Super Blue Stuff, una crema contra el dolor multada en EE UU por publicidad engañosa, se vende ilegalmente en la teletienda

“Cada día, millones de personas padecen algún tipo de dolor. No se resigne a vivir así. Les presentamos un producto que calma el dolor en 5 minutos: Super Blue Stuff“. Era la madrugada del domingo y, en una sesión de zapeo, esas frases me engancharon a 13 TV. El anuncio, originalmente de European Home Shopping (EHS), promocionaba un “nuevo y asombroso producto tan poderoso que más de un millón de personas ya lo ha usado”, entre ellos, el exjugador de béisbol Jim LeFebvre, quien se deshacía en elogios hacia el potingue, una crema de color azul.

Según sus fabricantes, se trata de “una solución efectiva y natural para todo tipo de dolores. Super Blue es una combinación perfectamente equilibrada del compuesto de sulfuros naturales MSM, plantas de aloe vera y hierbas, dirigida a la zona dolorida por la acción del aceite de emu, que potencia y acelera la penetración de los demás componentes vitales del Super Blue. Super Blue es el único producto del mercado que ha ayudado a cientos de miles de personas a combatir el dolor con rapidez y eficacia”. Y su inventor es Jack McClung, un autodidacta sin formación científica ni médica que ha hecho toda la investigación en su casa. “Cuando la gente me pregunta donde me gradué, digo: «Afortunadamente, ordeñando vacas»”, indica orgulloso McClung. El frasco de su invento cuesta 39,95 euros y promete descuentos para pedidos de garndes cantidades.

Inmediatamente, visité la web de EHS TV para ver si había información sobre el producto. No encontré nada, aunque sí otras increíbles maravillas. Parecía que Super Blue Stuff no existía. Decidí, antes de seguir adelante, grabar el anuncio, algo que no pude hacer hasta un día después en el mismo canal. Lo tienen aquí arriba. Una vez obtenida la grabación, el lunes por la mañana llame a EHS al teléfono indicado en pantalla  (902 024 997) para comprobar que el producto estaba realmente a la venta. Aquí tienen la conversación íntegra con el comercial que me atendió:

El operador asegura que llevan vendiendo la crema “mucho tiempo”. Me dice que alivia “cualquier tipo de dolor: huesos, músculos, golpes, ligamentos, esguinces…”. Me ofrece un frasco de Super Blue Sutff a 39,95 euros, más 8,95 de los gastos de envío por mensajería. Reconoce que no tiene ningún estudio que avale lo que dicen, pero me anima a comprar el producto prometiéndome que, si no me satisface, me devolverán el dinero. Cuando le comento que he buscado la crema en su web para comprarla directamente, me responde que la tenían antes y que no sabe por qué ya no está ahí.

3 millones de dólares de multa

Comunicado de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios sobre Super Blue Stuff.Después de esa conversación, mi sorpresa era ya total. Tras mi incial fracaso en la búsqueda del producto enel sitio de Internet de EHS y antes de la conversación telefónica, había encontrado información muy reveladora en la web de la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos y en la de la Organización Farmacéutica Colegial española. Resulta que, en noviembre de 2002, la FTC multó a Blue Stuff Inc, McClung Advertising Inc y su presidente, Jack McClung -nuestro genio autodidacta-, con 3 millones de dólares por publicidad engañosa, por afirmar sin fundamento en anuncios televisivos que sus cremas Blue Stuff y Super Blue Stuff pueden aliviar dolores graves. La Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense, en una carta a Jack McClung, fechada en noviembre de 2002,  le advertían de que estaba violando la ley con sus productos. Poco después, en abril de 2003, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) indicaba que la presencia de Super Blue Stuff “en el mercado (español) es ilegal” porque el producto “se ofrece dotado de propiedades para tratar y aliviar los dolores asociados a patologías como la artrosis, ciática y lumbalgia, atribuyéndose actividades farmacológicas analgésicas y antiinflamatorias”, y, sin embargo, “no ha sido objeto de evaluación y autorización previas a la comercialización”.

Vaticino que el invento de McClung nunca será objeto de evaluación por voluntad de su fabricante, porque la sencilla razón de que es un producto milagro. Y no creo que sea accidental que no se encuentre información sobre él en la web de EHS TV, ya que, de haberla, sería una prueba directa y automática contra ellos. Entonces, ¿por qué, siendo un timo, se vende en la teletienda y por teléfono? Eso es lo que he preguntado a la AEMPS, a cuya disposición he puesto las grabaciones de vídeo y de audio incluidas en esta anotación por si pudiera tomar medidas al respecto. Me han respondido lo siguiente:

“Le informamos que una vez evaluado el video publicitario emitido por televisión remitido, hemos comprobado que dicho producto se presenta dotado de propiedades para combatir los dolores causados por la artrosis, la ciática y la lumbalgia, así como el dolor en manos, pies, rodillas, hombros, caderas y mucho mas. Asimismo, se afirma que es el único producto del mercado que garantiza calmar el dolor en apenas 5 minutos.

El producto Super Blue Stuff crema se ofrece dotado de propiedades para tratar y aliviar los dolores asociados a patologías como la artrosis, ciática y lumbalgia, atribuyéndose actividades farmacológicas analgésicas. Por tanto, este hecho le conferiría la consideración legal de medicamento, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 8.a de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

Según se establece en el artículo 9.1 de la citada ley 29/2006, de 26 de julio, los medicamentos están sometidos a evaluación y autorización con carácter previo a su comercialización. El citado producto no ha sido objeto de evaluación y autorización previas a la comercialización por parte de esta Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios. Este producto, no está autorizado en España, por lo que su comercialización sería clandestina a tenor de lo dispuesto en el artículo 95.2 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 4.1 y 4.2 de la citada ley 29/2006, de 26 de julio, se prohíbe la elaboración, fabricación, importación, exportación, distribución, comercialización, prescripción y dispensación de productos, preparados, sustancias o combinaciones de las mismas, que se presenten como medicamentos sin estar legalmente reconocidos como tales, y queda expresamente prohibida la promoción, publicidad o información destinada al público de los mismos.

Asimismo, tal como viene reflejado en los artículos 4.3, 4.4 y 4.7 del Real Decreto 1907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria, queda prohibida cualquier clase de publicidad o promoción directa o indirecta, masiva o individualizada, de productos, materiales, sustancias, energías o métodos con pretendida finalidad sanitaria en el caso de productos:

-Que pretendan una utilidad terapéutica para una o más enfermedades, sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento y disposiciones que la desarrollan.

-Que proporcionen seguridades de alivio o curación cierta.

-Que pretendan aportar testimonios de profesionales sanitarios, de personas famosas o conocidas por el público o de pacientes reales o supuestos, como medio de inducción al consumo.

Por todo lo anteriormente expuesto y dado que existen antecedentes de actuaciones previas en poder de esta Agencia en relación con el producto Super Blue Stuff, le comunicamos que se ha iniciado una investigación relativa a la comercialización de dicho producto.”

Ahora sólo queda esperar. Entre tanto, les animo a que si ven anuncios de productos de este tipo en cualquier soporte, alerten a la AEMPS a través de su web. Responden rápidamente y se ponen manos a la obra. Eso sí, les recomiendo que recopilen cuantas pruebas les sean posibles para faciitar el trabajo de los técnicos.