Cuando Louis Pauwels, Antonio Ribera y Juan José Benítez eran ‘científicos de lo desconocido’

Anuncio a toda página del ciclo de charlas 'El mundo de lo fantástico', celebrado en Barcelona en 1976.40 años de dictadura franquista acababan de terminar cuando, a comienzos de 1976, Barcelona acogió el ciclo de charlas El mundo de lo fantástico. Entre sus protagonistas, destacaban dos grandes figuras del movimiento -Louis Pauwels, coautor de El retorno de los brujos, y Antonio Ribera, considerado el padre de la ufología española-, pero también estaban un joven Juan José Benítez, que acababa de publicar dos libros a cual más delirante –Existió otra Humanidad y Ovnis: SOS a la Humanidad– y el parapsicólogo Francisco A. Rovatti, un habitual de la escena paranormal catalana.

El ciclo esotérico era una iniciativa del diario La Vanguardia, que lo anunciaba de un modo que hoy nos resultaría chocante. “Científicos de lo desconocido” decía en referencia a los participantes. Arqueólogos, parapsicólogos, médiums, ovnis, científicos, periodistas, realizadores cinematográficos, pintores, hipnotizadores, en exclusiva para los adheridos al Club de Vanguardia en esta iniciativa única”, se leía sobre las fotos de los ponentes, los ojos de cada uno tapados por su nombre y el asunto del que iba a hablar. No había ni un arqueólogo ni un científico y, si había un director de cine, era porque Rainer Erler había filmado un falso documental sobre una conspiración ufológica, La delegación (1970).

En la segunda mitad de los años 70, los platillos volantes salían en las primeras páginas de los periódicos, la parapsicología tenía una pátina de ciencia en ciernes y todo lo esotérico parecía rompedor y digno de atención en un país todavía en blanco y negro. Fue la época dorada de la ufología en nuestro país, la de la colección Otros Mundos de Plaza & Janés -que publicó los clásicos del llamado realismo fantástico-, la del programa Más allá de Fernando Jiménez del Oso en TVE, la del espacio Medianoche de Antonio José Alés -inventor de las alertas ovni– en la Cadena SER, la de las revistas Karma.7 y Mundo Desconocido, la del Centro de Estudios Interplanetarios de Barcelona y su revista Stendek, la de los primeros congresos internacionales… Una España enigmática muy parecida a la que se ve en Platillos volantes (2003), la interesante película de Óscar Aibar sobre José Félix Rodríguez Montero y Juan Turu Vallés, dos personajes trágicos de la ufología nacional.

Los científicos de lo desconocido no han avanzado nada en su conocimiento -quizá fuera más oportuno decir que han ahondado en su ignorancia- desde 1976. Sigue sin haber pruebas de que nos visiten extraterrestres o lo hicieran en la Antigüedad y de que haya gente con poderes paranormales, por no hablar de la utilidad predictiva del tarot, la sanación espiritual y la convivencia del ser humano con los dinosaurios. Las afirmaciones de los Pauwels, Ribera, Benítez, Von Däniken y compañía forman parte del mundo de los sueños y, hoy en día, fuera de los círculos esotéricos, nadie considera que lo dicen tenga algo que ver con la ciencia. Ni de lejos.