“Me preocupa cuando se idolatran terapias alternativas que no están sometidas a ningún control”, dice Pedro Miguel Etxenike

Portada del primer número de 'Ciencia', el suplemento de 'El Correo'.“Me preocupa cuando se idolatran terapias alternativas que no están sometidas a ningún control y se contraponen a la negativamente calificada medicina tradicional”, dice el físico Pedro Miguel Etxenike, presidente del Donostia International Physics Center (DIPC), en la entrevista que le he hecho para el nuevo suplemento Ciencia, de El Correo, que ha llegado hoy a los quioscos. Cuando el premio Príncipe de Asturias de Investigación en 1998 habla de medicina tradicional, se refiere a la científica, como queda claro inmediatamente después. “Yo soy partidario de la medicina científica. Otra cosa es que siempre haya margen para cosas nuevas. Sabemos muy poco y es cierto que el agua pura produce cretinismo, pero de ahí a beber de la ciénaga… Nadie ha demostrado que la homeopatía y el reiki funcionen, por ejemplo. Si una mujer tiene un cáncer de mama y le dicen que retrase el tratamiento científicamente probado en favor de terapias alternativas no contrastadas, eso es casi criminal”, sentencia Etxenike.

Durante las casi dos horas de conversación que el físico navarro y yo mantuvimos una mañana del pasado verano, hablamos  sobre lo paradójico de una sociedad dependiente de la ciencia y la tecnología, pero con graves carencias de cultura científica básica; acerca de la necesidad de invertir más en ciencia; de lo natural y alternativo; la energía nuclear; los transgénicos… El resultado final es una entrevista de dos páginas. El  primer número de Ciencia incluye, además, un reportaje de Mauricio-José Schwarz sobre que hubiera pasado si la Tierra no tuviera una luna y un artículo del químico Fernando Cossío, presidente ejecutivo de Ikerbasque, la Fundación Vasca para la Ciencia, quien defiende, entre otras cosas, que “una opinión pública que incorpore a su vida personal y social los valores de la ciencia será muchos menos manipulable”. Ciencia cuenta con tres columnistas de lujo: el biólogo Eduardo Angulo hablará cada mes de investigaciones que nos enseñan cosas curiosas sobre nosotros mismos; Javier Pedreira, Wicho, uno de los autores de Microsiervos -el blog más leído en España-, nos tendrá a la última de los avances tecnológicos; y Jose A. Pérez, creador de Escépticos y Ciudad K, nos acercará a la ciencia y el pensamiento crítico de una forma divertida. A ellos se suma en la contrapartida el genial Andrés Diplotti, padre de La Pulga Snob, con una tira científico-humorística: “El Laboratorio del Doctor Teratópulos”.

Ciencia no va a quedarse en el papel. El suplemento que hoy se entrega con El Correo forma parte de un ambicioso proyecto que coordino, patrocinado por Alianza Tecnológica IK4 y el Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno vasco, al que en las próximas semanas se sumará una web que estará abierta a la colaboración de científicos y divulgadores. Además, Ciencia participará y organizará actos públicos de divulgación, como la celebración del Día de Darwin en Bilbao y otros.