La Universidad de Granada da créditos por asistir a un curso sobre una terapia para el alma colectiva

Cartel del curso de constelaciones familiares de la Universidad de Granada. Foto: Granada Laica.¿Creen ustedes en el alma? ¿No? Pues, en la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada (UGR) parece que creen no sólo en el alma individual, sino también en la colectiva. Sólo así puede entenderse que otorguen nada menos que 8 créditos por asistir a un curso de formación en constelaciones familiares, pseudoterapia inventada por el exmisionero alemán Bert Hellinger, para quien “no es que cada uno de nosotros tengamos un alma, sino que todos nosotros pertenecemos a un alma más grande”, que es la que dice tratar con su método.

La técnica de Hellinger se basa en una especie de terapia de grupo que gira en torno al principio místico del alma colectiva. Según explica la asociación Granada Laica, que ha denunciado este curso pseudocientífico, se basa “en una reunión grupal donde un afectado es rodeado por el resto de participantes, a quienes se les ha asignado un papel de familiar difunto del afectado y donde estos envían mensajes al afectado”.

El inventor de esta pseudoterapia tiene una visión patriarcal del mundo que le lleva a considerar incuestionable la autoridad del cabeza de familia o, en el caso de un país, del jefe del Estado. Para él, los problemas matrimoniales se deben generalmente a que la mujer ha desobedecido al esposo; la homosexualidad es una enfermedad causada porque un niño tiene que asumir los sentimientos de una hermana fallecida cuando no hay otras hermanas en la familia para hacerlo; y, si un padre abusa de una hija en su infancia, la culpa es de la madre por no atender sexualmente a su esposo.

Hellinger empezó a ejercer de psicoterapeuta en los años 70 sin la titulación correspondiente. Él tampoco exige que sus discípulos tengan una formación especializada en psicología; basta con que paguen religiosamente por el cursillo correspondiente. La participación en sesiones de esta pseudoterapia llevó en 1997 a una mujer al suicidio en Alemania y hay numerosos casos de clientes de este método que sufren graves desórdenes mentales a consecuencia del tratamiento, según informaba en 2005 la revista antifascista holandesa Alert!.

Es la segunda ocasión en que a Facultad de Psicología de la UGR ampara un curso pseudocientífico de este tipo, basado en la creencia del alma, un artificio de origen religioso. El precio esta vez es de 280 euros por cada uno de los dos módulos del programa impartido por la terapeuta Sujey Alemán, quien, ¡cómo no!, dirige su propio Instituto de Soluciones Sistémicas en su Mexico natal.