Móviles y cáncer: un estudio de 11 años descarta cualquier conexión y casi nadie habla de ello

Muchos medios informan, un día tras otro, de la actividad de colectivos que piden la retirada de antenas de telefonía porque las ondas que emiten son, según ellos, peligrosas para la salud. Los mismos medios suelen dar la espalda a los trabajos científicos que demuestran, sistemáticamente, lo contrario. Un ejemplo reciente es la publicación en Reino Unido de los resultados del programa de Investigación sobre Telecomunicaciones Móviles y Salud (MTHR), un estudio de once años, puesto en marcha por el Departamento de Salud británico, que no ha encontrado ninguna conexión entre teléfonos móviles, antenas y cáncer, y del que es muy posible que usted no haya oído hablar porque los medios españoles parecen haberlo ignorado.

“Cuando el programa MTHR se puso en marcha, había muchas incertidumbres científicas sobre los posibles riesgos para la salud de los teléfonos móviles y la tecnología relacionada. Este programa independiente se ha completado y, a pesar de una exhaustiva investigación, no hemos encontrado evidencias de riesgos para la salud de las ondas de radio producidas por los móviles y sus estaciones base”, declaró la semana pasada a la Prensa británica David Coggon, de la Universidad de Southampton y presidente del comité de expertos. El programa ha exigido una inversión de 13,6 millones de libras (15,5 millones de euros), aportadas por el Gobierno británico y la industria. “Para garantizar que ninguno de los organismos financiadores pudiera influir en el resultado de la investigación, los proyectos fueron seleccionados y supervisados por un Comité de Gestión independiente”, formado por académicos expertos en la materia. Eso sí, con la prudencia característica de todo científico, Coggon añadió que se van a hacer estudios a largo plazo y que ya se han reservado fondos para ello.

Durante once años, dentro del programa MTHR, se han hecho 31 estudios que han dado como fruto unos 60 artículos en revistas científicas y en ninguno se ha detectado conexión alguna entre móviles y cáncer, algo que encaja con el conocimiento y la evidencia científica acumulados desde antes incluso de que estalló esta histeria. Así, John D. Boice y Robert E. Tarone, del Instituto Internacional de Epidemiología de Estados Unidos, recordaban, en el Journal of the National Cancer Institute en noviembre de 2011,  que “el efecto fotoeléctrico no es una cuestión de opinión, la absorción de energía de radiofrecuencia no puede romper las moléculas de ADN, y los estudios de carcinogenicidad en animales son bastante consistentes en mostrar que no hay aumentos de cáncer como consecuencia de la absorción de energía de radiofrecuencia”. O, lo que es lo mismo, que las ondas de radiofrecuencia no pueden provocar mutaciones genéticas que deriven en un cáncer. Y, para los temerosos por los efectos en los niños, decían: “De acuerdo con prácticamente todos los estudios realizados en adultos expuestos a las ondas de radiofrecuencia, no existen pruebas convincentes de que los niños que usan teléfonos celulares tengan un mayor riesgo de desarrollar un tumor cerebral que los niños que no los utilizan”.

El Parlamento vasco alimenta la histeria antiantenas

Aunque, como éste y otros muchos estudios confirman, no hay ninguna prueba de que el uso del móvil o de la Wi-Fi cause cáncer, en España, todos los partidos del Parlamento vasco suscribieron a principios de mes una iniciativa socialista para reclamar al Gobierno vasco que proteja “al máximo la salud de la ciudadanía, especialmente en lo referido a los colectivos sociales más sensibles y vulnerables” a las ondas de telefonía, e hiciera “un seguimiento de la evidencia epidemiológica acerca del impacto que esas instalaciones tienen en la salud de la ciudadanía. Por supuesto, no hay tampoco ninguna prueba científica de que existan colectivos “más sensibles y vulnerables” a las ondas de radiofrecuencia, digan lo que digan los políticos vascos, y la evidencia epidemiológica es inexistente en un mundo en el que en 1995 había 91 millones y ahora más de 6.500 millones. Con su irresponsable caza del voto, los parlamentarios Vitoria, alimentan la histeria electromagnética, se ponen del lado de la tecnofobia y dan la espalda a la ciencia.

Los colectivos antiantenas suelen reclamar pruebas de que los teléfonos móviles no causan cáncer, pero eso es imposible. Científicamente hablando, no puede demostrarse una negación. Ninguna. ¿Nadie es capaz de probar que los yogures, por ejemplo, no causan cáncer o que los Reyes Magos no existen? Lo que la ciencia puede decir es que no hay pruebas de que los yogures causen cáncer o de que existan los Reyes Magos. Y lo mismo pasa con los móviles, la Wi-Fi y las amenazadoras anternas de telefonía. Da igual lo que digan los políticos y opinemos los ciudadanos de a pie; en ciencia, sólo importan las pruebas.