Descubren el calendario maya más antiguo y no acaba en 2012: se proyecta en el futuro 7.000 años

Cálculos del calendario de Xultún que se proyectan hasta 7.000 años en el futuro. Foto: William Saturno y David Stuart.

Arqueólogos estadounidenses han descubierto la más antigua representación del calendario maya en las paredes de un edificio del complejo de Xultún (Guatemala) del siglo IX. Estos jeroglíficos dan un nuevo golpe a la idea supersticiosa de que esa cultura precolombina vaticinó el fin del mundo para 2012. “Los antiguos mayas predijeron que el mundo seguiría, que, dentro de 7.000 años, las cosas serían iguales”, explica el arqueólogo William Saturno, de la Universidad de Boston y autor del hallazgo, que se publica hoy en la revista Science y en el número de junio de National Geographic.

Los investigadores sospechan que los jeroglíficos, que están acompañados de varias figuras humanas, son parte del trabajo de un escriba. Una de las paredes del edificio está cubierta con barras y puntos que, según Saturno, representan el ciclo ceremonial -de 260 días-, el solar -de 365-, el de Venus -de 584- y el de Marte, de 780, y que se proyectan 7.000 años en el futuro. Otra contiene cálculos relativos al ciclo lunar. “Es el tipo de cosas que sólo aparecen en un lugar, el Códice de Dresde, que los mayas escribieron siglos después. Nunca habíamos visto algo así”, destaca David Stuart, profesor Schele de arte y escritura mesoamericana de la Universidad de Texas.

“Es como un episodio de la serie de Big Bang Theory, con un problema de matemáticas propio de un geek que están solucionando en la pared. Parece que usaban la pared como una pizarra”, indica Saturno. Este experto interpreta las anotaciones hechas en rojo en una de las secciones mejor conservadas como correcciones a algunos cálculos. “Uno de los objetivos de los autores del calendario maya, que conocemos gracias al estudio de los códices, era buscar la armonía entre sucesos celestes y rituales sagrados”, escriben los investigadores en Science. Y las previsiones de los escribas de Xultún se proyectan en el futuro mucho más allá que el 21 de diciembre de 2012, nada menos que 7.000 años.

Los científicos indican que, en contra de lo que se sostiene desde el mundo de lo paranormal, el calendario maya no marca ningún fin de nada para este año. “Es como el cuentakilómetros de un coche, con el calendario maya rodando desde los 120.000 hacia los 130.000. Según los números dan la vuelta, el coche se acerca cada vez más al depósito de chatarra; la cuenta de los mayas simplemente empieza de nuevo”, explica Anthony Aveni, profesor de astronomía y antropología en la Universidad Colgate y coautor del trabajo. Lo mismo que ocurre con nuestro año, siglo o milenio.

Varias figuras humanas en una de las paredes de Xultún. Foto: Tyrone Turner.