Un equipo de una serie de la BBC, arrestado a punta de pistola en el Área 51 por hacer el imbécil

Si entras en una base militar sin permiso, sabes a lo que te expones. Como poco, si estás en un país civilizado y ha sido una travesura, a pasar un mal rato. Es lo que ocurrió hace unos meses cuando un equipo de la BBC, ignorando todos los carteles de aviso, se metió a hurtadillas en el Área 51 durante la grabación de la serie Conspiracy road trip (Viaje por la carretera de la conspiración). El incidente, que acabó con los instrusos arrestados a punta de pistola y tumbados de cara al suelo durante tres horas, ocurrió el 14 de mayo, pero se hizo público el jueves y no casualmente: la BBC 3 estrena el documental el lunes.

Conspiracy Road Trip es una serie de tres episodios conducida por el comediante irlandés Andrew Maxwell. En cada entrega,  hace un viaje por carretera con individuos con creencias estrafalarias a los que, según la cadena, intenta sacar de su error. Así, el primer episodio estuvo protagonizado por cuatro sujetos para quienes los atentados de Londres del 7 julio de 2005 fueron un montaje del Gobierno británico para justificar su apoyo a la guerra de Irak; el segundo tuvo como invitados a cinco creacionistas; y el tercero, a cinco apasionados por los ovnis que aseguran haber vivido encuentros con extraterrestres.

El caso de Roswell

Fue durante la grabación de este último episodio cuando los doce miembros del equipo entraron en el Área 51 a las bravas. La base secreta del lago Groom, en Nevada, ha sido el lugar en el que Estados Unidos ha desarrollado sus aeronaves más avanzadas durante el último medio siglo. De ahí, los esfuerzos de Washington por mantener en secreto la propia existencia de las instalaciones, que no reconoció hasta después de que la publicación, en abril de 2000 en Internet, de imágenes de la base tomadas por satélite. Pero, para los ufólogos más disparatados, es algo más: se trata del lugar en el que se guardarían los restos del platillo volante estrellado en Roswell y de sus tripulantes, y donde se estudiarían con fines militares.

Es lo que sostiene el ufólogo británico Darren Perks, uno de los acompañantes de Maxwell en el episodio dedicado a los ovnis de Conspiracy Road Trip y quien ha contado a The Daily Mail lo sucedido en Nevada. “Fuimos al Área 51, primero, porque está relacionada con el fenómeno ovni y, segundo, para hacer una observación nocturna del cielo por si podíamos ver algo raro”. Se trasladaron en autobús hasta la entrada del norte de la base, conocida como Rachel Back Gate, y, después de grabar durante media hora por el exterior, acordaron entrar en el complejo.

“Decidimos cruzar de las barreras y meternos en la zona restringida más allá de las casetas de vigilancia y, básicamente, en el Área 51. No pasó nada…”, ha explicado el ufólogo. Ya dentro de terreno prohibido, grabaron otra media hora durante la cual incluso hicieron “un baile estúpido” sin que nadie les saliera al paso. Uno de ellos se asomó a la ventana de una caseta, y vio a los guardas comiendo y siguiendo un partido de baloncesto por la tele. Poco después, otro llamó a la puerta y, entonces, se desató el infierno. Los militares salieron con sus armas, les requisaron el equipo de grabación, los móviles y sus identificciones, y les obligaron a tumbarse boca abajo. Estuvieron así tres horas, hasta que llegó el sheriff del condado de Lincoln. Al final, les multaron a cada uno con 600 dólares y les ordenaron no revelar nada de lo que habían visto en el Área 51. “No vimos nada, excepto un poco de asfalto”, ha ironizado Perks en The Sun.

No descarten que el ufólogo británico fantasee a partir de ahora sobre esas tres horas que estuvo tirado en el suelo por bobo y, en un futuro, escriba un libro con asombrosas revelaciones. Cosas más raras se han visto en el mundillo de los ovnis.