes ocultan a la gente que llevamos jugando con genes desde hace milenios, que los productos de la agricultura tradicional ¡son transgénicos! Y da igual que el Gobierno sea autonómico o central.

El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, al que hay que agradecer que haya dado luz verde a la experimentación con embriones y la clonación terapéutica abominadas por el Gobierno de José María Aznar, prefiere a los ecólatras antes que a los científicos cuando se trata de transgénicos. Los transgénicos tienen mala prensa, aunque estén todos los días en nuestra mesa, estuvieran en la de nuestros abuelos y vayan a estar en la de nuestros hijos por mucha declaración buenrollistaque se haga. Parece que es más seguro jugar con genes al azar, como han hecho desde siempre los agricultores, que realizar sólo los cambios necesarios y ninguno más, como hacen los biotecnólogos.

La Prensa apenas se ha hecho eco -en El Correo publicamos la noticia el martes- de que 120 científicos españoles han suscrito un manifiesto, cuya firma ha coordinado la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), a favor del uso de los transgénicos. En contra del alarmismo del Gobierno vasco -me apostaría lo que fuera a que ni un biólogo de prestigio respalda su postura-, los expertos destacan que, “tras once años de empleo extensivo en países desarrollados (y nueve años en España), sin un solo efecto adverso sobre las personas o el medio ambiente que sea achacable a la moderna modificación genética, la Unión Europea ha establecido un riguroso proceso de autorizaciones paso a paso y caso por caso, basado en el principio de precaución, y aplicado con criterios científicos, transparencia y trazabilidad”.

Miedo a la innovación

Los firmantes –Margarita Salas, Pilar Carbonero, Juan Carlos Izpisua y Santiago Grisolía, entre otros- recuerdan que “la modificación genética de plantas es una realidad tan antigua como la agricultura” y advierten de que nos estamos jugando “el derecho a progresar” de nuestra agricultura. “A pesar de que las autoridades españolas reconocen en nuestro país importantes problemas medioambientales como falta de agua, erosión del suelo, o aumentos en las emisiones de CO2 muy superiores a los comprometidos en el Protocolo de Kioto, no están favoreciendo con sus decisiones la aprobación y empleo de las variedades mejoradas con la tecnología más moderna. Lo cual no solamente envía una señal de alarma a las entidades que invierten en I+D+i en este campo, sino que contribuye a aumentar el impacto sobre el medio ambiente de cada unidad de alimento o biocombustible producido”, dicen.

La incógnita es si el Gobierno central, al que va dirigido el mensaje, hará algo pronto o continuará atemorizado por los ecólatras, como el Ejecutivo de Aznar lo estuvo por los integristas cristianos respecto a la experimentación con embriones, en un país en el que siempre hay en algún sitio elecciones a la vuelta de la esquina. Aunque autocitarse sea feo, les invito a que relean la entrevista que hice en junio del año pasado a la ingeniera agrónoma y bioquímica Pilar Carbonero. Ya dije entonces en esta página que “hablar a favor de los transgénicos es políticamente incorrecto en una sociedad con doble personalidad respecto a la tecnología: es incapaz de renunciar a ella, pero teme casi toda innovación”. Y recordé como “lo de los transgénicos no es nada nuevo en ningún sentido: como reacción popular, entra dentro de lo visto con otros avances recientes; como avance, es tan antiguo como la agricultura, a pesar de que los que se oponen a los transgénicos prefieran ocultárselo a sus seguidores, porque hemos estado mezclando genes de plantas desde que empezamos a cultivar la tierra”.

El problema no sólo es que nuestros políticos no sepan de historia ni de biología, es que además no quieren saberlo. Estaría bien que en el publicitado Año de la Ciencia empezaran a dejarse guiar por pruebas, en vez de por miedos infundados. Por cierto, ¿están también contra la insulina transgénica que se inyectan desde hace años sin problemas los diabéticos de medio mundo, toda España incluida?

