Santander acoge, por iniciativa municipal, un congreso de defensores de la Tierra hueca y ‘conspiranoicos’ del flúor

Cartel del IX Congreso Ciencia y Espiritu, que se celebrará en Santander el 28 y 29 de octubre.Santander acogerá, el 29 y 30 de octubre, el IX Congreso Ciencia y Espíritu, uno de esos encuentros en los que lo mismo hablan negacionistas del sida y monjas antivacunas que defensores de la existencia entre nosotros de extraterrestres reptilianos e impulsores de la idea de que 11-S fue un ataque organizado por el propio Gobierno de Estados Unidos. En esta ocasión, actuarán  un defensor de la idea de que la Tierra es hueca, un tipo que va por ahí arrasando campos de transgénicos, una limpiadora de energías y un conspiranoico del flúor, entre otros. Nada nuevo. Lo preocupante para mí es que el demencial congreso, al que la entrada cuesta 50 euros para los dos días y 35 para uno, se celebra en Santander porque el Ayuntamiento de la ciudad se ofreció en su día al organizador de las jornadas, Miguel Celades, para atraerlas a la capital cántabra, según me ha confirmado Gema Igual, concejala del área de Turismo y Relaciones Institucionales.

Celades, director de la Cumbre Europea de Exopolítica celebrada en Sitges en julio de 2009, cree que los seres humanos fuimos creados mediante ingeniería genética por alienígenas, entre otros disparates. Durante la celebración de una feria de turismo en Madrid, los responsables del Santander Convention Bureau, una empresa municipal, ofrecieron a Celades su colaboración para atraer el IX Congreso Ciencia y Espíritu a la ciudad. “Nos pusimos a su disposición, como en otros casos, para ayudarles en todo lo referente al alquiler de locales, personal, medios… Hicimos de intermediarios”. El Ayuntamiento facilitó la logística a los organizadores del encuentro y en ningún momento se interesó por los temas del mismo. “Ahí no nos metemos. Lo que hacemos es comprobar que la empresa organizadora cumple la legalidad. Otra cosa es si invitan a un representante municipal a la apertura; entonces, sí entramos a valorar los contenidos”, me ha dicho la concejala, a quien he puesto al corriente de la naturaleza de los congresos que organiza Celades.

No me convencen las explicaciones de la responsable municipal. Entiendo que el objetivo de su área es “atraer el turismo de congresos” a la capital cántabra; pero creo que las Administraciones tienen que ser más cuidadosas a la hora de ceder -gratis o previo pago- locales públicos como el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santander, y nunca ponerlos al servicio de la irracionalidad y la anticiencia, que es lo que pasa en este caso.