Sensibilidad química múltiple: una etiqueta alarmista para una enfermedad que no existe

Hay personas que dicen que las sustancias químicas sintéticas les ponen enfermas. No las tóxicas, sino cualquier sustancia a nivel muy por debajo del considerado seguro. Sufren tanto que llegan a tener que aislarse del plástico, de los colorantes, de las fibras sintéticas… Del mundo artificial. Padecen, según algunos médicos, un mal consecuencia de la vida moderna: la sensibilidad química múltiple (SQM). La identificó en los años 50 el alergólogo estadounidense Theron G. Randolph, quien en 1965 fundó lo que hoy es la Academia Estadounidense de Medicina Ambiental. De vez en cuando, la dramática historia de uno de estos enfermos salta a los medios, como un aviso del futuro que nos espera. ¿O no?

Reportaje de 'El Mundo', sobre Elvira Roda, afectada de sensibilidad química múltiple.El diario El Mundo contaba ayer el calvario de Elvira Roda, de 38 años y que hace diez “cayó aquejada de sensibilidad química múltiple (SQM) mientras trabajaba como diseñadora en el Instituto de Tecnología Cerámica de Castellón, coincidiendo con una desratización que se hizo con los empleados dentro”. La joven estuvo internada varios meses en un centro de salud ambiental de Dallas (EE UU) y, en 2008, Francisco Hernando, El Pocero, la trasladó a España en su avión privado, “higienizado para la ocasión”. Vive ahora en un búnker, minimizando el contacto con todo aquello que pueda provocarle una crisis, episodios que se caracterizan, en su caso, por “fotofobia, taquicardias, sequedad glandular, fibromialgia, espasmos pulmonares, estragos en los sistemas inmunológico y digestivo”. Y gasta 4.000 euros mensuales en una medicación “sin conservantes ni colorantes” que le traen de Andorra. Un auténtico drama; aunque la enfermedad no exista como tal. Porque la SQM no ha sido claramente definida, no se ha propuesto ningún mecanismo creíble que la provoque, ni ha habido un solo caso demostrado científicamente. Lo único que hay es un variado conjunto de síntomas que paciente y supuestos expertos identifican como causados por el mal.

“Muchas personas con diagnóstico de SQM sufren mucho y son muy difíciles de tratar. Las investigaciones bien diseñadas sugieren que la mayoría de ellos tienen un desorden psicosomático por el que desarrollan múltiples síntomas en respuesta al estrés. Si esto es cierto -y creo que lo es- los pacientes de la ecología clínica corren el riesgo de diagnósticos erróneos, malos tratamientos, explotación financiera y retrasos de la atención médica y psiquiátrica. Además, las compañías de seguros, los empleadores, otros contribuyentes y, en definitiva, todos los ciudadanos se ven asediados por dudosas afirmaciones de invalidez y daños. Para proteger al público, las juntas estatales de licencias [médicas] deberían analizar las actividades de los ecólogos clínicos y decidir si la calidad general de su cuidado es suficiente para que se mantengan en la práctica médica”, resume Stephen Barrett, experto en pseudomedicinas y pseudoterapias. No es una opinión aislada, sino la mayoritaria en la comunidad científica. Y es que, sesenta años después de haber sido supuestamente identificada por Randolph como una nueva enfermedad, hay las mismas pruebas que entonces de la realidad de la SQM: ninguna.

La mejor terapia, no creer

Los estudios científicamente controlados han revelado que quienes creen padecer SQM sufren los mismos síntomas ante sustancias químicas sintetizadas en el laboratorio que ante placebos. Así, tras revisar 37 estudios, J. Das-Munshi, G.J. Rubin y S. Wessely, del Instituto de Psiquiatría de Londres, concluyeron en 2006 que los pacientes reaccionan ante las sustancias químicas “cuando pueden discernir las diferencias entre las sustancias activas y simuladas, lo que sugiere que el mecanismo de acción no es específico de la propia química y podría estar relacionado con las expectativas y creencias previas”. El origen de la enfermedad estaría en la mente de los enfermos, como pasa en el caso de la llamada hipersensibilidad electromagnética, otro inexistente mal de la sociedad moderna cuyo tratamiento ya han convertido en negocio algunos.

“El fenómeno de la sensibilidad química múltiple es una manifestación peculiar de nuestra tecnofóbica y quimiofóbica sociedad. La han rechazado como enfermedad orgánica la Academia Estadounidense de Alergia e Inmunología, la Asociación Médica Estadounidense, la Asociación Médica de California, el Colegio Estadounidense de Médicos y la Sociedad Internacional de Toxicología y Farmacología”, escribió el químico, toxicólogo y farmacólogo Ronald E. Gots en la revista Clinical Toxicology en 1995. Tampoco la Organización Mundial de la Salud la reconoce como una enfermedad. Para Gots, quien ha examinado las historias clínicas de decenas de afectados, la SQM es “una etiqueta para las personas que no se sienten bien por una variedad de razones y que comparten la creencia de que la culpable de su mal es la sensibilidad química”. Y añade: “Existe [la enfermedad] porque el paciente lo cree y un médico valida esa creencia”. Si usted no cree en la SQM, que es una especie de alergia al mundo artificial que nos permite vivir más y mejor que nuestros antepasados, no la sufrirá.

Los que refuerzan la creencia en esta no-enfermedad suelen ser ecólogos clínicos y médicos ambientalistas, especilidades ambas tan reconocidas como la de reikiólogo, y también periodistas atraídos por las erróneamente denominadas historias de interés humano, que se han convertido en el cajón de sastre para todo tipo de tecnofobias. Si usted quiere formarse su propia opinión sobre la SQM, puede empezar por la Wikipedia, pero evite la versión española, donde la información sobre muchas supercherías y charlatanes roza el compadreo, y consulte la versión inglesa, mucho más completa y rigurosa.