Reinaldo Ríos, a la caza del chupacabras en Puerto Rico: la agencia Efe promociona la ufología más chiflada

El ufólogo Reinaldo Ríos. Foto: Efe.Reinaldo Ríos es uno de los más destacados exponentes de la ufología más chiflada. Ha organizado para este domingo una caza del chupacabras en la isla de Vieques (Puerto Rico), y la agencia Efe le dedicó anteayer un amplio y entregado despacho como si lo que sostiene tuviera algún fundamento. Este ufólogo ya montó, en diciembre de 2010, una batida a la caza de una gárgola a la que atribuía muertes de animales al sur de Puerto Rico. Le acompañó en aquella ocasión José Soto, alcalde de Canovanas, una de las localidades en las que debutó en el verano de 1995 el chupacabras, ser  que chuparía la sangre a sus víctimas -preferentemente, cabras- y de cuya existencia nunca se ha encontrado prueba alguna.

En 1996, el chupacabras saltó hasta la Península Ibérica, donde Bruno Cardeñosa, Javier Sierra e Iker Jiménez le achacaron las muertes de decenas de ovejas en la comarca vizcaína de Las Encartaciones y en Valle de Tabladillo, Segovia. La Ertzaintza atribuyó los ataques al ganado vizcaíno a perros asilvestrados y los pastores segovianos, al lobo; pero los tres vendedores de misterios españoles sacaron a pasear al monstruo imaginario en las revistas esotéricas para hacer caja, que es de lo que se trata en estos casos.

Los ufólogos como Ríos, Cardeñosa, Sierra y Jiménez nunca han presentado ni una prueba de que las muertes de ganado no se deban a depredadores vulgares y corrientes, como constatan las necropsias oficiales. Sin embargo, eso no les ha desanimado a la hora de decir todo tipo de tonterías. Así Jorge Martín, hasta noviembre de 1995 un oscuro perseguidor de extraterrestres portorriqueño, fue el primero en hablar del chupacabras como una mascota de los tripulantes de los ovnis o un producto de experimentos genéticos terrestres o extraterrestres.

‘Comecogollos’ y ‘comepanties’

'Tracking the chupacabra: the vampire beast in fact, fiction, and folklore', de Benjamin Radford.Ríos quiere desde hace tiempo construir un ovnipuerto en Puerto Rico, lo que ya debería desacreditarle a ojos de cualquier periodista. Pero organiza una partida de caza del chupacabras en colaboración con la alcaldesa de Vieques, Evelyn Delerme, y consigue que una agencia como Efe se haga eco acríticamente de sus bobadas, que incluyen la duda acerca de sí el autor de los ataques a animales en la pequeña isla es el chupacabras o a una gárgola.

Si a usted le queda alguna duda sobre la irrealidad del chupacabras -que únicamente actúa en entornos de habla hispana-, léase Tracking the chupacabra: the vampire beast in fact, fiction, and folklore (Persiguiendo al chupacabras: la bestia vampiro en la realidad, la ficción y el folclore. 2011). En este magnífico libro, a cuya preparación dedicó cinco años, Benjamin Radford desmonta el mito y apunta a la película Species como la inspiradora de la demoniaca apariencia del monstruo.

Por cierto, Ríos podría recordar que, desde los años 70, han hecho también de las suyas en Puerto Rico el vampiro de Moca el comecogollos, que devoraba los plataneros, y el comepanties, insaciable consumidor de las medias dejadas a secar en los colgadores.