El asteroide Apofis: sensacionalismo catastrofista

El asteroide Apofis ha vuelto a demostrar lo ávidos que están algunos medios de comunicación por dar noticias sensacionales y lo poco que les importa que sean ciertas. Lo he comprobado en el informativo de Ángeles Blanco, en Telecinco, y también en 20 Minutos, gracias esto último a Microsiervos. Es posible que Apofis, con sus cerca de 300 metros de diámetro, choque contra la Tierra en 2036, han dicho en la tele y en el diario gratuito.

Este Apofis es el mismo pedrusco sobre el que a principios se enero se hartó a decir bobadas el periodista esotérico Bruno Cardeñosa en Channel Nº 4, el programa de Ana García Siñériz y Boris Izaguirre en Cuatro. Ya entonces expliqué que la probabilidad de que este asteroide se estrelle contra la Tierra en este siglo es prácticamente nula. Inexistente para 2029, de 1 entre 45.000 -el 0,0022%- para 2036 y de 1 entre más de 12 millones -el 0,0000081%- para 2037, según su ficha del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA. Dije hace poco más de un mes que, en la escala de Turín -que mide el riesgo de impacto de un asteroide contra nuestro planeta y va de 0 a 10-, Apofis está catalogado como una amenaza de tipo 0, ya que “la probabilidad de colisión es cero, o tan baja que es prácticamente cero”.

Nada ha cambiado desde que escribí esas líneas, así que el despliegue informativo de Telecinco y 20 minutos carece de justificación, aunque haya servido a ambos medios para componer el típico titular catastrofista que siempre vende. El origen último del despropósito parece ser una información publicada por la revista New Scientist, rebotada luego por agencias y acogida con júbilo en algunas redacciones por ser llamativa si se coge por los pelos. Porque lo que no han explicado ni el canal privado ni el periódico gratuito es que la probabilidad de que el asteroide no choque contra la Tierra en 2036 es del 99,9978%. Es algo insignificante, ¿verdad?

Cataluña legaliza la hechicería sanitaria

Brujo.Ya tienen los hechiceros sanitarios una bonita ley catalana que les ampara en sus desmanes, y sus colegas del resto de España una norma cuya aprobación exigir hasta en la última de las comunidades autónomas. Lo lógico en un país desarrollado y serio es que los poderes públicos velen por la salud de los ciudadanos, dejando la Sanidad en manos de profesionales debidamente cualificados, impidiendo la venta de pócimas milagrosas y limitando las prácticas sanitarias a aquéllas cuya validez haya sido demostrada.

Lamentablemente, este país ni es desarrollado ni serio, y el Consejo Ejecutivo de la Generalitat catalana acaba de aprobar un decreto que regula como práctica sanitaria lo que no lo es. Porque da igual lo que argumenten los espabilados -licenciados en Medicina o no- que practican las terapias alternativas, da igual lo que digan sus clientes y que sean muchos, da igual lo que sostenga el gremio médico, la homeopatía, la acupuntura, la iridología y todo el batiburrillo de saberes que forma la denominaba medicina alternativa no son ninguna alternativa a la medicina, porque no son medicina. Como la astrología no puede ser nunca alternativa a la astronomía; la brujería, a la física; la criptozoología, a la zoología; y la astroarqueología, a la historia.

Los dos primeros párrafos del decreto son un auténtico disparate:

“La existencia de diversas maneras de entender la persona, el diagnóstico, la enfermedad y el tratamiento, relacionadas con la tradición de las diferentes culturas, condiciona los criterios o las opciones médicas y terapéuticas distintas. Estas concepciones diversas se encuentran tanto en la medicina oficial, convencional o alopática, como en el resto de criterios llamados no convencionales, complementarios, alternativos, naturales u holísticos. Cada uno de estos criterios utiliza remedios o técnicas diferentes.

Los criterios en que se basan las terapias naturales parten de una base filosófica diferente a la que soporta la medicina convencional o alopática y aplican procesos de diagnóstico y terapéuticos propios.”

