Astrología y adivinación

‘El archivo del misterio’: los zahorís

Miles de personas han muerto en los últimos años en Irak y otros países en guerra, declarada o soterrada, por la confianza de militares y servicios policiales en detectores de explosivos, armas y drogas basados en los principios del zahorismo. ¿Pero qué es el zahorismo? Un zahorí es alguien que dice tener el don de localizar en el subsuelo agua y otras sustancias y, a veces, de diagnosticar enfermedades y encontrar personas desaparecidas gracias a una energía que únicamente él capta. Se les conoce también como rabdomantes, radiestesistas y geobiólogos, denominación esta última con la que intentan rodearse de un halo científico quienes se oponen a las ondas de radiofrecuencia o hacen negocio con el feng shui. Tradicionalmente, los zahorís han solido llevar en las manos péndulos, varillas metálicas o ramas de madera con forma de Y, cuyo movimiento indicaría la presencia de lo que buscan.

Los primeros experimentos científicos sobre el zahorismo se remontan a ginales del siglo XIX y, a pesar del tiempo transcurrido, ningún practicante de esta ténica ha sido jamás capaz de demostrar que hace lo que dice que hace. Pruebas sencillas, en las que se han puesto delante de ellos recipientes con agua u otras sustancias y se les ha pedido que identifiquen los contenidos con su arte, han dejado claro que los zahorís son incapaces de detectar nada. El artilugio que llevan en sus manos se mueve  por un fenómeno psicológico que hace que nuestras creencias y expectativas se reflejen en movimientos musculares inconscientes. El médico y zoólogo inglés William Benjamin Carpenter (1813-1885) bautizó ese fenómeno como efecto ideomotor en 1852, aunque se conocía desde décadas antes, y está en el origen de otros aparentes prodigios como las mesas giratorias, la comunicación facilitada y la güija. Aún así, los zahorís -de quienes he hablado en la novena entrega de El archivo del misterio de Órbita Laika (La 2)- encuentran agua con frecuencia, pero eso no debería sorprendernos.

“Hay agua bajo la superficie de la Tierra prácticamente en todos los sitios. Esto explica por qué muchos zahorís parecen tener éxito”, indica el Servicio Geológico de Estados Unidos. En contra de lo que mucha gente cree, la mayoría del agua subterránea no se encuentra en forma de pequeños o grandes cursos o depósitos, sino embebida entre las rocas. Por eso, si usted contrata a un rabdomante para que le diga dónde excavar un pozo en una finca, acabará encontrándola, pero puede que tenga que profundizar más que si hubiera confiado en un geólogo. Además de perder dinero, creer en el zahorismo puede tener consecuencias terribles.

El peligro de la magia

El fraudulento detector de bombas ADE 651, fabricado y comercializado por el millonario británico James McCormick.En mayo de 2013, el millonario británico James McCormick, fabricante y vendedor de detectores de bombas basados en el zahorismo que se habían utilizado en Irak, fue condenado a 10 años de cárcel por un tribunal británico que le consideró culpable de fraude por la venta de los aparatos, cuyo precio oscilaba entre 11.000 y 40.000 euros la unidad. Sus equipos, dijo el juez, “han creado (en Irak) una fasa sensación de seguridad” y han provocado indirectamente numerosos muertos y heridos. “El dispositivo era inútil, el beneficio indignante y su culpabilidad como estafador tiene que ser considerada de primer orden”, sentenció el magistrado.

Los equipos de McCormick -uno de ellos, el ADE 651, pueden verlo junto a estas líneas- consistían en una carcasa de plástico vacía con una varilla metálica y sin ningún tipo de fuente de energía. Funcionan “según los mismos principios que la güija”, ironizaba en 2009 en The New York Times el teniente coronel retirado Hal Bidlack, de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Sin embargo, en noviembre de 2009, el responsable iraquí para el control de explosivos, general Jehad al-Jabiri, decía que no le importaban  las pruebas científicas  y que prefería recurrir al ADE 651 que a perros adiestrados porque las inspecciones eran más rápidas. El resultado de tanta rapidez  fue cientos de explosiones y de muertes que podían haberse evitado.

Hoy en día, dispositivos similares a los de McCormick se siguen usando en países como México y Egipto para detectar drogas, explosivos y armas, con el éxito previsible. ¿Mi sospecha? Que hay funcionarios corruptos entre quienes deciden la compra de estas varillas de zahorí disfrazadas de alta tecnología.

‘El archivo del misterio’: el horóscopo

Ha sido un día duro, pero al final ha merecido la pena. Ya me lo había avisado el horóscopo: “No te dejes agobiar por asuntos que parecen complicados, verás que se resolverán favorablemente. Tendrás oportunidad de solucionar los problemas con quien se alejó de ti”. Supongo que uno de cada doce de ustedes se habrá visto en las mismas. ¿Ridícula suposición? Pues, claro. Según la astrología,  de la que he hablado en la octava entrega de El archivo del misterio de Órbita Laika (La 2), la posición de los astros cuando nacemos condiciona nuestra vida y los seres humanos nos dividimos en doce tipos de personas, correspondientes a los doce signos del Zodiaco. Aún así, hay gente inteligente que cree en el horóscopo y, con frecuencia, hay quien le pregunta a uno el signo zodiacal como si revelara algo de nuestra personalidad. Yo suelo responder que soy (adivínelo) y que los (adivínelo) no creemos en la astrología.

