La Universidad del País Vasco publicita charlas homeopáticas entre sus profesores y alumnos

La Universidad del País Vasco (UPV) ha colgado un anuncio en su web y ha enviado a profesores y alumnos un mensaje de correo electrónico en los que les invita a asistir a una charla titulada La medicina homeopática: un camino a la salud, que se celebrará el 1 de junio a partir de las 11 horas en el Centro Cívico La Bolsa, en Bilbao. El acto lo organiza la Academia Médico Homeopática Unicista de Bilbao (Amhubi), entidad que considera la homeopatía “un método curativo que proporciona al médico los instrumentos teórico prácticos para el reestablecimiento de la salud en los enfermos” y asegura que “sus éxitos en la práctica clínica muestran de manera incontrovertible su eficiencia y eficacia tanto en casos agudos como crónicos”. La Amhubi se dedica, entre otras cosas, a impartir cursos de medicina homeopática -¡toma oxímoron!- al precio de 2.500 euros la matrícula.

Publicidad de una charla de homeopatía en el tablón de anuncios de la web de la UPV.

Será en un Universo paralelo porque en éste la homeopatía no ha demostrado en más de dos siglos curar nada. Lo de que ha demostrado de “manera incontrovertible su eficiencia y eficacia tanto en casos agudos como crónicos” es, simplemente, falso. Dirigentes de prestigiosas entidades como la Asociación Médica Británica han dicho que “es brujería”el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes considera que “no existe ninguna prueba de que funcione más allá del placebo”; su capacidad terapéutica “ha sido científica y concluyentemente refutada”, según Ichiro Kanazawa, presidente del Consejo Científico de Japón (SCJ); y el biólogo español Francisco J. Ayala asegura que “no tiene ningún fundamento científico. Se basa en conceptos completamente erróneos”. Además, por mucho que sus practicantes defiendan que no resulta peligrosa si la practican médicos, la realidad demuestra lo contrario. Así, por ejemplo, hace un año, un hipertenso vizcaíno acabó en Urgencias tras dejar los fármacos para controlar la tensión por consejo de su homeópata, un médico colegiado que le recetó el inútil remedio mágico de turno.

¿A qué viene que la UPV dé cancha a la homeopatía entre su profesorado y alumnado? ¿Qué será lo próximo: anunciar una conferencia de un exorcista o sobre los peligros de la química? Hablamos de tablones de anuncios para la comunidad universitaria y de un mensaje de correo enviado a los apuntados al servicio de noticias de la UPV. La información lleva en ambos casos el sello de la institución académica, lo que puede considerarse un marchamo de cientificidad. De hecho, el mensaje de correo electrónico que han recibido quienes me han avisado incluye, acto seguido, la convocatoria de una conferencia de Mara Dierssen, presidenta de la Sociedad Española de Neurociencias. Es decir, la publicidad de la UPV pone al mismo nivel la charlatanería homeopática que la neurociencia.