About Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista y ha sido el conductor de Escépticos, una serie de ETB que es la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico. Ha colaborado con Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, Radio 3 y Radio Nacional de España, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da charlas sobre ciencia y pseudociencia ante todo tipo de público -desde escolares hasta jubilados, pasando por universitarios-, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde ha cubierto la información de ciencia durante años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Posts by Luis Alfonso Gámez:

El ADN demuestra que la pitonisa Pilar Abel ni es hija de Dalí ni vidente

Salvador Dalí y Pilar Abel. Fotos. Roger Higgins y Fernando Villar/Efe.Los resultados de la prueba del ADN “permiten excluir a Salvador Dalí como padre biológico de María Pilar Abel Martínez”, según el dictamen emitido por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, informa la Fundación Gala-Salvador Dalí en su web. El análisis genético de la mujer, pitonisa, y de los restos del pintor surrealista demuestra, además, que la segunda no es vidente. Porque, seamos serios -es una forma de hablar-, que vayas de vidente por la vida y no sepas quién es tu padre lo dice todo de tus superpoderes y si encima no eres capaz ni de prever el resultado que dará una prueba de ADN…

“Esta conclusión no es ninguna sorpresa para la Fundación, puesto que en ningún momento ha habido indicio alguno de la veracidad de una pretendida paternidad. La inusual e injustificada decisión judicial de practicar la exhumación (de los restos de Dalí) se confirma como totalmente inadecuada y desproporcionada, poniendo en evidencia su total improcedencia y la inutilidad de los costes y perjuicios de todo tipo que ha ocasionado, respecto a los cuales la Fundación reitera la expresa reserva de acciones”, ha apuntado la entidad. Pilar Abel, de 61 años y tarotista bajo el nombre artístico de Jasmine, aseguraba hasta ahora que su madre tuvo relaciones sexuales con Dalí cuando trabajaba como sirvienta en casa de unos amigos del pintor en Cadaqués. Después de quedarse embarazada, decía, se casó con otro hombre y, años más tarse, su abuela le dijo que su padre era el artista.

Los videntes suelen tener una extraordinaria incapacidad para ver su futuro. Al pobre Rappel, de profesión sus túnicas, tampoco le sirvió para mucho en su día ir por la vida de adivino. En octubre de 1994, contaba El País entonces, “fue víctima, junto a su secretario, José María Monzón, de un robo en su domicilio. Los ladrones, armados con un cuchillo y una pistola simulada, les maniataron y amordazaron. Bisutería y objetos esotéricos, de escaso valor económico, constituyeron la mayor parte del botín”. No fue la única vez. Según revelaba hace unas semanas a El Economista, pocos años después le asaltaron en plena calle cuando estaba en el coche. “Los atracadores me quitaron todo: la documentación, el coche y la ropa. Me dejaron desnudo en mitad de la calle Velázquez. Sin calzoncillos. ¡Me quitaron todo! Yo vivía en la calle Ayala y tuve que salir corriendo hasta llegar a mi casa en pelota picada”, lamentaba el adivino.

Y todavía hay quien se toma en serio a estos engañabobos.

Un matrimonio pasó 21 años en prisión acusado de abusos sexuales infantiles ‘recordados’ por niños bajo hipnosis

Fran y Dan Keller, entrando a la sala donde les juzgaron, en 1992

La pequeña guardería que Dan Keller y su esposa Fran regentaban en Austin (Texas) era un infierno, contaron varios niños a sus terapeutas en 1991. La pareja les daba a beber sangre mezclada con polvos de sabores, desmembraba perros y gatos ante ellos, organizaba orgías y los llevó, al menos una vez, de viaje a México para que soldados abusaran sexualmente de ellos. Además, los Keller enterraban a niños vivos con animales cuando no sacaban el corazón a bebés o cometían otras salvajadas dignas de una película gore. La pareja fue condenada en 1992 a 48 años de cárcel. Ahora, el estado de Texas les ha indemnizado con 3,4 millones de dólares por los veintiún años que han pasado en prisión por unos crímenes que en realidad nunca existieron.

El caso de los Keller es uno de los muchos que se dieron en los años 80 y 90 en Estados Unidos durante las llamadas guerras de la memoria, en las que terapeutas sacaron a la luz numerosos episodios de abusos sexuales infantiles recuperando recuerdos que, decían, las víctimas habían reprimido para autoprotegerse. De repente, el país se llenó de adultos y niños que se sometían a terapia por cualquier motivo y una vez en el diván, bajo hipnosis, recordaban haber sido víctimas de abusos a manos de sus padres o cuidadores durante rituales satánicos. Las únicas pruebas de esos abusos rituales satánicos, como se llamaron, eran los testimonios de quienes decían haberlos sufrido. Los recuerdos eran en realidad falsos -habían sido implantados durante las sesiones de terapia-, pero se desató una histeria equiparable a la de los juicios por brujería de Salem de finales del siglo XVII y se destrozaron las vidas de numerosos pacientes y de gente como los Keller. La epidemia se extendió por todo el país como consecuencia de una ofensiva fundamentalista que veía a Satán por todos lados, incluidos los juegos de rol y el heavy metal.

Para Dan y Fran Keller, que habían abierto su guardería en casa en 1989, todo comenzó cuando una pequeña de 3 años con problemas de conducta contó a su terapeuta que el hombre había abusado de ella. Las autoridades cerraron la guardería, muchos padres llevaron a sus hijos a terapia y, al final, otros dos niños recordaron todo tipo de barbaridades vividas en la guardería. La pareja acabó ante la Justicia y, aunque la pequeña cuyo testimonio había abierto el caso aseguró durante el juicio que la habían aleccionado para decir que habían abusado de ella, pero que en realidad no había ocurrido, los Keller fueron condenados a 48 años de cárcel cada uno. La única prueba física la presentó Michael Mouw, el médico que examinó a la niña la noche que reveló los abusos a su terapeuta. Dictaminó que presentaba en el himen lesiones recientes que probaban el abuso sexual.


”Fue una caza de brujas”


Su abogado y algunos periodistas defendieron siempre la inocencia de los Keller, que ingresaron en prisión en 1992, ella en Marlin y él en Amarillo. Dos años después, el médico cuyo testimonio había sido clave para la condena comprobó que las presuntas lesiones de la niña consecuencia de abusos no eran tales, sino que se correspondían con lo normal en un himen infantil. Y en 2009 un reportaje publicado por el Austin Chronicle desmontó el caso pieza a pieza, todas y cada una de las fantasías. El abogado del matrimonio presentó una apelación en 2013, el médico admitió ante el tribunal su error, se examinaron los testimonios de expertos en satanismo, las supuestas víctimas no recordaban los hechos y los Keller salieron en libertad. “Fue una caza de brujas desde el principio”, escribió uno de los jueces. La lucha no terminó ahí porque el tribunal de apelación no declaró a los Keller inocentes, algo que por fin ocurrió en junio pasado.

Dan y Fran, que ahora tienen 75 y 67 años, respectivamente, han recibido una indemnización de 3,4 millones de dólares -80.000 por cada año en la cárcel- con la que van a comprar una casa y hacerse con un seguro médico porque hasta ahora vivían prácticamente en la indigencia. “Están felices y yo estoy feliz por ellos”, ha dicho su abogado. Veintiún años después de que su vida se convirtiera en un infierno.

 

La hipnosis no conduce a la verdad

Los terapeutas de casos como el de los Keller creían que sus pacientes podían haber sido víctimas de abusos y no cejaron hasta convencerles de que así había sido. En otros casos, la hipnosis ha sacado secuestros por extraterrestres. Todo depende de lo que crea el terapeuta. “La hipnosis es una mala herramienta para averiguar la verdad porque es un estado en el que uno es especialmente sugestionable y puede dar lugar a confusiones y a la creación de falsos recuerdos”, advierte la psicóloga Susan Clancy.

En peligro un templo espiritista del que Arthur Conan Doyle puso la primera piedra

El templo espiritista de Rochester Square, al norte de Londres. Foto: Enciclopedia Arthur Conan Doyle.

La demolición de un templo espiritista del norte de Londres para levantar un bloque de apartamentos ha puesto en pie de guerra a Graham Coxon, guitarrista de Blur. Ubicado en el barrio de Camden, el centro abrió sus puertas el 15 de abril de 1927 y miles de personas han vivido en su interior experiencias que han marcado sus vidas. El músico es una de ellas. “Fue muy raro. Entré y tuve una comunicación con mi abuelo, Percy, que me dio información personal que no podía conocer nadie”.

