José María Íñigo da crédito en Radio Nacional de España a los ‘negacionistas’ de los alunizajes

José María Íñigo alimentó ayer en No es un día cualquiera, en Radio Nacional de España, la idea de que el hombre no ha llegado a la Luna, de que los alunizajes fueron un montaje rodado en Nevada. La directora y presentadora del programa, Pepa Fernández, dio el contrapunto sensato a un Íñigo conspiranoico cuyas argumentaciones se basaban en ideas completamente erróneas. Así, dijo: “Hay científicos, profesores de astronomía, escritores, fotógrafos… que se han lanzado a rebatir cuantas pruebas y fotos hay de aquella hazaña. Incluso, la Fox, la famosa Fox, emitió un programa de televisión en el que se cuestionaba cada una de las fotografías que mandaron desde el Apollo. Bueno, pues ahí está la historia, ¿no? Hay muchas historias, hay muchas novelas, hay muchos escritos, hay muchos informes… Y la mayor parte de ellos dice… Bueno, no dice que nunca estuvieron, pero si pone en duda, por muchas razones, que estuvieran en la Luna”.

Si no fuera porque la primera afirmación es falsa y no hay nadie en la comunidad científica que dude de la autenticidad de los alunizajes, aunque sí es cierto que siempre hay fotógrafos, escritores y periodistas incapaces de entender por qué, por ejemplo, no se ven las estrellas en el cielo lunar… Si no fuera porque el documental de la Fox Conspiracy theory: did we land on the Moon? (Teoría de la conspiración: ¿llegamos a la Luna?) se emitió el 15 de febrero de 2001 -¡hace diez años!- y ha sido desmontado por astrónomos y científicos… Si no fuera porque sólo los conspiranoicos dicen que el hombre no ha pisado la Luna, mientras que no hay ningún libro de ciencia o de divulgación ni ningún artículo en ninguna revista científica que ponga en duda los alunizajes… Si no fuera por todo eso, porque el montaje exigiría que todos los geólogos de todo el mundo estuvieran compinchados con los pérfidos yanquis y que el Pentágono se la hubiera dado con queso a los soviéticos como si fueran niños de parvulario, Íñigo podría tener razón; pero es que no la tiene. Y no vale responder, como hizo después ante una queja de Manuel Toharia, que él únicamente se ha hecho eco de lo que opina mucha gente. No.

Dar algún crédito a quienes dicen que el hombre no llegó a la Luna es equiparable a darlo a quienes sostienen que el 11-S fue un autoataque de Estados Unidos, detrás del 11-M estuvo ETA y el VIH no causa el sida. También hay mucha gente que cree esos disparates, y periodistas y escritores que hacen negocio con ello, y no por eso hay que darles crédito. Todo lo contrario.

Animo a José María Íñigo, de cuyo patinazo me enteré gracias a Salva Moya a través de Twitter, a que se lea mis reportajes “Pruebas lunares” (2003), “Aluniza como puedas” (2008), “Verdades y mentiras de Base Tranquilidad” (2009), publicados en el diario en El Correo, a que vea el episodio piloto de la serie Escépticos y a que conozca el ridículo origen de la idea de que los alunizajes fueron un montaje. Y, después, si quiere, hablamos.