El psicólogo estadounidense Bertram Forer hizo en 1948 un test de personalidad a sus alumnos y luego, a partir de los resultados, entregó a cada uno una descripción de su carácter y le pidió que puntuara su grado de identificación con el texto de 0 (nada) a 5 (total). De 39 universitarios, 25 concedieron al perfil psicológico un 4 y 13, un 5. La nota más baja fue un 3. Pero Forer se la había dado con queso. Todas las descripciones eran la misma, una que había redatado a partir de frases tomadas de un libro de astrología. El experimento se ha repetido desde entonces en numerosas ocasiones, y se llama efecto Forer a la tendencia que tenemos los humanos a identificarnos con una descripción tan general en la que encajaría cualquiera si nos dicen que el análisis ha sido personalizado.

Carta astral individual.Le propongo un experimento para esa comida familiar o de amigos en la que siempre hay alguien que cree en el horóscopo. Meta la astrología en la conversación en un momento dado y deje que la gente hable con total libertad. Después de un rato, anuncie que como regalo para los presentes ha encargado a un astrólogo un horóscopo individualizado de cada uno de ellos y entregue a cada comensal su carta astral metida en un sobre con su nombre. El texto, basado en el original de Forer con un par de añadidos astrales, puede descargarlo pinchando aquí. El archivo incluye dos versiones que sólo se diferencian en el género de algunas palabras, así que elija la variante que corresponda al sexo de cada comensal. Pida a cada participante que lea su horóscopo privadamente y puntúe su precisión. Se sorprenderá con las altas notas. Pero lo mejor llegará al final, cuando le pida a uno que lea la primera fase de su carta astral, a otro la segunda, a otro la tercera… No se desespere si,a pesar de todo, los creyentes en el horóscopo de la reunión siguen en sus trece. Como decía el filósofo Paul Kurtz, padre del movimiento escéptico y del humanismo moderno, “la astrología es la religión más popular del mundo”, y un cerebro en el que manda la fe suele resistirse a la evidencia científica que la contradice.

Por cierto, mi horóscopo no me avisó ayer de nada. La predicción que encabeza estas líneas la elegí al azar en internet y no corrresponde a mi signo del Zodiaco. O sí.

‘El archivo del misterio’: el origen del espiritismo

“Si no crees, tienes que verlo”. Con este eslogan promocionaba Telecinco en 2010 el programa Más Allá de la vida. En él, la médium británica Anne Germain ponía en contacto a personajes populares con sus muertos, previo pago de dinero a los famosos. Desde el principio quedó claro que aquello era un montaje -muy rentable- en el que se mezclaban la lectura fría, la documentación de revistas del corazón y las generalidades que soltaba la vidente con su desvergüenza y la de sus compañeros de aventura. Pude comprobar en directo que Anne Germain escenificaba su engaño muy mal, pero es que, encima, no había inventado nada.

Maggie, Kate y Leah, las hermanas Fox.Los médiums televisivos llevan décadas triunfando en Estados Unidos de la mano de desaprensivos como John Edward y James Van Praagh. Son los herederos digitales de dos niñas, Kate y Maggie Fox, que en 1848 gastaron a su madre una broma del April Fools Day (el Día de los Inocentes anglosajón) en una cabaña de Hydesville (Nueva York). Las pequeñas hacían por la noche ruido con las articulaciones de los pies, pero la mujer creyó que los sonidos eran manifestaciones de un espíritu. Una hermana mayor, Ann Leah, vio el negocio, se convirtió en la representante de las niñas, y el trío empezó a cobrar por poner a la gente en contacto con sus difuntos. Las ganancias fueron dese el principio enormes: traducido a dinero actual, entre 2.700 y 4.000 dólares al día. Con ese horizonte de negocio, los médiums se multiplicaron rápidamente por Occidente y, cuando las niñas confesaron el fraude décadas después, el espiritismo era ya una religión imparable.

Junto con los vendedores de curas milagrosas, los videntes que aseguran hablar con los muertos son los charlatanes que más me asquean. Son carroñeros que se alimentan de algo tan humano como el dolor por la pérdida de un ser querido. Carecen de escrúpulos y se ríen a la cara de sus víctimas, gente como usted y como yo que ha sufrido una pérdida y que siente que algo le falta. Ningún calificativo hace justicia a tanta indecencia y nadie está libre de caer en un engaño así. Le pasó a Arthur Conan Doyle, le pasa al actor Ted Danson y le ocurre a mucha gente normal y corriente a nuestro alrededor. Yo tuve oportunidad de comprobarlo cuando asistí al espectáculo de Anne Germain previo pago de 80 euros.

Si quieren profundizar en el caso de las hermanas Fox, pueden hacerlo en mi libro El peligro de creer. Les adelanto que fue el capítulo que más me costó por las dificultades a la hora de consultar documentos y libros de la época, pero también el que más me satisfizo cuando conseguí montar un puzle que creo que explica bastante bien los hechos.