Los estudiantes de medicina de la Universidad de Zaragoza, contra las mal llamadas terapias alternativas

Cartel de la jornada 'Desmontando mitos: homeopatia', celebrada en la Universidad de Zaragoza.La Delegación de Alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza (DAFMUZ), donde la multinacional Laboratorios Boiron patrocina una cátedra de homeopatía, ha decidido oponerse “firmemente al uso de prácticas diagnósticas y terapéuticas sin eficacia demostrada en pacientes y a la promoción de las mismas entre el alumnado y los profesionales sanitarios, ya sea por parte de la Universidad de Zaragoza o de otras entidades. La DAFMUZ trabajará activamente para que estos procedimientos no sean presentados acríticamente a pacientes, estudiantes o profesionales sanitarios, oponiéndose públicamente a estas malas prácticas y transmitiendo información científica cuando sea necesario”, dice un comunicado hecho público hoy.

La declaración, que apoya el 73% de los estudiantes que se han pronunciado, parte del presupuesto de que los médicos sólo deben aplicar tratamientos “eficaces y objetivos según el método científico. El derecho del paciente a la protección de su salud se encuentra por encima de todo, no pudiendo de ninguna manera ponerse en peligro por utilizar terapias o tratamientos no basados en la experimentación empírica y medida, y que no están sujetas a los principios específicos de las pruebas de razonamiento”. Los autores recuerdan que el Código de Deontología Médica actual (2011) establece que “no son éticas las prácticas inspiradas en el charlatanismo, las carentes de base científica y que prometen a los enfermos la curación, los procedimientos ilusorios o insuficientemente probados que se proponen como eficaces“. Y, seguidamente, destacan el caso de la homeopatía.

“Hasta el momento no se ha propuesto ningún posible mecanismo de acción farmacológico [de la homeopatía] compatible con los actuales conocimientos en química o física. La premisa de que todos los remedios homeopáticos, pese a incluir cientos de sustancias diferentes, actúan de forma similar en el organismo no ha sido demostrada ni parece acorde a los conocimientos científicos actuales. Existe un amplio consenso entre la comunidad científica en cuanto a que la homeopatía no ha demostrado suficientemente una eficacia superior a la del placebo. Esta postura científica se ha reafirmado tras la aplicación de metaanálisis y revisiones sistemáticas en los últimos años”, sentencian. Yo les recuerdo a ustedes que la homeopatía es un timo que consiste en la venta de pastillas de azúcar y de agua como si fuera medicina.

Mi más sincera felicitación a la DAFMUZ por su valentía a la hora de encarar el gravísimo problema de las pseudomedicinas, cuyo auge pone en peligro la salud de muchísimos españoles. La lucha contra la charlatanería y el curanderismo precisa de la implicación de los médicos y del resto de los profesionales de la salud. Como dejan claro los estudiantes de medicina de la Universidad de Zaragoza, todo facultativo que emplea prácticas de efectividad no probada está incumpliendo el código deontológico de la profesión y debería ser objeto de sanción por su respectivo colegio.

La DAFMUZ organizó el 11 de abril la jornada Desmontando mitos: homeopatía, cuyo objetivo era “promover una visión crítica de las terapéuticas de dudosa eficacia, centrándose en la homeopatía, explicando qué es y proyectando un documental sobre ella”. El audiovisual elegido fue el episodio de Escépticos titulado “¿Homeopatía?”, lo que para mí, y supongo que para todos los que participaron en esa serie de ETB 2, es motivo de orgullo.