“Todos somos marcianos”, dice el químico y biólogo Steven Benner

“Las pruebas apuntan a que, en realidad, todos somos marcianos, a que la vida empezó en Marte y llegó a la Tierra en una roca”, dirá hoy el químico y biólogo Steven Benner en la conferencia Godschmidt, un encuentro anual organizado de la Asociación Europea de Geoquímica y la Sociedad Geoquímica que ha reunido en Florencia a más de 4.000 científicos. El investigador estadounidense, director del Instituto Westheimer para la Ciencia y la Tecnología, basa su argumentación en que una forma oxidada del molibdeno, que supone que desempeñó un papel clave en la aparición de la vida, pudo no estar disponible en la Tierra primitiva porque había muy poco oxígeno, pero sí estar presente en el planeta rojo. Y añade que “estudios recientes han mostrado que todavía podrían darse en Marte las condiciones aptas para el desarrollo de la vida”.

Steven Benner. Foto: Universidad de Florida.Benner no es un excéntrico, aunque suela referirse a sí mismo como “un biólogo sintético chiflado hasta cierto punto”. Exprofesor de la Universidad de Florida, es uno de los pioneros de la biología sintética, investiga en formas alternativas de ADN, en los orígenes y en los límites de la vida, y fue uno de los expertos que mostraron su escepticismo en Science cuando la NASA anunció el hallazgo de vida basada en el arsénico, descubrimiento que al final fue refutado. “Mi trabajo consiste en averiguar qué tipo de señales serían detectables si no nos encontramos con la vida tal como la conocemos en la Tierra o un hombrecillo verde con una pistola de rayos que nos dispara”, explicaba en 2005 a The New York Times. O, lo que es lo mismo, ¿cómo reconoceríamos la vida si no es como nos la esperamos?

La investigación cuyos resultados presenta hoy en Florencia aborda dos paradojas que, en su opinión, trasladarían a Marte el origen de la vida terrestre, la del alquitrán y la del agua:

1. La paradoja del alquitrán parte del hecho de que los seres vivos estamos hechos de materia orgánica; pero, si añades energía -calor o luz- a moléculas orgánicas y te olvidas de ellas, no crean vida, sino que se convierten en algo parecido a alquitrán o aceite. “Ciertos elementos, como el boro y el molibdeno, parecen ser capaces de controlar la propensión de los materiales orgánicos a convertirse en alquitrán, por lo que creemos que los minerales que los contienen fueron fundamentales al comienzo de la vida”, indica el científico, quien destaca que “el análisis de un meteorito marciano mostró recientemente que hubo boro en Marte y, ahora, creemos que también la forma oxidada del molibdeno”.

2. La paradoja del agua cuestiona cómo la vida pudo abrirse paso en un entorno, en principio, hostil. “El agua se considera esencial para la vida. Como lo son biopolímeros como el ARN, el ADN y las proteínas. Sin embargo, para los biopolímeros que conocemos, el agua es un agente corrosivo. Cualquier escenario de los orígenes debe gestionar la aparente necesidad para la vida de una sustancia (el agua) que es inherentemente tóxica para la vida”, dice Benner. ¿Cómo pudo prosperar la vida en un planeta como la Tierra primitiva, que es probable que estuviera totalmente cubierto de agua? Toda esa agua no sólo habría corroído el ARN, la que se cree que fue la primera de esas moléculas en aparecer, sino que, también, habría impedido la formación de las necesarias concentraciones de boro, que únicamente se dan hoy en lugares tan secos como el Valle de la Muerte, explica el científico. El Marte primitivo también tenía agua, pero contaría con más superficie seca que la Tierra.

Para Benner, la solución a estas paradojas es que la vida surgió en Marte y luego viajó hasta la Tierra embutida en un meteorito. No es el primer científico que lo plantea desde que, en agosto de 1996, investigadores estadounidense creyeron haber encontrado fósiles en un meteorito marciano caído en la Antártida hace 13.000 años y Bill Clinton dio una rueda de prensa anunciando el hallazgo. “Habla de la posibilidad de vida”, dijo de la roca ALH 84001 el entonces presidente de Estados Unidos. Como aficionado a la ciencia ficción, me pregunté entonces si aquel meteorito no nos hablaba también de la posibilidad de un trasvase de vida entre dos mundos. ¿Y si fuéramos marcianos? Supongo que fuimos muchos los que nos lo preguntamos desde la curiosidad… y la ignorancia científica. Años después, comprobé que había habido científicos qué se hacían esa pregunta con conocimiento de causa.

Richard Zare, físico químico de la Universidad de Stanford, fue quizás el primero en sugerir dentro de la comunidad científica si todos somos marcianos y, por extensión, si unos hipotéticos marcianos actuales no podrían tener un origen terrestre. “¿Podría la vida sobrevivir a un viaje interplanetario de millones de años atrapada en una roca como ALH 84001? Soprendentemente, la respuesta podría ser sí”, dice el astrónomo Donald Goldsmith en The hunt for life on Mars (La caza de vida en Marte, 1997). El físico y divulgador Paul Davies comparte esa opinión y la idea del posible viaje interplanetario de la vida. “Marte y la Tierra no están aislados en cuarentena. Intercambian materiales de manera regular en forma de rocas expulsadas por impactos y, aunque el tráfico de Marte a la Tierra supera con mucho el que va en sentido inverso, a lo largo de la historia astronómica deben haber acabado en Marte grandes cantidades de materiales terrestres, en buena parte infestados de microbios. La mayor parte de los pasajeros habrán perecido en el viaje, pero no todos. Si hace mucho tiempo Marte se parecía a la Tierra mucho más que en la actualidad, al menos algunos de esos polizones terrestres podrían haber prosperado en su nuevo hogar. Y, a la inversa, es del todo posible que la vida  terrestre no se haya originado en la Tierra, sino que provenga de Marte”, escribe Davies en Un silencio inquietante (2010).

El debate lleva abierto años, y Benner lo anima ahora con su investigación. “Es una suerte que acabaramos aquí, tan cierto como que la Tierra ha sido el mejor de los dos planetas para mantener la vida. Si nuestros hipotéticos antepasados marcianos hubieran permanecido en Marte, podría no haber una historia que contar”, advierte. Si es así, cuando el hombre pise Marte, habrá vuelto a casa y se hará realidad el final de Crónicas marcianas (1950), la extraordinaria historia de la colonización marciana obra Ray Bradbury:

“Llegaron al canal. Era largo y recto y fresco, y reflejaba la noche.
-Siempre quise ver un marciano -dijo Michael-. ¿Dónde están, papá? Me lo prometiste.
-Ahí están -dijo papá, sentando a Michael en el hombro y señalando las aguas del canal.
Los marcianos estaban allí. Timothy se estremeció.
Los marcianos estaban allí, en el canal, reflejados en el agua: Timothy y Michael y Robert y papá y mamá.
Los marcianos les devolvieron una larga, larga mirada silenciosa desde el agua ondulada…”