¿Dinero público para un consultorio de homeopatía en Tenerife? ¿Por qué no para uno de videntes?

Nuria Vera, concejala del PSOE, con los promotores de la iniciativa en la rueda de prensa. Foto: Ayuntamiento de La Matanza de Acentejo.El Ayuntamiento de La Matanza de Acentejo (Tenerife) va a apoyar la creación de un consultorio homeopático para “atender de forma gratuita a personas [del pueblo] con escasos recursos”, anuncia el periódico local El Día. La iniciativa ha partido de la Asociación Canaria de Usuarios y Amigos de la Homeopatía (Acuahom), la Asociación Médico Homeopática de Santa Cruz de Tenerife y la Sociedad Canaria de Homeopatía, y la Corporación la respalda “al tratarse de un proyecto asistencial, social y gratuito, enfocado a la mejora de la salud y de la calidad de vida de las personas con menos recursos”, según puede leerse en la web municipal.

Álvaro Estévez García, quien me alertó el viernes de este despropósito, está indignado porque una “administración pública preste apoyo -supongo que económico- a prácticas pseudocientíficas”. Comparto su enojo. El respaldo institucional a un consultorio homeopático transmite a la población la idea de que esa pseudoterapia funciona, de que se trata de una práctica eficaz que está fuera de la sanidad pública únicamente por criterios políticos. No es así: doscientos años después de su nacimiento, la homeopatía no ha curado a nadie ni ha demostrado más efectividad que el placebo. Sólo es un lucrativo negocio en manos de multinacionales de la venta de agua y azúcar como medicina y de profesionales de la salud con escasos conocimientos científicos y pocos o nulos escrúpulos.

Sustituir la atención médica por la homeopática es como reemplazar a psicólogos por confesores, a astrónomos por astrólogos y a geólogos por zahorís. Al secundar a los promotores de este proyecto en su presentación pública -que tuvo lugar en locales municipales-, la concejala de Sanidad de La Matanza de Alentejo, Nuria Vera, juega con la salud de los más desfavorecidos en vez de trabajar para que reciban una mejor atención médica. España tiene, aún en los tiempos que corren, un magnífico sistema sanitario y lo que deben hacer los gestores públicos es velar por él, no desviar recursos hacia prácticas inútiles por mucha gente que lo pida y aunque haya grupos de presión que lo reclamen para hacer más negocio a costa de la incultura de la ciudadanía.

Lo que dice la ciencia

La homeopatía no es más que un placebo. Es lo que han dictaminado, entre otros, la revista The Lancet, la Asociación Médica Británica -para cuyos miembros “es brujería”-, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes británica, un grupo de expertos consultado por el Ministerio de Sanidad español y, hace unos días, el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia, que ha alertado, además, de que “las personas que optan por la homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o retrasan tratamientos sobre cuya seguridad y eficacia hay evidencias sólidas”. Porque la homeopatía mata.

El PSOE, partido mayoritario en La Matanza de Acentejo, debería pedir a su alcalde, Ignacio Rodríguez,  que dé marcha. El psicólogo Eparquio Delgado ha abierto una campaña en este sentido en la plataforma Change.org. Les animo que la respalden, aunque no creo que vaya a servir para nada. Recuerden que los socialistas ya propiciaron en Jaén la creación de un museo en honor de las caras de Bélmez, uno de los más descarados fraudes de la parapsicología española. Si viviera en La Matanza de Acentejo y fuera usuario de la televidencia o de cualquier otra estupidez, me asociaría y pediría al Ayuntamiento que cubriera mis irracionales necesidades con el dinero de todos.