La primera ministra australiana graba un vídeo mofándose del fin del mundo maya

Julia Gillard, primera ministra australiana, ha grabado un vídeo mofándose de la creencia de que el mundo se acabará el próximo 21 de diciembre, tal como se postula desde hace años en círculos esotéricos a partir del final de la Cuenta Larga del calendario maya. “No era el efecto 2000, ni siquiera el precio del carbón. Resulta que el calendario maya era verdad”, explica seria ante un atril, flanqueada por dos banderas australianas.

Tras reconocer que la Organización de Investigación Industrial y Científica de la Commonwealth (CSIRO) “no puede confirmar la noticia”, añade que su Gobierno confía en la predicción de la emisora de radio Triple J sobre el fin del mundo, aunque ignora la naturaleza del desastre. “Venga el golpe final de zombis caníbales, bestias demoníacas del Infierno o el triunfo total del K-Pop, si ustedes tienen que saber algo acerca de mí, es lo siguiente: lucharé por ustedes hasta el final”, dice en el vídeo, de cuya existencia me ha avisado mi colega Ander Carazo. Lo mejor, en su opinión, es que no tendrá que dar más ruedas de prensa.

El mensaje humorístico de Gillard, que inicia su alocución con un “queridos compatriotas” y acaba deseando “buena suerte para todos”, forma parte de la campaña de promociónde un show matutitno de la radio pública australiana Triple J, cuya programación se dirige al público juvenil y que ha organizado una serie de celebraciones por el apocalíptico presagio de que el 21 de diciembre de 2012 llegará el fin.