La iglesia espiritista de Rochester Square es un pequeño edificio de ladrillo rojo y tejado a dos aguas que tiene en su interior, según Coxon, “increíbles murales y un maravilloso altar de madera”. Es propiedad de la Unión Nacional Espiritista (SNU), una organización fundada en 1901 que cuenta con 350 centros de culto similares distribuidos por Reino Unido. Pero nunca ha sido un inmueble más. “La primera piedra la puso Arthur Conan Doyle el 30 de octubre de 1926″, dice una placa en la fachada. El padre de Sherlock Holmes, un devoto espiritista cuya segunda esposa era médium, donó para su construcción la nada despreciable cantidad de 500 libras de la época, casi 29.000 actuales.

Graban Coxon, en la portada de la revista 'Psychic News'.“¡Un importante templo espiritista del que Arthur Conan Doyle puso la primera piedra está bajo amenaza!”, escribió Coxon en Twitter hace dos semanas. El guitarrista llamaba a sus seguidores a presentar alegaciones en el Ayuntamiento de Camden contra una propuesta para derribar el edificio y levantar en el solar un bloque de tres alturas, con nueve apartamentos y una galería de arte en los bajos. Al parecer, en el caso de que el proyecto reciba el visto bueno municipal, la SNU tiene ya un preacuerdo de venta de la propiedad con un constructor. Una operación que, segun la revista Psychic News, habría negociado a espaldas de la última comisión directiva del templo, que se opone al proyecto.

La polémica ha hecho que el músico y su guitarra protagonicen la portada del número de septiembre de Psychic News bajo el título: “Graham Coxon, de Blur, lucha por salvar una iglesia espiritista”. Desde que la historia salió a la luz, el artista ha llamado la atención sobre el valor histórico del inmueble sin ocultar que para él es algo más. “Me pone muy triste. He tenido hermosas experiencias en el templo”, recordaba hace quince días. Admite que no sabe si la conversación con el espíritu de su abuelo fue real –los médiums simulan conectar con los muertos gracias a trucos que pueden engañar a cualquiera, aunque nunca a un ilusionista-, pero añade que disfrutó de la experiencia y que salió del centro “un poco más sereno. Eso me llevó a creer que el templo ha sido de gran ayuda para mucha gente”.

El diplomático español encargado de las relaciones científicas se jacta de ser aries. ¿Cree en la astrología?

Cabecera de la entrevista a Roberto Varela en 'La Voz de Galicia'.“Los aries nunca miramos atrás”, ha dicho a La Voz de Galicia el diplomático y político Roberto Varela. Puede que se lo crea o puede que sea un latiguillo sin más, ya que cierra así la respuesta a una pregunta sobre si se arrepiente de algo. En cualquier caso, la frase resulta desafortunada porque Varela es el actual director general de Relaciones Culturales y Científicas de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La astrología es una vieja superstición en la que todavía cree mucha gente. En su expresión más infantil, el horóscopo, confía un 14,7% de los españoles, según la Octava encuesta de percepción social de la ciencia y la tecnología en España, realizada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). Es decir, en 2017 unos 6,8 millones de españoles tienen fe en los pronósticos diarios basados en el signo del Zodiaco. Y hay más que reniegan del horóscopo, pero creen que la posición de los astros influye en nuestras vidas.

Ningún cargo público, y menos todavía el diplomático encargado de las relaciones científicas, debería otorgar públicamente verosimilitud alguna a la astrología ni a otra pseudociencia. Es irresponsable, como mínimo, y hace un flaco favor a insituciones como la Fecyt, que luchan por arrinconar la charlatanería. Si Varela quería hacer una gracieta, también podía haber dicho al periodista: “Los aries nunca miramos atrás, ni creemos en la astrología”. Si no quería hacer un chiste, no es la persona apropiada para el cargo que ocupa, como no lo eran en su día Leire Pajín, con sus pulseras Power Balance, y Ana Mato, con su apoyo a las pseudoterapias, para ser ministras de Sanidad.