La norma parte de un pernicioso relativismo -“la existencia de diversas maneras de entender la persona”, “las terapias naturales parten de una base filosófica diferente a la que soporta la medicina convencional o alopática”- que permite casi todo. Desde ese punto de vista, ¿acaso no es un tratamiento sanitario el del adivino que reconforta a su cliente, poner bolas de cristal bajo la almohada para curar el cáncer o tomarse la pócima que hace, según el curandero de turno, desaparecer el sida?, ¿por qué esos depositarios de un saber diferente tienen que demostrar que lo que hacen es más que estafar al personal y no se le exige lo mismo a un osteópata, reflexólogo o lo que sea, esté o no titulado en Medicina? La norma catalana libera a los terapeutas naturales de demostrar que lo que hacen es algo más que hechicería, algo más que echar agua bendita en unas instalaciones recién inauguradas. La superstición y el fraude reciben así cobertura legal y sus practicantes podrán exhibir en las consultas una acreditación oficial.

La Generalitat destaca, en el anuncio de su decisión, que Cataluña ha aprobado un decreto “pionero en Europa”, como si hubiera un motivo para la alegría y no para la vergüenza. Mañana, esos sabios gobernantes podrían decidir -¡por qué no!- que a los astrólogos les hicieran sitio en el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña, por ejemplo, y sería igual de loable. Lo que ha hecho la Generalitat con las terapias naturales es una muestra de populismo alejado de cualquier criterio científico y racional, y de toda lógica. ¿Por qué hay que exigir efectividad a los tratamientos convencionales y no a la acupuntura o a la -¡agárrense!- liberación holística de estrés con técnicas de kinesiología?

La Organización Médica Colegial (OMC) considera que el decreto catalán “pone en riesgo la salud de los ciudadanos” y “puede representar un riesgo sanitario de primera magnitud”. No se hagan ilusiones. No es que el gremio médico haya entrado en razón y decidido que no han de fomentarse prácticas sanitarias sin base científica. No. Lo que hace es recordar que “toda terapia, convencional o no, es en sí misma un acto sanitario que precisa de un diagnóstico previo, de una indicación terapéutica y de una aplicación de la misma que debe ser realizada, necesaria y obligatoriamente por un profesional cualificado y legalmente autorizado”. No estamos, por tanto, ante una defensa de los ciudadanos frente el avance de la pseudomedicina, sino del gremialismo más feroz, el que defiende que quienes practiquen la hechicería sanitaria sean titulados en Medicina.

El Gobierno catalán hace que esa comunidad retroceda a tiempos precientíficos y pone la salud de los ciudadanos en manos de hechiceros. Mal empieza 2007, el Año de la Ciencia.

Sensacionalismo climático II: el ataque del tiburón anguila

El fin del mundo está próximo. La última señal: un tiburón anguila (Chlamydoselachus anguineus) que fue capturado el domingo en un puerto cercano a Shizuoka, al sur de Tokio (Japón). El tiburón anguila vive entre los 600 y 1.000 metros de profundidad, apareció en el Cretácico superior -en tiempos de los dinosaurios- y desde entonces prácticamente no ha cambiado. Por eso, se considera un fósil viviente. Las redes de los pescadores han capturado ejemplares en diversas partes del mundo, pero nunca hasta ahora se había filmado uno vivo. El animal, una hembra de 1,6 metros, parecía débil. Los científicos del Parque Marino de Awashima lo capturaron y lo trasladaron a una piscina de agua salada donde lo filmaron nadando, y abriendo y cerrando sus fauces. Dos horas después, murió. Al parecer, estaba enfermo y eso le había hecho abandonar su hábitat y subir a la superficie. ¿Seguro? No. Para Informativos Telecinco, estamos ante lo que podría ser una consecuencia del cambio climático. El fin de los tiempos se acerca y las bestias emergen de las profundidades…