TVE recomienda la homeopatía frente a las vacunas, aunque esa medicina alternativa mate niños

Si no puede pagar unas vacunas especiales para su hijo, no se preocupe. Puede protegerle contra la enfermedad que sea igual de bien, y gastándose mucho menos dinero, con homeopatía. Es el peligroso mensaje que se lanzó hace once días desde Entre Todos, el programa de fomento de la caridad de TVE que presenta Toñi Moreno. Una madre, en precaria situación económica, contó el 14 de noviembre que tiene un hijo asmático, de 9 años, y no puede pagar los 400 euros de unas “vacunas contra el asma”. En ese momento, pidió la palabra la supuesta médico pediatra María Ángeles Morales, homeópata y colaboradora del programa, y dijo: “Yo tengo unos tratamientos, sin necesidad de vacunas -yo te puedo hacer las consultas gratis, en Pozuelo-, y son con medicina homeopática. Y los niños están fenomenal y no usa ninguno los medicamentos que se están usando”.

La madre angustiada y la homeópata del programa 'Entre Todos'.Por si eso fuera poco, la presentadora ahondó en el disparate: “Es una doctora, ¿eh? No te vayas a pensar tú… Dirás: «¿Quién me está ofreciendo un tratamiento para mi niño?». Una doctora muy buena”. Y la doctora muy buena añadió: “Yo los tengo a todos [los niños] sin las cosas que los tienen mis compañeros porque he estudiado otras cosas más”. Así dicho, da la impresión de que la homeópata es mejor médico -ha estudiado “otras cosas más” que sus colegas-, pero la realidad es la contraria. Porque la homeopatía es nada: el principio activo está tan diluido que los llamados productos homeopáticos no contienen ni una molécula del mismo y, por lo tanto, no hacen nada más allá del placebo.

Decir que la homeopatía puede suplir a una vacuna cualquiera es jugar a la ruelta rusa con la salud infantil. Las únicas que protegen frente a las enfermedades son las vacunas a secas. Las homeopáticas no existen; son un timo. Y recomendarlas desde la televisión pública es una irresponsabilidad; como fomentar la homeopatía en general. Las autoridades de Calgary (Canadá) acaban de acusar a una madre de neglicencia por la muerte de su hijo de 7 años de una infección al optar por tratarle con homeopatía en vez de ir al médico y que le recetara antibióticos. Es lo que pasa con la homeopatía y las mal llamadas medicinas alternativas en general, que, cuando estás enfermo, pueden matarte si confías en ellas y abandonas la medicina de verdad. Porque el del pequeño canadiense no es un caso aislado. Un estudio hecho por tres médicos australianos en 2010 demuestra que las pseudoterapias son, en ocasiones, mortales para los niños cuando su uso conlleva el abandono de los tratamientos convencionales. Espero que la desesperada madre de Entre Todos no caiga en la trampa. Si no, su hijo puede pagarlo muy caro.

Recuerden que la Asociación Médica Británica han dicho que la homeopatía “es brujería”;  el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes considera que “no existe ninguna prueba de que funcione más allá del placebo”; su capacidad terapéutica “ha sido científica y concluyentemente refutada”, según Ichiro Kanazawa, presidente del Consejo Científico de Japón (SCJ); y un grupo de expertos dictaminó a finales de 2011, en un informe para el Ministerio de Sanidad español, que no hay ninguna prueba de que esta práctica funcione más allá del placebo.

Les dejo con esta muestra de lo que nunca debe ser una televisión pública: